MORENA, LUCHA POR EL PODER

*Más de 60 aspirantes

La batalla por ascender a la dirigencia nacional del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha desatado una polémica que raya en el exceso; y provoca enfrentamientos entre grupos y corrientes en cuya confrontación aparecen personajes de primera línea como el senador Porfirio Muñoz Ledo y el canciller Marcelo Ebrard Casaubón.

El primero, acusa al otro de estar metiendo las manos en la contienda interna por uno de los que buscan la presidencia de la institución, Mario Delgado, a pesar de que el segundo asegura lo contrario y señala que de momento su principal ocupación está en su función de negociar junto con el secretario de Salud las vacunas que se podrán a disposición de nuestro país.

Y bueno, como ya le gustó el hueso, la propia ex presidenta del CEN, Yeidckol Polevnsky, está metida en la pelea; con la esperanza de recuperar la posición, pero entre aspirantes a la Secretaría General y a la Presidencia hay 61 interesados; ¡imagínese usted! una auténtica maraña, que los ha llevado a un conflicto interno complicado, y por ende una inestabilidad y divisionismo nada diferente a lo que pasa o pasaba en otros partidos como el PAN o el PRI.

Y precisamente como parte de la campaña proselitista por la Secretaría, en fórmula con Mario Delgado, estuvo este miércoles en Cuernavaca Donají Alba, quien mostró un panorama muy tranquilo; porque finalmente es su papel enviar señales de tranquilidad, aunque la realidad sea otra, el pleito interno está “a todo lo que da”.

Por cierto, estuvo acompañada de la senadora morelense Lucía Meza Guzmán -quien hasta hace poco se vinculaba con la solicitud de registro de un nuevo partido que no se concedió-. Hasta el momento, por lo que hasta ahora se aprecia, pareciera que éste par de contendientes por la dirigencia son los que tienen una ligera ventaja; seguidos muy de cerca por el propio Muñoz Ledo que por eso se viene quejando del canciller, porque se siente afectado.

De entrada, el momento que vive el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador es de confrontación, de todos contra todos; algo que de alguna forma afecta el ambiente político y que tiene metidos en sus propios intereses a los morenistas, que han dejado abandonado al mandatario en momentos en los que libra una auténtica guerra con grupos y personajes de los partidos detractores, que se han visto desplazados en el ejercicio del poder y extrañan esos momentos de gloria.

Pero, si la situación a nivel nacional de la pelea por la dirigencia nacional es terrible; en el estado también deberán entrar en el relevo, una vez que el CEN se definan, y el asunto es igualmente de encontronazos.

En Morelos no es distinto

Para empezar diremos que por una serie de irregularidades y violaciones a los estatutos, de parte del CDE, la sede del partido está tomada desde hace más de un mes. Un grupo encabezado por el abogado Juan Juárez Rivas impide el acceso al inmueble.

Cabe decir que Juárez Rivas es uno de los que ha advertido que irá por la presidencia del partido estatal y, con fundamento en las pruebas, viene exhibiendo las incongruencias y acciones de manipulación por parte de un reducido grupo de personajes que tiene el control desde hace tiempo del organismo, y que prácticamente por la fuerza se asumen como los dueños de esa dirigencia.

Fundamentalmente reclama «piso parejo», total apertura y democracia en el proceso de reestructuración; cosa que pareciera difícil de alcanzar porque entre quienes se consideran «líderes morales» de Morena en Morelos están los hermanos Rabindranath y Radamés Salazar Solorio, Subsecretario de Gobernación federal y senador, respectivamente.

Lamentablemente todo lo anterior ha derivado en una notable debilidad del partido, que también en Morelos logró la mayoría de las posiciones de representación popular en las elecciones del 2018, pero que no ha sabido capitalizar porque su estructura es endeble y su fortaleza se antoja directamente ligada a la figura presidencial. No han logrado ser capaces de darle destino y, sobre todo, crecimiento al organismo político.

Estamos casi seguros de que una vez que entren en el proceso de renovación se darán “hasta con la cubeta” y eso no es bien visto.

El discurso de López Obrador ha sido siempre en el sentido de que tanto él como su partido son la diferencia con otros, que se ajustan a la legalidad, al escrutinio público y el respeto a los derechos de los demás; es decir, democracia pura, pero lo que venimos observando “como que no encaja con esa visión”, hay caciques como en el priismo, panismo o perredismo que son quienes finalmente deciden por encima de las bases militantes.

ALCALDE CAPITALINO

*¿En manos de Graco o de Rabín?

Datos surgidos de funcionarios del Ayuntamiento de Cuernavaca revelan que de manera gradual el ex gobernador Graco Ramírez Garrido avanza en el control político de la comuna. Que ya incluso colocó a algunos de quienes trabajaron con él, como es el caso de José Montes, quien fuera responsable del fideicomiso del estadio Agustín «Coruco» Díaz de Zacatepec.

Sabido es que quienes diseñaron la estrategia electoral para la justa del 2018, en lo que a Cuernavaca se refiere, fueron -ahora se aprecia- en alianza, Graco y el hoy Director General del Banco del Bienestar del gobierno federal, Rabindranath Salazar Solorio; quien peleó a Cuauhtémoc Blanco Bravo la candidatura al gobierno estatal.

Ellos dos fueron los que inteligentemente situaron como suplente en la fórmula de Morena por la alcaldía, al hoy edil Antonio Villalobos Adán, para impedir que Blanco Bravo lograra controlar esa comuna o tal vez previendo la estrepitosa caída y dejando un bastión.

Por todos esos antecedentes, no es nada extraño lo que ahora se afirma, que el delincuente de Ramírez Garrido viene apoderándose de posiciones claves, porque está desesperadamente luchando por lograr reposicionar al Partido de la Revolución Democrática (PRD) para las elecciones intermedias, porque sus malas acciones como gobernante dejaron al partido casi en extinción.

Bueno, desde el interior del Ayuntamiento se señala que la empresa que le maneja la imagen pública a Villalobos es la misma que tenía contratada el tabasqueño; o sea, no se necesita investigar mucho para darse cuenta de que están «trabajando» armónicamente con Graco, como lo hicieron desde su sexenio.

Pero se supone que también sirve a los intereses de Salazar Solorio y, de hecho, la evidencia clara es que su hermano cuenta con una responsabilidad de relevancia cerca del auto denominado «lobito». Bueno; hasta la madre de los Rabindranath está dada de alta en la nómina de Cuernavaca.

Y si todo eso es verdad, pues nunca nos equivocamos cuando en éste espacio afirmábamos que el ex gobernador y el jiutepequense habían llegado a acuerdos políticos antes de las elecciones del 2018, y que en algún lugar de Estados Unidos, se habían reunido el hijastro de Graco, Rodrigo Gayosso con Rabín ya en tiempos de campaña.

AMPUTAN A GRACO

Red de desestabilización

Es un secreto a voces que para buscar impunidad y protección a tanto robo, perpetrado contra el estado durante su sexenio, el ex gobernador Graco Ramírez armó toda una estrategia que sobrevivió intacta hasta hace unos días.

Compró toda clase de conciencias, financió candidatos a diputaciones locales, incluyendo a más de uno de los que contenían por la coalición integrada por PT-Morena-PES; todo para continuar teniendo control en el Congreso local.

Con todas esas componendas sin mucho esfuerzo logró que la pasada Legislatura le otorgara poder supremo para nombrar a los fiscales, el General de Justicia y el Anticorrupción, pero con autonomía financiera, altos sueldos y por muchos años de inamovilidad.

En Cuernavaca, diseñaron toda una estrategia con la complacencia de Morena y la misma líder nacional de ese instituto político, Yeidckol Polevnsky, para que quedara un afín en la presidencia municipal, hoy a cargo de Antonio Villalobos Adán. Ahí, nunca fue claro qué papel jugó Gerardo Borbolla frente a Gilberto Alcalá, pero sí la intervención de Rabindrahath Salazar.

Si usted lo nota, son las cuatro extremidades del maléfico cuerpo, Congreso, presidencia capitalina de Morelos, Fiscalía General de Justicia y Anticorrupción.

¿Alguien duda hoy día de que uno de los dos brazos es el que encabeza la diputada del PT, Tania Valentina Rodríguez, promotora del «Frente Progresista de Mujeres»?.

Bueno, con la remoción de Tania de la presidencia de la Junta Política y de Gobierno en la cámara de diputados parece que le amputaron una de esas extremidades, con las que la rata de Graco opera la campaña de desestabilización hacia el gobierno actual.

Diputadas del PRD, Morena, Panal, PSD, PT y ex PES conformaron el Frente Progresista de Mujeres en el Congreso de Morelos.

El tabasqueño seguramente estará bastante preocupado, porque derivado de lo anterior igualmente removieron al titular de la Entidad Superior de Auditoria y Fiscalización (ESAF), instancia donde sus serviles diputados le validaron créditos por seis mil millones de pesos, que nadie sabe dónde quedaron. La sospecha es que casi todo se lo robó.

Y no sólo eso, debe tener temor de que ya sin la mayoría de legisladores de su lado, sólo Tania Valentina y sus cómplices, también pudiera caminar ahora sí la destitución de sus fiscales, y eso lo pondría en riego de ser descobijado en muchos frentes. Con las fiscalías, el Congreso y la ESAF sin el control de incondicionales, “le puede caer la voladora al ex gobernador”.

Sin embargo, como fieras heridas el «Frente Progresista» surgido de la frase dominguera del sátrapa ex gobernador, siguen lanzando zarpazos contra quienes son sus principales obstáculos.

El diputado José Casas González cometió un grave error al ver la descomposición en Morena, irse al PT invitado por Tania Valentina, quien lo usó y cuando le estorbaba lo denostó y obligó nuevamente a renunciar a ese partido, despojándolo de las comisiones que tenía y con una saña y rencor inauditos.

Por eso seguramente con un enojo acumulado contra la graquista lanzó algunas expresiones poco afortunadas en contra algunas diputadas de ese grupo (Frente Progresista de Mujeres), y ya sabe usted que, con dinero quizás hasta del tabasqueño, se le fueron a la yugular aprovechando el control y los contactos que aún tiene el ex gobernador y sus empleados en algunos medios de comunicación, principalmente nacionales.

Por eso las declaraciones de la líder morenista Yeidckol contra el chaparrito Pepe Casas tampoco son novedad, porque ella igualmente exhibió en su oportunidad complicidad con Graco y el hijastro Rodrigo Gayosso, a través de su relación con Rabindranath, sobre todo cuando se presentó a la toma de protesta del presidente municipal de Cuernavaca.

Así las cosas en el Congreso, por lo pronto todo nos lleva a pensar que le cortaron un brazo al monstruo armado por Ramírez Garrido para protegerse y seguir haciendo hacer daño a su enemigo, ahora en el gobierno estatal.

RABÍN Y GRACO DETRÁS DE PROTESTAS

El conflicto de Jóvenes Construyendo el Futuro “es un movimiento provocado por el Director General del Banco de Bienestar, el morelense Rabindranath Salazar Solorio, con apoyo del ex gobernador Graco Ramírez Garrido; porque el primero quiere sacar a Cuauhtémoc Blanco Bravo para apoderarse del poder y gobierno local, mientras que el otro no quiere ir a la cárcel por sus fechorías”, sostuvo el empresario y político Arnulfo Montes Cuén.

En una rueda de prensa dijo contar con pruebas en el sentido de que, a través de Miguel Ángel Rabadán Castrejón responsable del programa federal y subalterno de Rabín, «ordenaron suspender los apoyos a los jóvenes, con el propósito de provocar desestabilización en Morelos, porque son políticos perversos y corruptos».

Se quejó de que «mañosamente quisieron acusarme de ser el propietario de la empresa IWET, que suspendió los pagos a los muchachos, cuando hace cerca de cinco años que vendí las acciones de la misma y eso lo demostré ante las autoridades federales correspondientes», dijo el empresario.

Recordó que durante el bloqueo realizado por los becarios del programa en el Paso Exprés, un grupo de personas armadas los amenazaron, «eran mañosos enviados por Rabín y Rabadán, porque ellos tenían negocios con el personaje conocido como «El Carrete» en Jiutepec y los usan para amedrentar, les aclaro que yo no les tengo miedo».

Montes Cuén manifestó: «tanto Rabín como Rabadán son cobardes, ingratos y traicioneros, porque se vendieron con Graco a pesar de que robó tanto a los morelenses, sostenemos que ambos son peones del tabasqueño».

«Para su desgracia, no apuntaron bien, las cosas se les salieron de control y se dieron un balazo en el pie, porque le hicieron un enorme daño al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de quien el director del banco se dice amigo».

Luego, acusó al ahora funcionario federal de estar cobrando tarjetas de beneficiarios del programa a través de diversos personajes, y de quedarse con el dinero.  Incluso, aseguró sobre el caso, «en Jojutla se quedan con más de mil tarjetas, 500 en Temixco, 700 en Cuautla y Yautepec; quien le lleva los fondos a Rabín, producto de este robo a los supuestos beneficiados, es Rabadán Castrejón».

Por todo eso es que se ha solicitado ya una auditoría al programa, y se presentó la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de la República (FGR), con copia en la Secretaría de la Función Pública y otras instancias, indicó.

Dijo tener conocimiento de que la Unidad de Inteligencia Financiera ya inició una investigación a Rabindranath y se esperan resultados muy pronto, igual se verá pronto la destitución en el cargo.

Abundó, «intentan involucrarme en todo esto para desviar la atención; Rabín como empleado de Graco cumple una orden de éste, yo tuve diferencias muy serias con él, tanto que me amenazó con desaparecerme vía quien era su jefe policiaco, Jesús Alberto Capella y hasta me acusaron de narcotraficante; sin embargo, nunca lograron doblarme y ahora menos», advirtió.

Lo dicho por el empresario sólo confirma una añeja sospecha de que durante el proceso electoral del año pasado Salazar Solorio hizo acuerdo político con Graco y su hijastro Rodrigo Gayosso, éste último aspirante perredista a gobernador de Morelos.

Incluso se polemizó mucho respecto a una presunta reunión que sostuvo Rabín con Gayosso en Estados Unidos, donde habrían dirimido diferencias con una importante suma de dinero al líder moral de Morena.

Hoy, en alianza, buscan generar inestabilidad política involucrando incluso a algunos legisladores del Congreso local, quienes igualmente se presume atienden intereses de Ramírez Garrido.

ASEGURAN QUE HAY DENUNCIAS EN LA AUDITORIA SUPERIOR DE FISCALIZACIÓN

Los beneficiarios del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” que se manifestaron el lunes bloqueando varios puntos de acceso a la capital morelense, amagaron con llevar a cabo otra movilización la mañana miércoles, nuevamente con cierres que incluirían la autopista del Sol a partir de las 8 de la mañana, en demanda de la destitución del encargado del mismo, Miguel Ángel Rabadán.

Informaron también que ya se presentaron quejas en la Auditoría Superior de Fiscalización,  la Secretaría de Bienestar federal y otras instancias federales; por el presunto desvío de los recursos del programa y la presión para que se afilien a Morena.

Insistieron en que también se encuentra involucrado el titular del Banco del Bienestar a nivel nacional, Rabindranath Salazar Solorio, ex senador por Morelos, cuyos ayudantes incluso han enviado mensajes de whatsapp a los jóvenes.

Durante la rueda de prensa que ofrecieron los muchachos, acompañados del representante legal de una de las empresas señaladas por presuntas irregularidades, IWET Concept de México, Oscar Fuentes Benítez, se dijo que la firma cuenta con todos los registros de la constitución legal de la compañía que opera desde hace varios años.

El abogado negó que se esté haciendo una operación política desde la firma, ya que el socio que ha sido señalado por manejos partidistas, ya no es miembro de la directiva desde hace varios años.

De acuerdo con lo que dieron a conocer, suman 100 jóvenes trabajadores a cargo de esa empresa, por lo que negó que se les pidan “comisiones” o que «se rasure» el salario que perciben por parte del programa federal.

Miguel Àngel Rabadán explicó que tanto IWET Concept como Dic Jiménez se encuentran bajo investigación por denuncias sobre el presunto «moche» que se hacía de los pagos de los jóvenes, además de que aparentemente no realizaban ninguna capacitación y simplemente eran firmas fantasma para dar de alta a los beneficiarios del programa.

REVÉS A LA LIDERESA DE MORENA

Al interior del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) crece la inconformidad ante la errática conducción de la dirigencia nacional, en particular por una conducta antidemocrática de la presidenta, Yeidckol Polevsky, que no ha logrado estar a la altura de las circunstancias.

Morelos es un claro ejemplo de como ese instituto ha sido factor de desintegración, por la actitud de desprecio de la dirigencia para con sus cuadros.

Cabe aclarar que quienes están al frente del Comité Directivo Estatal (CDE) también son personajes afines a la presidenta nacional, y reproducen el mismo comportamiento grotesco hacia sus bases. Individuos que sirven a los intereses de los «rabines», como se identifica a los hermanos Rabin y Radamés Salazar Solirio; uno ex senador y el otro actual senador por Morelos.

En lo relacionado al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), este fin de año van a la renovación de estructuras, por eso Yeidckol ha intentado limpiar el camino, con el propósito de heredar el cargo; no obstante que como quien dice “se le viene haciendo bolas el engrudo”.

Sabido es que el suplente del senador Ricardo Monreal; Alejandro Rosas Díaz Durán ha anunciado su interés por buscar la dirigencia. Y pues, cuando lo hizo público, en lugar de mostrar apertura la señora buscó su expulsión sin ninguna justificación.

El afectado recurrió a los tribunales electorales, y con fecha 4 de los corrientes el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió un resolutivo ordenando se le restituyeran todos sus derechos.

Hay otra perversa acción de la «dirigente», se ha negado a credencializar a unos 10 millones de simpatizantes que votaron por Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales, a pesar de que estos lo vienen exigiendo.

Más aún, mañosamente argumenta que se le perdió el padrón, pero lo que intenta es bloquear a quienes no están de acuerdo con ella, para poder seguir manteniendo el control de Morena con el voto de los afines.

En nuestro estado la postura de los «rabines» es idéntica. No les importa el partido, no desean perder privilegios y tampoco permiten la participación abierta.

Baste decir que Rabin es el delegado nacional de Bansefi, Radamés senador, otro hermano es funcionario del Ayuntamiento de Cuernavaca y se afirma que hasta la mamá cobra en esa misma alcaldía sin trabajar, claro, porque ya no está en condiciones para ello.

Es decir, deshonestidad, agandalle, nepotismo, corrupción al más alto nivel y estilo priista, así es el Morena de Yeidckol.

Pero se anticipa que los órganos electorales no validarán el proceso interno de renovación de dirigencia si no entrega el padrón real.

Analizado a distancia, se puede concluir fácilmente que la elección del primero de julio del año pasado la ganó AMLO, a pesar de esa institución, porque nunca logró una presencia importante.

Si realmente se pretende estructurar un partido con futuro e independencia, tendrán que someter a esos falsos demócratas de doble discurso y perversa actuación; de lo contrario corren el riesgo de ser flor de un día y seguir siendo un lastre, que le genera desprestigio al actual presidente de la República y si no, al tiempo.

Bueno, no hay duda de que los rabines y su pequeño grupúsculo son lambiscones del ex gobernador Graco Ramírez, y para llegar a esos niveles es porque no se tiene el mínimo compromiso con los morelenses. Se requiere ser muy baja calaña para prestarse a los intereses mezquinos de quien ocupó el cargo para robar sin misericordia a nuestra entidad.

¿Estará AMLO enterado de todo esto? Francamente pensamos que no. Y se incluye a Yeidckol en esas componendas perversas con Graco. Así son algunos de Morena.

Por cierto, fue el tabasqueño y sus secuaces los que instalaron a Antonio Villalobos Adán como presidente municipal de Cuernavaca.