¡Qué cinismo! ahora quieren criticar

Independientemente de que las instituciones locales competentes en la materia no han logrado contener la ola de la delincuencia, en el estado y el país, nadie honestamente podría negar que todo lo que nos pasa es una herencia maldita de quienes nos gobernaron recientemente, desde la gubernatura o la presidencia de la República.

Pero cínicamente, y dando fe de que la decencia y la cordura nunca se les dió, son ahora quienes comienzan a criticar el desempeño de sus sucesores.

Aquí seguimos sosteniendo que en el caso de nuestra entidad, todavía son esos perversos personajes como el ex gobernador Graco Ramírez y quien fuera su cómplice, el polizonte Jesús Alberto Capella, quienes están detrás de un buen número de ejecuciones.

Pero ahora hasta la pareja sentimental del tabasqueño, Elena Cepeda, aquella que se aprovechó de las despensas reunidas en otros estados para los damnificados del sismo, se atreve ahora a decir que los podemos extrañamos.

Sin duda que son sujetos perversos y enfermos, porque reiteramos, aún están sigilosamente echándole leña al fuego.

Y quien igualmente “se cura en salud” es Capella, ahora jefe policiaco en Quintana Roo. Que, como hizo en Morelos, ha violado normas e invadido facultades de ayuntamientos en aquella entidad; lo que provocó que un reportero cuestionarse al presidente Andrés Manuel López Obrador sobre el caso en la conferencia mañanera.

AMLO ofreció investigar y, si hay elementos, proceder en contra del tijuanense, quien inmediatamente sube un tuit para aclarar que no es indiciado, menos por su paso por Morelos.

Pues nosotros decimos que su problema es que si le rascan, le encuentran, lo suficiente como para darle cadena perpetua, porque no vemos cómo es que con un sueldo de 70 mil pesos mensuales construyó un rancho en el lujoso fraccionamiento La Herradura, al norte de Cuernavaca, con un valor superior a los 30 millones de pesos.

Y sin mencionar el búnker igualmente edificado o renovado en el municipio de Emiliano Zapata, precisamente para garantizarse seguridad, también con costos millonarios. ¿Quién en Morelos no se enteró de que hacía fiestas con enorme derroche de dinero en Tijuana, invitaba a los miembros del gabinete y les pagaba avión de ida y de regreso? ¡claro! con sus fabulosos 70 mil pesos al mes.

Lo aquí expuesto es sólo una mínima parte de la riqueza que acumuló en poco más de tres años al frente de la Comisión Estatal de Seguridad de Morelos. Por eso, seguramente le provocó un escalofrío el comentario de López Obrador.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro