“MORENA, HUNDIDA Y FUNDIDA»

Denuncia aspirante a la dirigencia

El aspirante a la dirigencia nacional del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) Alejandro Rojas Díaz reconoció que el sueño de la Cuarta Transformación se puede ver frustrado en las elecciones intermedias del 2021, si se pierde la mayoría en las cámaras legislativas, por las traiciones internas en el partido; comenzando por su dirigente, Yeidckol Polevnsky.

El suplente del senador Ricardo Monreal, ofreció una rueda de prensa en Cuernavaca, donde aseguró que después del 20 de noviembre el Consejo Ejecutivo Nacional (CEN) quedará acéfalo, «porque quienes se disputan “a sangre y fuego” el control, se encuentra la actual encarga de despacho y Bertha Luján, que también pelea ese espacio, están impedidas legalmente para poder continuar en el cargo.

 «Las ambiciones llevaron a la fractura de la nomenclatura que llegó a nuestro partido, mediante la infiltración de Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente Carlos y que ahora tiene en vilo a la institución», consideró.

Acompañado del empresario local Raúl Iragorri Montoya, quien recordó que la misma situación se vive en Morelos con el llamado «clan de los rabines», en alusión a Rabindranath Salazar Solorio, Director General del Banco del Bienestar; sus hermanos y aliados.

Rojas Díaz se dijo desilusionado ante la situación que enfrenta el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con una derecha que busca a toda costa hacerlo fracasar; mientras su partido no mete ni las manos por él.

Reiteró que bajo las actuales condiciones, priistas, panistas y sus aliados pudieran tomar ventaja en las próximas elecciones, y ello pondría en riesgo el proyecto de gobierno, antes de la justa presidencial del 2024.

Más adelante, Díaz Rojas manifestó que tras invalidar el proceso de renovación y las asambleas del partido organizadas recientemente, el INE ordenó una nueva elección, pero con un padrón que incluya a toda la militancia y simpatizantes.

«Son en promedio 10 millones de simpatizantes que Yeidckol se negó a afilar, y en tres meses que tenemos para hacerlo, es imposible, seguramente solicitaremos una ampliación de los términos, pero a eso nos llevó esta dirigencia.

«Morena recibe anualmente unos mil 600 millones de pesos de prerrogativas; nadie sabe en qué se gastan, aunque sí entendemos cómo, con ello vienen haciendo campaña porque se lo están robando, aseguraron los ponentes. Mientras, Iragorri aseguró: «en Morelos no hay partido, es un cascarón».

REVÉS A LA LIDERESA DE MORENA

Al interior del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) crece la inconformidad ante la errática conducción de la dirigencia nacional, en particular por una conducta antidemocrática de la presidenta, Yeidckol Polevsky, que no ha logrado estar a la altura de las circunstancias.

Morelos es un claro ejemplo de como ese instituto ha sido factor de desintegración, por la actitud de desprecio de la dirigencia para con sus cuadros.

Cabe aclarar que quienes están al frente del Comité Directivo Estatal (CDE) también son personajes afines a la presidenta nacional, y reproducen el mismo comportamiento grotesco hacia sus bases. Individuos que sirven a los intereses de los «rabines», como se identifica a los hermanos Rabin y Radamés Salazar Solirio; uno ex senador y el otro actual senador por Morelos.

En lo relacionado al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), este fin de año van a la renovación de estructuras, por eso Yeidckol ha intentado limpiar el camino, con el propósito de heredar el cargo; no obstante que como quien dice “se le viene haciendo bolas el engrudo”.

Sabido es que el suplente del senador Ricardo Monreal; Alejandro Rosas Díaz Durán ha anunciado su interés por buscar la dirigencia. Y pues, cuando lo hizo público, en lugar de mostrar apertura la señora buscó su expulsión sin ninguna justificación.

El afectado recurrió a los tribunales electorales, y con fecha 4 de los corrientes el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió un resolutivo ordenando se le restituyeran todos sus derechos.

Hay otra perversa acción de la «dirigente», se ha negado a credencializar a unos 10 millones de simpatizantes que votaron por Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales, a pesar de que estos lo vienen exigiendo.

Más aún, mañosamente argumenta que se le perdió el padrón, pero lo que intenta es bloquear a quienes no están de acuerdo con ella, para poder seguir manteniendo el control de Morena con el voto de los afines.

En nuestro estado la postura de los «rabines» es idéntica. No les importa el partido, no desean perder privilegios y tampoco permiten la participación abierta.

Baste decir que Rabin es el delegado nacional de Bansefi, Radamés senador, otro hermano es funcionario del Ayuntamiento de Cuernavaca y se afirma que hasta la mamá cobra en esa misma alcaldía sin trabajar, claro, porque ya no está en condiciones para ello.

Es decir, deshonestidad, agandalle, nepotismo, corrupción al más alto nivel y estilo priista, así es el Morena de Yeidckol.

Pero se anticipa que los órganos electorales no validarán el proceso interno de renovación de dirigencia si no entrega el padrón real.

Analizado a distancia, se puede concluir fácilmente que la elección del primero de julio del año pasado la ganó AMLO, a pesar de esa institución, porque nunca logró una presencia importante.

Si realmente se pretende estructurar un partido con futuro e independencia, tendrán que someter a esos falsos demócratas de doble discurso y perversa actuación; de lo contrario corren el riesgo de ser flor de un día y seguir siendo un lastre, que le genera desprestigio al actual presidente de la República y si no, al tiempo.

Bueno, no hay duda de que los rabines y su pequeño grupúsculo son lambiscones del ex gobernador Graco Ramírez, y para llegar a esos niveles es porque no se tiene el mínimo compromiso con los morelenses. Se requiere ser muy baja calaña para prestarse a los intereses mezquinos de quien ocupó el cargo para robar sin misericordia a nuestra entidad.

¿Estará AMLO enterado de todo esto? Francamente pensamos que no. Y se incluye a Yeidckol en esas componendas perversas con Graco. Así son algunos de Morena.

Por cierto, fue el tabasqueño y sus secuaces los que instalaron a Antonio Villalobos Adán como presidente municipal de Cuernavaca.