¿POLÍTICOS O ASOCIACIÓN DELICTUOSA?

graco auditoría

Se reagrupan graquistas

Las investigaciones iniciadas por la Fiscalía Anticorrupción en contra del alcalde de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, de haber ética; vergüenza y honestidad; el señor ya habría pedido licencia al menos temporal al cargo, a fin de enfrentar el proceso de forma imparcial y sin recursos de la comuna, porque los señalamientos que se hacen son en parte de carácter personal.

Hasta el momento, el sujeto no ha respondido a los señalamientos por el presunto enriquecimiento inexplicable como procedería; es decir, buscando por lo menos desvanecer los dichos y las pruebas en su contra, y por el contrario sigue intentando hacerse la víctima.

Pero, el colmo de los cinismos, es que desde el Congreso local la diputada del Partido del Trabajo y sus secuaces (Tania Valentina Rodríguez); salgan a pronunciarse por la reelección del conocido como «el tanguitas», en lugar de pedir que se aclaren y esclarezcan las presunciones del delito.

¿Estamos realmente ante políticos o una asociación delictuosa de cuello blanco? se nos antoja que esto último, pero el posicionamiento se entiende perfectamente porque tanto la petista como el “remedo de edil” son parte de una misma pandilla de vividores del presupuesto público, herencia desafortunada del ex gobernador Graco Ramírez Garrido.

Aquí siempre dijimos que el ladrón tabasqueño, para protegerse ante las posibles denuncias que vendrían en cascada en su contra por todo lo que se robó, armó toda una estructura de protección a futuro, dejando a varios funcionarios en cargos clave que podrían protegerle de llegar a ser imputado y otros que en otros cargos le cuidarían las espaldas.

¿Como qué cosas? el nombramiento del Fiscal General de Justicia Uriel Carmona, la integración de un grupo de legisladoras (la mayoría plurinominal porque así era seguro que llegaban), que desde el recinto Legislativo tenían una misión de impedir el avance de cualquier acción de investigación en contra suya, y para sabotear toda intención de echar abajo las “jubilaciones doradas” que ilegalmente otorgó la legislatura anterior a  muchos personajes, gente ligada a esa mafia que como pago buscarán quedar en silencio, y Tania Valentina encabeza al grupo esas «legisladoras progresistas».

Más aún, Villalobos le debe a Graco el haberse sacado la lotería sin siquiera hacer campaña, porque la estrategia electoral fue pensada así; con el propósito de que ellos continuaran controlando la capital del estado, obvio en complicidad de gente sin escrúpulos.

Y como tenemos memoria y todos esos antecedentes, por eso comprendemos perfectamente cuál es el origen y propósito de ese «apoyo», a quien deberá primero probar que la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción no es real, y que no compró los dos departamentos de lujo en Acapulco y dos en Cuernavaca, en la plaza Averanda, además de una colección de autos y motos también de lujo.

Pero esos delincuentes ni las apariencias guardan, son tan evidentes que sólo hay que dar un ligero seguimiento a sus posiciones y comportamientos, para saber que siguen amafiados para impedir cualquier avance en la intención de castigar a quienes siguen traicionando al pueblo de Morelos.

Como supuestos «representantes populares» la obligación de las diputadas es defender los intereses colectivos de los morelenses, en contra de toda acción de corrupción, pero como su “modus vivendi” es el mismo, al igual que su perverso origen; pues más bien hacen un frente común para seguir haciendo de las suyas.

Dicen que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, y mientras como electores no seamos capaces de distinguir entre políticos comprometidos con la sociedad y los depredadores; seguiremos siendo víctimas de esas lacras de demagogos y traicioneros. Por lo tanto, si en verdad queremos un cambio y mejoría hay que cerrarles el paso en las urnas a todos esos enemigos públicos, no hay más.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro