MUESTRA AMLO MANO DURA

Termoeléctrica, se recrudece el conflicto

La decisión presidencial de dar continuidad al Proyecto Integral Morelos (PIM), localizado en la región oriente, consistente en la construcción en el territorio estatal de una termoeléctrica y un gasoducto, y que involucra a Puebla, Tlaxcala y Morelos; reactivó el conflicto que ya costó la vida a varias personas, una de ellas el activista morelense Samir Flores, cuyo asesinato no ha sido esclarecido.

Durante una de sus conferencias mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador había advertido que iban a reiniciar los trabajos de construcción, y que el propósito era echar a caminar esa planta antes del fin del presente año; sin embargo dadas las condiciones de la resistencia popular que existía se había dado por descartado.

No obstante el inesperado desalojo que vivimos la madrugada del lunes -inesperado por los activistas que mantenían un plantón permanente en el poblado de Huexca- aplicado durante la madrugada por elementos de la Guardia Nacional; pareciera mostrar que lo dicho por AMLO va en serio, ya que pareciera estar decidido a enfrentar a miles de ejidatarios y pobladores de una amplia región de Morelos y de las otras dos entidades antes señaladas.

En una conferencia de prensa muy tempranito funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad y el secretario de gobierno del estado, Pablo Ojeda Cárdenas, dieron lectura a un comunicado en el que hicieron hincapié en que no existía impedimento legal para que el PIM siguiera adelante, y del mismo modo que afirmaron que no provocarían contaminación alguna como han asegurado los lugareños.

Las reacciones no se hicieron esperar; y también en una conferencia de prensa el Frente de Pueblos de Morelos, Puebla y Tlaxcala en Defensa del Agua y la Tierra desmintieron las aseveraciones oficiales y mostraron algunas páginas de amparos en proceso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) donde, a juicio suyo, los recursos legales avanzan por la vía que ellos desean.

Calificaron al boletín del gobierno como mentiroso y exhibieron el amparo 1823/2014, cuya audiencia constitucional debió ser en este mes pero se pospuso hasta febrero por la no contaminación de las aguas del río Cuautla, además de otro amparo el 85/2019 de Amilcingo, audiencia que se tiene para enero del 2021 y que podría derivar en la posposición del gasoducto.

«Se concede a la parte quejosa la suspensión y que las cosas sigan como están, y no se lleve a cabo trabajo alguno», entonces igualmente hay suspensión en el caso y en el siguiente expediente 1180/2019 de Moyotepec de suspensión definitiva contra uso de las aguas, audiencia fijada para el 21 de diciembre del 2020. Hay otro amparo el 162/2020 en la página del Poder Judicial de la Federación, promovido por el ejido de Tenextepango.

O sea que para los opositores sobran recursos legales que demandan suspender por ahora cualquier acción a favor del PIM, y por lo tanto insisten en que los datos proporcionados por el gobierno faltan a la verdad y violan varias disposiciones legales; es decir, son más de 19 amparos y recursos legales en el Poder Judicial Federal.

Por lo que asegura el movimiento hay varios procesos en contra de la obra contra el uso de aguas para el funcionamiento de la planta termoeléctrica y del gasoducto; que no están siendo respetados por las autoridades federales de la CFE, y se habla incluso de un convenio de respaldo al PIM que se firmó con la agrupación ASURCO para apoyar las obras, pero aclaran que no tienen facultades de representación sobre los 26 ejidos que tienen la concesión y usufructo del agua del río, a menos que lo autoricen en asambleas.

La supuesta pérdida de 25 mil millones de pesos que costó la obra no es sustento legal para violar los amparos, porque omitieron decir que le comprarán el gas que también se utilizará a dos empresas transnacionales a las que se quiere beneficiar, porque estarán sirviendo a sus intereses.

Se recordó que desde 1998 se habló de éste proyecto en el gobierno del ex gobernador panista Marco Adame Castillo, y se hizo ver que no será de beneficio para México sino para los extranjeros que ostentas esas empresas.

Además negaron que se dejarán de consumir hidrocarburos de combustóleo; del mismo modo que mienten en lo que se debe a la contaminación y el ruido. Hay un ambiente de confrontación entre las autoridades y esos pueblos, ejidos y comunidades que se sienten agredidos, y se hablan de una traición por parte de López Obrador y del gobernador en turno porque los hombres del campo representan a la sociedad más necesitada.

El tema es delicado, reiteramos, ya ha costado varias vidas tanto en Morelos como en Puebla, y si no existe la sensibilidad y la tolerancia gubernamental para conciliar; se pudiera salir de control y ser el negrito, porque que hasta ahora el mandatario ha logrado llevar la fiesta en paz en todo el país y evitando la represión y la persecución; ojalá que no caiga en la tentación de sacar la obra a costa de lo que sea, incluso del derramamiento de sangre.

TERREMOTO, SAQUEO, PANDEMIA, CRIMEN

*En Morelos ¿cómo resurgir de las cenizas?

El escenario que estamos viviendo en México como consecuencia de la pandemia es preocupante, los cálculos de los expertos indican que el país tendrá un decrecimiento de entre el 7 y 9 % anual durante el segundo trimestre del año, y quizás durante el que viene; es decir, en lugar de crecer daremos unos pasos hacia atrás.

Sin embargo, el caso Morelos parece más complicado aún, porque su economía y estabilidad han sido golpeados recientemente de manera inmisericorde, a partir del 2017 cuando un terremoto nos golpeó sin clemencia y causó dolor y muerte en miles de familias morelenses, además de la perdida de patrimonio y de muchas vidas.

Pero esa desgracia no fue la única, aún sobre el dolor de la gente la administración gubernamental estatal, entonces encabezada por el perredista Graco Ramírez Garrido, aprovechó la coyuntura de esta desgracia para desviar miles de millones de pesos, apoyos alimenticios y materiales; que llegaron de muchas partes del país y hasta del extranjero para utilizarlos en temas electorales, dejando a quienes enfrentaban el dolor de la pérdida en la indefensión.

Fue una etapa muy dura, porque además la delincuencia organizada seguía haciendo de las suyas y con la sospechosa complicidad del gobierno; secuestraban, asesinaban, extorsionaban a ciudadanos, empresarios, comerciantes y muchos negocios debieron cerrar por las amenazas o la imposibilidad de pagar fuertes cuotas por el cobro de piso.

La economía en lo general entró en una debilidad permanente, y el desempleo creció progresivamente porque los capitales de inversión no sólo no venían al estado, sino que buena parte de los que aquí tenían su inversión prefirieron huir para salvar lo poco que les quedaba.

Bajo tales circunstancias nuestra entidad ha venido mostrando un evidente rezago en comparación con el resto de los estados de la federación; es decir, la pobreza y marginación se han venido afianzando y profundizando y ahora nos enfrentamos a otro dilema del cual no sabemos en qué condiciones vamos a salir.

Los municipios, el estado y la federación en un trabajo coordinado no han logrado menguar los embates de los delincuentes; las víctimas fatales de los grupos mafiosos casi no decrecen, y tampoco los decesos por el coronavirus, son a veces decenas de vidas las que se presentan en una situación crítica, provocando temor, angustia y desesperación.

Morelos dejó de ser un territorio de privilegio y de avanzada desde hace ya muchos años; los tiempos de bonanza y de crecimiento parecen haber quedado en aquellos años de los 70´s y  80´s, sobre todo durante el gobierno de Lauro Ortega Martínez, cuando se pensaba en un futuro promisorio; había paz, armonía, seguridad, inversión, esperanza, hoy pareciera ser todo lo contrario; no tenemos idea de cómo será nuestro mañana.

Mucha incertidumbre se aprecia particularmente en lo que se refiere a las nuevas generaciones; el retroceso económico que lleva a la disminución de oportunidades de toda naturaleza, advierte de un panorama nada halagüeño para nuestros niños, jóvenes u adolescentes.

Más aún, la juventud en éste momento es la más golpeada por los delincuentes; la absoluta mayoría de las víctimas del crimen viene de éste sector social y aquellos que con mucho esfuerzo de sus padres buscan un futuro mejor a partir de la academia, tampoco tienen garantía de ello porque no hay espacios para un correcto espacio laboral, que ofrezca una remuneración al tamaño de sus conocimientos y sus esfuerzos.

Por todo lo anterior, es que consideramos que vienen tiempos aún más difíciles y que se tendrá que dar una enorme batalla para poder sacar al estado de las cenizas y la devastación en la que quedará después de todos éstos inconvenientes que nos ha tocado vivir.

Es incluso doloroso aceptarlo pero lo más prudente es que estemos preparados para una tarea titánica en la que requeriremos de la unidad y el trabajo de todos, lo malo es que vamos hacia una elección intermedia en la que lo común y recurrente es una lucha de todos contra todos, sin pensar el daño que le hacemos a Morelos.

SEGUIMOS EN ROJO, PERO PODEMOS VALORAR SERVICIOS

De acuerdo con el semáforo sanitario que fue dado a conocer ayer por parte del vocero del Comité de Salubridad federal, Hugo López Gatell Ramírez, aunque todo el país sigue en semáforo rojo de riesgo epidemiológico, habrá algunas actividades que se puedan ir retomando con precaución; con porcentajes de ocupación o en la modalidad a domicilio.

Conforme al funcionario federal, los gobiernos estatales pueden asumir la decisión de tomar en cuenta estas recomendaciones, o -conforme a sus propios criterios y recomendaciones- flexibilizar un poco o rigorizar las medidas sanitarias establecidas en el semáforo, de acuerdo como lo decidan.

Explicó que el semáforo ha sido diseñado de una manera rigurosa para que en caso de que si uno de los criterios tomados en cuenta para la señalización se encuentra en rojo, automáticamente la indicación federal es mantener el rojo; pero los estados pueden tomar en cuenta algunas consideraciones propias que ellos observan en sus territorios.

Entre las actividades productivas que pueden retomarse con niveles controlados de capacidad en Morelos, se encuentran las hoteleras; con restaurantes y cafeterías, con una ocupación de 25% (sin áreas comunes) y sólo para quienes estén de viaje por realizar actividades esenciales.

Adicionalmente pueden trabajar parcialmente las peluquerías y estéticas con aforo restringido al 25% o sólo con servicio a domicilio, al igual que restaurantes y cafeterías al 25%, los parques públicos podrán abrir y las plazas abiertas con una capacidad controlada al 25% de la capacidad, respetando el resto de las recomendaciones sanitarias como el uso de cubrebocas, conservar la sana distancia, tener estaciones de sanitización en los accesos, no permitir el acceso a personas evidentemente enfermas, tener a disponibilidad de los usuarios agua y jabón o alcohol en gel a más del 70%.

 Conforme al semáforo presentado de los estados Morelos cuenta con un nivel aceptable de riesgo, ya que el indicador de ocupación hospitalaria se encuentra en amarillo con 39%, la tendencia de casos hospitalizados en naranja, la tendencia síndrome covid19 también está en naranja y sólo la positividad está en rojo con 52%.

Sin embargo, las autoridades estatales serán las que den su última palabra el lunes sobre este semáforo y las actividades que se pueden retomar a partir del lunes 8 de junio.   

LAS COSAS ESTÁN DIFÍCILES PERO…

*Aquí nos tocó vivir

El estado de cosas en Morelos es por demás difícil, no se ve por dónde se logre enderezar el destino de una entidad, que hace ya unas décadas llegó casi a ser ejemplo de trabajo y desarrollo en el contexto nacional.

De haber sido un estado de paso en la comercialización y destino de drogas, provenientes del vecino estado de Guerrero, pasó a ser un territorio de consumo, en el que grupos de la delincuencia organizada se establecieron para minar la tranquilidad que se tenía.

Muy notorio fue el cambio que se vivió a partir del asesinato de Arturo Beltrán Leyva en el 2009, desde entonces el fuego cruzado y los asesinatos crecieron alarmantemente; es decir, llevamos casi once años en los que han muerto miles de personas en la entidad -y no exagero-, la absoluta mayoría jóvenes de entre 15 a 28 años.

Nos ha ido muy mal, el saldo es desafortunado porque igualmente se multiplicaron los secuestros, el robo de autos, los feminicidios, el atraco en bancos o fuera de ellos y el cobro de piso a toda clase de negocios. Esta situación ha llevado al cierre o quiebra de quizás el 50 por ciento de la planta productiva y económica en la entidad.

¿Cuál es el precio pagado en dinero, empleos e inversiones en estos once años para Morelos? seguramente nadie podría ofrecer una cifra confiable, porque son tantos los factores que inciden en el detrimento económico que se antoja imposible medir el daño.

Lo que sí podemos afirmar es que esta tierra no merece ese destino, es inconcebible ver a una entidad con tantos antecedentes históricos, gente de lucha desde la Independencia del país hasta la Revolución Mexicana, y que actualmente sea víctima de toda clase de delincuentes que, en complicidad con las autoridades en turno, en los tres niveles de gobierno encontraron el amparo y protección para hacer de las suyas.

Por Dios que los morelenses no nos merecemos esto, porque hemos entrado en un círculo vicioso; la ausencia de oportunidades de empleo bien pagado por el cierre de negocios, empresas, hasta changarros; limita cada vez más lograr alguna  contratación laboral siquiera de regular ingreso.

Las nuevas generaciones así sean egresados de universidades públicas o privadas con profesión y todo andan en el desempleo, o terminan desarrollando cualquier actividad remunerativa aunque no sea su área, ante la imposibilidad de alcanzar algo que corresponda a su preparación.

Sin duda que una de las épocas de mayor desarrollo y prosperidad de la entidad se dio durante el ya muy lejano sexenio de Lauro Ortega Martínez entre 1982-1988; cuando había inversiones, paz y tranquilidad, trabajo de gobierno, solución de la mayoría de los problemas sociales, pero desde ahí a la fecha se inició la decadencia.

El asesinato de Beltrán Leyva dividió ese cártel en «Rojos» y «Guerreros», se disputaron una parcela que en un tiempo era de todos ellos; porque ambos grupos criminales venían del cártel de los Beltrán Leyva, heredero del control en la zona del cártel de Sinaloa.

La preocupación es que tras 11 años de sangre y fuego, y no se observa algún avance sustancial al control de esa situación, ni persecución o sanción a quienes siguen sembrando el terror. Ya llevamos algunas generaciones de jóvenes perdidas, el estado se debate en la debacle, la pobreza, el miedo, el decrecimiento y la matanza continú,a.

Las instituciones competentes en la materia se aprecian frágiles, y hasta coludidas con los enemigos públicos, particularmente la Fiscalía General de Justicia, porque el fiscal, Uriel Carmona Gándara sigue obedeciendo a los intereses del ex gobernador Graco Ramírez, a quien le interesa desestabilizar a Morelos, con la esperanza de que su figura resurja de las cenizas.

POSTALES DE MORELOS

Aunque ya no se encuentran tan frecuentemente por las paredes rocosas o en las barrancas del estado, el Amate amarillo ha sido muy utilizado desde tiempos prehispánicos para hacer fibra de papel.

También se usa para bajar la fiebre, quitar dolores en el pecho, es purgante y sirve para detener el vómito. Médicos han utilizado la savia para sanar huesos rotos y se usó para hacer puentes colgantes.

¿Sabías del uso medicinal?

POSTALES DE MORELOS

La mayoría de las iglesias del estado son lugares muy agradables para disfrutar del entorno de las comunidades y pueblos, hay áreas verdes o de uso común que reflejan el cuidado y cariño que tienen los vecinos por ellos.

¿Sabes cuál es ésta?

MORELOS, LOS MOTIVOS DEL CAOS

Morelos es uno de los pocos estados de la República que durante los últimos 30 años no ha tenido avance ni desarrollo; se perdió el rumbo por los malos gobiernos.

Tampoco podemos decir que vivíamos en el primer mundo, pero como gobernados sentíamos que buena parte de nuestros impuestos eran devueltos en mejoras y ampliación de servicios, apertura y ampliación de carreteras, generación de empleos y hasta control de la delincuencia.

Hoy desconocemos, aunque sí nos imaginamos, dónde queda todo ese dinero que, por más que sea, no les alcanza a nuestros «servidores públicos» o «representantes populares» para saciar sus ilimitadas ambiciones de poder y riqueza, sin dar nada a cambio a los contribuyentes.

A partir del fin del sexenio de Lauro Ortega Martínez de 1982-1988, es decir hace más de 31 años, las cosas para Morelos comenzaron a cambiar.

Gradualmente disminuyó la inversión pública, las instituciones se empezaron a saturar de burócratas, las gordas nóminas se comieron el dinero para obras y la parálisis se veía venir.

Lógico, fueron creciendo el desempleo, la delincuencia con hechos de alto impacto, y cada vez fue más escasa la inversión en infraestructura y el poco desarrollo inhibió ingreso de capital privado al estado.

Comenzó la regresión, la rapiña de políticos aventureros y vividores de lo ajeno, y el resultado ya lo vemos.

Lentamente nos fueron llevando al caos, se corrompieron hasta el cuello; cínicos y desvergonzados se coludieron con las mafias, entregaron las instituciones a la delincuencia organizada y ahora somos rehenes en nuestras propias casas.

La descomposición social no parece alcanzar fondo porque también muchos padres de familia le echan más leña al fuego; no atienden a sus hijos y abonan en la delincuencia.

Es cierto, aunque no consolación, que muchos estados sufren lo mismo; pero como que en Morelos el panorama es aún peor.

Más que políticos, son delincuentes buena parte de quienes nos «representan», tendríamos, como sociedad que poner un alto a la debacle, o entraremos en escenarios mucho más complejos. De nosotros depende que las cosas mejoren. Hay que castigar a las ratas e ineptos. ¿No le parece?.

POSTALES DE MORELOS

Desde diferentes ángulos las haciendas de #Morelos tienen una belleza especial, que puede llenarte de tranquilidad para descansar y por otro de dinamismo para recorrerlas.


¿Sabes cuál es ésta?

POSTALES DE MORELOS

Aunque las construcciones coloniales se concentran principalmente en la zona centro de Cuernavaca o de las ciudades más antiguas de Morelos, otras colonias como en la periferia como Acapatzingo también llegaron a tener asentamientos habitacionales importantes.

¿Sabes dónde se encuentra esta vista?

POSTALES DE MORELOS

Muchas de las haciendas coloniales de Morelos tienen albercas o pozas de recolecta de agua, las más modernas pueden llegar a tener bellas construcciones destinadas para el agua como fuentes, pequeños espejos de agua o albercas.🏊‍♂️

¿Sabes dónde está esta?