¿PROYECTO INCOMPRENDIDO?

Cuarta Transformación

La actual administración federal auto llamada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, como la Cuarta Transformación o 4T pareciera ser un proyecto incomprendido para una parte de mexicanos; en su mayoría de aquellos que fueron su oposición en las elecciones del 2018 y algunos otros que se han ido sumando a la retaguardia, aunque aplaudida por otros, quienes lo llevaron al triunfo.

Una cosa es muy visible; el mandato del tabasqueño muestra profundas diferencias con gobiernos anteriores y, en ciertos aspectos, ejerce políticas diametralmente opuestas a las practicadas quizás durante cerca de 100 años en el país, a cuyo modelo el mismo presidente se refiere como «el periodo neoliberal».

Y esa decisión de ir en sentido contrario a sus antecesores en la presidencia, de aquellos que eran siempre beneficiados por el poder y que van desde la iniciativa privada incluyendo a consorcios internacionales; es lo que le ha traído resistencias y hasta posicionamientos agresivos en su contra porque se acostumbraron a sumar riqueza de forma ininterrumpida, y hoy se sienten desplazados del goce de esos privilegios.

El señor insiste en que el modelo de gobierno que ejerce es el correcto, que era tiempo de fortalecer la economía social y obligar a aquellos que disfrutaron del poder y del dinero durante demasiados años a que paguen sus impuestos como cualquier mexicano, y que colaboren honestamente con el desarrollo del país, no sólo con el suyo.

¿Qué hay errores en el desempeño de López Obrador? indudablemente, que en algunos aspectos pareciera ser un político necio que no escucha consejos; también, por eso algunos de sus colaboradores iniciales han decidido separarse y muchos otros aspectos criticables más, pero el hombre pareciera no cambiar el rumbo que asegura debe seguir la nación a su entender para lograr una mejor justicia en la concentración de la riqueza de México.

Para su mala fortuna lleva un decrecimiento nacional histórico porque «le tocó bailar con la más fea», la pandemia del coronavirus que es mundial; pero en el caso nuestro sigue siendo un fenómeno no controlado y motivo de quebranto financiero impredecible todavía.

Su estilo de gobernar y su forma de manejarse personalmente, de permanentemente criticar y enjuiciar a sus adversarios, ha llevado a una polarización de algunos sectores: aquellos que están con él a morir y los que parecieran casi morir de rabia por estar en contra de él, pudiéramos decir que casi no hay intermedios, o estas con él o en contra de él.

En lo que nos parece que no hay duda es en que todo eso tiene que ver con intereses de grupos de poder, que dejaron de ser incluidos en el disfrute de la riqueza desde todos los ámbitos, y por lo tanto la refriega entre las partes seguirá, y más aún ante la proximidad de una elección intermedia que para los contras es propicia para quitarle respaldo al presidente desde el Congreso de la Unión y algunas gubernaturas.

Pero no obstante que los golpes le arrecian todavía las encuestas le dan un respaldo popular del 60 a 70 por ciento; cosa que preocupa a aquellos que quisieran atarle las manos luego de la justa política del año entrante, eso por la vía de su figura, si logra que dos o tres partidos más se sumen a Morena en la elección a lo mejor consigue mantener el dominio absoluto en las cámaras, pero eso está por verse.

Ahora bien, ¿en verdad es una locura el proyecto que lleva a cabo López Obrador? escuchábamos una conferencia sobre el tema de gobierno de un ex mandatario sudamericano y ciertamente que parece tener razón en unos aspectos; el analista se refería a su país, pero es como si estuviera hablando de México, y mire que dijo ciertas verdades de los neoliberales y de los ultra derechistas o adictos al capital.

Lo menos que señaló es que: «por lo menos durante los recientes 100 años ha sido una minoría la que se ha enriquecido vorazmente a costa de la miseria del pueblo, los gobiernos en lugar de trabajar en función del interés colectivo y de sus respectivos países sirven a monopolios de poder internacionales y nacionales, y aplican modelos mediante los cuales los bienes y riquezas se van concentrando, pero cada vez con mayor flujo en unos pocos que viven con todos los lujos».

Claro, abundó en observaciones de que, a pesar de ser expresadas hacia su país de origen, encuadran al 100 por ciento en lo que ha pasado en nuestra nación desde los orígenes de lo que hoy es el PRI y del PAN; mexicanos que sin explicación forman parte de los hombres más ricos del mundo cuando somos un territorio de tanta miseria; eso sólo se logra con altos grados de deshonestidad. Negar que esto ha ocurrido aquí es ir contra la realidad.

Pero como sea, AMLO sigue caminando en medio del fuego cruzado, unos lo repudian e insisten en que carece de estatura política y capacidad para gobernar y otros le siguen dando el beneficio de la duda y avalan todas sus decisiones, la presión continuará con mucha fuerza hasta ver los resultados de la elección que viene y dependiendo de cuales sean los resultados pudieran modificarse los escenarios.