AL AMPARO DEL DESASTRE

*Reelección de legisladores

Diputados federales, aprovechando la distracción y confusión social que se vive en México por el coronavirus, aprobaron “vía rápida” las reglas para tener la posibilidad de reelección en sus respectivas representaciones, sin dejar su curul, tanto para diputados como senadores.

Los senadores lo podrán hacer por dos periodos más, y los de la cámara baja hasta por cuatro.

Es decir, tomando en cuenta el año de su llegada al Senado o a la Cámara de Diputados, si logran reelegirse los primeros podrían permanecer 18 años (tres legislaturas de seis cada una) y los diputados 15 años, cinco periodos de tres. ¿Cómo la ve?

Y, ¿para tal efecto se hizo alguna consulta ciudadana?

No que se conozca; o sea, la decisión fue vertical y unilateral. Por encima de la opinión de un pueblo que es cada vez más ignorado por los políticos, que buscan perpetuarse en el ejercicio del poder en México.

En lo que se refiere a Morelos ya diputados locales y alcaldes pueden reelegirse desde la elección anterior; aunque sólo unos cuantos presidentes municipales lo lograron en la elección pasada y legisladores ninguno.

Aquí, lo que tendría que valorarse es el trabajo que a favor de los mexicanos han desarrollado esos políticos, la mayoría de ellos sin experiencia ni formación.

Esperemos que el pueblo siga diferenciando su voto en cuanto se presenten estas posibilidades para los legisladores federales, porque pusieron las reglas tan a su favor que podrán reelegirse aunque su partido haya perdido el registro o hasta por un partido diferente para el mismo distrito.

Estas reformas a las leyes que rigen al INE deberán pasar por el Senado, pero hasta el momento fueron votadas sin pasar a comisiones de revisión.

Y, seguramente sin mucho esfuerzo, concluiremos que son una carga para el pueblo… veamos en qué condiciones está el país.

Por el contrario, son los responsables del saqueo a la nación, de los asesinatos sin límites -incluyendo los homicidios-, de la pobreza extrema en la que vive casi la mitad de los mexicanos y lo que usted guste agregar.

¿Por qué afirmamos esto? porque ellos son los que finalmente distribuyen los recursos públicos y tendrían la facultad para revisar lo que se hace, auditar, remover en muchos casos y cuestionar lo que se hace mal.

Con todo lo anterior, ¿en verdad merecen «representarnos» tantos años?

Además, ¿es que no hay más políticos o ciudadanos con derecho a buscar esas posiciones y tienen que ser los mismos por tanto tiempo?

No cabe duda de que seguimos siendo objeto de abuso de esa sarta de vividores, que a costa de nuestro dinero gozan de privilegios, prebendas y lujos que nosotros no alcanzaremos jamás, aún trabajando arduamente toda la vida.

Claro, de nosotros mismos depende que se reelijan pero, hay tantas maneras ilegales para hacerlo, que muchos sátrapas sí podrían lograrlo.

Nos distraen con cualquier cosa para hacer de las suyas, porque estamos tan divididos que no oponemos resistencia. Así es México.