MIDEN DESARROLLO POLICIAL DEL PAÍS

La organización de la sociedad civil Causa Común realizó un estudio con la finalidad de establecer relaciones de confianza y participación entre los mexicanos y sus autoridades que denominó Índice de Desarrollo Policial (INDEPOL) donde las entidades con la peor calificación son Sonora, Baja California Sur y Nayarit.

La medición, que fue presentada hace unos meses en el sexto Foro Nacional Sumemos Causas, el director de Causa en Común, José Antonio Polo, aseguró que ninguna corporación policial en el país cumple con los requisitos mínimos de ley.

El INDEPOL evalúa si la policía de los estados cumple con los requisitos que la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que son entre otros: carrera policial, profesionalización, régimen disciplinario, certificación y seguridad social.

Los valores de evaluación que se fijaron van del 0 a -100, donde cero es el valor que indica que la corporación cuenta con el mínimo de requisitos y 100 el máximo cumplimiento. Este año 2019, en el primer trimestre, el promedio nacional de los cuerpos policíacos del país fue de -41 puntos.

Baja California, Morelos y Puebla fueron las entidades con mejor puntaje dentro del promedio nacional, la Ciudad de México obtuvo -50 y fue la entidad peor calificada en profesionalización, apunta Causa Común.

José Antonio Polo dijo que 26 corporaciones no cuentan con las instalaciones necesarias para la formación y capacitación de policías; así como tampoco 15 cuentan con rutas de ascenso claras a las corporaciones, ni sueldos diferenciados o incentivos para ascender de nivel.

Ante estos resultados, el director de Causa en Común pidió a las autoridades de gobierno y a los partidos políticos comprometerse con la creación de un modelo de policía nacional, así como la homologación de procedimientos de operación a nivel municipal, estatal y federal para estandarizar a los elementos.

En una próxima entrega analizaremos los resultados de la encuesta aplicada a los propios efectivos policiacos sobre las instituciones en donde se desempeñan, y las condiciones laborales.

Sólo quería hacer un llamado de atención sobre esto, que indicaría que pese a la mala impresión que tenemos en Morelos por los hechos de violencia que vivimos diariamente, a nivel de índices y evaluaciones como ésta no estamos tan mal.

Recientemente el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas, aseguró que en general la mayor parte de los delitos han descendido; con excepción del homicidio doloso.

¿PREGONAR CON EL EJEMPLO?

Oficiales de Tránsito y Vialidad de Cuernavaca denunciaron que fueron despedidos por el presidente municipal, Antonio Villalobos Adán, por pretender levantarle una infracción.

Los afectados, acompañados de otros compañeros, dieron declaraciones a los medios de comunicación de que hace unos días pararon al alcalde cuando circulaba en motocicleta por la avenida Morelos, sin el casco correspondiente, lo cual ameritaba la sanción. Sin embargo, antes de que ellos realmente corroboraran la identificación que él hacía, los insultó y actuó con prepotencia.

En fin, los elementos fueron notificados de su cese el pasado viernes, ya que el irresponsable edil reaccionó visceralmente, los insultó en lugar de felicitarlos por cumplir con su responsabilidad y los amenazó.

Lo anterior muestra que se trata de un personaje sin criterio, incapaz de pregonar con el buen ejemplo la conducta respetuosa de los reglamentos, y por el contrario al decir que él es la «autoridad», pone esa clase de ejemplo por encima de los derechos laborales de sus colaboradores.

Y si hasta ahora no ha desmentido a los agentes, pues significa que es cierto, lo cual es muy preocupante; porque exhibe la vulgaridad de quienes dicen que nos gobiernan y representan como ciudadanos.

Muy mala señal, pero, sobre todo qué injusticia el despedirlos por detenerlo, cuando cometía una infracción. Ante la denuncia formal de parte de los elementos, debería repararse el hecho, pero dado el bajo nivel de formación política e intelectual, difícilmente lo hará, por no reconocer su grosería y prepotencia.

Otros elementos que pertenecen a la corporación denunciaron que ha habido varios despidos injustificados, porque el nuevo director los presiona para tener cuotas de levantamiento de infracciones y otras irregularidades.



¿Dónde está la inversión y apoyos de las dependencias federales en Morelos?

Nos encontramos ya en el sexto mes de la administración federal a cargo del presidente Andrés Manuel López Obrador y, en lo referente a las delegaciones federales o la coordinación de estas en Morelos, poco o nada se sabe de su desempeño.

Sólo sabemos que hay un súper delegado o coordinador de los programas de Bienestar Social de la Federación, que responde al nombre de Hugo Erick Flores Cervantes, pero hasta ahí.

El señor cobró notoriedad a partir de los conflictos relacionados con el Proyecto Integral Morelos (PIM) y, sobre todo, porque se supone que tiene o tuvo el papel de «operador» del problema a fin de generar le condiciones a AMLO para la conmemoración del aniversario luctuoso del general Emiliano Zapata; en cuya encomienda fracasó porque el mandatario debía encabezar la ceremonia en la comunidad de Chinameca, y tuvo que hacerla en Cuernavaca el pasado 10 de abril.

Pero, Hugo Erick Flores es igualmente quien tiene la responsabilidad de poner a trabajar a los coordinadores de más de 50 instancias gubernamentales federales, que a estas alturas ya tendrían que estar rindiendo cuentas en lo que a aplicación de recursos se refiere.

No se ve nada por ningún lado, ni siquiera el anuncio del capital que -por esa vía- contempla ejercer el gobierno de López Obrador en nuestro territorio; a pesar de que es urgente que la entidad se ponga en movimiento.

¿Qué están haciendo Sagarpa, Sedatu, la delegación de la Secretaría de Gobernación, Sedesol y tantos elefantes blancos más?

Ya casi alcanzamos la mitad del 2019 y pareciera que no existen esas oficinas en Morelos, cuando se supone que ejercen un presupuesto del que tienen que dar cuentas cada mes. A menos que en el tiempo que les queda se vuelquen con todo, y hagan un doble esfuerzo.

Pero el famoso «súper delegado» sólo aparece en los temas referentes al PIM, o en lo relacionado a la inseguridad, -esto último un desastre-. Si no hay agenda al respecto, simplemente no aparece por ningún lado de la entidad que tiene encomendada.

El argumento ante ello es: «ando en la Ciudad de México» dice atendiendo asuntos de Morelos, pero no se aprecian signos positivos de sus responsabilidades y menos trabajo concreto de sus delegados coordinados.

¿Va en serio?

Llegan apoyos federales

El lamentable suceso vivido el pasado 8 de mayo en el que Maximiliano «N» asesinó a dos personas e hirió a otras dos; lo ocurrido el 10 de mayo con la agresión al personal de custodia del penal federal femenil de Coatlán del Río, parece haber hecho reaccionar a las autoridades.

Tras la polémica desarrollada en redes sociales en el caso de Max por un amparo concedido en un juzgado federal, a fin de garantizarle sus derechos humanos, nos hace preguntarnos, pero ¿y a los agredidos, a las familias afectadas quién se los garantiza? pero lo bueno es que se dio prisión preventiva contra al agresor material como todos esperábamos.

La suma de los hechos en el municipio sureño de Puente de Ixtla llevo a una reacción oficial, a partir de lo anterior, arribaron refuerzos al estado y la Comisión Estatal de Seguridad vía su titular José Antonio Ortiz Guarneros dio a conocer el desarrollo de operativos y la instalación de puestos de revisión en puntos estratégicos; entradas y salidas de carreteras, con la participación de elementos federales y locales.

Ojalá que tan desafortunados acontecimientos deriven en acciones verdaderamente contundentes, a fin de frenar la embestida criminal que no deja de generar sospechas de que tenga metida la mano negra de figuras políticas que ejercieron poder en el pasado reciente.

El gobernador Cuauhtémoc Blanco necesita dar una demostración de fuerza y autoridad para detener esas perversas intenciones de desestabilizar y buscar la gobernabilidad.

No es muy difícil darse cuenta de que esas fuerzas oscuras y enemigas de la sociedad tienen incluso toda una estrategia de comunicación, para multiplicar y hacer viral cualquier acción relacionada con el crimen.

Claro que personajes políticos están a la vista, muchos lo sabemos; sin embargo, sí han logrado ya parte de sus objetivos desacreditando gradualmente el desempeño de la actual administración para distanciarla de la población, no obstante su objetivo final es llevar al descarrilamiento de este proyecto.

La presencia de fuerzas Federales deberá ser permanente, hasta que se tranquilicen las cosas, no obstante, y como dice el dicho, «muerto el perro se acabó la rabia» y paralelamente se tendría que ir con todo contra esos sujetos que siguen haciéndole daño a Morelos, comenzando por Graco Ramírez y su hijastro Rodrigo Gayosso.

Y, por cierto, en torno al asesinato del empresario Jesús García, si se jala el hilo del caso igual y se llega a una de esas figuras intelectuales del acontecimiento que ya ha generado amenazas directas hasta con los comunicadores, ya que han aparecido al menos tres mantas, muy bien impresas y todo.

La delincuencia no descansa

Aún no nos recuperamos del desagradable suceso ocurrido el pasado ocho de mayo y ahora, dos días después, los primeros reportes del día fueron relacionados con el asesinato de por lo menos cuatro mujeres que laboraban en el área de seguridad del penal federal femenil, localizado en el municipio de Coatlán del Río.

Se dice hay son cuatro quienes perdieron la vida en el momento, pero hay 10 heridas más y varios hombres, que fueron trasladados a hospitales cercanos.

Los hechos se registraron en las primeras horas del día cuando el camión propiedad de la autoridad federal en el que viajaban fue interceptado y sus pasajeros fueron atacados por sujetos que se trasladaban en un vehículo Sentra, con placas de circulación de Guerrero. Los trabajadores de custodia se dirigían en el autobús al festejo del Día de las Madres, en el municipio de Puente de Ixtla.

Adicionalmente, en #Cuernavaca, fue localizada sin vida una mujer con huellas de haber sido golpeada, cerca de uno de los club de golf de la ciudad.

En el caso de las custodias emboscadas el carro en el que se transportaban los presuntos agresores fue localizado incendíando a unos kilómetros del lugar del ataque, en San Gabriel Las Palmas, pero ya en el municipio de Amacuzac.

La delincuencia pues, anda suelta y sin descanso, pero también observamos que sucesos como estos que se registran en días tan especiales como hoy, llevan la clara intención de tener mayor impacto social y político. Mucha perversidad.

Más que policías… en la búsqueda de la paz

En medio de toda clase de presiones, no sólo sociales sino de personajes que añoran el regreso al poder o a las acciones que les daban la posibilidad de acumular dinero fácil vía actos de corrupción, el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador es pacificar a la nación con la estrategia puesta en la Guardia Nacional.

Esta, la Guardia Nacional, será una `mega corporación´ integrada de forma plural, entre agentes policiacos civiles, militares y de la Marina; que en realidad le apuesta a la capacidad y eficiencia los los últimos dos cuerpos del orden. Siendo honestos, la Policía Federal y menos aún las policías estatales y municipales, ofrecen algo interesante.

Lo anterior, con base en dos factores: primero; no tienes preparación ni equipo, segundo; muchos de los policías son soplones de la maña o hasta delincuentes en activo.

Así que los que se defienden son los del Ejército y de la Marina; más estos, dado que algunos militares también han caído en la tentación de sacar ventajas de su posición con los maleantes, pudieran operar en contra.

Pero, en esa lucha, se requerirá mucho más que policías y armamento; es demasiado lo que se debe hacer para darle la vuelta a tan descompuesto escenario nacional y en los estatales.

No es desconocido que quienes desarrollan tareas de prevención del delito son pésimamente pagados; incluso en algunos casos carecen de prestaciones, para ellos no hay un programa de vivienda, son maltratados e insultados por los propios jefes y deben adaptarse a malas condiciones de prestación del servicio.

En esas condiciones, sus familias andan en la sobrevivencia, y casi los orillan a delinquir para completar el gasto diario que requiere un hogar, esto deriva en muchas familias desechas y falta de arraigo, porque los llevan a vivir donde sean necesarios mayormente.

No existe una escuela real de formación policial, y para ir a enfrentar a los mafiosos les dan pistolitas casi de agua; cuando aquellos delincuentes portan cuernos de chivo, metralletas y hasta granadas de mano.

¿En esas condiciones hay capacidad para pensar el éxito? Por eso, hay que admitir que únicamente tenemos a marinos y militares para hacer frente a la delincuencia; los demás más bien estorban.

Y si todavía le agregamos un altísimo porcentaje de políticos que en calidad de gobernantes o representantes populares son parte del Gobierno, pero a su vez de la delincuencia organizada; pues ya imagínese usted que tan difícil es enderezar el camino.

Esto requiere de mucho aguante y paciencia. Lo vemos sobre todo en redes sociales, hay demasiados personajes que hacen lo que a su alcance esté para que este Gobierno fracase.

Las grandes fortunas de la mayoría de ellos se lograron a través de sendos actos de corrupción, desviando bienes de la nación, para su causa personal.

Entonces pues, estados y municipios que padecen el cáncer de la inseguridad; están en manos de la Federación para mejorar su situación en esa materia.

Y esos que exigen resultados a AMLO en cinco meses; o ignoran el actual estado de las cosas por las que pasa el país o hacen señalamientos de mala fe, porque las corruptelas de los pasados gobiernos les permitían vivir bien con el mínimo esfuerzo.

Descomposición en Morelos

El país y el estado se encuentran inmersos en un entorno de inseguridad de alta preocupación desde hace mucho tiempo

Morelos entró en una crisis de la que no ha podido salir desde el 2009, cuando fuerzas federales ejecutaron en Cuernavaca a Arturo Beltrán Leyva, jefe del cartel de los Beltrán, que tras su muerte se dividió en Los Rojos y Guerreros Unidos.

Pero en particular, respecto a este tema, han subsistido dos visiones antagónicas. La posición oficial es siempre en el sentido de que las cosas son manejables y contrasta con la percepción popular de que el asunto es muy delicado.

Ello se da debido a que quienes deben garantizar justicia y seguridad, buscan aparentar que no pasa nada y ocultan cifras.

Hoy se insiste en que no se maquillan datos y que a la luz de la verdad se transparenta la información; no obstante, la diferencia en la percepción sigue siendo alta.

Usted sabe que a partir del inicio de la administración del gobernador Cuauhtémoc Blanco se reúne el gabinete de seguridad todas las mañanas. Pues ahí, el representante de Ejército dijo algunas cosas que sería conveniente referir.

Aseguró que hay una errónea percepción ciudadana en el sentido de que el estado completo está en llamas, por decirlo de algún modo, pero que si bien existen problemas, escenarios o zonas muy específicas, no es la totalidad.

Igualmente indicó que ante la insuficiencia de elementos policiacos en alcaldías se trabaja en acuerdos, a fin de que los ayuntamientos se apoyen entre sí.

Alcaldías de los altos estarían signando el primer convenio. Pero el militar prometió dar a conocer pronto el resultado de una investigación al respecto, porque al interior de la sociedad muchos se vuelven delincuentes.

Se hizo referencia al caso de un joven en Cuernavaca que dio muerte a sus propios padres. Dijo que detrás de esas investigaciones hay datos interesantes del porqué un preocupante número de ciudadanos caen en el delito.

En conclusión, se aceptó que el clima de inseguridad que vivimos no mejorará sustancialmente al corto plazo, porque hay que atacar las causas y aún no se ponen en marcha algunas de esas medidas para contrarrestar; ni a nivel federal ni estatal éste problema.