LA ENFERMEDAD ES LO DE MENOS

Por su ubicación lejana del «foco rojo» donde se originó el coronavirus México y Morelos no presentan hasta el momento una situación grave; no obstante pareciera que lo de la enfermedad es lo de menos. Aunque hay que tomar las medidas de prevención recomendadas, se antoja que lo grave en éste momento en nuestro país son las consecuencias económicas.

Si bien es cierto que la proliferación de la enfermedad puede detonarse en aproximadamente un mes, según han calculado, si no hay medidas drásticas para evitarlo, se podrían causar estragos en nuestro territorio, pero en lo que tiene que ver con las afectaciones de índole financiera.

En un mundo globalizado hemos visto que cualquier desajuste económico en países con economías fuertes como es el caso de China y otras naciones -ya severamente afectadas por el coronavirus-, como Italia, Alemania y otros países europeos; arrastra a otras naciones por su interdependencia en diversos sentidos, Llámense cadenas de producción, turismo o intercambio comercial, y aquí ya las consecuencias las estamos sufriendo.

A éstas alturas México reciente diversos síntomas que se reflejarán en los niveles de crecimiento y estabilidad económica o hasta el tipo cambiario, como la depreciación del peso frente al dólar y la caída de las bolsas; sucesos que se han sumado adicionalmente a hechos como la guerra de Rusia con los países árabes y la baja en el precio internacional del petróleo.

O sea que además de los conflictos que en esa materia ya traíamos hace rato, ahora lo que viene pasando a consecuencia del coronavirus y conflictos de los bélicos del otro lado de la tierra, amenazan con hundirnos más.

El panorama hacia adelante es algo complicado, porque también derivado de tanta violencia se estima que muchos capitales extranjeros podrían emigrar del país, y ya imaginará usted los efectos que todo lo anterior en su conjunto provocarían.

Morelos desde luego no escapa a esta situación, de entrada, el famoso virus irá obligando a reducir el número de convenciones, eventos masivos, bodas de fin de semana y, aún más, el flujo turístico si comienzan a multiplicarse los casos de la enfermedad.

Sin embargo, tampoco hay que entrar en pánico, las cosas se resuelven más en calma y la verdad que el coronavirus aquí no tiene hasta el momento, mucho problema porque parecen tener la situación en control, aunque hay una corriente que dispersa rumores y empieza a causar pánico, acompañado de que la OMS decretó pandemia mundial, declaratoria que de paso les explicaré que depende del número de países en el mundo que presentan casos y no de la gravedad o morbilidad de sus consecuencias.

Creo que debemos de tomar experiencia de lo que pasamos en el 2009 con el H1N1, cuando las mismas autoridades exageraron en las medidas de restricción para tratar de detener un virus como el de la gripe que debido a las condiciones ambientales y humanas además de otras va mutando y fortaleciéndose, pero que es inevitable que nos llegara. Las consecuencias económicas pueden ser de mayor envergadura, si las medimos bien.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro