LA ZONA ESTÁ CALIENTE

*Nada nuevo las protestas contra AMLO

La reciente visita del presidente de la República, #Andrés Manuel López Obrador, a #Morelos advertía desde hace tiempo de la presencia de grupos sociales inconformes.

Por lo tanto, era algo esperado y nada novedoso que habría algunos reclamos, ¿por qué quiso venir a una región que se siente lastimada por algunas acciones que se atribuyen directamente a la figura presidencial?

La gira se dio en el municipio de Ciudad Ayala al oriente de Morelos, con un evento central en la comunidad de Anenecuilco, donde nació Emiliano Zapata Salazar; y donde hay algunas lastimaduras derivadas de decisiones de gobierno, para muchos contrarias al bien común.

Fundamentalmente, se sabía de movimientos de protesta a causa de tres factores: la intensión -hasta ahora frustrada- de imponer en la región el proyecto del gasoducto y la termoeléctrica (PIM), motivo de enojo de varios pueblos de la zona que abarca también a Puebla y Tlaxcala, y al cual se atribuye el asesinato de varios activistas, entre ellos Samir Flores, líder de la resistencia contra la termoeléctrica de Huexca.

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador es acompañado por el gobernador de Morelos Cuauhtémoc Blanco Bravo, su esposa Natalia Resendez e integrantes de ambos gabinetes al museo Casa Emiliano Zapata en Anenecuilco, Morelos.

La exposición de una pintura en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, que muestra al general Emiliano Zapata feminizado, mantiene a algunos descendientes del “Caudillo del Sur” en pie de lucha; lo consideran degradante y ofensivo para la figura revolucionaria.

No hay que olvidar también las sospechas que revelamos hace unos días por parte del Gobierno federal sobre el financiamiento de las empresas gaseras a movimientos sociales, hipótesis que hoy precisamente comentó brevemente el presidente en su conferencia mañanera.

Por último, algunas organizaciones campesinas como la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA); cuyos líderes se sienten desplazados en sus intereses porque ahora los apoyos financieros llegan de forma directa a los beneficiarios y no les permiten ni el control del padrón ni la distribución de los recursos que en muchas ocasiones llegaba “con moche” a los destinatarios.

Por todo eso, es que se sabía de antemano que habría gritos y protestas.

La propia Presidencia sabía de ello, y que en lo que toca a Morelos es el espacio más inconforme con la nueva política de López Obrador; sin embargo, él decidió arriesgarse y, salvo pequeños inconvenientes como el caso de un elemento policiaco que sacó el arma como reacción ante los manifestantes y la molestia de aguantar algunos insultos que se escucharon, las cosas no pasaron a más.

En efecto, como se ha señalado en algunos medios informativos, el presidente aguantó todo; se vio tolerante y receptivo.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro