TABLERO POLÍTICO

*Los que están, los que fueron, los que vienen

Muy extensas son las listas de aspirantes a cargos de elección popular con miras al proceso que se llevará a cabo el año que viene; que será una prueba de fuego en lo estatal para el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo y en lo federal para el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

Hay municipios, sobre todo los más grandes, como Cuernavaca, Cuautla, Yautepec, Jiutepec, Temixco o Jojutla; donde los aspirantes a la presidencia municipal, las diputaciones locales y federales, así como regidurías y sindicaturas se cuentan por decenas.

A diferencia de hace algunos años cuando buscar un espacio de representación popular requería de una formación política mediana, o de haber desempeñado cargos en la administración pública con cierto éxito; la experiencia que tuvimos en las elecciones del 2018 y desde hace unos años nos han enseñado que cuadros sin ninguna experiencia arribaron a posiciones de cierto nivel, de ahí que ahora cualquier persona lo considera posible.

La “ola Morena” llevó a decenas de aprendices de políticos a legislaturas locales, federales, alcaldías -ahí está el caso Cuernavaca con Antonio Villalobos- y, aunque las experiencias han sido amargas con el desempeño de la mayoría de ellos, esto es desafortunado y los ciudadanos pagamos las consecuencias.

Por lo anterior se advierte que los morenistas podrían tener un descenso en la cosecha de posiciones políticas para cargos de elección, porque es casi seguro que habrá voto de castigo; no obstante, vienen haciendo hasta lo imposible por continuar colgados del presupuesto y son los primeros anotados ya sea para reelección o para brincarle a otro espacio.

Hay aquellos que ya tuvieron representaciones o cargos en el pasado y añoran el regreso; son los que sostienen que «vivir fuera del presupuesto es vivir en el error», y como les fue bastante bien aunque no hicieran nada por el pueblo pues quieren meterse en la pelea a como del lugar.

Como decíamos existen igualmente aquellos que nunca han formado parte de ninguno de los poderes o niveles de gobierno pero, a sabiendas de que es algo que a la mayoría le resuelve la vida económica, “pues vienen con todo”.

De los que ya están y van por más a nivel de ayuntamientos mencionaríamos a Alberto Sánchez de Xochitepec, Fernando Aguilar de Emiliano Zapata, Agustín Alonso de Yautepec y Francisco Sánchez Zavala de Yecapixtla; ellos ya lograron una reelección por diferentes partidos y quieren la segunda o saltar a una candidatura de diputación local o federal.

De los que llegaron en el 2018 la alcaldesa de Temixco, Jazmín Solano López, quiere repetir aunque no parece muy fácil porque su trabajo no ha sido bueno; Rafael Reyes Reyes de Jiutepec también parece ir por su reelección y puede ser que la tiene algo fácil a pesar de los actos penosos de corrupción se le han revelado recientemente; hasta Antonio Villalobos el alcalde de Cuernavaca, la capital del estado, busca permanecer en el cargo, a pesar de tantas críticas recibidas y cuestionamientos.

Y comentamos que muchos que en el pasado han desempeñado cargos públicos o administrativos desean volver; se menciona que el panista Adrián Rivera Pérez, quien perdiera la elección a gobernador frente a Graco Ramírez en el 2012 pretende ser candidato al gobierno de Cuernavaca; José Luis Urióstegui Salgado, ex procurador y  ex consejero jurídico va nuevamente como independiente por la comuna capitalina porque en la pasada se quedó atrás de Morena.

El ex legislador federal Matías Nazario Morales del mismo modo se está ya perfilado para contender por la misma posición a través de un partido de nueva creación, y Javier Bolaños Aguilar también ex diputado federal y local quiere nuevamente esa postulación por el PAN.

La priista Maricela Velázquez Sánchez, quien busco la presidencia municipal de Cuernavaca en el 2015, pudiera ir de nuevo por el tricolor, aunque igualmente la desea el empresario Juan Carlos Rivera Palau que estaría incursionando en el terreno político-electoral con el priismo.

Y bueno, es casi seguro que aparecerán en las boletas electorales diputados como José Casas González que a lo mejor ahora sí contiene por la alcaldía de Huitzilac, y Alejandra Flores que ha estado desarrollando trabajo con la gente en Cuernavaca con la esperanza de que le den la postulación.

En la contienda del 2018 llegaron demasiados improvisados, lo decíamos, y para el 2021 se requerirá por lo menos incluir cuadros con cierta experiencia para equilibrar las cosas, aunque la mayoría de las figuras que formaron parte de los tiempos de gloria del PRI y del PAN son ya «cartuchos quemados», habría dos o tres rescatables, que pudieran ser la diferencia.

Ahí está aún Juan Salgado Brito, ex candidato a gobernador en el 2000; Jorge Morales Barud que fue alcalde de Cuernavaca y cuenta con una interesante formación académica; ambos militantes del tricolor donde se formaron, pero que ahora podrían participar por cualquier plataforma electoral.

Es decir, son demasiados los que quieren, la gran mayoría no garantizan buen desempeño o siquiera regular, pero ahí están esperanzados en conseguir algo que para ellos es como sacarse la lotería porque lo primero que sí aprenden es cómo sacarle ventaja al presupuesto que se ejerce en toda clase de representaciones; sin embargo, usted será amigo elector quien decida y ojalá esta vez lo haga mejor.

¿Y LOS ÓRGANOS ELECTORALES LOCALES?

*Martínez Terrazas en campaña

Es realmente una burla al pueblo que los políticos hagan lo que les da la gana sin que existan consecuencias; y sin importar que violen la ley y las normas elementales de convivencia y competencia electoral.

Lo decimos porque con todo el descaro posible el diputado federal Daniel Martínez Terrazas ha desplegado una campaña territorial en la capital del estado de Morelos, con la finalidad de adelantarse tanto a sus adversarios internos en el PAN como a los externos; pues el propósito es afianzar su candidatura a la presidencia municipal de Cuernavaca.

Oficialmente el proceso electoral hacia la elección del 2021 comienza el primero de octubre, o sea que aún no es el momento, y cuando eso sucede existen instituciones electorales que deben sancionan y castigan a quienes, con toda alevosía y desobediencia, cometen esas bajezas.

Y es que el propósito de esas reglas es que a la hora de que el ciudadano decida por quién votar, lo haga mediante lo que ellos llaman «piso parejo», y lo que viene haciendo Daniel Martínez es ilegal; sin embargo, reiteramos ¿y los órganos electorales locales para qué los queremos si no es para vigilar lo que no alcanza a ver el INE? y mire que nos cuestan una muy buena lana a los morelenses.

Claro, esas instituciones se convierten en cómplices si no revisan, porque el aludido dirá que sólo son mensajes para enterar a la población de las acciones que viene desarrollando como «representante popular», pese a que nadie lo conozca y que no haya realizado algo realmente por los morelenses en su función como legislador federal.

“A otro perro con ese hueso” no somos bebés para que se nos quiera ver la cara, esos más de diez espectaculares distribuidos en lugares estratégicos y visibles de Cuernavaca llevan el propósito de ganar voluntades, y se trata de una pre campaña o más bien campaña electoral abierta, que deberá ser castigada.

Ahora bien, este tipo de publicidad representa una muy buena lana ¿quién la paga? ¿es el legislador con los propios recursos que se le dan para ello o tiene «padrinos» que lo están apoyando?

Sumados todos los espectaculares pudieran representar el ingreso total de Martínez Terrazas por todo un año o más ¿o es que acaso que el señor en verdad tiene tanto dinero como para derrochar de forma tan anticipada?

Pero en eso se han convertido los órganos electorales, en tapaderas y comparsa de los delincuentes de cuello blanco y no es el único; también hay un compañero comunicador Arturo Ortiz que de pronto y a la par que Daniel Martínez inició una campaña similar vía espectaculares y unidades de transporte urbano en la capital.

El fin es el mismo, buscan una candidatura y aunque se sostenga lo contrario; a quién quieren engañar.

MUCHOS SE FUERON SIN DESPEDIRSE

*Se fue Nazario del PRI

La farsa con la que se han venido conduciendo la mayoría de los partidos políticos y sus cuadros en cargos de representación popular ha llevado a una enorme desconfianza social hacia ellos, y son objeto de enorme descrédito.

Nos encontramos a menos de un año de las elecciones intermedias de julio del 2021 y lo que se puede apreciar es una enorme dispersión de personajes dedicados al quehacer político; es decir, no se aprecia cohesión, mucho menos trabajo y estructura en casi la totalidad de esas instituciones de carácter electoral.

En lo que se refiere a Morelos partidos otrora considerados como grandes, andan a ras de suelo, muestran absoluta debilidad y hasta el momento no se ve cómo van a enfrentar una justa que además demanda de recursos económicos que ellos no tienen más, nos referimos al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al de la Revolución Democrática (PRD).

El tema viene al caso porque a pesar de que la mayoría de los cuadros «distinguidos» que los acompañaron a lo largo de muchos años se fueron sin despedirse; el ex legislador local y federal, además de ex funcionario estatal: Matías Nazario Morales, por lo menos fue decente y en una carta enviada a la dirigencia nacional del tricolor notificó que abandona esas filas.

Y ya se había tardado, la verdad es que lo veíamos fuera desde hace buen rato como lo dijo el propio dirigente de ese partido; por lo menos desde las elecciones del 2018, cuando una pandilla de figuras sin futuro político se apoderó del Comité Directivo Estatal (CDE) imponiendo candidaturas perdedoras que sólo dieron vergüenza en la contienda.

Al igual que los perredistas el Revolucionario Institucional no tiene con quiénes ir a la lucha por las presidencias municipales, diputaciones locales y federales que se competirán. No apreciamos una sola figura que traiga arrastre o aprecio del electorado, como para ser siquiera medianamente competitiva en cualquiera de las posiciones antes referidas.

Como dicen en ese argot, los que se han quedado son puro «cartucho quemado» y francamente con ese parqué no se puede ir a la guerra. De tal manera que no vemos cómo puedan ganar una alcaldía así sea la más pequeña.

Nazario Morales tiene un buen trabajo particularmente en Cuernavaca donde intentó la candidatura a la Presidencia Municipal pero previas las elecciones del 2018, desarrollo un esfuerzo considerable a nivel estatal durante su función como diputado local y federal, porque buscaba la candidatura a gobernador.

Es decir, era para el tricolor un activo con cierta presencia y ya optó por presentar su renuncia, porque además con esas siglas igual y no se gana ni una sindicatura o regiduría, y entonces para qué continuar en un espacio en el que hoy lo único que da es pena.

Y reiteramos, más o menos en las mismas circunstancias está el PRD, porque es un grupúsculo que obedecen además a los intereses del ex gobernador Graco Ramírez y por eso su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda -quien fuera vapuleado en su intento por ser gobernador en el 2018-, ya anda de regreso y se dio el lujo de poner una dirigencia a modo.

Aquí diríamos que los únicos partidos que más o menos se defienden son el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y Acción Nacional (PAN); y éstos últimos sólo en la capital del estado porque al interior de la entidad también están casi extintos.

Sin embargo, van a pelear con todo su regreso a la Presidencia Municipal de Cuernavaca y no está descartado que lo logren si se ponen de acuerdo entre ellos; lo malo es que los Terrazas, que tienen controlado el CDE del PAN, ya se adelantaron y Daniel, uno de los tres hermanos, ha desplegado una enorme campaña de espectaculares anticipándose a la candidatura por la comuna de la capital morelense, pero ¿quién lo conoce?.

De entrar en razón casi la tendrían segura, porque aquí el resto de los institutos, incluyendo Morena, están muy débiles por el desastroso papel del alcalde Antonio Villalobos Adán y las pugnas internas y como que está “la mesa puesta” para el panismo; sólo que si “se agarran del chongo” entre las corrientes internas del partido como suele ocurrir o postulan a alguien totalmente desconocido y sin trabajo social, pues estarían desperdiciando su oportunidad.

El caso es que para las elecciones que vienen la chiquillada y los nuevos partidos que surgirán desde el PRI, PRD, Verde Ecologista, Movimiento Ciudadano, Partido del Trabajo y agregados; si desean cosechar aunque sean migajas, tendrían que generar un bloque o alianza para ir juntos, si no es así, muchos pudieran perder hasta el registro y sería desde mi punto de vista lo mejor ¿para qué queremos tantos vividores colgados del presupuesto público, no lo cree?

CASO LOZOYA ¡QUÉ EMBARRADERO!

*Calderón, Anaya, Cordero, Lozano…

A medida que el ex Director General de PEMEX, Emilio Lozoya Austin, suelta información respecto a los involucrados en actos de corrupción y saqueo de la paraestatal; desde donde se «pagaban» cuantiosas sumas para comprar votos de diputados federales y senadores para aprobar reformas y enajenar bienes nacionales, crece el nerviosismo y personajes otrora encumbrados en la política son exhibidos.

Lo más reciente ha sido un video en el que, cual delincuentes organizados, políticos priistas y panistas se reparten el botín de 20 millones de pesos para la compra de consciencias, seguramente para aprobarle al entonces presidente de la República Enrique Peña Nieto la reforma energética.

Pero toda esta porquería de traición a la patria, porque venían entregando lo nuestro a compañías extranjeras, inició fuertemente desde el sexenio del panista Felipe Calderón, y el señor ex presidente de México está metido hasta el cuello en el lodo y no encuentran cómo zafarse o sacudirse las culpas.

Es casi un espectáculo, pareciera telenovela de muy mal gusto lo que seguimos viviendo, confirmando que quienes llegaron a gobernarnos para sustituir 70 años de corruptelas eran los principales enemigos de la patria y, consecuentemente, de los mexicanos.

Y entre esos individuos indeseables no sólo se encuentra el ahora llamado “Calderas”; también quien fuera candidato panista a la presidencia en el 2018, Ricardo Anaya y aquel hombre fuerte del calderonismo Ernesto Cordero, y quien se supone es actualmente una especie de vocero para medios de comunicación de parte de Calderón, Javier Lozano que corrieron de los liderazgos empresariales porque les traería más problemas que ayuda.

Y aunque no se menciona mucho está involucrado también Enrique Peña Nieto, pues fue él quien dio continuidad a esa reforma energética promovida desde el panismo, la más importante de los dos sexenios; del calderonismo y del peñismo, porque de lo que se despojaba a México no era cosa menor, y de ahí que para aprobarla se debieron gastar fortunas que salían seguramente de la Secretaría de Hacienda, pero con el consentimiento y aprobación de Enrique Peña.

Son demasiados los que deben estar en esas «listas negras», porque hablamos de senadores y diputados federales; casi de todos los partidos políticos, y en su momento quien fuera gobernador de nuestra entidad: Graco Ramírez, participó desde el Senado y posteriormente seguramente de los beneficios y los dividendos.

Él fue uno de los principales impulsores del proyecto para la construcción de la termoeléctrica y el gasoducto que se metió a la Comisión Federal de Electricidad en su paso por la entidad; mismo que hoy está congelado y paga millonarios dividendos a empresas extranjeras, pero que costó igualmente «moches» a todos aquellos que lo promovieron como el apestado perredista Graco Ramírez.

No olvidamos que siendo senador sostuvo dos o tres reuniones con quien fuera en ese momento gobernador de Morelos, Marco Adame Castillo. Unas de ellas, en Casa Morelos o la residencia oficial; o sea que hasta en eso el tabasqueño está bien embarrado, y si no se menciona es porque hoy en un sujeto sin importancia ni trascendencia en las ligas mayores de la política, aunque sí participa de algunas negociaciones a nivel de su grupo político “Los Chuchos”.

No podía faltar la liga directa de algunos diputados con la pareja presidencial en tiempos de Felipe Calderón, Mariana Gómez del Campo por ejemplo; consanguínea de la esposa de éste, Margarita Zavala, es decir todo el estiércol junto, y falta más.

¡Ah! pero ahora la estrategia de todos esos involucrados es buscar protección e inmunidad a través del partido político que promueve la Zavala; es decir usar la vía plurinominal a fin de designar a Anaya, Cordero, Javier Lozano y otros presuntos delincuentes de cuello blanco involucrados; para hacerlos legisladores federales y que se cubran con el fuero. ¿Será tanta la desvergüenza? vamos a verlo en el corto plazo.

Por lo pronto, están atorados y el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PAN, Marko Cortés, admite que como instituto político están en «la cuerda floja», y cada quien busca sacudirse de culpas, incluso han advertido que se expulsará a quienes resulten culpables de los señalamientos.

Y más bien los priistas, a excepción de quien fuera secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, a quien también se incluye en esa porquería; el resto están calladitos, “ni pío dicen” y es mejor para ellos porque ya ven lo que pasa con sus socios azules y don Emilio “seguirá cantando” si eso le otorga algún beneficio.

Bueno, se supone que tanto Peña como Calderón deberán declarar ante las instancias correspondientes por las imputaciones que Lozoya Austin les viene haciendo; lamentablemente, lo podrán hacer a partir de sus abogados; cuando lo más justo sería que fueran personalmente como cualquier otro delincuente porque ellos son más culpables incluso, porque eran los que «gobernaban» a la nación y esos tratos no se hacían sin su consentimiento.

Este es el México en el que vivimos, gobernado por cerca de 10 décadas por parte de sátrapas y vende patrias, que servían a los intereses extranjeros, por eso eran formados en universidades como Harvard, en los Estados Unidos; ya que desde ahí se les daba la formación ideológica-política necesaria para que una vez en el poder, «trabajaran» no por nuestro país sino a favor de la Unión Americana o los intereses internacionales. ¡Qué hermoso escenario! ¿No le parece? y aún existen quienes los defienden, seguramente porque se beneficiaban de esa corrupción.

COMO EN CADA ELECCIÓN

*Partidos en descomposición

Podemos decir que prácticamente todos los partidos políticos, a nivel estado tienen dueños, hace mucho que sí fueron instituciones abierta y de interés colectivo, pero dejaron de serlo porque la absoluta mayoría sirve únicamente a intereses de grupo y son pequeños monopolios que buscan disfrazarlo con demagogia y populismo.

Y como es así, cada vez que se aproxima un proceso electoral lejos de entrar en unidad y reestructuración real para enfrentar con mayor éxito la contienda; más bien comienza la descomposición y por ende la desbandada por la cerrazón de sus propietarios que se niegan a la democratización interna de un partido.

¿Ejemplos? pues ya ve usted que apenas el Partido de la Revolución Democrática (PRD) dizque «renovó» mandos en el Comité Directivo Estatal, pero ¿qué fue lo que realmente ocurrió? se dio continuidad a la sumisión que traían desde el gobierno estatal pasado cuando Graco Ramírez Garrido Abreu llegó al Ejecutivo y su hijastro, Rodrigo Gayosso Cepeda, fue quien impuso el control en ese organismo y hacia adelante.

¿Cuál es la finalidad?  tener los controles para poder designar a su antojo a los candidatos a alcaldes, diputados locales y federales para la elección intermedia y, ¿saben qué? pareciera que el propio hijastro que perdió antes la elección a gobernador se ve ya como diputado local o federal;  pero no por elección en urnas, sino por la vía de los plurinominales que ni les cuesta dinero, ni hacer campaña y que son posiciones casi aseguradas si logran obtener un mínimo de votación.

Y así colocarán a todo su séquito como les dé la gana, la pregunta aquí sería ¡y dónde están las bases o la militancia que no reclaman? ¿será que ya de plano se quedaron vacíos y son tan pocos los militantes que a nadie le importa que hagan lo que les plazca? pudiera ser.

Vamos ahora con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no es nada distinto, porque la familia Salazar Solorio, encabezada por el Subsecretario de Gobernación Rabindranath hace mucho que tiene de rehén a ese partido aquí en Morelos, si es que se le puede llamar así.

Miguel Albarrán es actualmente el presidente estatal pero… ¿quiénes lo eligieron? pues los mismos, es decir Rabín y su hermano Radamés, a quien heredó una senaduría. Ellos son quienes ponen y disponen y decidieron sustituir a Miguel Lucía Espejo, quien se fue de suplente al senado cuando el hoy subsecretario pidió permiso para ir en busca del gobierno estatal morelense en el 2018.

Hay una corriente fuerte que les viene reclamando aclarar cuentas de prerrogativas, y sobre todo transparentar la elección de dirigentes, y han interpuesto recursos legales para tal efecto en el Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana (IMPEPAC).

Y es que del dinero ejercido nadie sabe nada, y de los procesos de elección interna menos, hay violaciones gravísimas a los estatutos y en lo que toca a fondos económicos. Es claro que si se avanza en la investigación van a tronar y por eso Albarrán anda como loco; dicen que hasta ofreciendo lana y candidaturas a los quejosos con tal de que se desistan.

Ojalá que no prosperen esas marrullerías porque sería muy lamentable que un partido que logró ganar la presidencia de la República y las elecciones en general en el 2018 con un apabullante porcentaje siga en manos de rufianes que se han despachado con todo en los cargos; pateando a los militantes que tanto han buscado una opción real.

Entonces, también van hacia un desajuste, consecuencia de «sus dueños» como en el PRD, y van a entrar en un pleitazo porque desde luego que los hermanos Salazar Solorio, que colocaron hasta a su madre y otro hermano en el Ayuntamiento de Cuernavaca; no van a soltar el control tan fácilmente… si apenas viene lo bueno.

Ahora veamos lo que ocurre en el PAN, pues como que ahí hay dos dueños; por un lado y con la dirigencia estatal en sus manos los también hermanos Martínez Terrazas, que de igual manera  todos los hermanos tienen hueso -ya sea de representación popular obviamente por vía plurinominal o en la comuna capitalina, porque se amafiaron con el perredismo del sexenio pasado y ahora con el vapuleado edil Antonio Villalobos, que pagó su apoyo con cargos en la comuna.

Por cierto, a ellos se les conoce como «la divina trinidad»; porque son tres consanguíneos que lo tienen todo, y por el otro lado una corriente que sobrevive: los conocidos como «la sagrada familia» que aunque a regañadientes encabeza el ex gobernador Marco Adame Castillo que siempre ha estado muy bien recomendado en la dirigencia nacional y que ahora se acomoda y acomoda a su hijo de esa manera.

Seguramente se van a dar hasta con la cubeta a la hora de repartir las candidaturas, y ya se asegura que uno de los Martínez Terrazas se quedará con la candidatura por Cuernavaca, así sepan que en esas condiciones podrían perder.

¿Y cómo andan en el PRI? pues prácticamente peor, aunque son cuatro o cinco las figuras políticas quienes lo controlan todo, uno de éstos quien fuera en candidato al gobierno estatal, Jorge Meade Ocaranza y su hijo; se hablaba del otro ex candidato al gobierno, Amado Orihuela Trejo, pero pareciera que ha anunciado que se va del tricolor.

¿Y por qué haría tal cosa? pues porque sabe muy bien que no tendría posibilidad por ese lado, ni de ganar una regiduría; están tan amolados, que nosotros diríamos que difícilmente ganarán un espacio de elección directa en el 2021, y Amado puede ser todo lo que usted guste pero no tonto, y buscará una opción donde tenga más posibilidades.

El resto de los partidos como son el PES o el PT, por ejemplo, son tan insignificantes y ridículos que ni la pena valdría referirlos; sin embargo, lo haremos únicamente para confirmar que tienen dueño; en el del Trabajo pues ese personaje de dudosa reputación y trayectoria: la ahora diputada local Tania Valentina Rodríguez, quien manda y dispone a su antojo ya desde hace tiempo.

Igualmente sabe que nunca ganarían en las urnas y, asegúrelo usted, no se arriesgará, pero como dueña del mismo organismo político se asegurará -lo mismo que Gayosso- una candidatura plurinominal a diputación federal o regiduría o intentará reelegirse en el Congreso local; no obstante tendría que ir por el voto social y eso no pasaría. Como ve, todos los partidos tienen un grupo o algunos personajes como dueños del mismo y sus intereses partidistas dejaron de ser los del pueblo. Hambrientos de riqueza y de poder no les importa ni guardar las formas, pasan por encima de quienes se opongan porque además, la mayoría, nunca se han ganado un peso con el sudor de su frente, sino que se han aprovechado de sus relaciones hasta familiares, o sea no son profesionistas o empresarios reconocidos que de ahí hayan pasado a la política, nosotros como contribuyentes los hemos mantenido desde hace tiempo y ganan por lo que obtienen en sus cargos o por lo que llegan a negociar por sus posiciones.

AYUNTAMIENTO DE CUERNAVACA

*Descomposición interna

La ausencia de liderazgo, de calidad moral y de ética por parte del alcalde de Cuernavaca, Francisco Antonio Villalobos Adán, ha propiciado una especie de descomposición interna entre los funcionarios y del propio cabildo; que puede llevar a una desestabilización política y administrativa provocada por el propio edil.

El hombre, sin formación política, compromiso social y conocimiento de sus responsabilidades; llegó con “las uñas muy largas” y consciente de que su ascenso inesperado al cargo puede ser una «llamarada de petate», no perdió tiempo y comenzó a «llevar agua a su molino».

Eso del presunto enriquecimiento inexplicable por más de 60 millones de pesos -que generó una investigación por parte de la autoridad, pareciera ser una minucia comparado con lo que a juicio de algunos funcionarios y regidores de la comuna ha capitalizado el edil en todas las áreas de la administración municipal.

Conforme a un testimonio, de muchos que se escuchan en esa alcaldía, el desprestigio entre sus propios colaboradores es de vergüenza; lo menos que le dicen es que es un raterazo sin precedentes en la historia de los ediles en la ciudad.

Ya ve lo que acaba de pasar, una gavilla de inspectores que fue atrapada en flagrancia cuando, por órdenes de Villalobos Adán venían extorsionando a toda clase de negocios bajo amenazas de clausura y fuertes multas por supuestas irregularidades; esto ya es el extremo del cinismo e inmoralidad.

Por que aseguramos esto, por los dichos en el propio Ayuntamiento y el «modus operandi» que utilizaban, ya que por la misma operación que intentaban los inspectores hacer en el autocinema fue que lo corrieron cuando laboró por algunos meses en la administración de Jorge Morales Barud como presidente municipal de Cuernavaca.

Además, por lo menos hasta hace unas semanas y con base en «acuerdos» con partidos políticos y regidores de oposición, en el cabildo parecía tener cierto control en la toma de decisiones; pero como todo aprendiz de político y desleal, no los cumplió y los representantes del Partido Acción Nacional en ese cuerpo colegiado ya tomaron su distancia.

Cuando se actúa con deshonestidad y malas acciones los apoyos tienen que ser pagados, ya sea con dinero -nuestro por supuesto- o con espacios en la presidencia; pues él otorgó determinado número de posiciones de trabajo en la comuna a cambio de lo anterior, pero acaba de despedir a muchos de ellos; derivados de los compromisos con el PAN, y esto a los azules no les gustó.

Y bueno, o mantiene esos acuerdos y pactos bajo la mesa o comenzará a perder el control del cabildo como el barco que «hace agua» por todos lados, pues lo anterior llevaría a una inestabilidad política que debilitaría aún más a una autoridad exhibida por actos de rapiña y robo abierto a los ciudadanos capitalinos.

CASO LOZOYA

Escándalo sin precedentes

Las primeras declaraciones del ex Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX) respecto a históricos actos de corrupción cometidos por políticos de primer nivel en México, comenzando por los ex presidentes de la República: Carlos Salinas de Gortari del PRI, Felipe Calderón Hinojosa del PAN y Enrique Peña Nieto; también del tricolor, son como para que a los mexicanos “se nos caiga la cara de vergüenza” ante el mundo.

Triste escenario, somos en éste momento un ejemplo de corrupción en el planeta; o por lo menos lo fuimos durante algunos sexenios del pasado reciente, y ciertamente que no es para enorgullecernos.

Testimonios del ex funcionario involucran a toda una pandilla de personajes que enlodaron el nombre de nuestro país, cometieron actos gravísimos en contra de todo el pueblo de México y lo menos que merecen es cadena perpetua en alguna de las cárceles de alta seguridad en el territorio.

¿Cómo puede alguien, desde la propia presidencia de la República, traicionar a su patria y a la confianza de un pueblo que lo eligió porque creyó en que trabajarían para mejorar las condiciones de extrema pobreza en las que viven millones de connacionales? pues sí, es posible y ahí están los ejemplos.

Bueno, el negocio se les quedó a medias, porque la meta era consolidar acuerdos con la empresa brasileña Odebrecht; que habría pagado en promedio unos 250 millones de pesos de hoy en sobornos, es decir, 10.5 millones de pesos para poder obtener contratos de proyectos relacionados con el sector energético como el del Complejo Etileno XXI o el Contrato de Tula # 1.

¿Y por qué decimos que el negocio se les quedó a medias? porque entre los que recibieron sobornos por todo esto de la empresa brasileña; están dos de quienes contendieron por la Presidencia de México, el panista Ricardo Anaya y el priista José Antonio Meade. Es decir, de haber ganado uno de esos dos el compromiso era continuar con el amasiato con Odebrecht.

Según Lozoya, Ricardo Anaya siendo presidente de la cámara baja recibió 6.8 millones, José Antonio Meade unos 8.5 millones y como el movimiento de dinero se hizo en su mayor cantidad vía el CEN del PRI; pues fueron ellos los que acapararon las más grandes sumas, el equivalente a unos 80 millones de pesos actuales, para financiar la campaña de Peña.

Y entonces ¿cómo inició todo este lodazal? pues con la reforma energética; había que modificar la ley; agregar normas que permitieran al gobierno entregar contratos “leoninos” a empresas extranjeras, para poder amarrar el gran negocio compartido con los delincuentes de cuello blanco que manejaban a nuestro país.

En su conjunto senadores panistas debieron recibir más de 80 millones, que se dividieron entre la bancada para votaran a favor de esos cambios legales; o sea, así es como vendían nuestra patria en pedacitos, enajenando nuestra riqueza y recursos naturales sin importarles que la pobreza se extendiera cada vez más, con las consecuencias que ello deja en la sociedad.

Por este caso de Odebrecht se destituyó a un presidente en Brasil y otro, en Perú, se dice que optó por suicidarse antes de ir a la cárcel. Allá si se aplicó la ley cuando trascendieron datos que los implicaban en hechos de soborno, pero en México no se hizo nada ni se quiso hacer nada, porque los corruptos eran los que controlaban a la nación desde el poder.

Las pruebas que el ex funcionario Lozoya está entregando parecen contundentes, además los aludidos ni siquiera han podido desmentir absolutamente nada, y ello es un signo de admisión de los hechos, entonces tendrían que ir a prisión -entre otros- Peña Nieto, Felipe Calderón, Carlos Salinas, el entonces senador tricolor Ernesto Cordero, quien fuera presidente de la cámara de diputados federales y luego candidato panista, Ricardo Anaya, los actuales gobernadores, de Querétaro, Francisco Domínguez y de Tamaulipas, Francisco Javier García.

También han sido mencionados David Penchina, quien operó en el senado; Luis Videgaray, quien hizo la dupla con Peña y decidía a quiénes le entregaban sobornos, y un personaje clave mediante el cual la empresa movió todo el dinero, Fabiola Tapia Vargas, considerada el cerebro de la operación, así como José Antonio González Anaya.

Y bueno, esos apátridas fueron igualmente quienes «trabajaron» el famoso «Pacto por México», que no fue otra cosa sino un conjunto de complicidades entre priistas, panistas y perredistas, para aprobar no sólo las reformas eléctrica y energética objeto del escándalo; sino todas las demás, que afectaron a millones de mexicanos como la educativa.

Y todo eso fue a partir de la compra de voluntades de senadores y diputados de todos los colores y sabores, sin el menor remordimiento por su alta traición a nuestro pueblo. Viéndolo bien, si en nuestro territorio hubiera pena de muerte todos ellos tendrían que ser llevados a la horca.

Reiteramos, faltan nombres en esa lista como el ex gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu y quienes fueron los líderes del PRD en esa época Jesús Zambrano, Jesús Ortega y otros lidercillos partidistas que con gusto le entraban a la “lana sucia” para aprobar los acuerdos desde la dirigencia partidista y las cámaras.

Pero, como no tenemos pena de muerte, por lo menos se les debería dar cárcel a perpetuidad; y lo que son las cosas, todavía existen movimientos de carácter político que siguen apoyando a esos sátrapas, con las famosas «marchas anti AMLO (en vehículos) de composición mayoritariamente panista, que salen cada fin de semana a contaminar el ambiente tanto con sus autos como con sus bocinazos.

Por el momento lo mejor que deberían hacer es quedarse silencios. ¿O es que acaso añoran el regreso de esos tiempos de rapiña y corruptelas en la nación? no queremos pensar que existan mexicanos capaces de eso. ¿Usted qué piensa?

¿Y LA IDEOLOGÍA Y EL PROYECTO DE PARTIDO?

*PRI, PAN, PRD ¿hacia una alianza?

En una acción desesperada por recuperar espacios político-electorales; algunos partidos vienen trabajando en la búsqueda de acuerdos para ir de manera conjunta o en bloque a las elecciones intermedias del próximo año.

Consideran que sería la única forma de tener alguna posibilidad de recuperar alcaldías, diputaciones federales y locales. De esa manera piensan en ser competitivos en la justa presidencial del 2024.

Nos referimos al Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y  el de la Revolución  Democrática (PRD); que tuvieron sus momentos de gloria pero que por el abuso de las autoridades surgidas de esas siglas y la traición a los compromisos con el pueblo, debieron pagar la factura en las urnas.

Pero con eso, si es que se llegaran a consolidar esos acuerdos, se estaría evidenciando la ausencia de ideología y de proyecto, mostrando la falsedad de sus ofertas; porque no podemos concebir que la derecha del panismo, el centro del priismo y la supuesta izquierda del perredismo; “coman en el mismo plato” cuando sus proyectos de nación son literalmente antagónicos.

¿Entonces, sólo van por los intereses de grupo y de partido en la conquista del poder por el poder mismo? intentando quitarle el control de las cámaras al partido en la presidencia de la República, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Cuando observamos éste tipo de alianzas es cuando reiteramos que muchos institutos políticos realmente no tienen razón de ser, se saben tan débiles, que reconocen que sin el acompañamiento de otra fuerza electoral no ganarían ni una regiduría y, de ser así ¿para qué los queremos?

Si hubiera por lo menos un poquito de decencia y lealtad con la ciudadanía ya habrían trabajado sobre un plan y proyecto que llevara a la eliminación de aquellas siglas partidistas que lo único que dan es vergüenza, y obligar al aglutinamiento de todas aquellas que dicen comulgar con una misma ideología en un sólo partido y desaparecer aquellas agrupaciones que ni si quiera la tienen, porque sólo aprovechan las coyunturas para vender un voto o unos cuántos que hacen “bisagra” en el Congreso.

Es decir, uno de izquierda, uno de centro y otro de derecha; de esa forma incluso se reduciría el gasto a nivel de prerrogativas partidistas y el costo de la política sería mucho menor. Pero, pareciera que vivimos en medio de una farsa y demagogia eterna, que lo único que hace es alimentar la corrupción y el engaño al ciudadano.

En las próximas elecciones, a nivel federal “la cereza en el pastel” es el Congreso de la Unión, los adversarios de éste gobierno necesitan quitarle la mayoría de los legisladores al bloque de Morena y de esa manera mejorar sus expectativas hacia la justa presidencial del 2024. Si no lo logran, sería casi imposible que eviten la continuidad del obradorismo por un sexenio más.

No obstante; nos parece una absoluta incongruencia y contradicción, que izquierdosos; derechosos y del centro pelen del mismo lado; cuando lo más lógico es que mantengan posiciones contrarias. Pero los valores, la ética y la honestidad de la mayoría de quienes viven del presupuesto público se fue perdiendo hasta llegar a dichos extremos.

PANISTAS, PRIISTAS Y ALIADOS, EN EL LODAZAL

Comienza Lozoya a «soltar la sopa”

El retorno a México del ex director de Petróleos Mexicanos (PEMEX), Emilio Lozoya, vía la extradición y en calidad de detenido, mantiene a decenas de personajes del primer nivel político nacional casi en el terror; porque el señor «ya comenzó a soltar la sopa» y sus primeras declaraciones apuntan a esferas muy altas.

Ya ve usted que el ex funcionario en el sexenio de Enrique Peña Nieto, fue acusado de macro delitos cometidos en esa dependencia durante su responsabilidad en ese trascendental sector; por lo que huyo y fue detenido en Europa.

Se refugió en España; sin embargo, fue localizado y detenido, y tras un largo proceso de gestión del gobierno mexicano, extraditado por fin hace unos días a nuestra nación, para ser juzgado aquí en su país por los delitos internacionales y nacionales que se le atribuyen.

El hombre; sin embargo, aunque también sin lugar a dudas, se benefició de la rapiña y realmente «administraba» el negocio para quienes eran los verdaderos ganones; es decir sus jefe superiores, léase el ex presidente Enrique Peña Nieto, pero además, y a pesar de que se supone que eran cosa del pasado; el antecesor de Peña Nieto (Felipe Calderón) podría también estar involucrado, y no solo eso… por lo que Lozoya ha dicho el pez más gordo, que es quien siguió controlando prácticamente todo, sigue siendo Carlos Salinas de Gortari (algo que ya se suponía).

Y bueno, en medio de ellos comienzan a aparecer en sus declaraciones algunos panistas y priistas de todos los tamaños; como los casos de los ex aspirantes del PAN y del PRI a la presidencia del país en el 2018, Ricardo Anaya y José Antonio Meade. De paso, otros ex funcionarios peñistas como Luis Videgaray.

Sumados a los nombres anteriores, surgen muchos senadores priistas y albiazules porque se aprecia que aquello era un auténtico cochinero, y sobre todo a partir de la reforma energética; que fue diseñada por todos ellos para hacer el negocio de sus vidas.

Entre Salinas, Calderón, Peña y sus cómplices; generaron una serie de empresas en torno a PEMEX, a través de las cuales enajenaban y se beneficiaban de toda clase de bienes, venta de petróleo y sus derivados y dinero de sobornos, para grupos de familias y algunos cuñados de Salinas de Gortari.

Emilio Lozoya ha aceptado ofrecer toda clase de información respecto a los alcances de las acciones de corrupción de todos esos delincuentes de cuello blanco a cambio de que las penas en su contra sean disminuidas; algo así como un testigo protegido, y por lo que hasta éste momento se conoce de los primeros datos que ha soltado sí entregará pruebas como para iniciarle una denuncia a Salinas, y entonces se prevé que pudiera ser el primer ex presidente mexicano que caiga en la cárcel.

El propio presidente Andrés Manuel López Obrador, sobre una pregunta al respecto en sus conferencias mañaneras, mencionó que «se ha filtrado alguna información de las primeras declaraciones de Lozoya, y que se valoran sus aportaciones».

Y lo que algunos analistas advierten es que el gobierno actual está interesado en ir primero por Carlos Salinas de Gortari, porque todo indica que es quien siguió controlando el poder en México hasta el sexenio de Enrique Peña Nieto, y quien «sugería» las estrategias para la enajenación de bienes nacionales para convertirlos en patrimonio de unos cuantos.

Claro, se considera que después de eso, iría por los otros dos ex presidentes, Peña y Calderón; porque están metidos hasta el cuello en ese lodazal de podredumbre y perversidad.

No es pues una casualidad que de un tiempo a la fecha esos pervertidos grupos de poder se comenzaran a lanzar como “perros de presa” contra la figura presidencial, sabían que traían la cola muy sucia y la primera reacción fue buscar incluso la desestabilización política o hasta el derrocamiento del gobierno en turno; aplicando aquello de que «muerto el perro se acabó la rabia», y si lograban el propósito no sólo no serían sancionados sino que regresarían por lo poco que no se llevaron.

Parece que la extradición de Lozoya los puso a temblar; como ex director de PEMEX conoció a detalle el tamaño de los negocios de cada uno de esos personajes, esto puede dar un giro de 90 grados.

Con pruebas, las instancias competentes pueden llamarlos a cuentas, e incluso si se les prueban los delitos; ponerlos tras las rejas, por eso es que de pronto Calderón y algunos otros panistas que venían muy acelerados están guardando silencio, atrincherados y esperando hasta dónde, el ex titular de PEMEX, los empina.

Bueno, incluso buena parte de periodistas y columnistas de medios nacionales también andan con escalofrío, porque tenían sendos beneficios económicos con base en Petróleos Mexicanos; porque esa riqueza, dizque nacional, daba para eso y más, y el control informativo era casi total.

Hoy se observa claramente cuál fue la estrategia a seguir una vez que Lozoya fue traído a México; en su calidad de detenido, lo lógico era que fuera llevado a prisión de forma directa, pero se dijo que venía mal de salud y por lo tanto, antes de pisar la cárcel se internaría en un hospital.

La verdad es que se le mantuvo en un lugar donde podía empezar a declarar contra todos esos sátrapas, y es lo que viene sucediendo.

En conclusión, si bien la idea es ajustarle las cuentas a esos políticos que han venido traicionando a los mexicanos y aplicarles la ley, Lozoya -si AMLO lo quiere- será un instrumento político de muy alta rentabilidad, y que puede ser explotado conforme a los tiempos electorales y de cara a la justa del 2021.

¡Imagínese si en verdad llevara a la cárcel a Salinas, Calderón y Peña Nieto, con delitos plenamente comprobados! acabaría con una enorme casta de mañosos y de enemigos de un pueblo que por décadas vivió explotado y sometido al robo y la pobreza; mientras esos sujetos inmorales disponías de nuestros recursos económicos y materiales a su antojo.

Así que en torno a éste caso lo más importante está por venir, hay que estar muy pendientes de lo que Emilio Lozoya venga declarando, y lo que hasta hace años se consideraba imposible -someter a juicio a ex presidentes-, pudiera comenzar a concretarse; eso sí sería un asunto histórico y sin precedentes en la historia reciente de la nación.  ¿No le parece?

EN LA CARRERA POR EL 2021

*¿Lozoya, pieza clave?

Las elecciones intermedias del 6 de julio del 2021 se aproximan; si bien aún no se da el banderazo formal de arranque por parte de los organismos competentes en la materia, ya en el escenario nacional vemos los primeros «agarrones» entre las diferentes fuerzas políticas y partidistas, sobre todo poniendo en medio al régimen en turno y a su presidente Andrés Manuel López Obrador.

La derecha, encabezada por el panismo, que trae detrás a poderosos empresarios, figuras intelectuales y hasta algunos compañeros periodistas de los medios de información, hace rato que comenzó una intensa campaña buscando desgastar la figura presidencial, prácticamente desde que tomó posesión, y con ello en contra de su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Han conformado incluso un «frente» dizque para promover la destitución de AMLO de nombre (FRENA) y son los que vienen desarrollando protestas, que ahora hacen desde sus automóviles en distintos estados de la República con ese propósito impulsaron también la famosa carta publicada por intelectuales, cuestionando el actuar gubernamental.

Hay entonces una lucha encarnizada por buscar tomar la delantera hacia la justa electoral del año que viene, en la cual el platillo más fuerte sin duda es el Congreso de la Unión, mediante la elección de diputados federales; aunque también se renovarán algunas gubernaturas, congresos locales en los estados y ayuntamientos.

Se puede observar que lo que conocemos como «derecha» es el bloque que más acciones promueve y, un poco a distancia, el otrora glorioso y todo poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI) apoya un poco; aunque aún siguen adormecidos por las derrotas del 2018, no logran levantar la cabeza, andan medio agazapados y quizás esperando el momento para atacar.

Pero si bien los panistas, incluidos los falsos izquierdosos del PRD y el mismo tricolor hacen montón frente a Morena, sus aliados y el gobierno; éste último pareciera que en éstos momentos tiene «la sartén por el mango» con el arresto -primero y ahora extradición de Emilio Lozoya-, quien fuera Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en el sexenio de Enrique Peña Nieto y ostentara otros cargos desde su campaña.

El nivel, peso y complicidades, en las que se presume participó el ahora indiciado (con muchos elementos) con «sus jefes» cuando fue funcionario, parece que es ideal como para llamar a cuentas a muchos de quienes andan acelerados, y taparles la boca o de plano iniciarles los procesos legales correspondientes, para que los tribunales competentes en impartición de justicia les apliquen la ley, en caso de encontrarlos responsables.

López Obrador tiene en Lozoya, quien se afirma ya prometió «soltar la sopa» con el fin de que muchos de sus pecados sean perdonados, un instrumento invaluable para someter a buena parte de sus adversarios políticos; incluyendo al ex presidente de la República Enrique Peña Nieto, e incluso al otro ex presidente, Felipe Calderón Hinojosa.

Ojalá que el mandatario no recurra a las prácticas del pasado, es decir, usar al ex director de Pemex para negociar con los panistas, priistas, perredistas y sus aliados para que le bajen de nivel, y opte por actuar conforme a derecho; que sería castigar los delitos que correspondan a quienes resulten involucrados en ésta enorme telaraña de corrupción.

¿Y si se decidiera por lo legal, hasta dónde llegaría el hilo de complicidades? pues como ya lo dijimos, tendría que llegar a los ex mandatarios, Peña y Calderón; además de otros ex funcionarios de primer nivel del peñismo y del gobierno anterior, como de quien fuera Secretario de Gobernación: Miguel Ángel Osorio Chong por citar alguno; o a varios senadores y diputados federales de la legislatura anterior que avalaron y promovieron la “liberación” de Pemex con sobornos y pago de favores en empresas del sector energético.

También a quienes ocupaban gubernaturas y a líderes de partidos, como a los famosos «chuchos» del PRD, Jesús Ortega Martínez y Jesús Zambrano, ambos ex líderes nacionales de ese malogrado instituto e incluyendo a quien era gobernador de Morelos, Graco Ramírez que fueron impulsores del pacto por México y varios acuerdos en el Congreso de la Unión.

Muchos miembros destacados de Acción Nacional y hasta empresarios, porque al amparo de la reforma energética, para cuya aprobación se habrían pagado cuantiosos sobornos, (y cuyos números Lozoya deberá calcular y tener a buen resguardo), van a salir a la luz y enlodados con la cola sucia, porque actuaron como delincuencia organizada a costa de los activos del sector energético mexicano.

No únicamente desviaron miles de millones de pesos destruyendo las estructuras de PEMEX con la reforma, sino que autorizaron la intervención de capitales extranjeros en áreas estratégicas y también crearon empresas fantasma para lavar dinero, y permitieron que se robaban la gasolina y otros combustibles de una forma descarada e imperdonable.

Si el hoy extraditado verdaderamente comienza a dar información, imagínese el tamaño del problema para quienes nos robaron; debe ser suficiente como para darle cadena perpetua a ex presidentes, ex gobernadores, ex líderes partidistas, empresarios y demás delincuentes de cuello blanco que se enriquecieron sin límite, a costa de un recurso que nos pertenece como nación.

Por todo eso y muchas otras cosas sumamente delicadas es que reiteramos que AMLO los tiene, a todos esos apátridas, entre la espada y la pared; y seguramente que esperará los tiempos electorales más adecuados para empezar a jalar la correa e ir asfixiando a muchos de quienes hoy lo quieren fuera de la presidencia, empresarios que no pagaban impuestos, otros que ya no están haciendo negocio con los bienes del estado y muchos más que tienen intereses políticos en puerta.

Nuestra posición es que se actúe con la ley en la mano, que quien deba algo que la pague, y todos los que en éste como en muchos otros actos de corrupción nos han hecho daño, sean puestos tras las rejas, a fin de que nunca más nos vuelvan a hacer daño. ¿No sería lo más correcto?

Por lo demás, si el gobierno actual no ha cumplido con las expectativas, ha caído ya en actos de corrupción e incapacidad para gobernar; que ahí sí se le cobre la factura en las urnas, pero en torno a la corrupción de Lozoya tendría que actuarse hasta el fondo.