ACUERDA SUPREMA CORTE ECHAR ATRÁS REAPERTURA

*La máxima autoridad Judicial concedió suspensión a acuerdos de Cuautla y Cuernavaca

Ante la determinación de los Cabildos de los municipios de Cuernavaca y Cuautla permitir la reapertura total de las actividades no esenciales en su demarcación, a pesar de que Morelos se encuentra en semáforo sanitario rojo de alerta máxima por el COVID-19, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedió la suspensión al gobierno estatal, que promovió controversias.

Luego de que el Gobierno del Estado tomó la decisión de presentar Controversias Constitucionales, a fin de que se deje sin efecto los acuerdos de cabildo que decretan y permiten la apertura de la actividad comercial y laboral, la máxima autoridad Judicial del país determinó conceder la medida precautoria de suspenderlos; en tanto se revisa el fondo del asunto.

Así lo dio a conocer ayer el vocero del gobierno estatal, Francisco Olvera, durante la conferencia diaria sobre el estado del avance del coronavirus COVID-19 en la entidad, quien expuso que los recursos pretende que se obligue a los ayuntamientos a seguir dando cumplimiento al “acuerdo por el que se establecen los lineamientos técnicos específicos para la reapertura de las actividades económicas, laborales, sociales, educativas, culturales, de transporte y públicas en Morelos”, publicado en el número 5835 en el Periódico Oficial, “Tierra y Libertad” bajo los lineamientos del gobierno federal.

El miércoles pasado el Consejero Jurídico del gobierno estatal, Samuel Sotelo Salgado, informó en la conferencia diaria que el gobierno estatal había promovido los dos recursos de controversia, ante los acuerdos de cabildo que se habían aprobado semanas atrás propiciando la reapertura de negocios y por tanto el aumento de la circulación ciudadana.

“El gobierno del estado, en su calidad de autoridad sanitaria, ha emitido las disposiciones necesarias para proteger la salud y la vida de toda la población de la entidad; en concordancia con los lineamientos y la semaforización que la Federación marca, lo cual ha representado un esfuerzo conjunto entre la ciudadanía y las autoridades, tanto estatales como municipales.

“Se reitera que los integrantes del Sistema Estatal de Salud, las autoridades civiles, los particulares, así como las secretarías, dependencias y entidades estatales y municipales en Morelos, estarán obligados a la instrumentación de las medidas preventivas contra la pandemia que emita el Gobierno federal y estatal”, de acuerdo con ordenamientos superiores.

Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador de Morelos, es sensible al impacto económico que conlleva la suspensión de actividades, precisaron; sin embargo, reiniciar actividades no esenciales en este momento implicaría un costo altísimo en términos de salud y de vidas; además de que podría traer como consecuencia que no haya avances en la semaforización por la maximización de contagios que podría detonarse y saturar los espacios hospitalarios con que se cuenta.

“Es obligación del Estado apoyar a la ciudadanía para que pueda tomar las acciones más responsables en la emergencia que se enfrenta, las cuales si se cumplen estrictamente podrían conseguir que la total reapertura económica pueda ser una realidad lo antes posible; por ello es importante destacar que en próximos días Morelos se podría ubicar en el semáforo naranja, lo cual permitirá la reapertura económica de ciertas actividades”, precisó el comunicado.

Aclaró, que no se trata de un tema de carácter político; por los enfrentamientos o diferencias de criterio que han manifestado públicamente ambos alcaldes emanados de la misma coalición que postuló al gobernador, sino de una cuestión legal por la que los ayuntamientos de Cuernavaca y Cuautla deberán acatar los términos de la mencionada suspensión, una vez que sean notificados.

Ayer, el gobierno estatal recibió también una manifestación de comerciantes provenientes del municipio de Cuautla, que realizaron un recorrido por las principales calles de la capital morelense en reclamo de poder volver a trabajar.

Acordaron sostener reuniones, con las medidas sanitarias necesarias, para llegar a concretar propuestas que les permitan sobrellevar la situación económica hasta que sea permitida mayor movilidad de la población en Morelos.