¿Y los compromisos? Políticos sin remedio

Nos parece que el mensaje de los electores el pasado primero de julio fue bastante contundente, terminar con una larga historia de rapiña y saqueo institucional y buscar abrir nuevos caminos, con políticos más comprometidos con las necesidades sociales.

Muchos de los que lograron ganar lo hicieron basados precisamente en un discurso y promesas de campaña en ese sentido; es decir, comprometiéndose a actuar diferente, y a recuperar la moralidad y ética en el ejercicio del mandato popular.


En tres meses y medio, tiempo que corresponde a un periodo ordinario de sesiones, en el Congreso local la absoluta mayoría de los 20 diputados que conforman esta legislatura, han mostrado total desprecio al mensaje colectivo; se vienen sirviendo con cuchara grande como sus antecesores y no han ofrecido resultados legislativo alguno a los morelenses.


Los señores ya se aprobaron para si mismos un presupuesto de 518.5 millones de pesos para el 2019, equivalente a lo ejercido durante este año a sus antecesores que se fueron apestados. Pero ahora sólo son 20 «representantes populares» en lugar de 30.


Si hablamos de austeridad republicana pues el recurso debió de ser en una proporción del 66 por ciento en comparación con el anterior, pero decidieron solicitar KAS, de tal manera que cada uno de ellos dispondrá de casi 21 millones de pesos al año, cosa que se antoja inaceptable.


Ahora dijera usted que han demostrado ser diferentes, pero no hay por ahora resultados que presumir, han sido puros palos de ciego.


No vemos aún a ningún diputado en la cárcel, bueno, ni siquiera sometido a juicio; los fiscales continúan en sus cargos a pesar de que sirven a los intereses del ex gobernador Graco Ramírez.


Llegaron haciendo alarde de que iban a anular las jubilaciones doradas, y han sido puras pifias; no habían aprobado ni el presupuesto 2019 al gobierno estatal y andaban agarrados de las greñas entre ellos.


De lo que prometieron  no vemos nada, su nivel de preparación en la mayoría de los casos es de vergüenza, y llegaron primero asegurando sus intereses, hasta colocando a familiares y amigos en cargos privilegiados.


Francamente ya comenzó a cundir la decepción contra quienes venían a salvarnos de los rateros y corruptos.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro