Confirman la muerte de un segundo herido en el zócalo de Cuernavaca

A cinco horas de que se registrara un ataque con arma de fuego en pleno centro de la capital morelense, se confirmó la muerte de una segunda víctima de nombre Roberto Raciel Castrejón, hijo de un líder cetemista del mismo nombre; quien también se dedicaba a representar comerciantes ambulantes y semifijos.

De acuerdo con la información recabada hasta el momento, existen dos posibles líneas de investigación sobre los hechos, una que tendría que ver con los conflictos que sostenía el empresario Jesús García desde la muerte de su hijo desde el 2016 por el control de la Feria de Cuernavaca, y dos que podría estar relacionada con las rivalidades que también tendrían los occisos con los dirigentes del Nuevo Grupo Sindical (NGS), organización que encabeza en Morelos Bulmaro Hernández y su hijo Ben Hur Hernández.

Los dirigentes de comerciantes sostuvieron la mañana de este miércoles una reunión con representantes del gobierno estatal en Palacio de Gobierno en búsqueda del reordenamiento del comercio ambulante y semifijo de la capital, que se encuentra totalmente fuera de control y crece cada vez más.

Esta fue la segunda sesión, reuniones en las cuales el alcalde de Cuernavaca no ha puesto interés, pero que el Secretario de Desarrollo Económico, Gilberto Alcalá y Cecilia Rodríguez titular de Turismo en el gobierno estatal han encabezado. Al salir de la reunión, en la que estuvieron líderes de varias agrupaciones -aún a las puertas del Palacio de Gobierno- un joven mal vestido se acercó y abrió fuego contra el empresario Jesús García para darse a la fuga corriendo.

Debido a que es una zona vigilada y donde circula mucha gente se logró darle alcance, pero al verse acorralado volvió a accionar el arma hiriendo a más personas, entre ellas Roberto Castrejón hijo, el camarógrafo René Pérez quien apoyaba la persecución y un hombre mayor que al parecer era transéunte.

A las espaldas de Palacio de gobierno, los comerciantes ambulantes de los grupos opositores al reordenamiento realizaban una manifestación y también participaron en la persecución.

No obstante, la hipótesis más fuerte es que venían expresamente por García, ya que en redes sociales hay una denuncia que señala como responsable a un funcionario del Sistema de Agua de Cuernavaca, Héctor Omar Maganda, a quien se identifica como líder del cártel de los Beltrán Leyva en Morelos y esposo de la secretaria de Bienestar Social del Ayuntamiento de Cuernavaca; debido a que tenía un conflicto con García por la organización de la tradicional feria, desde que en la época de Cuauhtémoc Blanco como alcalde se cambió el control del evento.

Da el grito Graco entre rechiflas y mentadas

En medio de múltiples mentadas de madre y demás denuestos, el aún gobernador Graco Ramírez dio el grito de independencia en el palacio de gobierno de la capital de Morelos, sin la representación de los demás poderes que integran el Gobierno del Estado.

Desfachatadamente Graco Ramírez salió en el balcón principal del palacio de gobierno a dar el grito independencista, acompañado de su mujer Elena Cepeda, la secretaría de Educación, Beatriz Ramírez y demás cercanos del gobernador saliente.

En este último acto protocolario conmemorativo de nuestra independencia nacional, se preveía que Graco Ramírez diera el grito en el municipio de Yautepec, a fin de evitar enfrentar las expresiones de rechazo que en la plaza de armas de Cuernavaca se pudieran dar.

El ambiente en la sede del ejecutivo estatal fue de pesar, pues los pocos que acudieron lo hicieron obligados y hubo muchos que de plano optaron por omitir la orden de asistir y no se presentaron.