MORENA EN LA DEBACLE

Mario Delgado; sabores y sin sabores

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); partido del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador vive momentos difíciles de rebelión de militantes y cuadros, y el presidente del CEN Mario Delgado está padeciendo sin sabores en diversas trincheras del territorio nacional incluido Morelos.

El hombre hace muy poco tiempo que llegó a la dirigencia nacional en una batalla muy cerrada contra el senador Porfirio Muñoz-Ledo, y no ha tenido momentos de gloria; por el contrario, en Colima hasta recordatorios del 10 de mayo y huevazos recibió por parte de decenas de militantes que lo acusaban de traidor.

En el vecino estado de Guerrero la cosa está que arde; porque con sus alianzas con otros partidos han dejado fuera de la contienda a aspirantes internos que en las consultas públicas tienen mayores posibilidades de ganar, y en ese caso aparece Félix Salgado Macedonio quien podría provocar una ruptura de tal tamaño, que el abanderando otra fuerza partidista bien pudiera ganar la gubernatura.

El mismo caso pasa en Morelos; donde la decisión de Morena de ir en coalición con el PES y Nueva Alianza y ceder plazas tan importantes como Cuernavaca o Temixco, llevó a que miles de sus militantes estén atrincherados en la dirigencia estatal, con la amenaza de irse en desbandada si no se da marcha atrás a esos acuerdos en un recurso legal que están dispuestos a interponer hasta en órganos electorales.

Y lo que podemos decir en lo que se refiere a ésta entidad es que difícilmente ganarán la presidencia municipal de la capital del estado con un abanderado como el diputado federal Jorge Argüelles; quien carece de arraigo, cuenta con antecedentes de presuntas ligas con la delincuencia organizada por sus relaciones desde el PRI y padecerá el repudio de la mayoría de los activistas de Morena.

Y mire que aún son los primeros pasos de un proceso que no entra todavía en su etapa más crucial que sería con la selección de los candidatos; ahí se van a dar “hasta con la cubeta” en escenarios muy similares a los que llevaron al PRI a perder el poder total, hasta convertirse en un partido de caricatura y de vergüenza al grado de que al sentirse derrotado aceptó aliarse al PRD que en Morelos apesta.

No obstante que Morena es un instituto de muy reciente conformación ya hay grupos monopólicos que controlan la dirigencia estatal para beneficiarse con las candidaturas más importantes, en una acción de anti democrática que contradice los principios fundamentales de sus estatutos.

Muy malas señales y pronósticos se tienen para esos morenos, porque a López Obrador le interesa seguir manteniendo la mayoría de los diputados federales en el Congreso de la Unión; a fin de avanzar en la transformación institucional, pero así como están las cosas quien sabe si les alcance, se aprecia mucho riesgo de que pierdan en control.

YA ESTAMOS EN TIEMPO

Comienzan las jugarretas electorales

Con el inicio de año comenzaremos a observar mayor movimiento de parte de los partidos políticos y aspirantes a cargos de elección popular; aparecerán los clásicos «destapes» de aquellos que buscan mediante ese tipo de marrullerías adelantarse a posibles adversarios internos, en la lucha por las candidaturas.

Como lo referíamos recientemente, ya se conformaron bloques como el de Morena-PES-PNA o el del PRI y PRD en algunos municipios; o sea que ya más o menos podemos ir viendo con más claridad cuáles fuerzas se perfilarán con mayor posibilidad de llevarse algunas posiciones  en diputaciones locales, federales o ayuntamientos.

No obstante, más allá de la conjunción de fuerzas en determinado territorio podemos anticipar que en Cuernavaca la pelea cerrada estará entre el PAN, Morena aliado con el PES y por otra parte el partido Movimiento Alternativa Social; al interior de la entidad se perfilan Morena contra el MAS porque el panismo pierde fuerza después de la capital ha hecho esfuerzos en el oriente pero nada importante.

Francamente pronosticaríamos un fracaso de la alianza PRI-PRD, de los dos no se hace uno, y acaso en algunos municipios -muy pocos- se defenderán; pero en la mayoría probablemente hagan el ridículo, ambas instituciones han llegado a un enorme repudio social y ni juntos alcanzarán victorias significativas.

¿Y en lo que se refiere a Cuernavaca, quiénes serían los posibles candidatos con mayor peso? pues hasta el momento Acción Nacional habría amarrado como aspirante a la comuna al abogado José Luis Urióstegui Salgado, operó a costa del rompimiento con más del 50 por ciento de su cúpula y bases, cosa que lo estaría debilitando a niveles de alto riesgo de derrota, porque la militancia lo identifica más con ideas de oposición.

Y en lo que toca a Morena-PES-PNA; es casi un hecho que una vez formalizada la candidatura pareciera que el diputado federal Jorge Argüelles Victorero la tendrá, se generará una desbandada de morenistas que por lo menos dejarán la casa prácticamente vacía y con escasas posibilidades de mantener el control de la alcaldía, hoy en manos suyas pero con el fracasado Antonio Villalobos Adán que obviamente ni Morena ni el PES respaldaban, si acaso el PT.

Por lo que se ha venido apreciando tanto panistas, algunos de ellos de mucho peso, como las bases de Morena estarían buscando acercamiento con Movimiento Alternativa Social, cuyo seguro candidato será Matías Nazario Morales; por eso le hemos venido adelantando que a pesar de ser una institución de nueva creación ésta plataforma pareciera perfilarse como la que se estaría llevando la presidencia.

Claro, no hay que descuidar -ya lo dijimos también- al partido Renovación Política Morelense que promete grandes cosas, porque su compromiso y el de la dirigente Leticia Salgado y Harry Nielsen León, su secretario, es abrirle espacio a líderes juveniles y morelenses de nacimiento o arraigo y de preferencia perfil ciudadano; sin embargo, aún no enseñan sus cartas, por eso todavía no se les puede medir.

El MAS ha dado un paso al frente, hay señales de que viene negociando la inclusión de estructuras de Morena y del PAN en su planilla, sin descartar priistas o liderazgos de otros partidos inconformes por la anti democracia interna y, si logra agregar a figuras con liderazgo como Javier Bolaños Aguilar, Juan Pablo Adame hijo del ex gobernador Marco Adame sólo por mencionar algunos, podría dar la pelea en todos lados.

Y al principio de estas reflexiones decíamos que aparecen ciertas jugarretas que conocemos muy bien, y que buscan confundir a los electores como aquella de que en una encuesta reciente mediante la pregunta «si hoy fueran las elecciones en Cuernavaca ¿por cuál candidato votaría?» y presuntamente que Argüelles Victorero se la llevó de calle, eso francamente una burla.

Más allá de pequeños grupillos políticos nadie lo conoce en la capital morelense, además que sepamos el señor no tiene residencia sino en la región sur poniente de la entidad, a menos que le preste su casa su ex jefe Manlio Fabio Beltrones; aquí no cuenta con arraigo, presencia ni liderazgo y si resulta ser el aspirante para esa coalición los morenistas estarían despidiéndose desde ahora del control de Ayuntamiento, aunque nunca lo tuvieron realmente; aunque bueno ya le entregaron esa parcela al PES desde el convenio, así que seguro se pondrá él de candidato.