SEGUIRÁN CLASES VIRTUALES

Como ya estaba previsto, las escuelas serán la última actividad en a la nueva normalidad, con el fin de que los estudiantes no corran ningún tipo de riesgo que afecte la salud de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes; informó el secretario de Educación en Morelos, Luis Arturo Cornejo Alatorre.

Al darse a conocer ayer el cambio del semáforo epidemiológico a color amarillo, Cornejo Alatorre aseguró que es prioritario el cuidado de la salud y el bienestar de quienes integran la comunidad estudiantil.

Confirmó que sólo se regresarán a las actividades presenciales cuando el semáforo epidemiológico esté en color verde, ya que esto es parte de los acuerdos establecidos en el Consejo Nacional de Autoridades Educativas (CONAEDU).

El secretario de Educación aseveró que se mantendrá la estrategia de educación a distancia “Aprende en Casa II”, implementada durante el periodo de aislamiento, cumpliendo así con los principios de seguridad, equidad e inclusión de la Nueva Escuela Mexicana.

Dicha estrategia garantiza el acceso a la educación de las niñas y niños, además de que fomentar el uso de los avances de las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital; que se encuentran disponibles y que los estudiantes exploran en la medida de sus posibilidades.

En ese sentido, el funcionario estatal mencionó que los contenidos de los programas y planes de estudio seguirán siendo transmitidos a través del Sistema Público de Radio y Televisión (SPRyT), así como de cuatro televisoras privadas (Televisa, TV Azteca, Multimedios e Imagen TV), en donde se dará seguimiento al programa “Aprende en Casa II”, con lo que se pretende llegar a todos los rincones de la entidad.

El titular de la Secretaría de Educación reconoció el compromiso mostrado por parte del magisterio y los padres de familia, ya que han privilegiado en todo momento el aprendizaje de los estudiantes para cumplir con los objetivos académicos para el ciclo escolar que concluyó y en el actual 2020-2021.

NEGRO PANORAMA EN MÉXICO Y EN MORELOS

*Violencia infantil

Escalofriantes cifras expusieron los ponentes en el foro «Violencias contra niñas, niños y adolescentes” organizado por la comisión de Educación y Cultura del Congreso local; que encabeza la diputada Alejandra Flores Espinosa, también presidenta de la Junta Política y de Gobierno.

Las cifras que se dieron a conocer señalan que en el 2018más del 81% de los niños, niñas y jóvenes padecían alguna forma de pobreza; 9.3% de ellos pobreza extrema y 40.3 % pobreza moderada, o para acabar pronto sólo el 18 de ellos se consideró no pobre.

Sobre las diferentes formas de violencia contra este sector de la población dieron parte varias autoridades, como el primer visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), José Martínez Cruz, quien señaló que la pobreza y violencia son temas como para preocuparse en serio.

“Estos son problemas reales que viven millones de menores de edad en éste país y, desde luego, en nuestra entidad”, aseguró el fundador de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos.

Las estadísticas nos marcan algo que ya intuíamos y hacen ver que el mayor número de agresiones físicas, maltrato, violencia sicológica y abuso sexual en contra de los menores se da en el interior de la familia; porque suelen ser los padres, hermanos, tíos o parientes en general los que cometen tales arbitrariedades en su contra.

Lo más doloroso es que es ahí, en el mismo hogar, es donde se supone deben tener más o mayor seguridad; y el compromiso para salvaguardar los derechos de ellos como menores, es donde se cometen más abusos en su contra.

Martínez Cruz ofreció datos muy interesantes como aquello de que en México habitan cerca de 40 millones de menores de edad, o sea el 35 por ciento de población total. Pero, fíjese nada más, de acuerdo con el CONEVAL, incluso se advierte que con todo este fenómeno de la violencia, la asistencia infantil en el sector educativo básico viene disminuyendo.

Por lo menos eso se reflejó entre los ciclos escolares 2017-2018, cuando ascendió al 94 por ciento y para el 2018-2019 se bajó la atención al 93 por ciento.

Otra área en la cual se hizo énfasis fue que en los pueblos y las comunidades indígenas, que son donde más signos de pobreza se muestran, también hay ausencia de estudios básicos sobre los problemas en contra de la niñez.

Son pues diversos los actos que violentan las garantías de los infantes como decíamos, desde el propio hogar, pero también las estadísticas revelan que van en aumento las agresiones en los planteles escolares, con la práctica de lo que ahora se conoce como «bullyng», entre los mismos compañeros o de profesores a estudiantes.

De los casi 40 millones de niños, niñas y adolescentes en México, unos 28 millones padecen ese fenómeno; por lo que hay una intención de ir generando consciencia entre padres de familia, maestros, autoridades para que se puedan revertir esas tendencias.

Bajo éstas circunstancias es entendible lo que pasa en nuestro entorno; un clima de grave inseguridad y violencia a todos los niveles y edades; sin respeto de género, y si no se corrige el rumbo entonces las generaciones en desarrollo continuarán el mismo camino o peor.

Durante 2018 se reportaron 36 mil 265 personas desaparecidas, y de ellas un 18% fueron menores, además de que tampoco están exentos de la inclusión en el crimen organizado. No hay cifras, pero deben ser miles de menores reclutados.

En este foro se dieron cita, además de los organizadores por parte del Congreso local, funcionarios relacionados con el tema de la atención a menores, el sector educativo y los responsables del área de seguridad, entre otros.