UN PROYECTO MINERO EN MORELOS

*Esperanza para la recuperación económica

Uno de los efectos más devastadores de la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2, más allá de las muertes y los contagios, es la crisis económica mundial provocada por el confinamiento para evitar la propagación del mal conocido como Covid-19.

Sólo en los Estados Unidos durante marzo y abril se perdieron más de 30 millones de empleos y, aunque en mayo hubo una leve recuperación; las solicitudes de apoyo por desempleo son millones, lo que acrecentará los niveles de pobreza en la nación del norte.

En México, estiman que el desempleo general en el mes de abril ascendió a 12.5 millones de empleos perdidos. Si tomamos en cuenta que la Población Económicamente Activa es de entre 48 y 50 millones de personas, la pérdida de empleos en abril significaría cerca de un 25 por ciento.

Ambas circunstancias, lo ocurrido en la Unión Americana y en México, tendrán un efecto devastador en la población mexicana; pues el desempleo en Estados Unidos ocasionará un impacto sin precedentes en el envío de remesas a familias en nuestro país, que dependen enteramente de ellas para sobrevivir.

Eso, y la falta de acciones gubernamentales a nivel estatal y federal, traerán como consecuencia el incremento de la pobreza e incluso del hambre entre la población de Morelos. Lo que se suma a un aumento en el número de personas y familias que apenas sobreviven, todavía más de lo que se acumuló en el sexenio pasado.

La mayoría de las personas en Morelos vive en la economía informal (sobrevive), aquellos que tienen un empleo formal dependen del sector público o de la economía terciaria; y ambos sectores están enfrentando una crisis sin precedentes de la que no será fácil ni rápido que salgan y mejoren sus condiciones de vida.

Frente a este panorama, inversiones millonarias como la que plantea la empresa Esperanza Silver de México en el proyecto de minería de Tetlama, Temixco, es una de las pocas alternativas que tendrá la población de la zona para salir adelante. Ello pues, además de generar empleos directos en beneficio de familias y comunidades, ofrece opciones para el desarrollo comunitario permanente.

Basurero a cielo abierto en Tetlama, Temixco, Morelos

De acuerdo con indicadores oficiales Tetlama mantiene un alto índice de marginación y amplios niveles de rezago educativo y de servicios públicos; no hay empleos, por lo que sus habitantes, sobre todo los jóvenes, se ven en la necesidad de emigrar para obtener algún ingreso que les permita subsistir a un nivel medio y aportar a sus familias. Todo ello, se ha complicado aún más por la pandemia, el confinamiento y la suspensión de actividades económicas de los últimos dos meses.

La inversión millonaria no es todo, se crearán empleos en diferentes ámbitos, se plantea la construcción del proyecto de desarrollo comunitario permanente ya que el modelo de minería de la subsidiaria de Alamos Gold Inc. representa una manera distinta de empresa, de producir en el sector minero; que se apega a un modelo que toma en consideración al medioambiente y se preocupa por el tejido social.

Durante los últimos meses los consensos entre las comunidades de la zona han ido creciendo; sabedores de que sus alternativas son pocas, pues el abandono desde hace décadas en el campo por parte de los gobiernos mantiene a la mayoría de esas tierras como ociosas porque se requiere de mucha inversión para hacerlas productivas, hay mucho que limpiar antes de siquiera pensarlo.

Los efectos de la intervención de la empresa serán mínimos, frente a lo que existe ya en esa zona que estuvo dedicada a los basureros a cielo abierto desde hace años, por lo que una inversión representa enormes posibilidades de futuro para la gente. Morelos, una tierra abandonada por muchos años y sin proyectos claros de desarrollo, tiene ante sí una de las mejores oportunidades de detonar y cambiar su futuro. Es una suerte que, en medio de la tragedia mundial, exista una esperanza en este proyecto de inversión y de construcción de desarrollo y bienestar para la gente. Esperanza Silver México es la esperanza, en medio de tanta miseria. ¡Enhorabuena!

INFUNCIONALES

Nadie podría negar que hacía falta aplicar una depuración absoluta en las estructuras federales, en éste caso, aquellas que a modo de delegaciones federales hacían de brazos del poder central, atendiendo necesidades en los estados de la federación.

Se había llegado al exceso del burocratismo, a nóminas abultadas y al derroche presupuestal para atender necesidades internas; abandonando sus obligaciones y desviando los propósitos para los cuales fueron creadas esas instituciones.

El presidente Andrés Manuel López Obrador decidió hacer modificaciones profundas; primero, para sacudir “las manzanas podridas”, luego para adelgazar las nóminas, y así generar ahorro para hacerlas más eficientes y funcionales; sin embargo después de un año los resultados no se ven, es más, pareciera que estaban mejor cuando estaban peor.

Así fuera a regañadientes pero los responsables de esas dependencias mostraban mayor movilidad y presencia, sumaban activos federales a los estatales y se lograba una bolsa de recursos para la entidad que, distribuida en distintos ámbitos de la actividad productiva y económica del estado alimentaba rubros como el empleo o inducía inversiones estatales para el desarrollo.

Es de considerar que luego de más de un año de experimentos es momento para que muestren cuál es realmente su papel en el compromiso de alimentar la recuperación económica integral del país y, en este caso de Morelos.

Venimos de un largo tiempo de tropiezos y administraciones de rapiña, necesitamos urgentemente que el curso de la historia comience a cambiar para bien, ésta entidad no ha podido enderezar el camino desde el gobierno de Lauro Ortega Martínez, pero su sexenio terminó hace 32 años, ¡ya basta de improvisaciones y experimentos!.

El principal reclamo en torno a todo lo que ocurre sobre el tema es para el coordinador de delegaciones Hugo Erick Flores Cervantes, que debiera mantener en acción permanente a sus muchachos; pero que le pone más interés a las cuestiones partidistas, descuidando visiblemente el encargo que le hizo López Obrador.

Pero reiteramos, el presidente de la República se comprometió a cambiar el curso de la historia, a combatir la simulación, corrupción y el engaño; sosteniendo que todo eso llevaría a lograr mejores resultados con menos dinero, pero hasta éste momento no vemos nada y ya vienen las elecciones del 2021. Sabemos que durante esos procesos, prácticamente todo queda paralizado, y el escaso circulante que hay se orienta a cuestiones políticas, es un año más perdido política y económicamente.

SABOTEADORES CON PIEL DE AMBIENTALISTAS

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República muchos de sus aliados a lo largo de la lucha política fueron los auto denominados “ambientalistas”, los cuales estaban seguros que tendrían una posición privilegiada en el gobierno de la 4T; ya que durante la campaña del año 2018 él mismo los abanderó en muchas de sus “propuestas”, pero a partir del 2 de julio del 2018 se dieron cuenta que estaban ahora más solos que nunca.

El presidente de la República tiene ubicada a la industria minera como un detonante de la economía, principalmente en las zonas más deprimidas en nuestro país, esta postura choca con los intereses de los grupos autodenominados “ambientalistas”, los cuales se oponen al desarrollo de la industria minera, lo cual ha generado un marcado distanciamiento.

Estos grupos ambientalistas y algunos sectores de la sociedad se han unido para enfrentar los proyectos mineros, uno de ellos en la entidad, y han utilizado como estrategia el desinformar e infundir temores sin ningún sustento, pretendiendo incluso quitar a la minería su influencia como dinamizador de la economía.

Este tipo de industria, a nivel mundial y en algunas partes de nuestro país, ha realizado importantes inversiones para modernizar los procesos de exploración y explotación de minerales; aplicando la tecnología más avanzada que garantiza el aprovechamiento responsable de los recursos.

En algunos lugares se hace de manera sustentable con el medio ambiente, y respetando a las comunidades y, tan es así, que cohabita con otras actividades económica primarias. La minería es indispensable para la vida cotidiana, y lo podemos ver porque proporciona recursos para la industria, la salud, la agricultura, la computación, y otras.

Los grupos autodenominados ambientalistas y algunas organizaciones sociales se han convertido en saboteadores, ya que utilizan diversas estrategias para desinformar y bloquear los proyectos mineros, y con ello condenan a la pobreza a muchas de las comunidades que se verían beneficiadas con los proyectos. Dichos grupos, al lograr su cometido, se retiran de las comunidades y los abandonan con sus problemas sin brindar ninguna alternativa de solución a sus problemas de falta de oportunidades.

Por lo anterior, se advierte que dichos grupos atienden a obscuros intereses, ya que nada se sabe de su financiamiento ni de sus verdaderas motivaciones; por lo cual es importante que se legisle al respecto, ya que estos grupos pueden mentir y desinformar impunemente, afectando a comunidades y empresarios al comprometer su futuro e inversiones millonarias.

Se debería exigir que todas las “afirmaciones” a favor o en contra tengan un verdadero respaldo científico, y no sólo sean especulación o suposición.

Se debe dar certeza jurídica a las comunidades e inversionistas en nuestro país, porque existe una completa legislación minera que abarca todos los temas ambientales, sociales, culturales, de seguridad, salud, etc. por eso hemos dicho que si un proyecto minero cumple con dicha legislación, no puede quedar su aprobación en manos de grupos carentes de autoridad o de información veraz, porque en ello va el futuro de las familias de algunas regiones del país donde no hay otras alternativas.

Ya lo dijo el presidente de la República, “No vamos a permitir que pseudo líderes extorsionen a las empresas; hay que cuidar el medio ambiente y pagarle bien a la gente y darles oportunidades. Se tiene que cuidar la industria minera, porque es una importante fuente de trabajo”, ha señalado el presidente.