NO HACÍA FALTA QUE LO DIJERA …

Las declaraciones que la ex embajadora de Estados Unidos, Roberta Jacobson, hizo a una revista de circulación nacional, publicadas el fin de semana sosteniendo que el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa sí estaba enterado de lo que su jefe policiaco Genaro García Luna traía con la delincuencia organizada, parece poner en la antesala de la cárcel al ex mandatario mexicano.

La señora, con base en datos producto de investigaciones de la CIA y el FBI, suelta datos que dan fe de algo que la mayoría de los mexicanos sabíamos; Calderón no sólo fue omiso en el combate a la delincuencia organizada; sino que la alimentó y se coludió con ella.

Pero no con todos los cárteles de la droga, el panismo, desde la administración de Vicente Fox entró en componenda con ciertos grupos, uno de ellos el que encabezaba el «chapo» Guzmán, a quien le permitieron o le facilitaron fugarse de una cárcel de alta seguridad de Puente Grande, Jalisco.

Muy concretamente Jacobson afirma -y mire que si algún funcionario de Estados Unidos sabe lo que pasa en México en ese sentido es ella- porque antes estuvo al frente de la Iniciativa Mérida para el combate a las drogas, «Calderón estaba perfectamente enterado de la relación de García Luna con esos maleantes”.

O sea, por alguna razón, la Casa Blanca ha venido soltando información poco a poco, mediante la cual se puede iniciar un procedimiento mucho más directo en contra del ex presidente, que además sigue haciendo declaraciones como si fuera un personaje con calidad moral para hacerlo, y encima pretende crear un nuevo partido.

Lo menos que se espera es que desde las instancias competentes del gobierno federal se haga lo legalmente prudente y procedente, para ajustar cuentas a quien es parte del problema de inseguridad y delincuencia que padecemos los mexicanos; precisamente desde que él inició una presunta guerra sin sentido contra algunos delincuentes, dando palos de ciego en contra de grupos delictivos que fueron acrecentando la violencia en el país.

Hay mucha tela de dónde cortar, para nada era un secreto que desde la Presidencia de la República se «apadrinaba» a esos individuos del bajo mundo, y que obviamente existía un amasiato y, sociedad en los negocios, relacionado con el narcotráfico.

Las mafias del pasado reciente no sólo fueron vendiendo recursos, bienes y territorio mexicano al extranjero; sino que también llevaron a la nación a un escenario inédito de sangre y fuego que hoy difícilmente se puede controlar, porque les dieron a los cárteles demasiado poder.

Así pues, que en justicia Felipe Calderón debería ir a la cárcel por su alta traición a la patria, algo así no se puede perdonar ¿no lo cree?