HAY QUE MANTENER LA DECENCIA

Reiteramos, hay que mantener la calma, no entrar en desesperación o pánico; pero igualmente se debe mantener la decencia y ¿porqué decimos esto?

Ya en algunos lugares del país se han cometido -a nombre de la pandemia del coronavirus- una serie de actos de rapiña y vandalismo, es decir abiertamente robo, por parte de aquellos que se aprovechan de cualquier cosa para afectar a los demás.

Sigilosamente, esos grupos delincuenciales se convocan a través de las redes sociales hasta con palabras clave invitando a atracar a tal o cual negocio; ya sea una tienda de autoservicio o de otra naturaleza como distribuidora de artículos eléctricos o electrodomésticos.

Buscan atraer al mayor número posible de participantes para impedir ser atrapados en el anonimato, pero todo eso lleva a nuestra sociedad a dar un mal ejemplo como nación, ¿dónde se ha visto esto? debemos conducirnos con honestidad y respeto, pero se observa aquí la pérdida de valores morales.

Y no crea que quienes realizan tales hechos son realmente aquellos que más lo requieren, para nada, se trata de verdaderos rufianes que en su vida cotidiana hacen lo mismo, despojar a los demás de lo poco o mucho que tienen.

Vía las instancias competentes, el gobierno ha puesto en marcha un programa de rastreo, para ubicar a quienes convocan a dichos sucesos vergonzantes, y tratar de adelantarse a la prevención, pero no deberíamos caer en eso. ¡Tengamos algo de decencia!