APRUEBAN DIPUTADOS “ESCUELAS AL AIRE LIBRE”

Los diputados integrantes del Congreso aprobaron un punto de acuerdo para proponer y exhortar a la Junta de Gobierno del Instituto de Educación Básica del Estado de Morelos (IEBEM) y la Secretaría de Educación estatal que al cambio de semáforo sanitario a verde se implemente un programa adicional denominado “Escuela al aire libre”.

La diputada por el Partido Nueva Alianza, Blanca Nieves Sánchez Arano, hizo la propuesta con la intención que se implementen más medidas de seguridad sanitarias, adicionales a las que ya prevén las autoridades sanitarias federales.

El Congreso del estado aprobó el punto de acuerdo para que una vez que el semáforo epidemiológico cambie a color verde se considere la puesta en marcha del programa “Escuelas al Aire Libre” y así evitar el riesgo de contagio de Covid-19 entre los estudiantes.

Al hacer uso de la tribuna Sánchez Arano recordó que “las llamadas Escuelas al Aire Libre surgieron en Alemania y Bélgica en 1904 y en Estados Unidos en 1907” tras la pandemia por la enfermedad de Tuberculosis durante la segunda década del Siglo XX; enfermedad que mató a uno de cada siete personas en Europa y Estados Unidos. Esta modalidad coadyuvó para “garantizar el regreso a clases a los niños de forma segura”.

La legisladora expuso que con la implementación de esa estrategia se tuvo un descenso en las estadísticas de letalidad y de contagio de los estudiantes, lo que no ocurrió en las escuelas que mantuvieron a los alumnos dentro de los salones de clases.

“La puesta en marcha de Escuelas al Aire Libre en nuestra entidad puede ser el detonante que traiga beneficios en la triada educación-salud-bienestar”, puntualizó.

La legisladora argumentó que ante el riesgo latente de enfrentar una “sindemia”; es decir la combinación de dos o más epidemias o brotes de enfermedades concurrentes en Morelos en la temporada de invierno, aunado a un eventual cambio de semáforo epidemiológico, puede agravar las condiciones de atención a la salud en la entidad.

PREPARAN REUNIÓN NACIONAL DE ANÁLISIS

En lo que pareciera una reunión de consenso nacional de análisis y propuestas diversas a la materia de salud; se resumió ayer la conclusión de la sesión semanal de la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud y los integrantes de la Conago.

Durante la conferencia diaria sobre el coronavirus Covid-19 se le cuestionó al subsecretario de Hugo López Gatell sobre el encuentro y las presuntas rispideces con los gobernadores a lo que respondió que no hubo desacuerdos, simplemente se habló de los resultados que ha dado el semáforo sanitario a nivel nacional y las diversas opiniones de los mandatarios estatales en el sentido de visualizar más sus realidades locales para ir aplicando un desconfinamiento diferenciado.

Esto sería en resumen que algunos estados, preocupados especialmente por la situación económica que priva en sus territorios, han manifestado sus inquietudes por el desconfinamiento y los controles del semáforo sanitario; cosa que fue calificada por el gobierno federal como válida y acertada, pero también peligrosa.

“No hay que perder de vista que esta situación que se vive es derivada de un fenómeno biológico totalmente desconocido a nivel mundial, cuyas dimensiones se han visto a lo largo del mundo y que como consecuencia hay que tratar con precaución. Si hay desconfinamiento acelerado hemos visto ya en la experiencia de otros países habrá rebrotes de la enfermedad, por ello pretendemos ser cautelosos e ir midiendo los efectos de manera paulatina”, expresó el funcionario.

Destacó que el Semáforo Sanitario del país continúa como se acordó hace un mes con los gobernadores de los estados, para cambiar cada 15 días independientemente de que se les dé a conocer el análisis de este cada semana. Además, se hará un foro para abordar e intercambiar puntos de vista fuera de la agenda de Salud, para compartir y replantear las implicaciones económicas, sociales y en otros aspectos fuera del ámbito técnico de la salud.

Enfatizó que para el gobierno federal el balance fundamental en esta crisis es mantener la salud y la vida de la población, tomando en cuenta los factores económicos que el confinamiento obligado genera; por lo que es importante que se mantengan los criterios técnicos fijados para el semáforo, que no es ni está sujeto como se ha querido insinuar a presiones o cambios.

El funcionario federal mencionó que existe mucho respeto para el papel que están jugando los gobernadores, que son la autoridad sanitaria en sus territorios, aunque insistió en que los lineamientos generales son responsabilidad del gobierno federal como lo marca la ley.

OJALÁ SEA PARA BIEN

*Reinicio de actividades en Morelos

A partir de este lunes Morelos entra en el semáforo naranja fijado ante la pandemia generada por el coronavirus del COVID-19, lo que significa que ya se pueden desarrollar algunas actividades comerciales, de servicios, empresariales; pero con reglas y límites específicos que van de 25 a 50% de capacidad.

Sin embargo, cambe aclarar que sobre todo en lo que tiene que ver con la actividad comercial, en algunas zonas como Cuernavaca o Cuautla ya se habían adelantado en la apertura; no obstante que las instrucciones de salud federal aún no lo permitían. Es decir, para algunos sectores, esta nueva etapa de desconfinamiento no es nada nuevo, porque ya se habían apresurado a abrir sus negocios desde que sus respectivos presidentes municipales empezaron a lanzar discursos y señales de que no harían nada para impedir que se cumplieran las disposiciones de los decretos federal y estatal sobre el semáforo en rojo.

Ojalá quienes han venido presionando para que se les autorice salir a buscar recursos económicos, y quienes en calidad de consumidores comienzan a salir no abusen y se ajusten particularmente a las especificaciones sanitarias de prevención, con el fin de evitar que se desboden los contagios del coronavirus y por tanto se rebase la capacidad hospitalaria.

No se debe perder de vista que cualquier descuido pudiera ser fatal, que se juegan la vida en un error, y que si bien es cierto que el hambre y la escasez de recursos económicos para muchos es igualmente angustiante; no hay que actuar a la ligera si se desea conservar la salud y la vida, propia y de los seres queridos.

Y es que ya se ha informado que este lunes reinician actividades en el tianguis de Temixco, el más grande y concurrido del estado, en condiciones normales son miles de consumidores quienes frecuentan éste lugar y, aunque la advertencia es que sólo sea una tercera parte de la capacidad, de quienes suelen ir de compras en familia y podría ser un «foco rojo» y riesgo de contagio masivo.

Además, ¿cómo y quién van a regular el flujo de personas? ¿con base en qué universo poblacional calculará la tercera parte? y nos referimos únicamente a ese tianguis por ser el más concurrido; sin embargo, es claro que por todos lados se observará el reinicio de actividades y sin mucho control.

El asunto es que el cambio de color del semáforo es acaso una prueba para ver el comportamiento de la gente y se ha advertido que podría ser una semana; es decir, si no sabemos hacer las cosas, si volvemos a desobedecer y llegar a excesos, ocurrirá lo que pasó en la Ciudad de México y varias capitales o grandes ciudades de otros países, que tuvieron que regresar al color rojo.

Mire, si usted puede todavía mantener la sana distancia, evitar salir a lugares concurridos; mejor quédese en casa por lo menos unas dos semanas más, mientras se observan los efectos de ésta reanudación de actividades y recuerde que más vale prevenir que lamentar.

Todos, o por lo menos la mayoría, estamos desesperados por recuperar nuestra libertad y cotidianidad, y no es para menos; son prácticamente 110 días encerrados y limitados, pero si ya aguantamos tanto hagámoslo un poco más para evitar ser parte de las cifras desafortunadas de las víctimas de la pandemia.

Las autoridades en sus tres niveles de gobierno nos han dado a conocer hasta el cansancio las instrucciones para controlar el fenómeno, podría decirse que si nosotros no entendemos que es por nuestro bien no tenemos nada qué reclamar ni a quien culpar si algo sale mal, por eso mejor hagamos lo propio, aunque otros desobedezcan ¿No le parece?

MORELOS SIGUE EN ROJO

Las autoridades del sector Salud del país presentaron el Semáforo Sanitario para la siguiente semana, con la mitad de los estados en naranja y el resto en rojo, este último en donde se encuentra nuestra entidad; como lo había anticipado el titular de la Secretaría de Salud de Morelos.

Reportó que en México hay 139 mil 196 casos confirmados acumulados de Covid19, de los cuales 21 mil 872 se encuentran activos (es decir, aún contagiantes) 56 mil 928 se mantienen como sospechosos, 197 mil 590 casos han resultado negativos y lamentablemente 16 mil 448 enfermos han derivado en defunción.


Hasta el momento, desde febrero del presente año, se han realizado 393 mil 714 pruebas a personas con síntomas de la enfermedad; de las cuales poco menos de la mitad ha sido positiva y el resto presentaba otra enfermedad.

La Secretaría de Salud presentó el segundo semáforo sanitario para los próximos ocho días; con algunos estados en naranja, a pesar de que varios indicadores se encuentran aún en rojo, debido a que es necesario el regreso paulatino a la normalidad.

La mitad de los estados en color naranja se encuentran en la zona centro norte del país y el resto en rojo en las zonas fronterizas del norte y centro sur. Esto significa que se podrán retomar algunas actividades sociales en los lugares con menos riesgo o que por su importancia económica lo requieran.


No obstante los resultados del semáforo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López Gatell precisó que los gobernadores de cada entidad tienen la última palabra en cuanto a regresar o no a la actividad, ya que tanto ellos como los alcaldes tienen mejor el pulso de lo que sucede en cada territorio.


En Morelos, horas antes, el titular de la Salud Morelos Marco Antonio Cantú Cuevas aseguró que el semáforo para la entidad seguramente sería rojo, debido a que durante las últimas semanas se reactivó el número de contagios, por lo que se respetará el semáforo federal.

Durante esta semana, ante los cuestionamientos sobre qué ha faltado en el estado para salir de la zona «de peligro», el funcionario dijo que ha faltado criterio y conciencia a los morelenses que, sin tener una actividad prioritaria o una necesidad extrema de salir, lo hacen sin pensar que pueden contagiarse o contagiar a sus familiares, pero sobre todo que no consideran como importante la saturación que se puede alcanzar en los hospitales.

SEGUIMOS EN ROJO, PERO PODEMOS VALORAR SERVICIOS

De acuerdo con el semáforo sanitario que fue dado a conocer ayer por parte del vocero del Comité de Salubridad federal, Hugo López Gatell Ramírez, aunque todo el país sigue en semáforo rojo de riesgo epidemiológico, habrá algunas actividades que se puedan ir retomando con precaución; con porcentajes de ocupación o en la modalidad a domicilio.

Conforme al funcionario federal, los gobiernos estatales pueden asumir la decisión de tomar en cuenta estas recomendaciones, o -conforme a sus propios criterios y recomendaciones- flexibilizar un poco o rigorizar las medidas sanitarias establecidas en el semáforo, de acuerdo como lo decidan.

Explicó que el semáforo ha sido diseñado de una manera rigurosa para que en caso de que si uno de los criterios tomados en cuenta para la señalización se encuentra en rojo, automáticamente la indicación federal es mantener el rojo; pero los estados pueden tomar en cuenta algunas consideraciones propias que ellos observan en sus territorios.

Entre las actividades productivas que pueden retomarse con niveles controlados de capacidad en Morelos, se encuentran las hoteleras; con restaurantes y cafeterías, con una ocupación de 25% (sin áreas comunes) y sólo para quienes estén de viaje por realizar actividades esenciales.

Adicionalmente pueden trabajar parcialmente las peluquerías y estéticas con aforo restringido al 25% o sólo con servicio a domicilio, al igual que restaurantes y cafeterías al 25%, los parques públicos podrán abrir y las plazas abiertas con una capacidad controlada al 25% de la capacidad, respetando el resto de las recomendaciones sanitarias como el uso de cubrebocas, conservar la sana distancia, tener estaciones de sanitización en los accesos, no permitir el acceso a personas evidentemente enfermas, tener a disponibilidad de los usuarios agua y jabón o alcohol en gel a más del 70%.

 Conforme al semáforo presentado de los estados Morelos cuenta con un nivel aceptable de riesgo, ya que el indicador de ocupación hospitalaria se encuentra en amarillo con 39%, la tendencia de casos hospitalizados en naranja, la tendencia síndrome covid19 también está en naranja y sólo la positividad está en rojo con 52%.

Sin embargo, las autoridades estatales serán las que den su última palabra el lunes sobre este semáforo y las actividades que se pueden retomar a partir del lunes 8 de junio.