¿Año de Hidalgo?

Los órganos de control y fiscalización del estado deberán trabajar horas extras al menos este año, para cuidarle las manos a los integrantes del gabinete del gobierno estatal, porque la información que a diario trasciende va en el sentido de que vienen haciendo de este cierre de gestión, el históricamente denominado «año de Hidalgo», con los respectivos actos de corrupción que ello implica.

La Secretaría de la Contraloría General de gobierno como que no se ha dado cuenta que buena parte de los funcionarios de primera línea están aprovechándose para sacar una serie de ventajas con base en el mal uso de los recursos del erario público.

A decir de colaboradores cercanos de los mismos, vienen utilizando el fondo revolvente,  para gastos muy personales o de familia, cuando ese dinero es para necesidades menores de la oficina, viáticos del personal u otras cosas.

Del mismo modo y aunque tampoco es algo nuevo, los vehículos oficiales que tienen a  cargo son usados para llevar a la sirvienta de compras, a los hijos a la escuela y hasta para viajes de placer los fines de semana, sobre todo.

Y bueno, como se sienten personajes importantes, también un buen número de ellos trae a escoltas que custodian y brindan seguridad a esposas e hijos, cosa que está penada por la Ley; sin embargo, reiteramos, se vienen aprovechando de que están al final de la administración y pareciera que sin supervisión alguna, por lo que hay que llevarse lo que se pueda.

¿Te gustó el artículo?

Share on facebook
Share on twitter
SUSCRÍBETE al canal de Youtube y recibe los estrenos de las #columnas y el #opinómetro