¿Y la obra pública? Segunda parte

En una primera parte, le dimos algunas referencias respecto al «modus operandi» del mega robo que ha estado cometiendo el gobierno de Graco Ramírez, sobre todo a partir de créditos que suman más de nueve mil millones de pesos y también mediante moches en los contratos de obra pública y adquisiciones.

Y si bien es cierto que en lo referente a inversión social es casi nulo el trabajo, igualmente lo es en el sentido de que lo poco que se realizó que fue relevante, acabó también siendo objeto de negocio personal del tabasqueño, y ahí esta el caso de la reconstrucción del estadio de fútbol Agustín «coruco» Díaz.

La obra se facturó casi en 600 millones de pesos, pese a que carece de estacionamiento, lo cual sería lo de menos, sin embargo y a pesar que el dinero fue del erario, es decir, producto de nuestros impuestos, el gobernador lo concesionó por 15 años a los dueños del equipo Atlético Zacatepec, filiales del Guadalajara de Jorge Vergara.

Pero eso tampoco es todo, el mantenimiento corre a cargo del Ayuntamiento de Zacatepec, el equipo solo viene a jugar, no le mete un peso y si queremos ir a los encuentros, pues hay que pagar. ¿En dónde está está el beneficio al pueblo? Y cuánto le dieron a Graco por los 15 años?

Y también, a pesar de que la actual legislatura local se convirtió en verdugo de la sociedad y conjuntamente con Ramírez y Rodrigo Gayosso han robado a manos llenas, se les construyó una nueva sede del Congreso y de lujo, para que ahora con mucha más comodidad, continúen haciendo de las suyas. ¿Todo esto no es una canallada? Pero el hijastro Manuel Rodrigo Gayosso quiere ocupar la silla de gobernador, no para corregir el camino, sino para protegerle las espaldas al padrastro, a la mamá y seguir en el negocio, eso es todo.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro