DEJA DIPUTADO AL PES PARA NO PERJUDICARLO

El diputado local Marcos Zapotitla Becerro anunció que se separará del grupo parlamentario del Partido Encuentro Social (PES), ya que la acusación en su contra ha servido como medida de presión para obtener una posición política. “No permitiré que se utilice el linchamiento social como moneda de cambio en la negociación de designación de encargos”, argumentó el legislador.

Marcos Zapotitla hizo pública su decisión para evitar el linchamiento público al instituto político a causa de las acusaciones que pesan sobre su persona; sin embargo, su defensa jurídica advirtió que no solicitará licencia al cargo de diputado, para hacer valer el principio de la presunción de inocencia.

«Existe una clara intención de los partidos políticos contrarios al gobierno actual de perjudicar al PES y utilizar el linchamiento social como “moneda de cambio y de negociación para que cedan en la designación de encargos”, dijo al referirse al proceso de nuevos magistrados del Poder Judicial, que ha iniciado la LIV Legislatura.

“Lo hago consciente en mi gratitud por el respaldo que siempre me brindó la dirigencia de ese partido, desde luego que estoy en buenos términos con ellos; tan es así que aquí se encuentra la representación de esa dirigencia y del partido ante el Instituto Morelense de Proceso Electorales y Participación Ciudadana”, explicó.

Por su parte, su representante legal Cipriano Sotelo Salgado, explicó que la defensa que encabeza ha evaluado de forma responsable que “el diputado no va a pedir licencia, porque se lo he sugerido.

«No va a pedir licencia porque el delito que se le imputa es un delito grave e implicaría ir a dejarlo el penal de Atlacholoaya, y eso no lo vamos a hacer. Se tiene que respetar la presunción de inocencia y si es responsable, tendrá que afrontar las consecuencias, pero si no lo es, no podemos prejuzgarlo anticipadamente”, recalcó el abogado.

Sotelo Salgado detalló que el momento procesal de la solicitud de juicio de procedencia para el desafuero del diputado se encuentra en su primera fase, donde la Fiscalía General ha presentado y ratificado dicha solicitud ante el Congreso del Estado, y aún falta un segundo momento en que la Mesa Directiva deberá turnarla a la Junta Política y de Gobierno del Legislativo que deberá valorar y en todo caso, enviarla a la Comisión de Gobernación y Gran Jurado.

“En la Comisión de Gobernación es donde nosotros podremos participar y hacer valer nuestra posición jurídica. Mientras tanto, la denuncia penal está detenida hasta que no se resuelva la solicitud de desafuero”.

Durante la rueda de prensa que ofreció para dar a conocer la actualidad del proceso, el diputado Marcos Zapotitla recibió las muestras de solidaridad y de respaldo de un grupo de pobladores de Tetelcingo y de diversas comunidades de Morelos, que arribaron en caravana al Congreso de estado, seguramente convocados por el legislador.

TRASFONDO POLÍTICO DETRÁS DE ACUSACIÓN DE VIOLACIÓN

*No soy un delincuente, sostiene el diputado Marcos Zapotitla

El diputado local Marcos Zapotitla Becerro, integrante del Partido Encuentro Social (PES), dio la cara hoy en una rueda de prensa para negar los señalamientos en su contra y anunciar que se defenderá porque considera que la acusación en su contra fue generada porque “ha tocado intereses muy fuertes” en su función como presidente de la Comisión de Seguridad del Congreso.

Acompañado de los integrantes del Grupo Parlamentario del PES, partido del gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, y del abogado Cipriano Sotelo, Zapotitla Becerro aseguró que “no es un delincuente” y sostuvo que las declaraciones hechas ayer en su contra por un grupo de abogados tienen un trasfondo político y económico; debido a que ha “tocado intereses en el Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado (FGE).

El legislador dijo: “casualmente” los señalamientos se han dado precisamente en paralelo con el arranque del proceso electoral local, en el momento en que él está “generando operación política” y trabajando en reformas en torno a temas relacionados con la renovación del Poder Judicial y la FGE.

Además mencionó que otros asuntos que tiene encomendados “podrían tener repercusiones políticas”, por eso esas acusaciones buscan desestabilizar a su Grupo Parlamentario y su partido.

Zapotitla Becerro informó que asistirá a la Fiscalía General para que “se me otorgue la lectura de derechos” para así “constitucionalmente enterarme de los términos de ésta supuesta investigación”, y aseguró que por ningún motivo permitirá que se ponga en tela de juicio su honorabilidad.

El diputado garantizó que “esta campaña orquestada no lo va a detener, no me van a callar; si el tema que yo me ablande, no lo van a lograr», advirtió.

El legislador pidió a las instituciones implicadas en el tema que se conduzcan conforme a derecho, que se respete la presunción de inocencia e incluso analiza la posibilidad de presentar una demanda civil por “daño moral” y recursos legales para recuperar en su momento la presidencias de las comisiones que le fueron retiradas por mayoría de votos, situación que dijo respetar pero no compartir.

Reiteró, “mi nombre y el apellido de mi familia no lo van a perjudicar”, precisó el diputado que además es el primero que se identificó como parte de la comunidad indígena de Morelos.

MUCHOS SE FUERON SIN DESPEDIRSE

*Se fue Nazario del PRI

La farsa con la que se han venido conduciendo la mayoría de los partidos políticos y sus cuadros en cargos de representación popular ha llevado a una enorme desconfianza social hacia ellos, y son objeto de enorme descrédito.

Nos encontramos a menos de un año de las elecciones intermedias de julio del 2021 y lo que se puede apreciar es una enorme dispersión de personajes dedicados al quehacer político; es decir, no se aprecia cohesión, mucho menos trabajo y estructura en casi la totalidad de esas instituciones de carácter electoral.

En lo que se refiere a Morelos partidos otrora considerados como grandes, andan a ras de suelo, muestran absoluta debilidad y hasta el momento no se ve cómo van a enfrentar una justa que además demanda de recursos económicos que ellos no tienen más, nos referimos al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al de la Revolución Democrática (PRD).

El tema viene al caso porque a pesar de que la mayoría de los cuadros «distinguidos» que los acompañaron a lo largo de muchos años se fueron sin despedirse; el ex legislador local y federal, además de ex funcionario estatal: Matías Nazario Morales, por lo menos fue decente y en una carta enviada a la dirigencia nacional del tricolor notificó que abandona esas filas.

Y ya se había tardado, la verdad es que lo veíamos fuera desde hace buen rato como lo dijo el propio dirigente de ese partido; por lo menos desde las elecciones del 2018, cuando una pandilla de figuras sin futuro político se apoderó del Comité Directivo Estatal (CDE) imponiendo candidaturas perdedoras que sólo dieron vergüenza en la contienda.

Al igual que los perredistas el Revolucionario Institucional no tiene con quiénes ir a la lucha por las presidencias municipales, diputaciones locales y federales que se competirán. No apreciamos una sola figura que traiga arrastre o aprecio del electorado, como para ser siquiera medianamente competitiva en cualquiera de las posiciones antes referidas.

Como dicen en ese argot, los que se han quedado son puro «cartucho quemado» y francamente con ese parqué no se puede ir a la guerra. De tal manera que no vemos cómo puedan ganar una alcaldía así sea la más pequeña.

Nazario Morales tiene un buen trabajo particularmente en Cuernavaca donde intentó la candidatura a la Presidencia Municipal pero previas las elecciones del 2018, desarrollo un esfuerzo considerable a nivel estatal durante su función como diputado local y federal, porque buscaba la candidatura a gobernador.

Es decir, era para el tricolor un activo con cierta presencia y ya optó por presentar su renuncia, porque además con esas siglas igual y no se gana ni una sindicatura o regiduría, y entonces para qué continuar en un espacio en el que hoy lo único que da es pena.

Y reiteramos, más o menos en las mismas circunstancias está el PRD, porque es un grupúsculo que obedecen además a los intereses del ex gobernador Graco Ramírez y por eso su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda -quien fuera vapuleado en su intento por ser gobernador en el 2018-, ya anda de regreso y se dio el lujo de poner una dirigencia a modo.

Aquí diríamos que los únicos partidos que más o menos se defienden son el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y Acción Nacional (PAN); y éstos últimos sólo en la capital del estado porque al interior de la entidad también están casi extintos.

Sin embargo, van a pelear con todo su regreso a la Presidencia Municipal de Cuernavaca y no está descartado que lo logren si se ponen de acuerdo entre ellos; lo malo es que los Terrazas, que tienen controlado el CDE del PAN, ya se adelantaron y Daniel, uno de los tres hermanos, ha desplegado una enorme campaña de espectaculares anticipándose a la candidatura por la comuna de la capital morelense, pero ¿quién lo conoce?.

De entrar en razón casi la tendrían segura, porque aquí el resto de los institutos, incluyendo Morena, están muy débiles por el desastroso papel del alcalde Antonio Villalobos Adán y las pugnas internas y como que está “la mesa puesta” para el panismo; sólo que si “se agarran del chongo” entre las corrientes internas del partido como suele ocurrir o postulan a alguien totalmente desconocido y sin trabajo social, pues estarían desperdiciando su oportunidad.

El caso es que para las elecciones que vienen la chiquillada y los nuevos partidos que surgirán desde el PRI, PRD, Verde Ecologista, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y agregados; si desean cosechar aunque sean migajas, tendrían que generar un bloque o alianza para ir juntos, si no es así, muchos pudieran perder hasta el registro y sería desde mi punto de vista lo mejor ¿para qué queremos tantos vividores colgados del presupuesto público, no lo cree?

ERA CUADRO DE MANLIO FABIO

*»Es un infiltrado del PRI»

Después de que el diputado federal y líder estatal del Partido Encuentro Social (PES) señalara que la representación del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en el Congreso pretendía «comprar legisladores» de su partido; su homólogo en la cámara baja, Gerardo Fernández Noroña le puso una arrastrada, y lo menos que le dice es que es un oportunista o «infiltrado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la 4T.

En verdad lo acaba humillando, le exige que diga quiénes son los que ofrecieron dinero por algunos integrantes de su bancada, y recuerda que el que se trajo una diputada priista fue él, pero porque se casó con ella y por eso se dio la transferencia.

«Jorge Argüelles es falso, nadie lo bloqueó y menos yo», refiere el legislador petista y se quejó de que el representante morelense ha lanzado mentiras diciendo que los estábamos intentando sobornar para que se pasaran de nuestro lado. Se hace el pendejo, quiere pasarse de listo y no lo voy a permitir», esto indica que puede estar preparando su regreso al tricolor, de donde llegó; porque hace tarea sucia a favor del otrora partido en el poder.

De acuerdo con Fernández Noroña lo que se pretende es que el PRI encabece la mesa directiva de la cámara, y afirma que con la finalidad de descarrilar el proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador, el pesista ofrecerle condiciones favorables al tricolor para las elecciones del 2021.

«Hace una tarea miserable, es un traidor y me quiere apuñalar, con sus políticas de intriga, es un aprendiz de brujo» insiste Fernández Noroña, quien muestra a un Jorge Argüelles como un individuo nada confiable, traidor al bloque de López Obrador.

Y en efecto, como dice Noroña, Argüelles debe demostrar lo que dijo porque se trata de una irregularidad, y lo llama «cobarde, intrigante”, y le recuerda que lo que dijo es un delito grave.

El sujeto, en efecto, no genera confianza alguna; anda acelerado buscando ser candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca, pero aquí no tiene nada que hacer porque no tiene arraigo en la capital, independientemente de sus antecedentes poco claros.

Y miren con quién se fue a meter, con uno de los legisladores más bravos de la alianza con Morena, que cuando alguien se le para enfrente no le da la vuelta y por eso es una figura que siempre aparece en toda clase de comentarios y críticas, porque es entrón.

La realidad es que le han dado una exhibida como poco se había visto antes a este personaje que se subió a la 4T, y parece que lo muestra tal como es; un hombre sin seriedad, honor, ni palabra, que lo único que busca es jalar reflectores y hacerse notar, precisamente por sus ambiciones político-electorales. Sin embargo, como dice el dicho «le salió el tiro por la culata».

Con este tipo de cuadros el Partido Encuentro Social (que sólo conservó el registro en Morelos y otra localidad por su alianza), está francamente perdido; porque es un personaje sin compromiso con los capitalinos en Morelos, no obstante creemos que después de esto si tiene vergüenza debería guardar silencio, es lo menos que puede hacer.

¿CAYÓ EN LA TENTACIÓN?

*No está tan mal como su antecesor, pero…

El presidente municipal de Jiutepec, Rafael Reyes Reyes, había logrado hasta hace poco llevar una administración más o menos decente; se observaba un esfuerzo por hacer las cosas distintas a su antecesor Manuel Agüero Tovar; quien descaradamente convirtió la comuna en negocio de familia.

Sin embargo, ya del actual edil surgen diversas críticas; porque todo indica que también ha caído en la tentación de la corrupción.

Como suele ocurrir muy frecuente en el ejercicio del poder; los «familiares incómodos» de los funcionarios, son los que aprovechan -vía tráfico de influencias- la realización de toda clase de negocios que reditúan dinero.

Si bien es cierto que Rafael Reyes es uno de los presidentes municipales con resultados aceptables tampoco parece haber logrado evitar caer en la tentación de beneficiarse económicamente de su posición; a través de uno de sus cuñados.

Cierto o no el asunto es que se afirma que, a través de éste, el munícipe adquirió lo que algunos de sus colaboradores consideran «todo un cluster» en el exclusivo fraccionamiento residencial Sumiya; donde cualquier inmueble le cuesta a usted decenas de millones de pesos.

Ahora con el COVID-19 Reyes despidió a más de 150 trabajadores de los tres sindicatos: Auténtico de Trabajadores de Jiutepec, Único de Trabajadores de Jiutepec y Democrático de Trabajadores de Jiutepec; con la amenaza de que si no firmaban sus «renuncias voluntarias» no les daría liquidación alguna.

Las fuentes informativas revelan que, en contra parte, hay en la comuna una serie de «aviadores», sobre todo que son el personal que labora en negocios personales y de su cuñado; que son una cristalería y el salón de eventos BALAM; en total acuerdo con el oficial mayor del Ayuntamiento. Habrá que ver qué arreglos traen también, porque también el regidor del Partido Encuentro Social,  de nombre Abraham tiene sus «aviadores» en la nómina.

¿Negocios al amparo de la alcaldía? pues los datos indican que en el Presupuesto de Egresos al 15 de enero pasado aparecieron sumas extraordinarias presuntamente erogadas en la adquisición de artículos y servicios personales, «pago de servicios a científicos» a la seguridad social, a pesar de que los empleados sindicalizados no cuentan con esa prestación.

Se le dio mucho vuelo a la adquisición y colocación de 14 mil 762 luminarias, en muchos lados vimos esa información pagada como inserciones, pero detrás de ello se cometieron delicadas faltas a los procedimientos legales. Es decir, la suma gastada supera los 15 millones de pesos conforme el reporte, de tal manera que debió darse a partir de una licitación pública.

Que la absoluta mayoría del personal del Ayuntamiento no tiene seguro médico ni prestaciones de ley, y que el alcalde tiene una presunta empresa que ofrece dicho servicio y que factura con cargo a la comuna.

Los informantes sostienen que fue por asignación directa, en una sesión cerrada de cabildo , el acta no cumplió con los protocolos correspondientes y hasta se acusa a la administración de haber aprobado ya una lista de «jubilaciones doradas», para lo cual se integró una comisión en marzo del año pasado.

Los datos abundan, en el sentido de que algunas actas y acuerdos que son algo delicadas por tratarse de asuntos de negocios no son pasadas por el cabildo. Rafael Pliego, subsecretario Municipal, es el encargado de redactarlas e incluso sin el consentimiento del secretario municipal, simulando sesiones de cabildo jamás realizadas.

Y bueno, que hay personal con ciertos privilegios, con sueldos fuera de la norma, derivado de compromisos políticos, de campaña y desde luego familiares incrustados en la nómina, que aparecen como «asesores», auxiliares, secretarias o choferes.

En conclusión, que comenzó el negocio personal de familiares y amigos, y que el edil Reyes Reyes, independientemente de mostrar actitudes de soberbia, entra en momentos de histeria y violencia verbal contra algunos de sus subalternos; o sea que el hombre se transformó, porque era un personaje con cierta humildad.

REFORMA ELECTORAL, EL PRETEXTO

*Alcaldes-diputados ¿cobro de facturas?

El intento de 13 diputados locales para aprobar una reforma electoral que proponía, entre otras cosas, elevar el número de «representantes populares» de 20 a 24 a partir de la próxima elección; ha derivado en otro conflicto entre legisladores, alcaldes y el gobierno estatal.

Cierto que faltó trabajo de operación a quienes impulsaron ese proyecto, que incluyó aspectos tan sensibles social y políticamente como el incrementar el número de diputados; cuando lo que reclama la sociedad es disminuirlos y que se terminen puestos tan privilegiados, por citar algunos puntos de trascendencia; sin embargo, fue excelente oportunidad para que se hiciera de este tema un conflicto, más con tintes electorales que propiamente legales o de conciencia popular.

Esto, que por lo menos hasta ahora parece un fallido intento de reforma, evidencia igualmente una especie de revancha o desquite político de la mayoría de los presidentes municipales; que se sentían lastimados y agraviados por el Congreso local desde hace tiempo, ya que cuando reclamaron mayores recursos y apoyos para enfrentar la pandemia del COVID-19 fueron desatendidos y dejados a su suerte.

No obstante, es de insistir en que se aprovechó la coyuntura para hacer presencia pública, desacreditar algunas acciones del propio gobierno estatal y, de paso, mostrar la debilidad de los  acuerdos y consensos que subsisten en el Poder Legislativo, porque ahora surgió un nuevo grupo de diputados con componentes distintos y que curiosamente son siete, como las siete mujeres legisladoras que desde el comienzo de los trabajos legislativos hicieron lo propio (éstas, claramente manejadas por el ex gobernador Graco Ramírez) con Tania Valentina a la cabeza.

Pero en lo que se refiere a los alcaldes, pues son mayoría quienes rechazaron la propuesta de reforma a las disposiciones electorales (19 de 36 municipios), cuyo número es suficiente para que se dé marcha atrás, se ve que se trata casi en su totalidad de ediles opositores, que desde hoy muestran que van en contra de algunos partidos en particular, y con lo anterior perfilan ya su trabajo pre electoral hacia la justa intermedia del 2021.

Hay algunos, aparentemente «de casa», es decir de filiación morenista o pecista como el caso del de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, pero que se sumó a la reacción en contra del Congreso y del gobierno estatal porque, al igual que ciertos diputados, sigue sirviendo a intereses contrarios a la administración estatal como se supo desde su candidatura, es parte de las huestes del tabasqueño Graco infiltrado en la alianza morenista por el entonces dirigente del PES José Gómez Borbolla.

No obstante, habría que agregar que muy particularmente en lo que se refiere al intento de incrementar el número de ocupantes de curules, fue un “craso error” y estamos muy seguros que si el tema se hubiera llevado a consulta ciudadana la respuesta contundente iba a ser NO, y por el contrario se habría reclamado reducir su número.

Respecto a la postura de los presidentes, así sea por intereses electorales, es coincidente con el sentir popular, y por lo tanto es rentable políticamente. En su posicionamiento los alcaldes mostraron su descontento contra los 13 legisladores que impulsaron ese trabajo, pero muy sutilmente también dejaron observar un mensaje en contra del gobierno del estado o su partido el PES, porque del mismo modo sienten que en esta contingencia no los ha apoyado como esperaban.

La pandemia ha obligado a suspender coyunturalmente el activismo electoral rumbo al año que viene y percibimos que quienes buscan continuidad en sus cargos como legisladores o ediles, buscarán una nueva posición y están ansiosos de salir a la calle, tuvieron su oportunidad de hacerlo con éste resbalón del intento de reforma.

Pero, también diríamos que desde la administración pública estatal se tiene ya con mayor precisión, conocimiento del tamaño de los adversarios políticos a enfrentar en el proceso del 2021, y diríamos que no serán pocos, aunque en su oportunidad cada uno de ellos irá por sus intereses de grupo, de partido o personales. Pero en esto, hicieron frente común.

PES Y PRD, «CHIFLARON EN LA LOMA»

La pérdida de confianza y credibilidad social en algunos partidos políticos, los llevo casi a la extinción durante el proceso electoral del 2018, ya que no pudieron ganar en las urnas suficientes posiciones en cargos de elección -en éste caso-, hacia el Senado de la República.

Entre esas instituciones con muy baja aceptación del electorado estuvieron el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Encuentro Social (PES); quienes obtuvieron muy pocas las candidaturas a los distintos cargos en la competencia y en lo que toca a la cámara alta pues obtuvieron una bajísima representación.

Pero, al interior de las cámaras hay reglas y entre ellas está aquella que especifica que para que se puedan constituir en fracciones o grupos parlamentarios se deben contar mínimamente con cinco escaños, y tanto el PES como el PRD se quedaron con un número menor con las renuncias a los partidos que se han visto en los últimos meses, y por lo tanto, habría que disolverlos y así fue.

En el caso del PES y por haber sido uno de los aliados electorales del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el proceso electoral, pues decidió sumarse al partido del presidente y asunto arreglado, pero en lo que corresponde al PRD simplemente se quedaron sin fracción, misma que comandaba el ex jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Por encima de lo anterior, consideramos que coincidimos con millones de mexicanos en el sentido de que muchos partidos políticos en México no tienen razón de existir; primero porque son repudiados por las mayorías, y segundo porque sus ideologías y plataformas coinciden con las de otros.

Hay más de 10 de esas instituciones políticas en nuestro país, más las que se agreguen este año que puede ser un buen número; se dicen de tendencia izquierda. ¿Entonces por qué no aglutinarse en uno solo, en lugar de mantenerse como semillitas cada una por su lado? la respuesta es clara, porque son un negocio para los promotores, no del interés de los electores, sino personal.

¿Quiere usted vivir a costa de nuestros impuestos sin trabajar? constituya un partido y se hará millonario con las prerrogativas, la mayoría son pura transa y en eso se convirtió, por ejemplo el PRD, que “por una lana” validaba en los congresos locales y de la Unión las propuestas de los gobernadores, o tenía componendas con los sistemas de gobierno en turno, traicionando el compromiso con la población.

¿Para qué queremos esas sanguijuelas? el caso es que siguen ahí sangrando al erario y sumándose a toda clase de corruptelas, por eso dejaron de ser atractivos en las urnas y de ahí que no lograrán los escaños suficientes como para ser una fracción parlamentaria en la cámara alta.

Lo ideal es que en México, como ocurre en la Unión Americana con los Demócratas y los Republicanos, es que aquí sólo tuviéramos tres partidos: derecha, centro e izquierda y “párele de contar”, en ellos se centran todas las ideologías y pensamientos; ¿para qué queremos tantos sátrapas y vividores, no le parece?