TEMIXCO, SUMIDO EN EL DESGOBIERNO MUNICIPAL

Temixco es uno de los municipios que concentra la mayor cantidad de personas en el estado de Morelos en condiciones de pobreza. El desempleo y la falta de oportunidades para las familias de esa zona son los principales problemas que prevalecen en el municipio.

Aunado a lo anterior, la violencia social y delincuencial han escalado de manera tal que parece no tener fin.

La pobreza, la desigualdad social y la violencia han aumentado en el transcurso de los dos años de gobierno de Jazmín Solano López, presidenta municipal de Temixco.

Dos años durante los cuales los habitantes de Temixco no han visto resultados palpables que permitan justificar el uso de los recursos públicos de este municipio. Lo que sí han visto los habitantes de Temixco es una ineficiente y opaca administración municipal, cuyas prioridades nada tienen que ver con el beneficio de la mayoría de la población.

Tal es el caso de la personal obsesión de Jazmín Solano de construir un edificio para la burocracia municipal, un edificio que no va a generar ningún beneficio para los habitantes de Temixco pero que sí implica un enorme gasto del presupuesto público.

Es tan inmensa la obsesión de Jazmín Solano en gastar los recursos públicos en un elefante blanco que da la impresión de que detrás de esta obra puede existir un trasfondo de desvío de recursos.

Esta apreciación de un posible desvío de recursos públicos cobra fuerza al escuchar las declaraciones de Jazmín Solano de que el municipio no tiene dinero para pagar los aguinaldos de sus trabajadores; por lo que resulta inevitable pensar el cómo sí hay dinero para derrocharlo en un gran edificio; sin embargo para cumplir con sus obligaciones legales para con los trabajadores no hay dinero.

En estas malas decisiones Jazmín Solano cuenta con el consejo de un sombrío equipo de “asesores” que carecen de una formación profesional en administración pública; como lo han demostrado y confirmado en estos dos años de desgobierno en Temixco.

¡Que claro! el grupo que encabeza Jazmín Solano solamente piensan en sus intereses particulares; dejando en el abandono a miles de personas que se encuentran en busca de empleo.

Ahora ya en la ruta de su tercer año de gobierno, sin tener resultados que respalden su gestión, se le metió en la cabeza a Jazmín Solano que merece reelegirse como presidenta municipal.

Por lo que se encuentra recorriendo las colonias de su simpatía y realizando actos que podrían incurrir en el uso de recursos públicos con fines de campaña electoral.

Ante esta situación que se vive en Temixco es claro que Jazmín Solano y su equipo a todas luces se encuentran traicionado los principios que representa la Cuarta Transformación que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Ya no es posible que Temixco sea gobernado por una administración opaca, frívola y que nada aporta a la sociedad.

VINCULAN A REGIDOR Y CINCO “AVIADORAS”

La juez correspondiente vinculó a proceso a un regidor de Temixco en funciones y cinco presuntas funcionarias públicas, quienes únicamente cobraban un sueldo en la nómina del Ayuntamiento y no acudían a laborar.

La Fiscalía Anticorrupción de Morelos dio a conocer que la jueza vinculó ayer por la tarde a proceso a Salvador «N», regidor en funciones en el municipio de Temixco, y a cinco personas más;  por el delito de Ejercicio Ilícito del Servicio Público, por lo que concedió dos meses de plazo al Ministerio Público en turno y a la defensa para el cierre de la investigación.

El regidor Salvador «N» fue señalado como la persona que presuntamente autorizó la contratación de cinco personas en los meses de enero y marzo del 2019, mismas que nunca se presentaron a trabajar pero sí cobraron un sueldo todo este tiempo. Asimismo, la autoridad no consideró responsable a otro funcionario público del Ayuntamiento, ya que los procedimientos que realizó fueron solicitados por su superior jerárquico.

Por tal motivo, el día 9 de noviembre fueron vinculados a proceso Salvador «N», Daniela «N», América «N», Janet «N», María Cristina «N» y Daniela Jafet «N» por el delito de Ejercicio Ilícito del Servicio Público. De acuerdo con el artículo 20 constitucional toda persona imputada tiene derecho «A que se presuma su inocencia, mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa.

Representantes del Ayuntamiento de Temixco iniciaron la denuncia por el probable delito desde el año pasado, y casi un

ACUSAN A FUNCIONARIOS DE AUTORIZAR “AVIADORAS”

Un regidor y el Oficial Mayor del Ayuntamiento de Temixco fueron imputados por el delito de Ejercicio Ilícito del Servicio Público por la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ayuntamiento, luego de que presuntamente autorizaron dar de alta como trabajadoras a 5 mujeres que sólo cobraban un sueldo y aparentemente no acudían a trabajar.

La Fiscalía Anticorrupción inició la carpeta FECC/351/2019 luego de recibir la denuncia por parte de la dependencia estatal desde el año pasado, por lo que fueron investigados e imputados Salvador “N” regidor de Temixco, así como Ruperto “N” Oficial Mayor del mismo municipio ambos en funciones, y quienes presuntamente autorizaron la contratación de cinco personas que nunca se presentaron a laborar.

De acuerdo con la denuncia las plazas autorizadas por Salvador “N” y Ruperto “N” fueron las de Daniela Jafet “N” como auxiliar administrativo “C”; Janet “N”, auxiliar administrativo especializado “B”; María Cristina “N”, auxiliar especializado “B”; Daniela “N”, auxiliar administrativo “C”, aprobadas en enero de 2019, unos días después de que entrara en funciones el actual gobierno municipal; en tanto que América “N”, auxiliar administrativo “C” fue dada de alta en marzo del mismo año.

Los funcionarios temixquenses fueron señalados presuntamente como coautores de la conducta delictiva de Ejercicio Ilícito del Servicio Público; en tanto que las cinco empleadas fueron imputadas como autoras materiales del delito doloso.

 A solicitud de la agente del Ministerio Público, la jueza impuso como medida cautelar la firma periódica bimestral ante la Unidad de Medidas Cautelares (UMECA); en tanto se otorgó 144 horas a la defensa para la próxima audiencia.

INVERSIONES, ÚNICO CAMINO

*Para enfrentar los efectos de la pandemia

La presencia del coronavirus en el estado comenzó a restringir toda clase de actividades, sobre todo aquellas masivas, que pueden representar un riesgo de contagio de la enfermedad.

El nivel educativo básico y la mayoría de las escuelas y universidades, tanto privadas como públicas, ya han suspendido clases, y gradualmente se irá inmovilizando a la sociedad para prevenir mayores problemas al respecto.

Es decir, la actividad productiva en todos los sentidos generará dificultades de toda naturaleza, y es necesario que los tres niveles de gobierno: municipal, estatal, federal y el sector empresarial hagan a un lado el interés político, de grupos y corrientes, y trabajen sobre una misma línea: generar condiciones para que Morelos vuelva a ser territorio de desarrollo e inversiones, algo que está ausente en la entidad desde hace mucho tiempo.

No obstante las circunstancias adversas en materia económica en la mayoría de las entidades del país, Morelos parece ser un caso aparte, los capitales de inversión se han negado a llegar a esta tierra, y aquellos que pudieran significar la diferencia como en el caso de la mina de Tetlama o el gasoducto y termoeléctrica en la zona oriente, han enfrentado obstáculos por diversas razones, sobre todo de carácter social.

En lo que se refiere al proyecto minero que se busca concretar en la comunidad de Tetlama, en el municipio de Temixco, se dice que ofrecería alrededor de 5 mil empleos entre directos e indirectos, que estarían generando economía en nuestro vapuleado estado de Morelos.

De igual forma, la paralización del Proyecto Integral Morelos (PIM) representa una mala señal para todo aquel inversionista que pudiera interesarse en venir a crear oportunidades.

Y en ese tema es imperante que las instituciones gubernamentales ofrezcan toda clase de facilidades para la inversión; sobre todo, haciendo a un lado ambiciones y aspiraciones políticas muy personales o de grupo.

Que los empresarios den muestra de solidaridad con los morelenses, haciendo un esfuerzo extraordinario que, cabe decirlo, ya lo están haciendo al sostener sus negocios a pesar de las circunstancias adversas; pero también que la población misma, sin descuidar el entorno natural, evite caer en extremos o ser presa fácil de la desinformación de grupos «ecologistas», que parecieran ser enemigos del progreso y el desarrollo.

¿Cuántos años hace que alguna empresa de trascendencia se instaló en Morelos? por el contrario, se ha presentando un desmantelamiento progresivo de la poca planta empresarial con la que se contaba, esa es la verdad.

Las últimas grandes inversiones que logró concretar el gobierno de Morelos fueron aquellas logradas en la administración del ex gobernador Jorge Carrillo Olea, quien contó con la colaboración eficaz de Ignacio Madrazo Reynoso, fallecido en un fatal accidente de helicóptero.

Desde el año de 1996 en Morelos no contamos con el establecimiento de empresas de gran calado.

Por todo esto ahora, en estos momentos de angustia por el coronavirus, es fundamental actuar con responsabilidad y compromiso con la sociedad morelense, de otra manera, lo vamos a lamentar y seguiremos como la entidad federativa con mayor rezago en el país.

La verdad es que andamos muy mal en lo económico, y las cosas lamentablemente se van a descomponer aún más en todo el país, pero particularmente en Morelos, por lo que es el momento de hacer a un lado los protagonismos y discursos que sólo reflejan burdos intereses electorales y políticos.

En adelante, quien esté en contra de las inversiones que generen economía, estará en contra del desarrollo del estado, y estarán erigiéndose como viles agoreros del desastre; traicionando a todos aquellos que habremos de resentir los efectos colaterales de esta terrible pandemia.

FACILITAR INVERSIONES O MANTENER EXCLUSIÓN SOCIAL

Bajo las circunstancias en las que se encuentra el país y, por ende el estado de Morelos, se advierte un futuro desalentador en lo que se refiere a desarrollo económico; inversiones y oportunidades de empleo para los morelenses.

No sólo se trata de los graves índices de delincuencia que han venido ahuyentando la inversión y obligado a las empresas a pensar en huir; sino de condiciones realmente preocupantes de carácter internacional, que llevan a pensar en una desaceleración todavía mayor en la economía.

Y es aquí donde no se entiende la actitud de algunos políticos de baja estatura que lejos de estimular y apoyar proyectos que pueden ser detonadores de la economía y garantes del bienestar integral de la región, como el caso del proyecto minero de Tetlama, se convierten en el principal obstáculo y saboteadores, desde su sillón prestado, de este tipo de capitales que tanta falta le hacen a nuestra rezagada y marginada entidad federativa.

Los funcionarios, en vez de asumirse como principales facilitadores de la inversión; exigiendo en paralelo lo necesario para que se salvaguarden los aspectos sociales y ambientales, buscan ante todo imponer su condición de “autoridad”, buscando sacar raja y saciar sus apetitos personales electorales y económicos.

De ninguna manera estamos a favor del daño ecológico irresponsable, de afectaciones irreversibles al aire, agua y el subsuelo porque eso a nadie nos conveniente; pero lo más sano es buscar conciliar el desarrollo económico y tecnológico con los cuidados al medio ambiente y la socialización de estos temas en las comunidades, para que sean éstas las que opinen y decidan sobre el desarrollo de este tipo de proyectos, que sin duda les impactarían de manera muy favorable, ante la falta de oportunidades.

Históricamente, siempre han carecido en Tetlama de lo más indispensable; pues ha sido la marginación y la ausencia de apoyos oficiales los que han predominado particularmente en este tipo de comunidades rurales de los municipios de Temixco, Miacatlán y Xochitepec.

Sus autoridades municipales por lo menos deben preocuparse en conocer a fondo de qué se trata este tipo de proyectos, que implican una muy cuantiosa inversión. Así, con múltiples estudios y planes de gestión se estaría garantizando el desarrollo de las mejores prácticas que a nivel internacional, que existen y se usan ya en el sector minero.

Según conocemos se ha buscado llevar información de primera mano a la propia alcandesa y a quienes les interesa cuidar el entorno ecológico; pero hay una posición de negativa sin dar explicación alguna, coartándole la posibilidad de tener a la zona un mejor mañana para miles de ciudadanos y familias morelenses, porque se convertiría en un polo de desarrollo.

El impacto de una inversión de ese tamaño alcanzaría casi todo el estado, modificaría positivamente el Producto Interno Bruto y sería base de confianza para recuperar diversos proyectos de inversión privada, que han descartado Morelos como punto de desarrollo económico o de plano se han ido a otros lugares que les ofrecen mejores condiciones de trabajo.

Reiteramos, lo que viene pasando en el contexto internacional, con la caída de las bolsas de valores y los mercados en el mundo; las repercusiones de la guerra de Rusia contra otras naciones; la caída en el precio del petróleo; la devaluación del peso frente al dólar y, para completar el cuadro, la posible presencia del coronavirus en el estado; podrían llevarnos a condiciones casi catastróficas de nula oportunidad de crecimiento y apertura de empleos.

¿Cómo es posible que frente a todo este panorama se anteponga el interés personal de dos que tres politiquillos enanos frente al de un Estado y sus sectores productivos?

La alcaldesa de Temixco y los demás integrantes del cabildo tienen ante sí la oportunidad de pasar a la historia como quienes hicieron posible la concreción de una inversión importante, que sin duda pondría al municipio y a su población en el camino del desarrollo y el bienestar integral de las comunidades del poniente de Morelos; en particular la de Tetlama y sus alrededores, con la puesta en marcha del proyecto minero bajo estrictos lineamientos apegados al marco de la sustentabilidad y de protección ambiental. Así como determinar todos y cada uno de los beneficios sociales y económicos que estarían aportándose en la región para su desarrollo integral. O bien, pasar a la historia como los responsables de mantener en el ostracismo social a su pueblo y su gente.

TANIA VALENTINA SUMA A TEMIXCO AL HEDOR POLÍTICO

Piden la remoción de Tania Valentina del PT

Es del dominio público que Tania Valentina Rodríguez es un actor cuya actividad política esta fincada en promover la ingobernabilidad del estado de Morelos.

Esto lo demostró casi desde el primer día que tomó protesta como diputada local. Por eso no es casualidad que se ha dedicado al golpeteo en contra del gobierno de Cuauhtémoc Blanco.
De esa manera, ha acusado sin elementos y de manera falsa, de actos de corrupción en el gobierno de Morelos.

En su relación con los demás integrantes de la actual legislatura, aún cuando Tania Valentina llegó a la curul que ostenta mediante la misma coalición de la que formaron parte la mayoría de los diputados y del propio gobernador, debido a sus mezquinos intereses -dicen los que saben- que se ha dedicado al chantaje político.

Para hacer rentable el chantaje político ha establecido una red de operadores que le rinden tributo y, a cambio, gozan de la asesoría, protección o promesas reales o ficticias, de Tania Valentina.
A partir de este modus operandi en días recientes, esta cuestionable diputada, reclutó dentro de su red de operadores, a la presidenta municipal de Temixco Jazmín Solano López.
Uno de los rumores que se escuchan en Cuernavaca es que, ante la falta de cumplimiento de sus promesas de campaña, y aunado a la ola de criminalidad que se ha apoderado de Temixco, Jazmín Solano se acercó a Tania Valentina para solicitar su apoyo para echar a andar cortinas de humo que le permitan distraer la atención de la opinión pública.
En consecuencia, Tania y Jazmín acordaron establecer una narrativa política con legitimidad social, lanzando una pelota ante los medios de comunicación con la fachada de una causa social, cuya única finalidad consiste en tapar los graves problemas que enfrenta el municipio de Temixco, debido a la horda de corruptos que se han dedicado a saquear el erario del Ayuntamiento.

Esta fachada de causa social la encontraron en el tema del rechazo al proyecto de la mina de Tetlama. Es más que obvio que de manera particular seleccionaron este tema por su rentabilidad mediática, y por toda la confusión que genera en el entorno local.

Tanto a Tania como a Jazmín para nada les interesa exponer el hecho de que el actual gobierno federal se encuentra promoviendo la minería para lograr un desarrollo sostenible; omitiendo de manera delincuencial que la propia ONU se encuentra a favor de una minería para el desarrollo sustentable; mucho menos les interesa actuar como mediadoras entre un proyecto empresarial y lograr beneficios para la gente de Tetlama y Temixco.

La verdadera motivación de esta nueva dupla diabólica es abrir un frente de comunicación fincado en mentiras para distraer a la opinión pública de los temas prioritarios de Temixco.
Esperemos que los medios de comunicación y el gobierno de Morelos no caigan en esta nueva jugada de Tania Valentina que con la suma de Jazmín Solano a su red de operadores del chantaje pretende ampliar su hedor a los confines de Temixco.

DESIGUAL DESEMPEÑO

Mediocres, regulares y aceptables

Como en cada trienio, el trabajo de los alcaldes en el estado muestra desigual desempeño. Los hay con un trabajo francamente inaceptable, unos ahí la llevan con tropiezos y muy pocos hacen la diferencia.

Lamentablemente, alcaldías con alta densidad poblacional como Cuernavaca, Temixco, Cuautla, hasta ahora, con nueve meses de gestión, aparecen con muy poco esfuerzo.

En lo que se refiere a la capital estatal, Antonio Villalobos Adán, no traía el nivel necesario; la formación, ni experiencia, como para gobernar a una ciudad de tal tamaño y necesidades. El cargo le llegó de refilón y camina sin rumbo ni proyecto, mientras la basura, la falta de agua, baches que parecen cráteres y nula obra pública, dan fe de una administración de fracaso.

Jazmín Solano López, presidenta municipal de Temixco, tampoco encuentra cómo revertir el enorme rezago en obra y servicios públicos y programas que reclaman sus «gobernados», y los niveles de inseguridad, igual que en Cuernavaca, la rebasan.

Cuautla, con Jesús Corona Damián, va por el mismo camino; trae un desgarriate interno y hacia afuera la situación se ve descompuesta. No encuentra solución a sus conflictos y anda enfrentado hasta con sus trabajadores y hay conflictos entre regidores y los funcionarios.

Con regular esfuerzo aparecen, entre otros, el edil de Jojutla, Juan Ángel Flores Bustamante, a quien vimos hace unos días encabezar un grupo de ediles del país para exponer los problemas que ocasionó el recorte del Ramo 23, que se supondría que serían canalizados por otra vía para los ayuntamientos.

Como dice el dicho a él le tocó «bailar con la más fea”, porque sus antecesores le dejaron un cochinero, el ex gobernador Graco Ramírez y su pandilla de ladrones se robaron casi todo el dinero que llegó para rescatar a cientos de familias afectadas por el terremoto del 19 de septiembre del 2017, y sigue buscando cómo ayudar. No hay mucho de dónde agarrarse, pero ahí la lleva.

Puente de Ixtla, Amacuzac, andan sumidos en el crimen; la propia maña gobierna de manera directa, ya imagina usted la situación.

Con mejor desempeño se observan a los ediles de Jiutepec, Rafael Reyes Reyes; Fernando Aguilar Palma de Emiliano Zapata y Alberto Sánchez Ortega de Xochitepec, de acuerdo a sus propios gobernados.

Los dos últimos vienen de una reelección y traen experiencia, control de sus respectivos territorios, aunque en ambos municipios, la delincuencia organizada no tiene límites ni control; no se han sabido casos de alguna irregularidad mayor ahí.

En lo que toca a Jiutepec, Rafa Reyes, sí parece estar empeñado en borrar la negra etapa de uno de los ex alcaldes más corruptos que haya tenido el municipio. La inseguridad es sólo un factor de la herencia de su antecesor Manuel Agüero Tovar, quien por cierto con el apoyo de Graco, le robó el triunfo en el 2015. Pero con todo y eso, ya ha invertido en obras como para el agua potable, alumbrado o pavimentaciones; es de lo mejorcito que se ve a nivel de ayuntamientos y la población es quien puede confirmar estas apreciaciones.

Con la mina, ¿Habrá Esperanza?

Hace tiempo nos enteramos del proyecto minero morelense “Esperanza” que viene desarrollando un largo proceso con el propósito de aterrizar en el poblado marginado de Tetlama, se trata de una inversión de más de 10 mil millones de pesos en una mina de oro y plata, que sin duda dará un nuevo rostro no sólo a la localidad, sino incluso al propio estado de Morelos.

La empresa que desarrolla el proyecto se llama Esperanza Silver de México, aunque cuenta con capital canadiense del corporativo Alamos Gold, lo cual da certidumbre de que las cosas se harán bien en Tetlama, pues al parecer traen otro chip en la forma de hacer minería.

Es una inversión inédita en esta entidad que se desarrollaría a lo largo de 10 años, ofreciendo empleos, mejora de los servicios e incluso inversiones adicionales para los habitantes de ese pueblo, lo que pudiera cambiarle la vida a algunas generaciones, sobre todo jóvenes.

Sin embargo, por lamentables hechos ocurridos en proyectos similares en otras entidades, hay una especie de satanización que lleva a algunos grupos  de activistas y supuestos ecologistas, a oponer resistencia.

Tetlama, Cuentepec, Alpuyeca, Coatetelco, Milpillas, entre otras más, son comunidades de Morelos que presentan gravísimos niveles de pobreza e incluso pobreza extrema.

Dichas comunidades han enfrentado un fenómeno común, la falta de oportunidades laborales y de ingresos, lo cual sin duda ha sido uno de los factores para la desintegración social, y la generación de delincuencia; cancelando el futuro a miles de jóvenes, adolescentes y hasta adultos de esas zonas.

Nos atrevemos a decir que por lo menos por ahora, no hay en puerta en la comunidad ni en la región algún proyecto relevante de desarrollo que pudiera mejorarle las condiciones de vida a toda esa gente, más que ese proyecto minero en referencia, que de concretarse, vendría a darle un giro positivo a la situación social y económica no sólo de Temixco, sino de todo Morelos.

Según ha trascendido este proyecto se diferenciará de los demás en su género, a partir de que estará regido por un modelo innovador en materia ambiental denominado “Nuevo Modelo Ambiental y Socialmente Responsable”, que privilegia el bienestar de la comunidad y contempla todas las exigencias legales y normativas tanto en lo local como a nivel federal.

Bajo estas circunstancias de ausencia de inversiones municipales, estatales y federales, ¿no valdría la pena poner en la balanza las ventajas o desventajas de un proyecto de tal envergadura? Serían más de 10 mil millones de pesos de inversión y más de seis mil empleos directos e indirectos.

Hasta donde sabemos, los empresarios cuentan ya con las concesiones correspondientes, una serie de estudios aprobados por las instancias gubernamentales y desarrollan  estudios de viabilidad, para obtener información, a fin de conocer los aspectos técnicos y económicos a aplicar, aunque aún no hay actividad ni se encuentra operando.

Pero, a pesar de que comuneros, ejidatarios y la mayoría de la población de Tetlama han aceptado ya el proyecto de la mina Esperanza, existen aún algunas expresiones legítimas y otras mal intencionadas, sobre todo de comunidades aledañas que se resisten a que se realice, más bien son voces que buscan tener también beneficios.

Comprometiendo a los inversionistas a desarrollar un proyecto que garantice el cumplimiento estricto de la ley para evitar afectaciones innecesarias y efectos ambientales negativos ¿no sería prudente dar luz verde a un desarrollo como este en Morelos?.

Pensando que podría significar un futuro distinto para miles de personas, en particular para los jóvenes de esa zona tan afectada en la entidad por la falta de oportunidades de empleo y estudio, que parecieran estar condenados a seguir en la misma miseria. Quizás una oportunidad parecida nunca se les vuelva a presentar, si no se toma ahora la decisión.

ACEPTA MORELOS RECOMENDACIÓN DE TEMIXCO

El gobierno de Morelos dio a conocer que aceptará la recomendación de la CNDH por faltas graves cometidas por elementos policiacos en contra ciudadanos del municipio de Temixco, y adelantó que dará seguimiento al caso a través de la Comisión de Atención a Víctimas.

El jefe de la oficina de la Gubernatura, José Manuel Sanz señaló que se atenderá de manera inmediata la recomendación 21VG/2019 emitida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos ya que se trata de faltas graves cometidas cometidas por la administración del ex gobernador, Graco Ramírez y el ex comisionado estatal de Seguridad Pública, Alberto Capella Ibarra.

En tal sentido, el mandatario morelense advirtió que no encubrirá a nadie y se deberá llegar a las últimas consecuencias, por lo que mencionó que será la Comisión Estatal de Atención a Víctimas el organismo encargado de dar seguimiento a la atención de esta recomendación.

EMITE CNDH RECOMENDACIÓN POR DELITOS DEL MANDO ÚNICO

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió ayer una recomendación en contra del Gobierno de Morelos, para que investigue los hechos registrados el 30 de noviembre del 2017 en el municipio de Temixco y en el que perdieron la vida seis personas, entre ellos dos menores de edad, por la comisión de varios delitos como el allanamiento de morada, uso excesivo de la fuerza, detención arbitraria de personas, alteración de indicios, tratos crueles y degradantes, entre otros.

Dichas conductas fueron atribuídas a elementos de la Comisión Estatal de Seguridad que se encontraba a cargo en ese entonces de Alberto Capella, encargado de seguridad en el último periodo del ex gobernador Graco Ramírez, quien en su momento justificó la actuación de sus subordinados por tratarse presuntamente de una peligrosa banda de delincuentes.

La recomendación dirigida al gobernador Cuauhtémoc Blanco y el Fiscal General de Justicia del estado, Uriel Carmona Gándara, identificada con el número 21VG/2019, fue dada a conocer ayer y dentro de sus conclusiones considera que se cometieron violaciones graves a los derechos humanos, durante el operativo realizado en la colonia Rubén Jaramillo del municipio conurbado a Cuernavaca, por elementos policiales adscritos al Mando Único.

Tras su investigación, la CNDH confirmó que: “el personal de la Comisión Estatal de Seguridad incurrió en allanamientos; detenciones arbitrarias en agravio de 7 personas incluido un adolescente; uso excesivo de la fuerza que derivó en la ejecución arbitraria de 6 personas contemplando dos menores de edad; trato cruel e inhumano y/o degradante derivado de las lesiones ocasionadas a 4 personas también contra otros 2 infantes; dilación en la puesta a disposición de los detenidos ante el Agente del Ministerio Público y colocación deliberada del arma de fuego e indicios balísticos que se relacionaron con el cadáver de una víctima”, refiere en sus conclusiones.

Al Gobierno estatal (entonces al frente de Graco Ramírez) se le atribuye la implementación inadecuada de políticas públicas para abatir los altos índices delictivos imperantes en dicha entidad; a la Fiscalía General de Justicia del Estado de Morelos, dilación irregular de las carpetas de investigación radicadas por las conductas delictivas cometidas en agravio de las víctimas.

Asimismo a la Dirección General de Asuntos Internos de la Comisión Estatal de Seguridad, las irregularidades observadas en la resolución de la carpeta administrativa, instruidas contra los elementos policiales que participaron en los hechos del 30 de noviembre de 2017 en Temixco, Morelos.