OBLIGADA LA FEDERACIÓN A REACCIONAR

Caso para la reflexión

Lo que ocurrió en Culiacán, Sinaloa, luego de haber sido aprehendido el hijo de “el Chapo» Guzmán, Ovidio Guzmán López, y que debió ser liberado para «salvaguardar» a civiles, no puede quedar así, el Estado mexicano está obligado a rescatar el honor.

¿Cómo es que el gobierno de un país puede ceder al chantaje de los delincuentes? Eso es inaceptable por donde se le quiera ver, y los mexicanos esperamos que más pronto que tarde las autoridades «competentes» se saquen la espina.

¿Y cuál es el origen de este fracaso que mundialmente pareciera exhibir la debilidad del gobierno mexicano?

Los pobladores de Culiacán subieron a redes sociales videos de lo que vivieron el jueves.

Lo menos que se aprecia es que el operativo de arresto de Ovidio careció de la mínima inteligencia; no se valoró ni cálculo el tamaño del enemigo, debieron ser incluidas todas las fuerzas del orden federal; es decir, Ejército, Marina, Policía Federal apoyados por helicópteros con hombres preparados para atacar desde arriba.

Cerrar vialidades y accesos carreteros para impedir el ingreso a los delincuentes; claro, en una acción de minutos, para minimizar la reacción.

Una vez expuestos ante los adversarios, superados en número y bajo la amenaza de ejecutar civiles e ir a una masacre si no soltaban al «chapito», efectivamente, lo prudente fue entregarlo. Sin embargo, todo esto deriva de un increíble error y ausencia de inteligencia, cálculo y estrategia militar.

Se hizo el ridículo, no sólo al interior del país, esto fue a nivel mundial y además pareciera una invitación para que criminales en otras regiones de la nación, intenten replicar dichas acciones.

Ante esa grave posibilidad, lo menos que esperamos es una contundente respuesta que haga ver a los enemigos públicos que la fuerza del estado es mucho muy superior a ellos; pero además, tendría que ser pronto; antes que otros intenten hacer lo mismo.
La exigencia popular es que ya se tomen las cosas en serio, que a los responsables de miles de asesinatos a lo largo y ancho del país se les trate como lo que son, y si para ello hay que usar la fuerza de las armas, pues ni modo.

Cierto, esos grupos crecieron bajo la abierta complicidad de gobiernos pasados, pero no hay de otra, los mexicanos seguimos confiando en ésta administración para que comience a enderezar el camino y el presidente Andrés Manuel López Obrador esta obligado a hacerlo.

RECONOCEN QUE HUBO OPERATIVO MAL PLANEADO

Alfonso Durazo, titular de la Seguridad Ciudadana y Protección Civil encabezó esta mañana una rueda de prensa acompañado de los secretarios de la Defensa Nacional y la Marina, donde precisaron que fue un operativo mal planeado, no notificado a mandos superiores, y que desestimó el nivel de fuerza y convocatoria del Cártel de Sinaloa, lo generó ayer los hechos de violencia generalizada en la zona noreste de la ciudad de Culiacán por varias horas.

Aunque no se precisó con exactitud qué corporación pretendía realizar el mismo, el titular de la Sedena expuso que se contaba con una orden de aprensión provisional con fines de extradición en contra de un delincuente, pero que la falta de previsión ocasionó que la partida que realizaba el operativo se viera expuesta mientras esperaban la llegada de una orden de cateo.

Derivado de lo anterior, los delincuentes atacaron y tomaron posteriormente como rehén a los  militares y de la policía ministerial que iniciaron el operativo; por lo que una vez dimensionadas las proporciones de la reacción de los delincuentes se determinó por parte del gabinete de seguridad el dar la orden de salida de los efectivos policiacos y militares que acudieron en apoyo para no seguir escalando la reacción de los delincuentes en contra de los ciudadanos que se encontraban en la zona.

Alfonso Durazo lamentó los hechos y comentó que la determinación de concluir el operativo se tomó por parte del gabinete de seguridad, dadas las circunstancias y condiciones propias de municipio urbano, la hora hábil en que se registró el hecho y el alto riesgo de provocar mayores daños colaterales.

Reconocieron que ciudadanos estuvieron en riesgo de ser usados como escudo humano por parte del grupo criminal y que continuar la acción hubiese implicado un altísimo riesgo, causado daños colaterales. “Se decidió garantizar la protección de los ciudadanos, por la razón fundamental de proteger las vidas y devolver la tranquilidad a la ciudad”.

“No buscamos enlutar hogares sino resarcir el desgarrado  tejido social de nuestra patria, no vamos a regresar de la práctica de masacres generalizadas, aún y cuando lo pidan con insistencia, no nos interesa andar por la vida en un manto de derramamiento de sangre.

“Vamos a ganar el desafío de la paz, pero no convirtiendo a México en un cementerio mayor al que ya ha sido por tantos años, nos enfrentamos a grupos criminales con poder y que, aunque no les guste reconocerlo a los actores políticos, son resultado de décadas de corrupción política y abandono social”, recalcó.

El responsable de la seguridad federal dijo que la solución es limpiar al país, y que no se abandonará la estrategia de paz. No hay falta de Estado ni ausencia del gobierno federal en esta decisión, de haber sido así no se hubiera dado respuesta a las horas de angustia que vivió la población de esta zona de Sinaloa.