LA INSEGURIDAD EN MORELOS SIN CONTROL; TIERRA DE NADIE

¡Pareciera que en Morelos no se puede más!, pero cada día volvemos a sorprendernos de las cosas que pasan aquí, y no cabe duda que la tolerancia debe ser una de nuestras mayores virtudes en esta zona del país porque cuando decimos que ya no se soportar vuelve a surgir algo.
Apenas nos informaron -a poco más de un mes de haber entrado en funciones- que la fuerza policiaca del estado; es decir el número de elementos que nos resguardan, es de sólo mil 600 elementos aproximadamente, no obstante que Jesús Alberto Capella se llenaba la boca diciendo que había más de cinco mil policías que conformaban el Mando Único Morelos, tan cuestionado por su falta de resultados y sus turbios orígenes.

José Antonio Ortiz Guarneros, vicealmirante de la Marina Armada de México, informó esas cifras hace un par de días cuando inició la revisión de todos los elementos policiacos del estado, porque han detectado que muchos de los efectivos no están en activo, y se tiene un número mucho menor al reportado.

Dijo que ha tenido que llamar a todo el personal municipio por municipio para que se revisen sus documentos, capacidad y controles; además de que se ha sacado a las calles a elementos de la Academia de Policía, que ya tienen un poco de instrucción, para que apoyen en la labor preventiva.

Es inaudito que esto se nos reporte, cuando la seguridad pública era una de las áreas en las que se estuvo invirtiendo más el sexenio pasado, además de lo destinado en programas federales, dinero que se fue en cursos y presuntas asesorías o estudios que no sirvieron. Ni hablar del equipamiento del C5, que sólo ha sido utilizado con eficacia cuando se trata de “balconear” a alguno que otro político o empresario que anda en líos de faldas.

Y cuál es la desconfianza en esas autoridades, que el miércoles pasado trabajadores del volante de la empresa de Radio Taxis Anáhuac tuvieron que intentar rescatar a varios de sus compañeros en el municipio de Huitzilac, lo que provocó que retuvieran a varios de ellos, casi a punto de ser linchados.

La historia nace porque ese municipio prácticamente es tierra de nadie y las corporaciones no pueden ni pasar, a menos que sean “conocidos”. Hasta allá se llevaron 2 unidades de taxis de esa empresa que fueron localizadas a través de GPS, pero que no pudieron ser sacadas por los compañeros que fueron a auxiliarlos en otras cinco unidades. Los persiguieron con cuernos de chivo y retuvieron a varios de ellos, mientras quemaban uno de los taxis como barricada.

Esa es la versión que corre entre los compañeros transportistas, que han comentado que a Víctor Mata y sus socios seguramente  les pidieron “derecho de piso” como a varios empresarios, y como no accedieron empezaron a secuestrar unidades para “utilizarlas”.

Esto se suma a la retención que también sufrieron dos elementos policiacos en la misma zona hace aproximadamente un mes y medio, situación de la que seguramente tampoco informó el señor Capella antes de abandonar el barco. Y en la zona sur vemos el asesinato de dos jóvenes universitarios del Tecnológico de Zacatepec, que por auxiliar a un compañero varado en la carretera fueron aparentemente confundidos con integrantes de algún grupo rival.

Como lo hemos dicho con insistencia, y aún no se ve la presencia de las nuevas autoridades ni el presunto apoyo de fuerzas federales, hay zonas de nuestro querido Morelos azotadas y dominadas por la delincuencia y no pasa nada.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro