La delincuencia no descansa

Aún no nos recuperamos del desagradable suceso ocurrido el pasado ocho de mayo y ahora, dos días después, los primeros reportes del día fueron relacionados con el asesinato de por lo menos cuatro mujeres que laboraban en el área de seguridad del penal federal femenil, localizado en el municipio de Coatlán del Río.

Se dice hay son cuatro quienes perdieron la vida en el momento, pero hay 10 heridas más y varios hombres, que fueron trasladados a hospitales cercanos.

Los hechos se registraron en las primeras horas del día cuando el camión propiedad de la autoridad federal en el que viajaban fue interceptado y sus pasajeros fueron atacados por sujetos que se trasladaban en un vehículo Sentra, con placas de circulación de Guerrero. Los trabajadores de custodia se dirigían en el autobús al festejo del Día de las Madres, en el municipio de Puente de Ixtla.

Adicionalmente, en #Cuernavaca, fue localizada sin vida una mujer con huellas de haber sido golpeada, cerca de uno de los club de golf de la ciudad.

En el caso de las custodias emboscadas el carro en el que se transportaban los presuntos agresores fue localizado incendíando a unos kilómetros del lugar del ataque, en San Gabriel Las Palmas, pero ya en el municipio de Amacuzac.

La delincuencia pues, anda suelta y sin descanso, pero también observamos que sucesos como estos que se registran en días tan especiales como hoy, llevan la clara intención de tener mayor impacto social y político. Mucha perversidad.

Cada quien su evento, Día Internacional del Trabajo

Las acciones de trabajadores en relación al Día Internacional del Trabajo mostraron a un sector obrero dividido y, en esta ocasión, con un bajo nivel de reclamo frente al gobierno.

Distinto a épocas pasadas cuando la parada confluía hacia el centro de Cuernavaca, descendiendo por la calle Matamoros para terminar detrás de Palacio de Gobierno; está vez sólo el contingente extremista y algunos grupos del magisterio usaron esa vía.

Paralelamente, un movimiento de actores diversos con perfiles de sindicalismo independiente se concentraron en Plaza de Armas, pero llegaron a través de la calle Guerrero. Ahí, fue donde se escucharon consignas contra el sistema de gobierno con cierta acidez.

Estuvieron sindicatos como el de electricistas, del INIFAP y del IMTA; por cierto estos últimos en huelga, encabezados por el vocero de la Comisión Independiente de Derechos Humanos, con José Martínez Cruz.

Pero lo que llamó la atención es que un numeroso grupo de trabajadores del sindicato del sector Salud del estado arribaron al centro, pasaron frente al Museo Cuauhnahuac para tomar Boulevard Juárez hacia abajo.

Por su parte, el gobierno estatal encabezó una reunión-desayuno con líderes del sector, en conocido hotel restaurante de la ciudad, y los dirigentes del Nuevo Grupo Sindical también convocaron a su gente en un lugar privado.

Cabe mencionar que los de la FTM (CTM-PRI) mostraron esta vez una postura muy complaciente frente al gobierno estatal y federal, a pesar de ser oposición.

Más bien fue un considerable número de sindicaluzados de Salud, quienes conducidos por su líder Gil Magadan, quienes demandaron más salario, medicamentos y equipo de trabajo, además de que mostraron su repudio al director del hospital José G. Parres, Víctor Manuel Martínez, a quien acusaron de irregularidades y pidieron mejores prestaciones laborales.

En general, fue una conmemoración más civilizada y pacífica que antaño, y por el contrario los cetemistas aplaudieron la reforma laboral recientemente aprobada en el Congreso.

Se acelera derrumbe del PRI

Colosio, a 25 años

Un 23 de marzo de 1994, hace 25 años, fue asesinado en la colonia Lomas Taurinas de Tijuana, Baja California, el entonces candidato priista a la presidencia de la República, Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Las cosas ya no andaban muy bien entre los diversos grupos y corrientes políticas antagónicas que se disputaban el poder, así fuera a costa de la eliminación de adversarios.

La candidatura de Colosio enfrentó fuertes resistencias por parte de poderosos personajes incrustados en el ejercicio del poder.

Mucho se polemizaba de la posibilidad de que Carlos Salinas de Gortari, presidente saliente y el dedo elector máximo lo podían sustituir por Manuel Camacho Solís, que gozaba de sus confianzas.

El ambiente de campaña era tenso y colmado de especulaciones, pues se advertía un distanciamiento entre LDC y CSG, hasta que devino el magnicidio, o al menos eso pensamos muchos.

Por más que se exigió al Gobierno Federal, principal sospechoso del crimen, jamás de ofreció al pueblo mexicano una investigación convincente. Se mantuvieron en el supuesto argumento de que el crimen fue cometido por un asesino solitario, Mario Aburto Martínez.

Incluso, para la gran mayoría, Colosio habría sentenciado su muerte en un fuerte discurso que había dado días antes en el aniversario de su Instituto político que, entre otras cosas decía: «veo un país sumido en la pobreza y con hambre de justicia», frase que ha sido recordada y que no le habría gustado a Salinas por lo que optó por eliminarlo.

Pero ese fin de sexenio salinista se dieron otros asesinatos que junto con este sorprendente hecho, advertían ya de la catástrofe del PRI; los de José Francisco Ruiz Massieu, entonces secretario general del PRI y el obispo de Guadalajara que venía de Morelos, Juan Jesús Posadas Ocampo.

Sobra decir que ningún caso fue esclarecido a satisfacción. Al final, Salinas envío en sustitucion a la candidatura presidencial a Ernesto Zedillo Ponce de León; un personaje gris, que gobernó con rencores y fue el que entregó la presidencia al panista Vicente Fox Quesada en el 2000; quien se condujo con ocurrencias en muchas de sus decisiones, pero que inició la alternancia política y la debacle de un tricolor, que había ostentado el poder de forma casi hegemónica por 71 años continuos.

Ayer, se reveló un dato importante relacionado indudablemente con este hecho que recordamos, nada más que el ahora primer presidente de izquierda revela que había participado dos días antes de la muerte de Colosio en una reunión, ¿qué otros personajes habrán estado ahí en casa de Clara Jusidman? sería ese un motivo para eliminar a un purista que ya resultaba incómodo y que aparentemente estaba haciendo alianzas con grupos tan diversos como el entonces naciente PRD.

Pues ya veremos, lo que sí podemos asegurar es que la historia de Colosio no está cerrada, y que aunque es difícil que se llegue a la verdad porque varios de los protagonistas relacionados están muertos, al menos se buscará en este sexenio.

Foto: Excelsior Internet

Políticos de desecho

El empobrecimiento gradual en el nivel de los políticos en México ha posibilitado el ascenso de personajes con muchas ambiciones de poder, pero nulas capacidades para el ejercicio en el cargo.

Los cuadros políticos de carrera parecieran en extinción y ahora priva la improvisación y el aventurerismo. Hombres y mujeres que más bien buscan en esa actividad una vía para salir de pobres.

Es bajo nivel académico e intelectual de la mayoría que llega a las regidurías, alcaldías, diputaciones locales y hasta federales; no tienen ni idea de su responsabilidad ante el pueblo, pero eso sí, entran viendo cómo sacar ventajas económicas rápidamente.

Esas circunstancias también los llevan con frecuencia a perder la noción de la realidad, a tener un comportamiento de soberbia y desprecio hasta con quienes los ayudaron a lograr sus objetivos.

Y aunque en este país se siguen permitiendo toda clase de abusos, todavía las leyes electorales posibilitan poner fechas fatales para que esos despreciables sujetos sean reemplazados.

Abordamos el tema porque nos ha tocado ver ya, en calidad de simples mortales -porque casi se sentían dioses-, a algunos de quienes ocuparon espacios en el Congreso local y andaban rodeados de pistoleros, auxiliares, ayudantes.

O sea, una vida de reyes a costa del dinero público, unos de esllos los hermanos Julio y Roberto Yáñez, que además operaron todo el proceso de saqueo en el estado al ex gobernador Graco Ramírez.

Pues hoy día andan, valga la expresión, como “perro sin dueño”. Bueno, casi hasta lástima dan, pero a ese tipo de vividores no se les puede tener ni consideración.

Casi “a salto de mata” andan muchos otros del reciente pasado, porque llegaron a robar y en este momento vemos a muchos actuando de forma similar; no aprenden de sus antecesores.

Qué pena por ese tipo de advenedizos, por eso sí se requiere algo de formación, honestidad y academia. Son muy pocos los políticos sobrevivientes, con capacidad, experiencia y algo de compromiso con el pueblo.

En Morelos podríamos concederles esas aptitudes a un David Jiménez; Juan Salgado Brito; Jorge Morales Barud; quienes, desafortunadamente, cargan con un enorme desgaste de imagen frente a la sociedad por su militancia.

Ante la confrontación de Poderes, los beneficiados: Graco y su banda.

La ausencia de diálogo y entendimiento entre actores políticos y de gobierno mantienen en indefinición  decisiones fundamentales, para que los morelenses tengan una idea clara de hacia dónde nos encaminamos en este naciente gobierno.

Los poderes Ejecutivo y Legislativo continúan estirando la liga, con amenazas mutuas y acusándose de acciones poco honorables, lo que por ahora mantiene sin Ley de Ingresos y Egresos al Poder Ejecutivo.

En alguna de las partes deberá imponerse la prudencia, y comenzar a hacer política; pero aquélla que basa su existencia en generar condiciones favorables para el bien común.

Incapaces de dar un paso atrás, tanto Legislativo como Ejecutivo, han dado pie a toda clase de malestar ciudadano, porque mientras ellos abonan en discordias y agresiones entre sí, quienes se burlaron de los morelenses robándonos hasta la camisa -léase Graco Ramírez y sus secuaces- están con toda seguridad muertos de la risa.

El compromiso era meter a la cárcel al tabasqueño, llamar a cuentas a los ex legisladores que fueron sus cómplices y restaurar el Estado de derecho, pero se viene mostrando nula voluntad para hacer justicia, y ya más bien enfrentan una dura crítica y condena pública por sus errores, intereses e incapacidades.

Morelos no merece seguir siendo víctima de pandillas de aventureros que no llegan a políticos, porque quien se precie de serio, sabría que es a partir de razonamientos entre las partes como se llega a coincidencia y aquí únicamente seguimos viendo golpes, patadas y zancadillas contra los adversarios.

Continuamos padeciendo un retraso desde aquel frustrado sexenio de Jorge Carrillo Olea; no vamos a recuperarnos con facilidad de la enorme rapiña que fuimos objeto por parte de Graco y la bola de ladrones que conformaron su gabinete o bien de sus proveedores.

Ahora, el enfrentamiento entre poderes amenaza con prolongar la parálisis del gobierno estatal.

Señores, ya es tiempo de que volteen a ver al pueblo, sumido en el abandono, la miseria y la delincuencia; debe imponerse la cordura o muy pronto entrarán en una etapa crítica y de repudio del respetable, cosa que a nadie conviene, incluyéndolos a ustedes, a menos que ya no tengan aspiraciones políticas hacia adelante.

Se acaba la pesadilla en Jiutepec, Agüero un cínico ladrón

Este 31 de diciembre concluye un trienio más en los ayuntamientos de Morelos, el primero de enero del 2019 tomarán protesta los que fueron electos el primero de julio pasado, con excepción de unos cuatro o cinco que lograron la reelección por primera ocasión, entre ellos los ediles de Emiliano Zapata, Fernando Aguilar Palma o el de Yecapixtla, Francisco Sánchez Zavala.

Muy pocos hicieron buen papel, quizás entre esos los que repiten, pero lo que sí queda claro es quienes fueron los peores, que se dedicaron a robar a manos llenas, reproduciendo puntualmente la enseñanza de su maestro, el ladrón más grande que haya tenido Morelos en su historia, el ex gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu, descendiente de una estirpe de sátrapas y mercenarios políticos.

Nos referimos a alcaldes como Raúl Tadeo Nava de Cuautla, pero fundamentalmente a Manuel Agüero Tovar, personaje impuesto en esa comuna de Jiutepec en la elección del 2015, vía un fraude electoral perpetrado desde Palacio de Gobierno estatal.

Es un hecho que para los habitantes de ese sufrido municipio, la pesadilla que vivieron bajo el mando de tan descarado ladrón está por concluir; sin embargo, si sería de justicia que su sucesor, Rafael Reyes Reyes, lo investigara y le ajusta cuentas, porque elementos de responsabilidad por acciones deshonestas sobran por todos lados.

Lo dijimos en su oportunidad, la decisión de imponer a Agüero no fue otra, sino tener un absoluto control del negocio que ese municipio representa en materia de tráfico de drogas, el resto de los negocios que se hicieron al amparo del presupuesto público ya fueron ganancias adicionales.

Con el descaro y cinismo que caracteriza a esos mal llamados políticos sin moral, como Graco, el dichoso Manolo convirtió los asuntos de la comuna en negocios para la familia; la suya directa, desde sus padres, parientes y amigos.

La mayoría de las rentas que de pagaban por oficinas diversas del Ayuntamiento eran a sí mismos, porque se ubicaban en propiedades del clan Tovar y asociados.

Bueno, hasta el grupo musical que amenizaba eventos públicos era manejado por él; incluyendo el comedor para empleados y el tiradero de basura a cielo abierto, claro.

Ha sido pues hasta hoy e igual que el tabasqueño a nivel de la gubernatura, el presidente municipal más corrupto y descarado de que se tenga memoria en ese desafortunado territorio, pero reiteramos, ya tiene los días contados. Ojalá que Rafa Reyes le haga justicia a su pueblo, y en su oportunidad lo ponga tras las rejas.

La sociedad demanda acciones de justicia contra sus verdugos, no es posible aceptar como gobernador a personajes sin escrúpulos ni valores.

Sujetos como Graco y Manuel Agüero deben no sólo devolver los miles de millones de pesos que se robaron de nuestros impuestos, sino ser castigados con cadena perpetua, y eso porque en México no hay pena de muerte.

Las víctimas de Graco

Como viene ocurriendo a nivel federal, sobre los casos de víctimas de la persecución oficial, que ya comenzaron a ser liberados como el caso específico de la maestra Elba Esther Gordillo Morales, en Morelos también pasa algo similar ahora que el saliente gobernador Graco Ramírez se le acaba el tiempo y el poder.

El ex presidente municipal  de Cuautla, Jesús González Otero había sido arrestado bajo la presunción de desvíos cuantiosos de la alcaldía; sin embargo, la parte acusadora, la desacreditada Fiscalía Anticorrupción, nunca logró sustentar las acusaciones y luego de un tiempo privado de su libertad fue encontrado inocente y liberado.

Lo primero que dijo es que fue víctima de la persecución de Graco y sus secuaces y calificó su caso como un asunto de persecución política.

Hasta el momento no se aprecia que ninguna autoridad vaya a emprender alguna acción contra su liberación, y eso valida sus aseveraciones.

Pero queda pendiente el proceso, muy similar, en contra de quien fuera a fines del sexenio anterior panista, Secretario de Finanzas y Administración, Alfredo Jaime de la Torre, quien igualmente fue apresado al inicio del gobierno del tabasqueño.

Lo acusaron de algo parecido, desviaciones de recursos del erario; no obstante, ante la inexistencia de elementos de prueba su caso está siendo revisado y todo lleva a pensar que el juez de la causa lo declarará libre de cargos, de un momento a otro.

Hay que recordar que Graco Ramírez inicio su administración acusando a su antecesor de diversos actos de corrupción, a través de algunos de quienes fueron miembros del gabinete. Fue una estrategia de distracción, mientras él, su hijastro Rodrigo Gayosso y su pareja Elena Cepeda, armaban toda la perversa red mediante la cual sustrajeron miles de millones del presupuesto para su beneficio personal.

Pero no hay fecha que no se cumpla, y están terminando más que apestados y éste gobierno evaluado públicamente como el más corrupto, perverso y cínico jamás visto en el territorio morelense.

Ojalá jamás los volvamos a ver o, acaso, en la cárcel.

Ahora se inunda el sur de Morelos

A casi un año del temblor que causó graves daños en Morelos y principalmente en el municipio de Jojutla, ayer y la madrugada de este lunes se registraron inundaciones de consideración en varias colonias y municipios del sur de Morelos.

Los daños se estiman de manera preliminar en unas 500 viviendas de Jojutla dio a conocer el secretario del Ayuntamiento, Rafael Chavarra, quien confirmó esta mañana la suspensión de clases en varias escuelas.

Hay inundaciones por taponamientos en las alcantarillas y canales desbordados, además de que se afectó parte de la carretera Alta Vista-Pedro Amaro y se dio el desplome de una parte de la barda del rastro municipal.

Las colonias más afectadas son: Santa María y Buenos Aires en el poblado de Tlatenchi, las unidades habitacionales Los Arrozales y San Jerónimo, además de la zona de Emiliano Zapata, donde el año pasado se sufrió los daños de manera considerable durante el temblor del 19 de septiembre.

Hasta el momento, se informó que suspendieron las clases en la secundaria técnica número 2, la primaria Venustiano Carranza, la secundaria Benito Juárez, la preparatoria UAEM, aunque no se descartan otros planteles.

Protección Civil y Bomberos, así como funcionarios municipales de servicios, han atendido llamados de auxilio desde las primeras horas del día y durnte la madrugada, apoyando a la evacuación de algunos vecinos.

Hasta los adornos patrios se robaron, confirma Jorge Michel

Sumidos en el desprestigio, el repudio y la condena pública por su mal proceder, el gobernador Graco Ramírez y la mayoría de sus colaboradores andan ya a salto de mata y hasta de los festejos patrios se han desentendido.

Siguen sentando precedente histórico casi en todo lo malo, porque a pesar de que ya entramos al mes de septiembre, no hay un sólo adorno alusivo a la gesta independentista, ni los tradicionales en el palacio de gobierno, como en todo el primer cuadro capitalino; lo cual es toda una costumbre y podríamos decir, hasta obligación oficial.

Al cuestionar al respecto al titular de Hacienda, Jorge Michel Luna, respondió que con la bandera izada en el asta de la plaza de armas “era suficiente decoración”; como si se tratara de un mero asunto decorativo el protocolo pertinente.

Se han robado todo Graco Ramírez, Elena Cepeda y todos sus secuaces que integran o integraron su gabinete para el despacho del poder ejecutivo, y ya no tienen ni para los adornos de las fiestas patrias, sin duda que son unos sátrapas, que sólo tienen como prioridad no dejar ni un alfiler en las arcas estatales; del amor y respeto que debieran tener a la patria, ya ni hablamos.