LA MONEDA EN EL AIRE

*¿Delgado o Muñoz Ledo?

No obstante su doctrina y filosofía en el sentido de que son una institución diferente; de absoluto respeto y democracia entre sus simpatizantes y militantes, el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) viene cayendo en las mismas prácticas y enfrentamiento interno por el control del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), muy similar a los priistas, panistas o perredistas.

Por lo menos en este proceso de renovación de dirigencia nacional pareciera que estamos viendo al Revolucionario Institucional en una batalla campal de todos contra todos, y ya sabemos que eso a lo único que los lleva es al debilitamiento de sus filas de militantes; ya de por sí pobremente estructuradas.

Si bien es cierto que ya se logró aplicar el primer filtro consistente en la eliminación de aspirantes que, luego del resultado de una primera encuesta, se quedaron muy atrás en liderazgo dejando únicamente a dos en la contienda: Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, entre ellos y conforme a otro sondeo; quedaron en un empate técnico lo que obliga a una segunda consulta.

En esas circunstancias, están literalmente «agarrados del chongo» porque son centésimas las que distancian al senador Porfirio de su adversario interno, y no se puede dar a ninguno de ellos como vencedor.

Lo malo es que se están pegando con todo entre sí, el primero afirma que lo están despojando de su triunfo y que de acuerdo con sus cálculos tendría que estar muy por encima de su contrincante, aunque algunos observadores dan razones del porqué de tan cerrada lucha.

Esas opiniones refieren que a partir de que en el primer levantamiento de la encuesta venían varias mujeres como opción a la dirigencia y quedaron sin una representante en la primer ronda de encuesta, el voto femenino se dispersó y las tendencias cambiaron con respecto a la primera consulta.

El asunto es que cuando se coloca a Mario y Porfirio solos los escenarios se modifican y ello se debe que se decidiera ir a otra encuesta; no obstante, la moneda sigue estando en el aire y nada está definido por las impugnaciones que se han anunciado.

Ahora bien ¿quién sería mejor presidente de Morena, Mario Delgado o Porfirio Muñoz Ledo?

Cada uno tiene lo suyo y si bien Delgado es más joven, lo que le posibilitaría mantener un contacto permanente y directo con los militantes y simpatizantes en toda la República dada su energía; no deja de ser una figura menos reconocida y de escasa trayectoria comparado con su adversario, y eso también cuenta sobre todo en política.

Muñoz Ledo por su lado es “hoy por hoy “un político consagrado, reconocido no sólo en Morena sino por todos aquellos que se dedican a la actividad del servicio público y la representación popular. Puede ser un hombre de edad avanzada pero es muy lúcido y difícilmente alguien, llámese priista, perredista, panista y agregados, no le reconocerían sus dotes y su autoridad.

Vaya pues, difícilmente encontraríamos hoy en día un cuadros con tanta autoridad y respeto como él; incluso por encima de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Y si bien es cierto que ejercería su liderazgo desde el centro del país no lo haría mal, y además sus decisiones seguramente serían acatadas puntualmente y conduciría a Morena por el camino más certero; con estrategia e inteligencia.

Para acabar pronto, en conclusión y de bote pronto DAD consideraría que a éste partido le iría mejor con Porfirio sin importar que no estaría en condiciones de andar de gira por todo el país.

Pero no hay por el momento nada definido, la balanza se puede inclinar hacia cualquier lado y no escapan al riesgo de que ocurra una ruptura que los lleve a condiciones de menos rentabilidad de cara a las elecciones del 2021. Frente a otros institutos políticos que requieren reestructuración Morena cuenta con una ventaja, son el partido en el poder, y eso, así sea por intereses obliga a sus cuadros a mantenerse dentro del mismo.

MORENA, LUCHA POR EL PODER

*Más de 60 aspirantes

La batalla por ascender a la dirigencia nacional del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ha desatado una polémica que raya en el exceso; y provoca enfrentamientos entre grupos y corrientes en cuya confrontación aparecen personajes de primera línea como el senador Porfirio Muñoz Ledo y el canciller Marcelo Ebrard Casaubón.

El primero, acusa al otro de estar metiendo las manos en la contienda interna por uno de los que buscan la presidencia de la institución, Mario Delgado, a pesar de que el segundo asegura lo contrario y señala que de momento su principal ocupación está en su función de negociar junto con el secretario de Salud las vacunas que se podrán a disposición de nuestro país.

Y bueno, como ya le gustó el hueso, la propia ex presidenta del CEN, Yeidckol Polevnsky, está metida en la pelea; con la esperanza de recuperar la posición, pero entre aspirantes a la Secretaría General y a la Presidencia hay 61 interesados; ¡imagínese usted! una auténtica maraña, que los ha llevado a un conflicto interno complicado, y por ende una inestabilidad y divisionismo nada diferente a lo que pasa o pasaba en otros partidos como el PAN o el PRI.

Y precisamente como parte de la campaña proselitista por la Secretaría, en fórmula con Mario Delgado, estuvo este miércoles en Cuernavaca Donají Alba, quien mostró un panorama muy tranquilo; porque finalmente es su papel enviar señales de tranquilidad, aunque la realidad sea otra, el pleito interno está “a todo lo que da”.

Por cierto, estuvo acompañada de la senadora morelense Lucía Meza Guzmán -quien hasta hace poco se vinculaba con la solicitud de registro de un nuevo partido que no se concedió-. Hasta el momento, por lo que hasta ahora se aprecia, pareciera que éste par de contendientes por la dirigencia son los que tienen una ligera ventaja; seguidos muy de cerca por el propio Muñoz Ledo que por eso se viene quejando del canciller, porque se siente afectado.

De entrada, el momento que vive el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador es de confrontación, de todos contra todos; algo que de alguna forma afecta el ambiente político y que tiene metidos en sus propios intereses a los morenistas, que han dejado abandonado al mandatario en momentos en los que libra una auténtica guerra con grupos y personajes de los partidos detractores, que se han visto desplazados en el ejercicio del poder y extrañan esos momentos de gloria.

Pero, si la situación a nivel nacional de la pelea por la dirigencia nacional es terrible; en el estado también deberán entrar en el relevo, una vez que el CEN se definan, y el asunto es igualmente de encontronazos.

En Morelos no es distinto

Para empezar diremos que por una serie de irregularidades y violaciones a los estatutos, de parte del CDE, la sede del partido está tomada desde hace más de un mes. Un grupo encabezado por el abogado Juan Juárez Rivas impide el acceso al inmueble.

Cabe decir que Juárez Rivas es uno de los que ha advertido que irá por la presidencia del partido estatal y, con fundamento en las pruebas, viene exhibiendo las incongruencias y acciones de manipulación por parte de un reducido grupo de personajes que tiene el control desde hace tiempo del organismo, y que prácticamente por la fuerza se asumen como los dueños de esa dirigencia.

Fundamentalmente reclama «piso parejo», total apertura y democracia en el proceso de reestructuración; cosa que pareciera difícil de alcanzar porque entre quienes se consideran «líderes morales» de Morena en Morelos están los hermanos Rabindranath y Radamés Salazar Solorio, Subsecretario de Gobernación federal y senador, respectivamente.

Lamentablemente todo lo anterior ha derivado en una notable debilidad del partido, que también en Morelos logró la mayoría de las posiciones de representación popular en las elecciones del 2018, pero que no ha sabido capitalizar porque su estructura es endeble y su fortaleza se antoja directamente ligada a la figura presidencial. No han logrado ser capaces de darle destino y, sobre todo, crecimiento al organismo político.

Estamos casi seguros de que una vez que entren en el proceso de renovación se darán “hasta con la cubeta” y eso no es bien visto.

El discurso de López Obrador ha sido siempre en el sentido de que tanto él como su partido son la diferencia con otros, que se ajustan a la legalidad, al escrutinio público y el respeto a los derechos de los demás; es decir, democracia pura, pero lo que venimos observando “como que no encaja con esa visión”, hay caciques como en el priismo, panismo o perredismo que son quienes finalmente deciden por encima de las bases militantes.

ALCALDES; LOS MÁS CORRUPTOS

Raras excepciones

La falta de formación política y administrativa, las ambiciones e improvisación de personajes oportunistas, ha derivado en un pobre resultado de algunos alcaldes que se distinguen o distinguieron por sus acciones de corrupción y atraco al pueblo.

Hay excepciones y esfuerzos que marcan la diferencia, y que al transcurrir de los años sus figuras subsisten en la memoria de los gobernados; que reconocen el empeño y la entrega por aquellos que con amor a su pueblo han heredado un legado difícil de borrar, sobre todo cuando vemos a tanto aventurero haciendo de las suyas.

Hay algunas figuras emblemáticas que, en el caso del Ayuntamiento de Cuernavaca, hicieron la diferencia: y no obstante el paso del tiempo se mantiene una buena imagen y aprecio de la población, podemos referir entre ellos a Alfonso Sandoval Camuñas (QEPD), como de los mejores alcaldes que haya tenido la ciudad junto con Sergio Estrada Cajigal, quien a la postre fue gobernador.

Y mire que Sandoval dejó la comuna hace 23 años; no obstante, su noble proceder y su carismática figura lo mantienen vivo en los corazones de los lugareños que les tocó vivir de cerca esa época, él hizo el último esfuerzo por limpiar y rescatar las barrancas en la capital.

Pero si bien es cierto que existen raras excepciones hoy día, de unos años a la fecha la pérdida de valores en los politiquillos de cuarta categoría -que ocupan cargos de representación-, se aprecia en acciones de escándalo, de desvergüenza y de rapiña que rayan en el escándalo.

Y así como ejemplificamos con el buen Alfonso y Sergio, como los más sobresalientes en el reciente pasado; también podemos señalar a don “Lobito” que han hecho época en cuanto a su deshonestidad e insaciable apetito de riqueza mal habida.

Y no nos equivocamos al sostener que en el trienio anterior el hoy ex edil de Jiutepec, Manuel Agüero Tovar, fue el presidente más rata de esa generación que acompañó al también delincuente de cuello blanco el ex gobernador Graco Ramírez, en su último trienio de mandato.

Ese individuo que debería ya estar en la cárcel si hubiera Estado de Derecho, porque convirtió la comuna en un negocio o empresa familiar, y pactó con la delincuencia organizada -igual que lo hizo el tabasqueño a nivel estado-, dejando el municipio en banca rota y terrible descomposición.

Las consecuencias son claras, los delincuentes siguen haciendo de las suyas en ese territorio, porque los mañosos crecieron como hongos y lograron un poder quizás por encima de la autoridad, lo que dificulta más su combate y extinción.

Y hoy día en éste momento es el edil de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán, el que se perfila como el más perverso, corrompido e inútil de que se tenga memoria; y es que ambos, tanto Manolo como el auto denominado «lobo», no llegaron por el voto ciudadano sino por decisión superior, y por lo tanto no hubo ni hay compromiso con su pueblo.

Si usted recuerda las elecciones del 2015 Agüero Tovar le robó el triunfo al actual alcalde Rafael Reyes Reyes, llegó por la quema de urnas y a la compra descarada de votos el día de la justa. Más aún, su selección como candidato a la alcaldía no fue por decisión de partido, sino por “el dedo” del Graco; a quien sirvió como perro fiel.

En lo que toca a la caricatura de presidente municipal que tenemos en la capital del estado, ni siquiera debió pasar por las urnas, porque se armó toda una trama y estrategia para no dejar que la corriente del candidato a gobernador favoreciera a quien ocuparía esa silla, que finalmente fue él por la anulación de la candidatura de quien había sido registrado como titular de la planilla.

Fue la inercia del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y la figura del candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, lo que llevó al triunfo de la fórmula, ya que el titular fue retirado por decisión del Tribunal Electoral y entró el suplente, y ese era Villalobos que sólo iba de relleno.

¿Y sabe quién fue el que armó esa perversa estrategia electoral para dañar a Morena? todo lleva a que fueron dos personajes: Graco Ramírez y el actual Subsecretario de Gobernación Federal y «líder moral de Morena, Rabindranath Salazar Solorio, por querer ganarle la posición al candidato a gobernador (Cuauhtémoc) porque esa posición Salazar la venía preparando desde hacía tiempo, pero le ganó por popularidad.

Igual que Agüero, éste tipo le debe el cargo a esos dos sujetos, no a los electores, de ahí que no haya el más mínimo compromiso ni interés por hacer un esfuerzo mínimo por atender a una ciudad en abandono y descuido total. ¡Qué pena!, pero es la realidad que vivimos.

¿Y LA IDEOLOGÍA Y EL PROYECTO DE PARTIDO?

*PRI, PAN, PRD ¿hacia una alianza?

En una acción desesperada por recuperar espacios político-electorales; algunos partidos vienen trabajando en la búsqueda de acuerdos para ir de manera conjunta o en bloque a las elecciones intermedias del próximo año.

Consideran que sería la única forma de tener alguna posibilidad de recuperar alcaldías, diputaciones federales y locales. De esa manera piensan en ser competitivos en la justa presidencial del 2024.

Nos referimos al Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y  el de la Revolución  Democrática (PRD); que tuvieron sus momentos de gloria pero que por el abuso de las autoridades surgidas de esas siglas y la traición a los compromisos con el pueblo, debieron pagar la factura en las urnas.

Pero con eso, si es que se llegaran a consolidar esos acuerdos, se estaría evidenciando la ausencia de ideología y de proyecto, mostrando la falsedad de sus ofertas; porque no podemos concebir que la derecha del panismo, el centro del priismo y la supuesta izquierda del perredismo; “coman en el mismo plato” cuando sus proyectos de nación son literalmente antagónicos.

¿Entonces, sólo van por los intereses de grupo y de partido en la conquista del poder por el poder mismo? intentando quitarle el control de las cámaras al partido en la presidencia de la República, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Cuando observamos éste tipo de alianzas es cuando reiteramos que muchos institutos políticos realmente no tienen razón de ser, se saben tan débiles, que reconocen que sin el acompañamiento de otra fuerza electoral no ganarían ni una regiduría y, de ser así ¿para qué los queremos?

Si hubiera por lo menos un poquito de decencia y lealtad con la ciudadanía ya habrían trabajado sobre un plan y proyecto que llevara a la eliminación de aquellas siglas partidistas que lo único que dan es vergüenza, y obligar al aglutinamiento de todas aquellas que dicen comulgar con una misma ideología en un sólo partido y desaparecer aquellas agrupaciones que ni si quiera la tienen, porque sólo aprovechan las coyunturas para vender un voto o unos cuántos que hacen “bisagra” en el Congreso.

Es decir, uno de izquierda, uno de centro y otro de derecha; de esa forma incluso se reduciría el gasto a nivel de prerrogativas partidistas y el costo de la política sería mucho menor. Pero, pareciera que vivimos en medio de una farsa y demagogia eterna, que lo único que hace es alimentar la corrupción y el engaño al ciudadano.

En las próximas elecciones, a nivel federal “la cereza en el pastel” es el Congreso de la Unión, los adversarios de éste gobierno necesitan quitarle la mayoría de los legisladores al bloque de Morena y de esa manera mejorar sus expectativas hacia la justa presidencial del 2024. Si no lo logran, sería casi imposible que eviten la continuidad del obradorismo por un sexenio más.

No obstante; nos parece una absoluta incongruencia y contradicción, que izquierdosos; derechosos y del centro pelen del mismo lado; cuando lo más lógico es que mantengan posiciones contrarias. Pero los valores, la ética y la honestidad de la mayoría de quienes viven del presupuesto público se fue perdiendo hasta llegar a dichos extremos.

EN LA CARRERA POR EL 2021

*¿Lozoya, pieza clave?

Las elecciones intermedias del 6 de julio del 2021 se aproximan; si bien aún no se da el banderazo formal de arranque por parte de los organismos competentes en la materia, ya en el escenario nacional vemos los primeros «agarrones» entre las diferentes fuerzas políticas y partidistas, sobre todo poniendo en medio al régimen en turno y a su presidente Andrés Manuel López Obrador.

La derecha, encabezada por el panismo, que trae detrás a poderosos empresarios, figuras intelectuales y hasta algunos compañeros periodistas de los medios de información, hace rato que comenzó una intensa campaña buscando desgastar la figura presidencial, prácticamente desde que tomó posesión, y con ello en contra de su partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Han conformado incluso un «frente» dizque para promover la destitución de AMLO de nombre (FRENA) y son los que vienen desarrollando protestas, que ahora hacen desde sus automóviles en distintos estados de la República con ese propósito impulsaron también la famosa carta publicada por intelectuales, cuestionando el actuar gubernamental.

Hay entonces una lucha encarnizada por buscar tomar la delantera hacia la justa electoral del año que viene, en la cual el platillo más fuerte sin duda es el Congreso de la Unión, mediante la elección de diputados federales; aunque también se renovarán algunas gubernaturas, congresos locales en los estados y ayuntamientos.

Se puede observar que lo que conocemos como «derecha» es el bloque que más acciones promueve y, un poco a distancia, el otrora glorioso y todo poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI) apoya un poco; aunque aún siguen adormecidos por las derrotas del 2018, no logran levantar la cabeza, andan medio agazapados y quizás esperando el momento para atacar.

Pero si bien los panistas, incluidos los falsos izquierdosos del PRD y el mismo tricolor hacen montón frente a Morena, sus aliados y el gobierno; éste último pareciera que en éstos momentos tiene «la sartén por el mango» con el arresto -primero y ahora extradición de Emilio Lozoya-, quien fuera Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX) en el sexenio de Enrique Peña Nieto y ostentara otros cargos desde su campaña.

El nivel, peso y complicidades, en las que se presume participó el ahora indiciado (con muchos elementos) con «sus jefes» cuando fue funcionario, parece que es ideal como para llamar a cuentas a muchos de quienes andan acelerados, y taparles la boca o de plano iniciarles los procesos legales correspondientes, para que los tribunales competentes en impartición de justicia les apliquen la ley, en caso de encontrarlos responsables.

López Obrador tiene en Lozoya, quien se afirma ya prometió «soltar la sopa» con el fin de que muchos de sus pecados sean perdonados, un instrumento invaluable para someter a buena parte de sus adversarios políticos; incluyendo al ex presidente de la República Enrique Peña Nieto, e incluso al otro ex presidente, Felipe Calderón Hinojosa.

Ojalá que el mandatario no recurra a las prácticas del pasado, es decir, usar al ex director de Pemex para negociar con los panistas, priistas, perredistas y sus aliados para que le bajen de nivel, y opte por actuar conforme a derecho; que sería castigar los delitos que correspondan a quienes resulten involucrados en ésta enorme telaraña de corrupción.

¿Y si se decidiera por lo legal, hasta dónde llegaría el hilo de complicidades? pues como ya lo dijimos, tendría que llegar a los ex mandatarios, Peña y Calderón; además de otros ex funcionarios de primer nivel del peñismo y del gobierno anterior, como de quien fuera Secretario de Gobernación: Miguel Ángel Osorio Chong por citar alguno; o a varios senadores y diputados federales de la legislatura anterior que avalaron y promovieron la “liberación” de Pemex con sobornos y pago de favores en empresas del sector energético.

También a quienes ocupaban gubernaturas y a líderes de partidos, como a los famosos «chuchos» del PRD, Jesús Ortega Martínez y Jesús Zambrano, ambos ex líderes nacionales de ese malogrado instituto e incluyendo a quien era gobernador de Morelos, Graco Ramírez que fueron impulsores del pacto por México y varios acuerdos en el Congreso de la Unión.

Muchos miembros destacados de Acción Nacional y hasta empresarios, porque al amparo de la reforma energética, para cuya aprobación se habrían pagado cuantiosos sobornos, (y cuyos números Lozoya deberá calcular y tener a buen resguardo), van a salir a la luz y enlodados con la cola sucia, porque actuaron como delincuencia organizada a costa de los activos del sector energético mexicano.

No únicamente desviaron miles de millones de pesos destruyendo las estructuras de PEMEX con la reforma, sino que autorizaron la intervención de capitales extranjeros en áreas estratégicas y también crearon empresas fantasma para lavar dinero, y permitieron que se robaban la gasolina y otros combustibles de una forma descarada e imperdonable.

Si el hoy extraditado verdaderamente comienza a dar información, imagínese el tamaño del problema para quienes nos robaron; debe ser suficiente como para darle cadena perpetua a ex presidentes, ex gobernadores, ex líderes partidistas, empresarios y demás delincuentes de cuello blanco que se enriquecieron sin límite, a costa de un recurso que nos pertenece como nación.

Por todo eso y muchas otras cosas sumamente delicadas es que reiteramos que AMLO los tiene, a todos esos apátridas, entre la espada y la pared; y seguramente que esperará los tiempos electorales más adecuados para empezar a jalar la correa e ir asfixiando a muchos de quienes hoy lo quieren fuera de la presidencia, empresarios que no pagaban impuestos, otros que ya no están haciendo negocio con los bienes del estado y muchos más que tienen intereses políticos en puerta.

Nuestra posición es que se actúe con la ley en la mano, que quien deba algo que la pague, y todos los que en éste como en muchos otros actos de corrupción nos han hecho daño, sean puestos tras las rejas, a fin de que nunca más nos vuelvan a hacer daño. ¿No sería lo más correcto?

Por lo demás, si el gobierno actual no ha cumplido con las expectativas, ha caído ya en actos de corrupción e incapacidad para gobernar; que ahí sí se le cobre la factura en las urnas, pero en torno a la corrupción de Lozoya tendría que actuarse hasta el fondo.

SÓLO ESPERAN EL MOMENTO

*Estaban agazapados, pero ya se asoman los políticos

Como cada que se aproxima un proceso electoral, muchos politiquillos vividores del presupuesto que estaban agazapados; ya comienzan a asomarse y a buscar cercanía con los electores para intentar regresar a sus andadas.

La pandemia por el coronavirus COVID19 los ha frenado un poco, pero aún así algunos de ellos no aguantan las ganas de salir a reclamar espacios en los partidos, porque la mayoría tratará de acomodarse donde considere que hay mayores posibilidades de ganar.

El país, los estados y en general los mexicanos, venimos sufriendo y siendo víctimas de una horda de personajes que a través de la política han logrado escalar diversas posiciones en el ejercicio del poder público, únicamente para vivir cómodamente sin trabajar, y mire que buena parte de ellos ha acumulado fortunas para varias generaciones; mientras una mayoría de la población sufre delicados problemas de miseria y hambre.

Como en todo suele haber excepciones y gente de valor, compromiso y solidaridad con el pueblo; sin embargo, son contados, la absoluta mayoría busca un cargo de «representación» para salir de pobre o para seguir engordando cifras en los bancos, con propiedades por todos lados, a pesar de carecer de conocimientos y formación para un desempeño siquiera regular en las instituciones gubernamentales o poderes públicos.

Y ello, desde luego, no es privativo de Morelos; lamentablemente es un fenómeno nacional y pillos los hay por todos lados y en todos los niveles, que como fieras sólo están esperando el momento oportuno para dar el zarpazo.

Hacemos referencia al tema porque ya en nuestro entorno cercano vuelven a la cargada personajes de negros antecedentes y que provocaron amargas experiencias para los ciudadanos, cuando se desempeñaron como «servidores públicos» o «representantes populares».

Por su descarado proceder en el pasado reciente muchos que fueron diputados locales, federales, alcaldes o funcionarios; si tuvieran algo de pudor deberían mantenerse alejados del quehacer político, pero no, todo indica que intentan el regreso y nos referimos a Amado Orihuela Trejo.

Él fue candidato del PRI al gobierno estatal en la elección del 2012, perdió frente al PAN pero al paso del tiempo y por presuntos actos de corrupción durante su paso por la representación cañera fue sometido por el ex gobernador Graco Ramírez, obligado a traicionar su militancia y sumarse a ese perverso gobierno incluso apoyando la candidatura del hijastro del tabasqueño a la gubernatura en el 2018.

Igualmente nos referimos a un Julio Espín Navarrete; otro ex diputado local y ex acalde de Puente de Ixtla del PRI que después se coludió con todas las raterías perpetradas en el gobierno anterior, pero que piensa que se ha olvidado, y amenaza con buscar acomodo en la justa que se aproxima.

Pues esos dos sujetos han hecho dizque una alianza electoral para reclamar una candidatura a algún cargo, cuando ambos, si en este estado y país se hubieran hecho las cosas conforme al estado de derecho; estarían tras las rejas y rindiendo cuentas por sus perversas acciones.

Desde el interior del tricolor se siguen quejando de la injerencia de viejos cuadros que no dejan avanzar a la institución, y que la tienen como rehén y nos referimos también al ex candidato a la gubernatura en la elección anterior, Jorge Meade Ocaranza; pues él y otros desgastados personajes se niegan a retirarse y a permitir que las nuevas generaciones ocupen sus espacios, y mire que incluso tienen hijos que bien podrían hacer un mejor papel.

Pero, ambiciosos hay por todos lados, y en todos los partidos como el PRD sigue como «dirigente» quien fuera secretario de Gobierno en la pasada administración de Graco Ramírez, el doctor  Matías Quiroz Medina, que eventualmente aparece cuestionado el desempeño de la actual administración; cuando adolece de calidad moral para tal efecto, pero siguen ahí varios, viendo cómo se vuelven a colar.

Bueno, los ex legisladores locales, Francisco Moreno Merino y Jorge Messeguer Guillén, éste último también ex secretario de Gobierno con Graco, se andan moviendo ya; cuando son copartícipes de desvíos de millones de pesos en la entidad durante los seis años pasados.

Por el lado del PAN, hasta ahora se han mantenido más discretos y lo que se advierte es que, en su oportunidad, habrá un encontronazo entre lo que se ha dado en llamar «la divina trinidad»; integrada por los hermanos Terrazas que tienen el control del CDE panista desde hace varios años, con lo que se denominó «la sagrada familia» encabezada por el ex gobernador Marco Adame Castillo.

En Morena van con su nueva generación de funcionarios y representantes populares, aunque también ahí hay muchos que ya probaron ineficacia en otros partidos y también traen un desafortunado desprestigio, sobre todo porque no estuvieron a la altura de las circunstancias y los compromisos de campaña.

En términos generales no vienen entregando buenas cuentas, y es de esperarse que igualmente sean castigados en las urnas si tratan de continuar en la actividad electoral. El gran problema es pues que seguimos viendo que en su mayoría, son individuos sin vocación de servicio y sin capacidad para ofrecer nada interesante a Morelos, en un momento en el que se requerirá de mucho esfuerzo y sacrificio para poder pensar en un mejor mañana.

CONVOCA DIPUTADO AL DIÁLOGO A FAVOR DE MORELOS

El diputado Javier García Chávez de Morena hizo un llamado a los principales actores políticos del estado para establecer un diálogo que permita construir un gran pacto de unidad a favor de Morelos; y dejar a un lado las diferencias, al tiempo de discutir reformas en materia político-electoral que privilegien la paridad y contra la violencia política por condición de género; además de otros temas de interés para los propios municipios.

El legislador dijo que la falta de apoyo y diálogo entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo con los ayuntamientos ha resultado en el rechazo, el pasado sábado seis de junio, de las reformas electorales por parte de 19 de los 36 municipios, tema en donde incluso se habla de venganzas o revanchas, cuando ese no debe ser el espíritu de los representantes populares.

Afirmó que el rechazo a la reforma electoral se debe a que los puentes de comunicación en el estado penden de un hilo, por lo que se debe restablecer una cultura democrática, poner una agenda social que esté por encima de los intereses de diferentes actores sociales y políticos.

“Ahora hay voces en los ayuntamientos que hablan de represalias del Ejecutivo hacia ellos y de revanchismos de este Congreso en su contra; en la próxima propuesta de sus leyes de ingresos y de créditos”, cuando se debe trabajar en conjunto para apoyar su endeble situación económica, enfatizó.

“Este caldo de cultivo ha permitido a los enemigos del Estado, personajes que en razón de sus ambiciones personales, son los únicos que se benefician con el enrarecimiento del clima político en Morelos, por lo que siguen alimentando rumores que tienen como consecuencia que los Poderes y los ayuntamientos se perjudiquen entre sí”, insistió.

García Chávez dijo que hoy hace falta en Morelos establecer un diálogo en el que impere la confianza y buena fe; porque basta ya de disputas y de descalificaciones, lo que se debe hacer es sentarnos a dialogar por el bien de nuestro estado.

“Se debe entender que si pierden los municipios, pierden los morelenses; que si pierde el Ejecutivo, perdemos todos, y si pierde el Congreso, pierde Morelos”, enfatizó.

“Extiendo mi mano sincera, esperando se sumen la mayoría de mis compañeras y compañeros diputados, el Poder Ejecutivo y el Judicial, los ayuntamientos y las asociaciones empresariales, para construir un Gran Pacto por Morelos, y caminar juntos hacia los acuerdos que mejoren la vida diaria de todas y todos los morelenses”, porque se tienen pendientes muchos temas como los nombramientos de integrantes de consejos y otros.

El diputado Javier García Sánchez exhortó a realizar las modificaciones necesarias al Presupuesto de Egresos de este año y construir el de 2021, así como los demás asuntos en los que el Congreso pueda ayudar de manera desinteresada a las y los ciudadanos.

APRUEBAN PARIDAD Y AUMENTO DE CURULES

Con el voto a favor de Morena, PT y PES, fue aprobada la madrugada de este miércoles una reforma electoral en Morelos; que aumenta nuevamente el número de curules de 12 a 16 los distritos de mayoría y otorga paridad plena en todos los espacios de representación popular o cargos públicos del gobierno del estado.

Aunque en lo fundamental las modificaciones constituyen una armonización con las leyes federales, los legisladores locales aprovecharon el cumplimiento de esa disposición para hacer algunos cambios por mayoría de votos, con la opinión en contra de varios partidos políticos como el PAN y el PRD, que consideraron que existen otros asuntos legislativos que requieren de atención como la modificación del Presupuesto de Egresos, a fin de hacer aprovisionamientos para apoyar a sectores afectados por la contingencia sanitaria.

La reforma política y electoral aprobada prácticamente por la madrugada, garantiza paridad entre hombres y mujeres en candidaturas, la conformación de la legislatura local y los ayuntamientos; además de que enuncia las conductas de violencia política de género, establece lineamientos para la inclusión indígena y la gobernabilidad del estado.

El diputado del Partido Encuentro Social, Marcos Zapotitla Becerro, sostuvo que con la aprobación de esta reforma electoral la LIV Legislatura “le ha cumplido a las mujeres de Morelos”, aunque consideró que la lucha a favor de sus derechos tendrá que continuar para hacer que se cumpla cabalmente.

Agregó que las y los diputados refrendaron su compromiso “con la paridad de género, con la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, pero sobre todo para demuestra que en Morelos las mujeres tienen voz y fuerza”. Aseguró que con este dictamen también se paga una deuda con los pueblos indígenas, “para que los municipios de reciente creación tengan garantizada su representación y respeto de sus usos y costumbres”.

Al argumentar su voto a favor, la diputada Rosalina Mazari Espín, coordinadora de la Fracción Parlamentaria del Partido Revolucionaria Institucional, aseguró que la iniciativa de armonización sumó todas las acciones que se han venido realizando en Morelos para combatir la violencia política por motivo de género, para garantizar a todas las mujeres el ejercicio pleno de sus derechos político-electorales, y agregó que la aprobación era una prioridad para el partido que representa.

“Consideró que la reforma electoral representa un avance para la vida política y democrática del estado de Morelos”, señaló, e hizo un llamado a las mujeres del estado “para no perder de vista el objetivo de alcanzar una  democracia plena con la participación de las mujeres; bajo el principio de paridad de género, que busca nuestra inclusión segura y efectiva a todos los espacios que represente una toma de decisión”.

La reforma que fue votada en contra por PAN, PRD, MC, Humanista y contempla aumentar el porcentaje de votación para alcanzar el registro y la representación proporcional como partido político de tres a cuatro % de los votos que se emitan en la elección; además de que no contempla un incremento en el presupuesto que se asigne al Poder Legislativo, ni aumentar el número de regidores.

La reforma político electoral y de violencia por condición de género permitirá garantizar la paridad entre hombres y mujeres en Diputaciones, Presidencias Municipales, Sindicaturas y Regidurías e incrementa sólo 4 diputados locales, para “garantizar la atención ciudadana, y hacer eficiente la redistritación”, enfatizaron los promotores de la misma.

Se determina que, los partidos políticos nacionales que habiendo participado en una elección anterior obteniendo el umbral de votación en el estado y hayan optado por su registro local, no serán considerados de nueva creación, respetándose su antigüedad y pudiendo fusionarse o incorporarse con uno o más partidos locales o nacionales; aunque sí establece restricción para los partidos de nueva creación, los cuales no podrán fusionarse o incorporarse a ningún otro, sino hasta después de la primera elección en la que participen.

MUCHO DINERO EN MANOS DE VIVIDORES

*Y en la cuarentena millones muriendo de hambre

México vive momentos de angustia y desesperación, este fenómeno del coronavirus (Covid-19) traerá demasiado sufrimiento y no tanto por la enfermedad que ojalá sea prontamente controlada; sino porque millones de mexicanos no cuentan con las condiciones económicas como para hacerle frente a la cuarentena prácticamente decretada por las autoridades.

Es decir, en este momento no hay dinero que alcance para poder subsidiar a miles de familias que viven al día; sobre todo quienes se dedican al comercio en pequeño, micro o ambulante y que comen con las ventas de cada día, o sea, cuando no venden nada no comen.

Y es ahora cuando se ve la trascendencia e importancia de forzar cambios sobre todo en materia político-electoral, a fin de evitar seguir entregando dinero a vividores y farsantes políticos, falsos representantes populares, que encontraron la forma de no trabajar y vivir como reyes haciendo como que nos representan.

Nos referimos a aquellos que encontraron en los partidos políticos un extraordinario refugio para hacer dinero, a quienes desde ahí salen para ocupar posiciones de «representación» en gobiernos municipales, estatales, federales y, desde luego, en los congresos.

Esta nueva administración buscó el año pasado, a través del Congreso de la Unión, reducir a la mitad las prerrogativas que se les entregan a los partidos políticos y una buena parte de los diputados, incluidos algunos de Morena, se opusieron.

Rechazaron la iniciativa obligando a los encargados de las finanzas y a los órganos electorales a continuar entregando millonarios recursos de privilegio; cuando lo justo sería que cada institución de ésta naturaleza viviera de las propias cuotas de los afiliados, sólo que como son ya tan pocos los que creen en ellos y menos los que cumplen, por eso necesitan del dinero del pueblo.

Y qué decir de la sobrepoblación de legisladores tanto en los congresos locales como en el Congreso federal en el Senado y la Cámara baja. ¿Por qué se han negado a la eliminación de los dichosos lugares plurinominales o de representación proporcional, que son escaños que no pasan por las urnas, si ya no existe la justificación de que hay un partido único?

Para qué queremos a esos sujetos que a nadie representan y no contribuyen en nada a mejorar la convivencia, paz y armonía entre los mexicanos. ¿Cuantos miles de millones de pesos se destinan a éstas cosas mientras el 70 por ciento de los mexicanos viven en la pobreza y hambruna?

Pero todo lo anterior dibuja de cuerpo entero la frialdad, inhumanidad, egoísmo e inmoralidad de personajes a quienes no les importa ver que sus connacionales sufran en la miseria; con tal de seguir gozando ellos de lo que no se merecen, porque no se ganan un sólo peso por la buena, todo son negociaciones y componendas.

En estos momentos de incertidumbre, es cuando se requiere de todo ese dinero tirado a la basura en partidos políticos que, además, han traicionado constantemente a su pueblo; y que hace mucho dejaron de ser útiles porque se olvidaron de que eran puentes para gestionar necesidades de los ciudadanos ante las autoridades y también se dedicaron a robar.

PRÁCTICA POLÍTICA EN RETROCESO

La falta de compromiso de los partidos políticos y organizaciones sociales con los ciudadanos los ha llevado a un debilitamiento, que los pone casi en riesgo de desaparición

Partidos como el Revolucionario Institucional (PRI) o Acción Nacional (PAN), que hicieron época durante décadas, hoy enfrentan severos problemas estructurales.

¿Cuál es la razón? No supieron mantener la cercanía con su pueblo y cuando se les dio la oportunidad de gobernar o representarlo se dedicaron a robar; traicionaron la confianza de quienes los eligieron y optaron por amasar riqueza a costa del dinero público.

Los priistas controlaron el poder casi total más de siete décadas; compartiendo componendas con los panistas seis décadas y, al final, sucumbieron en la más reciente elección presidencial a manos del movimiento de izquierda que encabezó el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y mire que el tricolor hizo escuela; no solo tenía una estructura casi perfecta como partido sino que sus corrientes y sectores como el popular, obrero, campesino y juvenil, llegaron a ser tan poderosos por sí solos que ponían candidatos a la presidencia de la República.

Pero reiteramos, al paso de los años se fueron distanciando del elector y lo traicionaron sus principales figuras, se volvieron cínicos, soberbios, despreciables y perdieron el respeto del pueblo mexicano.

Y arrastrando la cobija, simularon alternancia política y democracia electoral en la elección del año dos mil.

La verdad es que se pusieron de acuerdo entre sátrapas, buscando hacer creer a los ciudadanos que por fin habían echado al PRI de los Pinos.

Sólo convinieron prestarle al PAN el mando dos sexenios para bajar el enojo popular, por eso el regreso del priismo en el 2012.

Los años mostraron que todo había sido una treta, y el desprestigio de ambos partidos los hundió.

Y llegaron ya heridos de muerte a la justa del 2018, sus estructuras venían sin fuerza ni ánimo, desmanteladas por tantas deserciones.

El problema es que también fueron empobreciendo el nivel y desempeño de la actividad política, y actualmente ningún partido muestra estrategia, inteligencia electoral; carecen de estructura real y tampoco disponen de dirigencias capaces de recuperar la cercanía con un pueblo que se siente engañado y robado hasta la saciedad.

Todo por improvisados personajes que ven en ésta actividad la oportunidad de salir de la pobreza, o aprovecharse de la miseria y la falta de educación.

Buena parte de esa gente vividora no tiene ni idea de lo que es gobernar o representar a la sociedad, y el nivel de su desempeño ya nos lo podemos imaginar.

Lamentablemente, bajo esas condiciones nos aproximamos al comienzo del trabajo preelectoral rumbo a la elección intermedia del 2021.

Y en esas pobres circunstancias están todos los partidos, PES, Morena, Verde, Movimiento Ciudadano, PRD y el que usted quiera mencionar; no sólo el PRI y el PAN.

Así que tampoco para el proceso entrante tenemos expectativas de mejorar en lo que a ejercicio gubernamental se refiere. Y no hablamos solo de Morelos, la crisis política es nacional.