Víctor Caballero, las manos sucias

Víctor Caballero, las manos sucias

Por lo menos desde hace más de 20 años, el Partido Acción Nacional se había convertido en una fuerza política con amplias posibilidades de triunfo en la mayoría de los cargos de competencia en cada elección incluyendo desde luego la gubernatura.

Aún en el 2012, con Adrián Rivera Pérez a la  cabeza, los azules mostraron decoro y cierta competitividad, sin embargo, en ésta ocasión se les considera fuera de toda posibilidad con el candidato Víctor Manuel Caballero Solano.

Como prácticamente todos sus compañeros diputados locales, él ha sido parte de una legislatura que pasará a la historia manchada por la sospecha de graves actos de corrupción componendas y traiciones a sus representados, cosa que lo desacredita y le resta calidad moral para aspirar a niveles medianos de aceptación popular.

Por mucho, la figura panista en la justa en proceso, es el candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca, Javier Bolaños Aguilar y además, el único que le puede dar al partido una victoria, porque no se ve por donde pudieran ganar más alcaldías o distritos locales. Amén del gobierno estatal o el senado de la República.

Pero en lo que respecta a caballero, si bien pareciera mostrar un comportamiento de decencia y honorabilidad, hay acciones que no corresponden a tales conceptos, pareciera traer las manos sucias como el resto de su bancada.
Pero además, Caballero Solano dejó cuentas pendientes por resolver a su paso por la Secretaria de Salud en el sexenio de Marco Adame. La federación sigue exigiendo la comprobación de cientos de millones de pesos que no han sido solventados, del ejercicio 2012.

Pero extrañamente, el débil abanderado panista viene haciendo compromisos millonarios para su campaña, que no son congruentes con sus finanzas personales, supuestamente precarias, entonces ¿quién le está financiando?
Ello refuerza aún más la teoría de que es un candidato figurín, que de manera consciente ha aceptado hacer round de sombra para apoyar el triunfo de una fórmula aparentemente opositora. Lástima por el panismo en Morelos, porque nunca habían caído tan bajo.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro