CUANDO SE GOBERNABA CON LA MAÑA

La situación en cuestión de delincuencia y gobernabilidad a nivel de presidencias municipales en el estado parece estar mostrando algunos cambios que se nos antojan positivos, y que ojalá se conviertan ya en una constante.

Aquí seguimos sosteniendo que la administración del ahora ex gobernador Graco Ramírez Garrido se distinguió por una complicidad prácticamente abierta y descarada con la delincuencia organizada; muy particularmente le dio manos libres al grupo mafioso encabezado por Santiago Mazari, alias “El Carrete», hoy preso igual que dos de sus hijos que se dedicaban a lo mismo.

Para acabar pronto, los criminales co-gobernaron con Graco, y en ese tenor todo estaba pervertido, quienes desde los ayuntamientos no se ajustaban a sus intereses; tanto del tabasqueño como de los delincuentes, sufrían las consecuencias.

Gisela Mota Ocampo, alcaldesa de Temixco para el trienio 2015-2018 fue una de esas víctimas de la perversión política, y como ella muchos otros ediles estaban sometidos y amedrentados por los criminales, que les fijaban cobro de piso, presuntamente amparados con la venia de palacio de gobierno.

Los alcaldes y los ciudadanos vivían en medio de un escenario permanente de terror y miedo, en total indefensión, porque se estaba literalmente en manos de la delincuencia.

Desde luego que esas prácticas no están desterradas, sobre todo al sur poniente de Morelos, el entorno continúa siendo bastante preocupante en esa materia, pero sí vemos algunos cambios, en especial, a partir de que se le dio un manotazo a “Los Rojos» y se atrapó a los principales cabecillas, empezando por Mazari.

Hay la percepción de que algunos presidentes incluso aprovecharon que desde palacio se propiciaba la maldad y buscaron beneficiarse, secundando esas acciones de protección a las gavillas de maleantes, uno de ellos, el hoy ex edil de Jiutepec Manuel Agüero Tovar, algo se insiste por ahí en torno a Yautepec, Agustín Alonso; por citar a algunos.

Y si quedaban dos o tres alcaldes metidos en el lodo, pues con éstas acciones del Mando Policiaco Coordinado como que les dio escalofrío, y por lo menos han tenido que guardar las formas; ello igual que algunos diputados locales como en el caso de la legisladora Tania Valentina Rodríguez Ruiz, quien promoviera como candidatos a algunos de esos personajes de dudosa honorabilidad y que postuló para alcaldías vía el Partido del Trabajo.

Ahí está también preso en Durango su candidato Alfonso Miranda Gallegos, quien se sigue ostentando como presidente municipal de Amacuzac en la cárcel, acusado por presuntos delitos contra la salud, asesinatos y lo que resulte.

Pero antes ya había sido diputado local y ex alcalde, ¿de dónde cree usted que salió?, pues del PT.

Las mafias están incluso dentro de algunos de los poderes públicos locales, no se duda; no obstante han tenido que cuidarse mucho más, ante el temor de que puedan ser relacionados con los capos que han aterrorizado a nuestro estado, desde hace ya varios  años.

Vemos entonces ciertos avances en el control de la delincuencia pero hay que seguir desmantelando todas esas redes de poder, antes de que vuelvan a recuperarse, finalmente sabemos que desde las cárceles esos sujetos  suelen seguir operando con el apoyo de las autoridades carcelarias.

TRASLADAN A MORELOS A OTRO HIJO DE «EL CARRETE»

El segundo hijo de Santiago Mazari Hernández, alias “El Carrete”, líder de la banda delictiva de «Los Rojos» de nombre Edwin; fue detenido en San Pedro Mixtepec, Oaxaca por el delito de secuestro y trasladado ayer a Morelos.

La Secretaría de Seguridad Nacional y Protección Ciudadana dio a conocer que en una acción coordinada en la que participaron diferentes corporaciones policiacas, se llevaron a cabo las labores de inteligencia e investigación en campo para la localización y detención del joven.

Edwin se encuentra relacionado con el secuestro y la desaparición de dos jóvenes de 15 y 17 años cometido en septiembre pasado en la población de San Gabriel Las Palmas, en el municipio de Amacuzac, Morelos.

De acuerdo con un comunicado de la autoridad, Edwin “N” presuntamente coordinaba las actividades del grupo delictivo que comandaba su padre en los municipios del sur de Morelos, Amacuzac y Puente de Ixtla.

Cabe señalar que Santiago Mazari fue detenido hace unos meses y posteriormente su hijo Alexis, este último acusado del intento de homicidio de un ex presidente municipal de Amacuzac, a quien él y su primo Gabriel habían amezado.

A fines de octubre pasado, aparentemente por el robo de unos tenis en uno de los dormitorios del penal de Atlacholoaya, se registró una riña durante dos días que ocasionó la muerte de siete internos, entre ellos «El Ray», un lugarteniente del grupo delitivo contrario «Guerreros Unidos».

Alexis fue trasladado a un penal de máxima seguridad al igual que s padre, que se encuentra en el Centro de Reinserción Social de Durango.

¿INSEGURIDAD A LA BAJA?

Ojalá fuera el principio de la recuperación

Por lo menos a nivel de casos de escándalo como que los grupos criminales están en una leve tregua, hace algunos días los números en lo referente a hechos sangrientos de alto impacto se aprecian a la baja.

No obstante; pareciera fortalecerse la percepción colectiva respecto de que los feminicidios toman ventaja y se suman víctimas en tal sentido. Como quiera que sea; el ambiente es menos preocupante en lo general, aunque esto pudiera ser meramente coyuntural.

Ya se han intentado prácticamente todas las estrategias y esfuerzos por devolverle a Morelos la tranquilidad; pero los resultados no son duraderos, sólo pequeñas coyunturas que se rompen rápidamente.

Bueno, ni la llegada de algunos elementos de la Guardia Nacional lograron apaciguar los ánimos porque la guerra entre mañosos no muestra freno; no obstante, se aprecia que contrario a lo que se creía, que habría una reacción violenta en cadena luego de la muerte de «El Ray» y de Abel «El Maya» o de las detenciones de “El carrete”, de su hijo y otros cómplices, como que esos cárteles están mostrando menor actividad criminal.

Por eso abrigamos la esperanza de que gradualmente el estado de cosas que tiene arruinada a la entidad comience a menguar.

Sobre este asunto tan grave para la entidad se anuncia oficialmente que con el puente vacacional Guadalupe-Reyes llegarán 2 mil elementos más de la Guardia Nacional al estado, mil se regresarán a la capital luego de terminado el tiempo de asueto, pero mil se quedarán aquí de manera permanente adicionales a los que ya teníamos.

Ojalá sea cierto y esto contribuya a mejorar el estado de cosas porque todo la entidad sufre del asedio de los delincuentes, continúan las extorsiones, los cobros de piso a casi todos los negocios, grandes, medianos o pequeños; ello ha llevado a un estrangulamiento económico, un daño irreparable porque las pérdidas en éste terreno son incalculables.

No se trata únicamente de empresa y establecimientos, hasta los puestos de garnachas  se ven obligados a bajar sus cortinas por incosteabilidad o amenazas, provocando además desempleo; a ello habría que sumarle muchos capitales que en condiciones de paz y tranquilidad pudieron haber llegado a esta entidad, fortaleciendo la planta productiva, pero que se han visto ahuyentados.

Hay entonces quizás una mínima reducción a ejecuciones, violaciones o secuestros, un alza en feminicidios, pero esto deberá ser duradero y permanente como para que la confianza se pueda volver a recuperar y el flujo turístico que nos privilegiaba comience a florecer; ese es un deseo de todo aquel ciudadano de buen vivir y de nobles sentimientos, que somos la absoluta mayoría. ¿No le parece?

MUEREN OTROS DOS INTERNOS EN EL CERESO MORELOS

En la tercera riña entre internos, que se registra en menos de un mes, en el Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso) Morelos, murieron hoy otros dos internos que se suman a los siete que perdieron la vida hace tres semanas.

A pesar de que en esta ocasión la reacción de los cuerpos de seguridad de manera coordinada fue más rápida; los internos Felipe “N” alias “El Limón” y Miguel “N” alias “El Chisto” perdieron la vida, antes de llegar al Hospital General “José G. Parres” de Cuernavaca a donde fueron transladados.

Adicionalmente, otros nueve internos también presentaron lesiones, todos ellos provocadas por armas punzo cortantes; reportándose que al menos tres fueron considerados en estado crítico.

Los hechos se registraron antes del mediodía y por la tarde se informó que fueron trasladados a un penal de máxima seguridad cuatro internos de alta peligrosidad, identificados como Mauricio Gerardo “N” alias “La Kika”, Alexis Oswaldo “N” alias “El Carretito”, Gabriel “N” alias “El Chicles” y Ramón “N”, quienes deberán continuar su reclusión en el Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) número 12 de Guanajuato.

Alexis Oswaldo “N” es hijo de Santiago Mazari alias “El Carrete”, líder del cartel autodenominado “Los Rojos”, cuya operación se tiene registrada por autoridades federales por el trasiego de droga, el secuestro de personas y otros delitos de alto impacto. Mazari, fue detenido hace unos meses en la montaña del vecino estado de Guerrero y es originario del poblado San Gabriel Las Palmas del municipio de Amacuzac, en la zona sur de Morelos.

¿EL FIN DE LOS MAZARI?

Siempre se cuestionó la estrategia usada por el ex presidente mexicano Felipe Calderón  para combatir a la delincuencia organizada en el país. Los expertos en la materia, sugieren primero desarrollar investigación sobre cada una de las células criminales, de sus cabecillas y sus movimientos antes de ir por ellos; pero como nunca fue así el esfuerzo fue un fatal fracaso.

Para el caso muy particular de Morelos, las fuerzas del orden federal han dado ya dos golpes mortales al cartel de “Los Rojos», que controla todo el sur y sur poniente de la entidad, y al que se le atribuyen la mayor parte de asesinatos violentos en estos momentos en Morelos y parte de Guerrero.

Primero fue Santiago Mazari alias “El carrete”, líder de ese grupo delictivo, y ahora su hijo Alexis Oswaldo “N”, a quien se ha señalado como su heredero en la jerarquía delictiva, pero que además estaría involucrado en el atentado que sufrió la semana pasada el ex presidente municipal también de Amacuzac, Noé Reynoso Nava.

El ex alcalde Reynoso Nava salvó por tercera vez la vida en el último atentado, y aunque fue seriamente herido incluso en la cabeza, pudo rendir su declaración bajo resguardo policial, aparentemente para señalar a sus atacantes.

Ese es el camino correcto y, que sepamos, tanto el Ejército Mexicano como la Marina cuentan con grupos muy bien capacitados para desarrollar este tipo de investigaciones.

Santiago Mazari, «El Carrete»

Ahora bien, lo que viene pasando en torno a “Los Rojos» muestra claramente dos cosas, primero: que el gobierno de #Graco Ramírez les protegía y por eso jamás se actuó de manera contundente en su contra y segundo: ahora sí existe voluntad para ir por ellos; o sea que hasta ahora no existen complicidades, ni con el estado ni con la Federación.

Algo más, tanto ese detenido como el hijo de Alfonso Miranda, de nombre Gabriel, quien fungía como Secretario de Gobierno en el Ayuntamiento de #Amacuzac, fueron detenidos por tentativa de homicidio en contra el ex edil Noé Reynoso Nava, hecho que ocurrió el pasado 17 de septiembre.

La juez, ante la cual fue presentado el joven, decretó un término de 72 horas para realizar  la audiencia de vinculación a proceso.