Van Blanco y Caballero

En la carrera por la gubernatura sólo queda saber quién abanderará al Partido Revolucionario Institucional (PRI), el resto de los competidores ya están en la pista. Hace unas horas el aspirante presidencial del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ungió como su precandidato en Morelos, al hasta ahora edil de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Ya igualmente el Partido Acción Nacional (PAN) se decide por el diputado local Víctor Manuel Caballero Solano, y entonces seguimos esperando luz verde en el tricolor. En torno a ello, los aspirantes venían intentando esa definición en la Ciudad de México con el presidente del CEN, Enrique Ochoa Reza, desde el sábado pero simplemente no hay acuerdo, sólo rumores.

En el caso de Morena, AMLO hizo el anuncio durante una gira por el estado de Chiapas, donde dijo que la encuesta entre éste y el senador Rabindranath Salazar Solorio la ganó el edil. En su oportunidad habíamos considerando, porque en su tercer intento por la presidencia, López Obrador buscaría capitalizar la fama del de Tepito, para convertirla en votos.

Aquí el problema es que el alcalde no ha justificado su paso por la comuna; tiene que pedir licencia al cargo en breve, y deja una ciudad en pleno deterioro. El hombre requerirá de una intensiva capacitación en la materia a fin de que si llega a ganar, ofrezca mayor rentabilidad como gobernador, porque el estado lo requiere; Graco Ramírez llegó a robar, no a trabajar por los morelenses y en indispensable enderezar el camino por el bien del estado.

Por cierto, AMLO, al anunciar la nominación de Blanco para Morelos, dijo que éste tuvo disposición para trabajar pero que el gobernador -del quien agregó, prefiero omitir el nombre-, lo persiguió y no lo dejó avanzar.

Así que, de los cuatro que van por la gubernatura, tres están definidos: el hijastro de Graco, Rodrigo Gayosso, el del PAN, Víctor Caballero y el de Morena, Cuauhtémoc Blanco; y en unas horas el PRI tendrá que hacer lo propio, ya que le queda poco margen