PARÁLISIS LEGISLATIVA

*So pretexto del coronavirus

La presidenta de la Junta Política y de Gobierno del Congreso local, Alejandra Flores Espinoza, hizo un llamado a sus compañeros a fin de que “se presenten” a legislar para poder resolver pendientes acumulados; pero, pareciera que nadie la ha escuchado.

Por lo menos hasta ahora no vemos alguna decisión colectiva en ese sentido para recuperar las sesiones ordinarias del Poder Legislativo de Morelos, y francamente vienen decepcionando cada vez más a los ciudadanos porque; de seguir así, se convertirían en la Legislatura menos productiva de que se tenga memoria.

Prácticamente, ninguna de las promesas de campaña que hicieron ante el electorado se ha logrado cumplir, y la población tenía especial esperanza en que se castigara a quienes, en el sexenio anterior burlaron la confianza ciudadana y robaron a placer, empezando por el ex gobernador Graco Ramírez.

La absoluta mayoría de quienes formaron parte de la Legislatura anterior fueron cómplices y actores activos de la rapiña; y habría que aplicarles la ley, ese era el compromiso de la mayoría de los actuales diputados pero, haga usted un análisis y revisión de sus acciones, y se encontrará que no lograron meter a nadie a la cárcel como lo prometieron.

sabemos que al interior de la cámara existe un grupo encabezado por la diputada Tania Valentina Rodríguez, que defiende los intereses del tabasqueño, pero aún así se debió actuar contra los delincuentes de cuello blanco; no ha sido así o por lo menos no en más de un año siete meses de haber arrancado su periodo.

La división interna y la defensa a ultranza de ese grupúsculo de vividores que siguen defendiendo al ex gobernador llevó en su momento a una parálisis casi total de la actividad legislativa, porque ese era precisamente el propósito de quienes evidentemente se beneficiaron de la corrupción pasada, pero tampoco se observó mucha entrega del resto de los integrantes de la legislatura para avanzar.

Hoy, con la pandemia del coronavirus encima, los «representantes populares» se ausentaron; cuando cuidando las formas y recomendaciones en materia de salud o hasta sesionando a puerta cerrada vía internet podrían continuar sacando asuntos pendientes. Pero, en cambio, han optado por tomarse vacaciones indefinidas; eso sí, cobrando íntegramente sus emolumentos ¿cómo la ve?

Esa falta de responsabilidad sumada a otros tantos factores que amenazan con un caos social y económico -a muy corto plazo-, nos pegará bastante duro a todos por igual; sin embargo, la mayoría de los políticos y en particular aquellos improvisados, tampoco ponen nada de su parte por cumplir con sus respectivas responsabilidades.

Lo mínimo que la mayoría de los legisladores deberían andar haciendo es sumarse en apoyo a la ciudadanía, distribuyendo artículos de limpieza y desarrollando una intensa campaña a fin de generar consciencia popular de cuidados contra en virus, pero no apreciamos nada al respecto, si acaso algunos esfuerzos pero de autopromoción.

Y ya para cuando la pandemia haya pasado, que ojalá fueran dos o tres meses solamente, el proceso electoral hacia la elección intermedia del 2021 estará ya entrando en auge y muchos de los señores y señoras diputadas abandonarán todavía más sus tareas legislativas, para tratar de mantenerse por lo menos en el presupuesto público, ya sea mediante la reelección, buscando alguna alcaldía u otra posición. Ya lo veremos.

Por eso consideramos que ésta podría ser la legislatura menos productiva de los últimos tiempos; lástima, porque sí que se generaron muchas expectativas ya que llegaron aparejados muchos por el proyecto de la Cuarta Transformación.