INVESTIGA DERECHOS HUMANOS RIÑA EN CÁRCEL DE CUAUTLA

La Comisión de Derechos Humanos de Morelos informó que inició investigaciones pertinentes sobre los hechos que se registraron ayer en la cárcel distrital del municipio de Cuautla, con la finalidad de garantizar que las autoridades hayan actuado con estricto respeto de los derechos de las personas privadas de su libertad, sus familiares e incluso la población aledaña al centro penitenciario.

La queja CDHM/SE/VEAP/061/055/2020 contempla solicitar a las autoridades correspondientes, de manera oficial, la implementación de medidas precautorias suficientes para garantizar el derecho a la vida, la integridad y la seguridad de las personas privadas de su libertad; directivos; personal administrativo; de seguridad y custodia; así como toda persona que se encuentre en las inmediaciones del Centro de Reinserción Social de Cuautla Morelos.

Asimismo se contempla la solicitud de que se realicen los operativos en materia de seguridad pública que resulten necesarios con el apoyo de autoridades municipales, estatales y federales en caso de ser pertinente.

El Visitador Especializado en el Sistema Penitenciario acudió al lugar en compañía de personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y hasta la tarde continuaba una diligencia, que tiene como finalidad atender la solicitud de familiares de las personas privadas de su libertad, y entrevistar a los internos para indagar sobre el incidente.

Desde el 2019, en el Diagnóstico Estatal de Supervisión Penitenciaria realizado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos se detectó que “existe una sobrepoblación alarmante en el centro penitenciario de Cuautla, el centro se encuentra a más del doble de su capacidad, lo que a su vez genera riesgos de ingobernabilidad, e imposibilita una estancia digna, además de que no garantiza la integridad física, psicológica y moral de las personas privadas de su libertad.

En esos términos, dicho centro de reinserción obtuvo una calificación de 6.24, lo que presupone riesgos tangibles, por lo que se concluye preliminarmente que no se debieron implementar “disparos al aire de manera disuasiva, sino distintos protocolos previamente aprobados y ponderando el protocolo Código Naranja y el Uso de la Fuerza para centros penitenciarios.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro