LLAMA EL EJECUTIVO A FIRMAR PACTO

El gobernador de Morelos Cuauhtémoc Blanco Bravo hizo ayer un llamado a firmar un Pacto por Morelos a todas las instancias políticas y sociales como son el Poder Legislativo, los gobiernos municipales y los sectores productivos de la entidad, con el fin de propiciar “un espacio viable de supervivencia y desarrollo” de cara a la crisis generada por la pandemia del Covid19.

El mandatario estatal emitió un comunicado en el que detalla que “frente a una emergencia como la que vivimos, las diferencias políticas y los intereses privados deben dejarse de lado, reconociendo que la magnitud de la afectación en la salud y en la economía de las familias, las empresas y los ingresos estatales se verán afectados, y que de ello dependen los servicios públicos más elementales”.

“Junto con ese reconocimiento se asume que todos tenemos la capacidad de hacer la diferencia en la superación de este desafío, pues la unión verdadera es solidaridad, y solidaridad es el reconocimiento de interdependencia. Todos necesitamos de todos”.

Aunque no se dieron a conocer los detalles de si este pacto será enviado o firmado por los actores que se han convocado, enfatiza que “al ser la crisis de dimensión global, habrá fuerzas externas al Estado, nacionales e internacionales, públicas y privadas; que con sus decisiones afecten la dinámica productiva, laboral y gubernamental a todos los niveles, así como los parámetros dentro de los cuales cada una se desarrolla.

“Lo que suceda depende de la voluntad política y de cooperación de todos los que se adhieran, y será de tal importancia que puede determinar el desenlace final de esta contingencia. En el origen de esta crisis global no hay culpabilidad de ninguno de los sectores ni personas afectadas, pero es responsabilidad de todos hacer esfuerzos para garantizar la sustentabilidad futura de la economía y el empleo en la entidad.

En ese sentido, agrega “soluciones parciales que impliquen la ruina de unos para garantizar la supervivencia de otros, es inadmisible. La exclusión de cualquiera de los sectores público, privado, social y laboral, en una estrategia de reactivación económica y laboral, conduciría a distorsiones y círculos viciosos, que serán en el largo plazo perjudiciales para todos y muy difíciles de romper”.

Por ello hizo un llamado a:

PRIMERO: no convertir esta crisis en una bandera política o de defensa de intereses particulares, sino en una muestra de que cuando hay una amenaza inminente, fatal y general, pueden hacerse a un lado las diferencias para construir alianzas tangibles y determinantes.

SEGUNDO: poner por encima de la utilidad a corto plazo la necesidad de hacer todos un esfuerzo transitorio para lograr una recuperación colectiva más pronta y eficaz, para garantizar la supervivencia de todos durante y después de esta crisis.

TERCERO: Establecer mesas de trabajo permanentes a fin de que puedan armonizarse las peticiones de todos los sectores, junto con la necesidad de preservar el Estado de Derecho y el bien común. Se comprometen, a hacer todo lo que esté en el ámbito de sus posibilidades para evitar daños y la posibilitar de la reactivación económica.

CUARTO: El Gobierno del Estado de Morelos asume que es el primero que no puede fallar en el cumplimiento de este pacto, pues es su compromiso con la honestidad, transparencia, austeridad y voluntad política lo que hará posibles la articulación de las demás voluntades y suma de esfuerzos para salir adelante.