PASO EFÍMERO POR SAPAC

*Llegó como aliado aliado pero…

No obstante que en el 2018 llegó como aliado del bloque de partidos que encabezó Morena, mediante el cual ganaron la mayor parte de las posiciones en disputa; entre ellas la gubernatura para Cuauhtémoc Blanco y la presidencia para Andrés Manuel López Obrador, el legislador José Casas González mantiene hoy una posición frontal contra la administración pública estatal.

Hechos ocurridos en el 2016 cuando el hoy mandatario estatal era presidente municipal de Cuernavaca son el origen de las diferencias, que por lo visto no se han resuelto, y ello ha llevado al legislador a una posición casi radical frente al gobernador.

Quizás pocos lo recuerden pero José Casas vivió una desagradable experiencia a partir de que regidores del trienio 2015-2018 en la administración de la capital del estado lo propusieron como Director General del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAC); tomó protesta como tal, pero su paso por ese organismo fue efímero.

No obstante que la mayoría del Consejo de Administración del organismo lo valido en el cargo; se le acusó de usurpar esa función y, entonces el Mando Único, fue utilizado para sacarlo de las oficinas, subido a una patrulla de la que escapó a la altura de la terminal de autobuses de los Pullman, en cuyas instalaciones se refugió.

De todas formas fue apresado unas horas, aunque luego de ello lo declararon libre por falta de elementos. Él sostiene que ya desde aquel entonces personajes de la delincuencia organizada, como pasa actualmente, fueron los artífices de lo que le ocurrió; aunque la persecución, insiste, fue también por parte del municipio y del estado.

¿Cuál fue la causa de la negativa a su nombramiento? José Casas sostiene que todo comenzó cuando pidió cuentas claras y transparencia en los ingresos y egresos del SAPAC, ya que aduce que con base en lo poco que logró conocer había inconsistencias en el manejo de decenas de millones de pesos.

Por azahares del destino y de la política, Casas González logró la candidatura a la diputación local, por Morena, en un bloque que también llevó al gobernador a palacio de gobierno, y a pesar de que en algunos actos de campaña hicieron equipo en la búsqueda del voto; aquellas desavenencias nunca se superaron y la confrontación parece ya irremediable.

En conferencia de prensa Casas González anunció que el Congreso local, vía la Comisión de Hacienda que presidió la legisladora Rosalina Mazari Espín, aprobó la realización de una auditoría a la administración del SAPAC para los años 2016 y 2017 que correspondieron al ahora gobernador Cuauhtémoc Blanco.

Bueno sería que de una vez, y aprovechando la oportunidad, se revisara la administración actual; porque todo indica que los mañosos continúan al frente en el manejo de los recursos de ese sistema operador del agua potable, con enormes desvíos de recursos a tal grado que otra vez está a punto de la quiebra.

Hay un desaseo total en lo que toca al manejo de los dineros y eso ha sido un problema recurrente e inocultable; el actual edil Antonio Villalobos Adán ha cambiado de directores como “cambiar de ropa interior” y recién acaba de nombrar a una mujer al frente; porque quienes han llegado cuando ven el tamaño de la suciedad que hay, prefieren la huida como sucedió con Fernando Blumenkron.

BARRIL SIN FONDO

*Abandono social

El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) sigue siendo un organismo al que se le mete mano desde diversas áreas, y continúa incumpliendo con su responsabilidad de suministrar agua potable de manera eficiente a los ciudadanos de Cuernavaca.

No es falta de líquido, menos en éstas épocas de mejora de los mantos freáticos por la temporada de lluvia; su deficiencia es consecuencia de que sigue siendo la caja chica de quienes lo manejan; de regidores y del propio edil, Antonio Villalobos Adán.

A eso debe su falta de liquidez y cabal funcionamiento, porque una buena parte del dinero que ingresa por el pago del consumo se va a manos de toda clase de vividores y lacras; que sin importarles afectar a miles de habitantes meten mano como si fuera un negocio privado.

Ahora tocó a los residentes de la colonia Antonio Barona, quienes debido a inexistencia del líquido desde hace casi dos semanas, salieron a bloquear el Paso Exprés, con las molestias y afectaciones que ello tiene para quienes usan esa importante vialidad.

Seguimos viendo graves incapacidades de las autoridades municipales para cumplir por lo menos con la dotación de los servicios fundamentales como lo es el agua, y todo a partir de evidentes actos de corrupción.

Y eso de que «no es el Ayuntamiento en sí, porque es un órgano descentralizado», es una soberana mentira; en la práctica es el edil, el cabildo en pleno y desde luego quienes están al frente del SAPAC los culpables de lo que ahí ocurre.

Bueno, hasta donde nos quedamos el control del mismo continúa a cargo de una banda con presuntas ligas con un grupo de delincuencia organizada, a cuya cabeza está visiblemente a través de Héctor Maganda, que puede no aparecer en el organigrama de funcionarios, pero es quien tiene el control total.

El señor, se sabe, fue hace unos años funcionario en las estructuras de justicia del estado de Guerrero y fue jefe del hoy alcalde, Villalobos Adán en la vecina entidad, se afirma que continúa teniendo autoridad sobre él.

Y debido a esos antecedentes nada claros de ciertos sujetos, ahora incrustados ahí, es que cual si fueran funcionarios de primer nivel del gobierno federal traen vehículos de lujo con blindaje y una sarta de sujetos cuidándolos, además de los escoltas que solicitó desde hace mucho por decir que atentaron en su contra.

Es decir, se gastan una fortuna sólo en su seguridad personal a costa una parte de la institución y, lo poco que queda, se los llevan como «renta» para su organización criminal; ese es un secreto a voces que se sabe entre funcionarios y sectores cercanos al Ayuntamiento.

¿Y el famoso lobito? pues entretenido viendo a ver qué chica guapa se topa para ofrecerle trabajo y preocupado por su reelección y cómo salvar el pellejo ahora que la Fiscalía Anticorrupción le inició una investigación por enriquecimiento inexplicable por más de 60 millones de pesos. En manos de este tipo de sujetos estamos, ¿Cómo la ve?

¿CON LA MAÑA DENTRO?

En este espacio hemos sostenido que en el Ayuntamiento de Cuernavaca, y muy en particular en el denominado organismo descentralizado Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), hay «servidores públicos» que forman parte de grupos de la delincuencia organizada, y parece que no nos hemos equivocado.

Con la reciente aprehensión de “el Crispín», cabecilla de la célula de uno de los cárteles que operan en Morelos, también se detuvo a Juan David Aparicio Sotelo; quien es nada menos que el Director de Inhumaciones de la capital del estado, es decir del Pateón Municipal de la Paz.

Una vez que se dio a conocer su nombre apresuradamente la comuna salió a aclarar que en efecto, era verdad, pero que “casualmente” él había renunciado con fecha 30 de marzo. ¿Usted les cree?

Sólo que alguien del Ayuntamiento hizo el favor de enviar parte de la nómina vigente, en la que aún a éstas alturas el señor Aparicio Sotelo sigue vigente en el cargo.

Por lo menos sería bueno que dijeran quien es el nuevo titular de esa área, porque hasta el momento no sabemos nada al respecto, y eso pudiera confirmar que no es cierto que renunciara, aunque ni falta hace porque se encuentra a buen resguardo.

Pero lo anterior es sólo parte del hilo a partir del cual se podría jalar la madeja, ya que la información prevaleciente nos lleva a sostener que el SAPAC es un refugio de facinerosos, comenzando por un personaje de muy negros antecedentes llamado Héctor Maganda.

Una de las teorías al respecto refiere que el presidente municipal, Antonio Villalobos Adán, fue subalterno de Maganda cuando éste desempeñó un cargo en el gobierno del vecino estado de Guerrero.

Como había sido su patrón allá, cuando por azares del destino y con el apoyo del ex gobernador Graco Ramírez logró llegar a la alcaldía de Cuernavaca, pues le agradeció el favor y lo puso al frente del SAPAC, aunque nunca ha aparecido como el titular sino que es “asesor” de la dependencia.

En su oportunidad, dicho sujeto debió ampararse para no ser detenido por la Fiscalía General de la República, se entiende que algo muy grave debía y a partir de ahí se desató una serie de rumores que llevaron a considerar que el hombre efectivamente cuenta con un pasado nada decente y claro.

Las cosas se pusieron duras, el golpeteo en medios de información no cesaba y entonces la decisión fue buscar a alguien que amortiguara los golpes; una figura con prestigio e identificación local para desviar la atención y simular que las cosas ahí cambiaban.

Se invitó al abogado Fernando Blumenkron Escobar a ocupar la dirección del SAPAC, pero era clarísimo que el «dueño del negocio» seguía siendo Maganda, así que nuestro amigo el abogado cuando vio que sólo lo estaban utilizando, presentó su renuncia.

Luego se instaló ahí a Mauricio Vega Chavaje, también muy conocido localmente no tan buen abogado; pero al final ocurrió lo mismo, debió salir para evitarse mayores complicaciones, porque el dueño de esa «plaza» sigue siendo Héctor Maganda y desde ahí, a decir de algunos empleados de la comuna, decide muchas cosas en el Ayuntamiento, pasando incluso por encima del dichoso Lobito.

Claro, es parte de los acuerdos con el dichoso alcalde. ¡Quién sabe cuántos favores le deberá! que permite su injerencia en todas las áreas de la presidencia municipal.

El sujeto está muy resguardadito por instrucciones de Villalobos y se asegura que desde ahí es quien ha logrado colocar en otras responsabilidades a muchos de sus cercanos, como en el caso de Juan David, ahora detenido por delitos contra la salud y por formar parte de grupos criminales.

No estaría nada mal que la Fiscalía General de la República (FGR) retomara las investigaciones en torno a Maganda a propósito de la detención del ahora ex director de Inhumaciones del Panteón de la Paz, seguramente se encontrarían con muchas sorpresas desagradables. Esos son los socios de Villalobos Adán.

¿Cómo la ve?

SAPAC, CORRUPCIÓN SIN LÍMITES

El saliente titular del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), Fernando Blumenkron decidió renunciar al cargo aduciendo ausencia de apoyos por parte del presidente municipal Antonio Villalobos Adán; y con él otros colaboradores hicieron lo propio como ya lo dimos a conocer.

En este espacio informativo y de opinión, hace unos meses, cuando el ahora ex funcionario fue presentado y tomó protesta, dijimos que causaba sorpresa el hecho de que un profesional de su talla, con una carrera en el servicio público muy interesante y respetable hubiera aceptado la oferta.

¿Y por qué lo dijimos? muy fácil, para ese entonces se contaba ya con mucha información en torno a todo lo que se venía manejando en ese organismo descentralizado. “La mano que mece la cuna” es un personaje con delicados señalamientos por antecedentes de presuntos actos de colusión con la delincuencia.

Se dice que quien realmente mandaba y sigue mandando en el Ayuntamiento de Cuernavaca, aún por encima de “el lobito”, es Héctor Omar Maganda; quien por aquellos días incluso recurrió a un amparo de la justicia federal por temor a ser detenido. ¿Qué debía o debe ese sujeto para buscar la protección de la justicia? ahí está el detalle, “como dicen”.

Pero, igualmente la figura de Blumenkron no sólo legitimaba que esos individuos siguieran haciendo de las suyas a costa de su prestigio; sino que es sabido que a pesar de la queja insistente -en el sentido de que no hay ingresos suficientes para pagar los adeudos de electricidad a la CFE-, son millones de pesos los que grupos de mafiosos; controlados por Maganda y otros, obtienen por fuera permitiendo tomas clandestinas y vendiendo el agua potable a residentes de fin de semana, fincas y negocios.

Negociación Sapac con CFE

Tenemos denuncias de que muchos en lugar de pagar los recibos normales de consumo o sus adeudos de varios meses y años, entregan dinero por fuera a algunos trabajadores o inspectores ahorrándose unos pesos, pero desviando los fondos que debieran ser para el SAPAC, hacia los bolsillos de otros. Obviamente los “inspectores” o el personal autorizado a hacer esos acuerdos está altamente “autorizado”.

Tan hay dinero para cosas superfluas, que ese grupito de funcionarios que colocó Villalobos Adán provenientes de Guerrero, traen guardaespaldas como si fueran realmente cargos de trascendencia, usan camionetas blindadas y ganan lo que quieren.

Todas esas perversidades las venía legitimando Fernando Blumenkron, en su calidad de Director General, y el desgaste era evidente porque nunca le permitieron iniciar realmente una limpia y reestructuración del organismo. Sólo lo usaban para que él diera la cara.

Los problemas en el abastecimiento de agua en la capital del estado siguen tan graves como siempre, y ahora resulta que hasta el propio “lobo” quería sorprender a la CFE con información engañosa de las cifras de la deuda, y el uso de energía de manera clandestina que tenían desde hace tiempo. Tuvo que disculparse, según nos dicen.

La opinión pública, en el sentido de que la administración de Antonio Villalobos  es una vergüenza se generaliza; cierto o falso pero se le acusa de estar robando dinero a manos llenas, particularmente a partir del SAPAC y del sistema de recolección de basura donde el negocio es con Daniel Miranda.

El contrato público sobre el manejo de desechos es uno, y lo que realmente se factura a la comuna es otro; que la diferencia mensual es de cinco millones de pesos que se le entregan por fuera. ¿Será tanto así?. En la calle es lo menos que se afirma de este funcionario.

Hay una expresión popular que en casos como éste parece a la medida, porque refleja la realidad, que «cuando alguien que nunca tuvo poder y dinero lo llega a tener, loco se quiere volver» y es cierto; Villalobos a lo más que había llegado en su historia de trabajo fue a jefe de inspectores en la administración municipal de Jorge Morales como alcalde de Cuernavaca.

Pero, lo despidieron por extorsión a negocios de giro rojo. De pronto, se convirtió en alcalde, y ya imagina usted cómo ha reaccionado, piensa que ha tocado el cielo, pero anda totalmente perdido y su barco navega a la deriva. Lo malo es que ese barco somos los que vivimos la capital de Morelos.

Pero, como muchos politiquillos de banqueta sin freno en sus ambiciones, piensa que se puede reelegir y que hasta puede ser candidato a la gubernatura. Por cierto, cuando comenzaron a ver que algunas cosas se le salían de control en otro negocio, la asignación de contratos de obra y la prestación de servicios que se operaba desde el seno de la misma familia Villalobos; simularon un rompimiento interno. Pero gente muy cercana a ellos, sostiene que ha sido una marrullera de estrategia para acabar con las sospechas y señalamientos.

En la comuna de Cuernavaca hay tres o cuatro “alcaldes”, parece que el de mayor autoridad es Maganda, alguien de apellido Dagda y la hija del contador Guillermo Mendizábal. Parece que “el lobillo” es quien menor capacidad de decisión tiene, aquello pues, lo único que da es lástima, y hacia las elecciones del 2021 el fracaso hundirá al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que indirectamente lo colocó en esa posición.

Todo parece que regresa con todo el Partido Acción Nacional, pero el ala del ex gobernador Marco Adame Castillo, que ya promueve a su hijo Juan Pablo Adame Alemán como sucesor de Villalobos.

Así de terribles andan las cosas en Cuernavaca ¿cómo la ve?.

RENUNCIA DIRECTOR DE SAPAC POR FALTA DE APOYO

El director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), Fernando Blumenkron Escobar, anunció hoy su renuncia junto con otros cinco directores de área, y aseguró que su decisión es consecuencia de la falta de apoyo por parte del Ayuntamiento, fundamentalmente para entregarle las participaciones federales que le corresponden.

El funcionario explicó que ante las “deplorables” condiciones en las que encontró el organismo se ha dado a la tarea de buscar la posibilidad de sanear las finanzas internas, re negociar las deudas y poner orden; aspectos en los que consideró que hay avances.

Sin embargo, aseguró que no se puede llegar a una solución de los problemas del organismo sin el apoyo del gobierno municipal; a través del Fondo 4 que corresponden al área de agua potable y saneamiento, por la deuda de 500 millones de pesos que recibió. Cabe recordar que los pasivos del municipio de Cuernavaca es una de las más altas a nivel nacional con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), heredada de por lo menos cuatro administraciones.

“Sin importar que hayamos recibido el organismo en condiciones deplorables; ya que lo encontramos al borde del colapso financiero y operativo, nunca usamos eso como justificación; ya que nuestro deber era atender todas las necesidades de la población”, dijo el Blumenkron Escobar quien deseó que el alcalde nombre a alguien en quien pueda confiar y apoyar para solucionar los problemas del SAPAC.

Renuncia Blumenkron y sus principales colaboradores

Cuestionado sobre si se expuso la situación a la comuna, precisó que “en las demás deudas o pasivos que se tienen con otras instituciones lo expusimos y avanzamos con convenios, pero tuvimos grandes discusiones con la Tesorería, al grado que tendrán problemas para pagar las siguientes quincenas y la prestación de aguinaldos.

“Con base en esas circunstancias exigimos las participaciones federales, que además corresponden al área por derecho, como única opción para poder sanear gradualmente todas las deudas y gastos extraordinarios, y así también eficientar el suministro del vital líquido a todos los usuarios ya que es nuestra obligación hacerlo”, pero no nos otorgaron las condiciones para hacerlo.

VIOLENTAN BLOQUEOS EN CUERNAVACA

Con disparos y atropellamientos en contra de manifestantes que mantenían bloqueadas avenidas en protesta por la falta de agua, concluyó este martes el segundo día consecutivo de cierres en la capital de Morelos.

Organizados por vecinos de las colonias Patios de la Estación, Teopanzolco, Vicente Estrada, Las Vías y otras; con la intención de llamar la atención del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (Sapac) y del Ayuntamiento, vecinos empezaron a cerrar calles y avenidas desde poco antes de mediodía en varios puntos.

La avenida Teopanzolco, en la zona centro norte de la ciudad, se encontraba bloqueada con palos, piedras, sillas y otras cosas que colocaron los vecinos para obstaculizar la circulación de los vehículos; ya que por momentos los contingentes de personas disminuían por el sol. Alrededor de las cinco de la tarde, los tres tripulantes de una camioneta arrollaron los objetos y pasaron realizando disparos al aire.

Aunque los manifestantes corrieron en un primer momento para ponerse a salvo, aprovecharon que la camioneta se atoró con parte de los obstáculos y le dieron alcance, por lo que el conductor tuvo que intentar evadirse por una calle a un costado de la vía, lo que lo llevó a una calle privada donde finalmente tuvo que detenerse.

Dos personas que estaban en la unidad aparentemente lograron escapar antes de la llegada de los manifestantes, pero uno más al parecer en estado de ebriedad se quedó en el vehículo y tuvo que ser prácticamente rescatado por elementos policiacos.

Un par de horas antes, en el inicio de la avenida Plan de Ayala frente a la colonia Patios de la Estación, otro vehículo atropelló a tres mujeres cuando también quiso pasar por la fuerza el bloqueo que se mantenía en ese punto, y en su huida impactó el auto compacto también contra unas cadenas.

Entre las mujeres atropelladas se encontraba una embarazada y dos más que fueron trasladadas al Hospital General de Cuernavaca, donde sólo las mantuvieron en observación unos minutos.

A pesar de estos incidentes, algunos manifestantes aseguraron que continuarán sus bloqueos este miércoles, ya que el Ayuntamiento de Cuernavaca a través del secretario general Erick Salgado y algunos regidores se comprometieron a que se solucionaría el desabasto el martes y no han cumplido. En algunas de esas colonias la escasez de agua tiene ya casi tres semanas.

70% DEL AGUA SE ROBA EN CUERNAVACA

El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) dio a conocer que 70% de las tomas de agua de la ciudad son clandestinas, lo que ha dado traído como consecuencia que la dependencia opere en números rojos, por lo que se iniciará un programa estricto de revisión.

Fernando Blumenkrón Escobar, director de la dependencia, informó en una rueda de prensa que también se comenzará la campaña para buscar abatir las tomas irregulares, que se encuentran principalmente en colonias populares, como consecuencia del crecimiento de la mancha urbana irregular.

Dijo que a la par de la grave crisis financiera hay problemas para la captación del vital líquido, tanto por la falta de recursos propios para bombeo y la disminución de los niveles de los mantos freáticos.

Exhortó a los ciudadanos a regularizarse, ya se empezará una campaña fuerte de desconexiones y de procedimientos legales contra los usuarios que se nieguen a llegar a convenios de pago.

El  padrón de usuarios de la capital morelense es de 110 mil tomas, de las cuales sólo el 30% paga de manera regular el agua. De ahí la necesidad de que se pongan orden las finanzas. Las colonias donde se ha detectado mayor número de tomas irregulares son: Deportiva , Ahuatepec y Antonio Barona; además de algunos grandes establecimientos como comercios, restaurantes y hoteles que tiene registradas una toma domiciliaria y varias de manera clandestina.

Hace «agua» el SAPAC

Se advertía que sólo era cuestión de tiempo para que el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) comenzará a «hacer agua».

No obstante que cayeron ya las primeras lluvias, la escasez del vital líquido está haciendo crisis en la capital morelense, que ha vivido las últimas semanas un día sí y otro también bloqueos y manifestaciones de vecinos de diferentes colonias.

Derivado de ausencia del suministro en diversas zonas de la capital del estado, se vienen registrando bloqueos de calles por parte de ciudadanos inconformes que exigen al sistema atención, porque a ellos se les factura el bimestre completo; tengan o no agua en sus casas.

La excusa es que no hay recursos económicos suficientes para el mantenimiento de redes, o la falta de operación de pozos por desperfectos o la falta de pago a la CFE, por la electricidad consumida por los sistemas de bombeo.

Sin embargo, algo bastante delicado ocurre al interior del organismo, porque mientras la administración dice que faltan recursos; el principal responsable de esa dependencia, Héctor Omar Maganda, invirtió un buen dinero a sus oficinas, la sala de juntas de las oficinas centrales y tiene una docena de «guaruras», para seguridad personal. La pregunta sería ¿de quién se cuida?.

Estamos hablando de un personaje de escasa trascendencia e importancia, a menos que ande metido con mañosos.

Más aún, derivado de información proporcionada por empleados del propio SAPAC, hay decenas de «trabajadores» que Maganda se trajo del vecino estado de Guerrero y son como de decoración; es decir, como que no tienen función laboral específica.

Es decir, mientras se argumenta insuficiencia financiera para ofrecer el servicio de agua a los habitantes de Cuernavaca, lo poco que hay se derrocha en lujos para el personaje en cuestión.

¿Y cómo llegó a hacerse cargo de esa responsabilidad? Pues Maganda se desempeñó en un cargo público en el vecino estado del sur, y quien hoy funge como edil de Cuernavaca fue su subalterno allá.

Las cosas no andan bien, pero existen indicios de que algunos individuos del SAPAC andan metidos en cosas peores, por eso tanta seguridad en la zona.