¿SERÁ EL PRIMERO EN LA CÁRCEL?

*Agüero Tovar bajo proceso penal

En lo que pareciera ser el primer caso de un «pez gordo», del pasado reciente, que pudiera realmente ir a prisión, la Fiscalía Anticorrupción de Morelos logró obtener la vinculación a proceso del ex alcalde de Jiutepec, Manuel Agüero Tovar.

¿Motivo? el ejercicio abusivo de funciones, ello fue analizado durante una audiencia celebrada este lunes en la sala 2 de la Ciudad Judicial de Atlacholoaya, en cuya comparecencia se logró acreditar, con «elementos testimoniales y documentales», que indebidamente firmó un contrato de arrendamiento para usar un predio de sus familiares directos como Corralón Municipal, sin licitación pública.

También se precisó que, vía un tercero, se hizo el arrendamiento del primero de enero al 31 de diciembre del 2018, con un pago mensual de casi 59 mil pesos. El tercero habría recibido el espacio en «calidad de usufructuante gratuito».

La decisión del juez, con base en los elementos a la mano, fue que se había caído en el delito de conflicto de intereses. Eso es lo que al respecto se refiere, y el motivo por el cual el ex edil ha sido vinculado a proceso; a decir verdad, es una minucia comparado con lo que realmente hizo cuando estuvo al frente de la alcaldía.

En este espacio, en su oportunidad, le presentamos pruebas y señalamientos contundentes que daban fe de que el señor José Manuel “N”, sintiéndose protegido por el entonces gobernador Graco Ramírez, se despachó con cuchara grande en todos los sentidos.

Hizo de la comuna algo así como «una empresa personal y de familia», casi todas las áreas del municipio estaban en inmuebles suyos o de sus familiares; tenía en la nómina a primos, hermanos, compadres y desde luego, a su papá.

Eso todo mundo lo sabía, por eso sostenemos que aunque por este delito esté siendo llevado ante tribunales, le está saliendo barato, porque si le sustentaran todo lo demás, que no es difícil de hacerlo, el señor iría a prisión por muchos años. Se comportó como todo un delincuente de «cuello blanco».

Fue él quien «les soltó la rienda» a las pandillas del delito, incluyendo el organizado, porque para eso lo colocó ahí Graco; para administrar el dinero de los cárteles del delito de alto impacto.

Dejó al actual edil, Rafael Reyes, un Ayuntamiento en quiebra; con una deuda casi impagable y en medio de una descomposición total, incluyendo decenas de «aviadores», por eso decimos que le está saliendo muy barata ésta acusación.

Y a pesar de tantos problemas habría que reconocer que Rafa viene logrando enderezar el camino, hay obra pública, mejoró el alumbrado y lleva un esfuerzo constante que muestra que cuando hay voluntad de hacer las cosas bien, aún en medio de la miseria presupuestal, sí se puede entregar resultados a la gente.

Bueno, ya para que el polémico abogado laboral, Juan Juárez Rivas, un personaje de crítica y señalamiento, diga que «Rafael Reyes está haciendo en Jiutepec pan de la nada», es porque le reconoce trabajo y la entrega.

El otro siempre se comportó como lo que es, un rufian que pensó que era intocable porque tenía a dos poderosos padrinos, el ahora ex gobernador Graco y a su hijastro, Rodrigo Gayoso. Ojalá que sea en serio su investigación y no se trate sólo de una finta más de la Fiscalía Anticorrupción.