TRANSPORTISTAS “AHORCAN” CUERNAVACA

Este miércoles la capital morelense fue “secuestrada” o “ahorcada” por transportistas de la Federación Fidel Velázquez Sánchez; quienes pidieron la intervención del gobierno estatal para destrabar casi 20 averiguaciones previas que  se mantienen pendientes de resolución en la Procuraduría General de Justicia de Morelos.

Pablo Ojeda Cárdenas, secretario de Gobierno, atendió a los transportistas encabezados por Vianey Nájera Vázquez , secretaría general de la federación, para acordar levantar los bloqueos que se establecieron en puntos clave de la ciudad de Cuernavaca a cambio de iniciar mesas de diálogo y coordinación para escuchar y tratar de solucionar sus inquietudes.

El secretario de Gobierno junto con los integrantes de la Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz atendieron a los inconformes en las oficinas del C5, Centro de Control en Seguridad, donde se acordó encontrar la mejor solución a favor de Morelos y su gente.

Acompañado por un representante del comisionado estatal de Seguridad Pública, Luis Enrique Barrios Ríos, se convino con los transportistas incorporarlos al mecanismo digital de prevención del delito y atención ciudadana “SeguriChat”; a fin de brindarles ayuda de manera inmediata en la atención de emergencias, además de que serán capacitados en esta estrategia.

También se generará una mesa de trabajo con autoridades federales y estatales para atender peticiones sobre tarifas, permisos de residuos y traslado de materiales; entre otros aspectos, por lo que se continuará con las reuniones en días posteriores para dar un seguimiento a los temas.

Por su parte el gobernador Cuauhtémoc Blanco, entrevistado sobre el tema, dijo que aunque algunas de las demandas son específicamente sobre asuntos pendientes en la Fiscalía General del estado, se buscará intermediar entre los inconformes y la autoridad de esa área.

Los transportistas, en voz de Vianey Nájera Vázquez, agradecieron la atención mostrada por el gobierno estatal, y expresaron su la voluntad de trabajar de manera corresponsable en relación con la seguridad del gremio.

Cabe señalar que aunque se rumoró la posibilidad de que el bloqueo había sido generado por el secuestro de uno de sus líderes, esta situación no fue abordada por ninguna de las partes.

CHINA, PRIMERA EN SUPERAR CONTINGENCIA

Salvo China que hace unos días superó la pandemia provocada por el coronavirus conocido como Covid-19, el resto del mundo sigue inmerso en un escenario incierto, en el caso de México estamos por entrar en la tercera etapa; que es cuando los contagios se disparan en aumento y se enfrentan las peores consecuencias sanitarias, la sugerencia es ajustarse a las instrucciones médicas de las autoridades de salud.

A medida que el número de personas que han dado positivo se eleva la población parece empezar a tomar conciencia y a mantenerse en sus hogares. Se menciona ya, después del fin de semana pasado, que el 60 por ciento de los mexicanos han dejado de salir a sitiotras concurridos, y acaso acuden a proveerse de insumos alimenticios para sus necesidades básicas.

Eso, en cuanto a la parte de salud se refiere, pero por lo que se puede ya valorar; pudiera ser el aspecto económico el que genere más consecuencias complicadas, sobre todo en el sector comercio, de prestación de servicios y del transporte.

En éste último rubro ya han surgido voces que advierten de una drástica reducción de ingresos, el presidente de la Federación Auténtica del Transporte en Morelos, Dagoberto Rivera Jaimes, hace una especie de apología de lo que se está viviendo y, lo más preocupante para los permisionarios, es que una buena parte de los empresarios tiene deudas con instituciones bancarias y su pregunta es ¿cómo le harán para continuar cubriendo esos compromisos, así sean sólo los intereses?

Pero lo más estresante es la situación de los operadores del volante; ellos no tienen prestaciones sociales en su mayor parte o su totalidad y tampoco seguro médico, ni garantía de permanencia en el empleo. Igual que los taxistas, la concesión es de unos -que casi siempre son pequeños empresarios que se han hecho de varias concesiones- y los choferes son los que manejan y entregan una cuota diaria al propietario de la unidad, lo que les queda después de juntar esa cantidad es para ellos y a veces no les queda nada, tiene que compensar los días malos con otros mejores y eso es lo que llevan a sus casas. Ahí sí que está complicado.

Pero, para donde volteamos a ver es lo mismo; la mayoría de los negocios pequeños y medianos está casi muriendo, no hay consumo, a menos que sean de insumos alimenticios o de higiene, de otra manera nadie se arrima, y los compromisos se multiplican.

Si tienen empleados está peor, hay que pensar en recorte de personal o en enviar a algunos de ellos a descansar, sin goce de salario.

¿Y cómo enfrentará la contingencia el trabajador? esa sigue siendo la interrogante, porque son demasiados los que viven al día y aguantar un mes o más sin ingresos es imposible, ellos son quienes aún considerando que podrían contagiarse siguen saliendo a buscar el pan de cada día, por eso es muy urgente que como se viene haciendo en otras naciones, entre ellas Estados Unidos, aquí en México también el gobierno ponga en marcha más programas de ayuda a la población en general.

Claro, nuestros vecinos del norte tienen posibilidades de destinar miles de millones de dólares para tal efecto; en nuestro país el mayor conflicto es que ya la mitad de la población vivía casi en la miseria. ¿Cómo poder enfrentar ésta contingencia?

Nos vienen tiempos muy estresantes; los daños que éste fenómeno tanto en lo que toca a pérdidas humanas como en el quebranto económico; ya lo decían ayer en la declaratoria de emergencia es impredecible, aunque podría durar hasta un año y medio para recuperarnos.

Y el coronavirus no distingue razas, estatus social, color, nacionalidad como lo dijo el vecino gobernador de Puebla; es parejo con todos y frente a él no existen privilegios, la mejor manera de enfrentarlo es respetar las reglas emitidas por las instituciones de salud, de otra manera, sufriremos mucho más las consecuencias.

LA TAREA AÚN NO ESTÁ TERMINADA

El servicio del transporte público, especialmente los taxis, de Morelos es un vehículo que ha sido utilizado por la delincuencia en la comisión de delitos de toda naturaleza; tampoco queremos decir que todos los permisionarios se prestan a ello, son seguramente una minoría, pero es un hecho que son parte del enorme problema de seguridad por resolver.

Y es que pareciera un monstruo de mil cabezas, que por el número de unidades que prestan el servicio, se usa para delinquir y propiciar actos de inseguridad al amparo de la confusión.

Hace décadas que escuchamos promesas de las autoridades de que aplicarán reglas y normas tendientes a combatir la anarquía y el desorden que en ello priva, pero nunca parece haberse dado un sólo paso.

Es en esta administración que se observa más voluntad a fin de corregir omisiones y acabar con ancestrales prácticas deshonestas, que han sido reclamo incluso de aquellos empresarios del ramo que hacen su esfuerzo para trabajar de manera honesta y leal.

Lo de la anarquía en los derroteros pareciera hoy día un asunto menor frente a otras irregularidades, y es ahí donde en efecto se aprecia que el Secretario de Movilidad y Transporte, Víctor Mercado Salgado, está dispuesto a poner remedio.

Hace un buen rato, y arriesgando incluso su estabilidad en el cargo, inició una especie de limpia mediante la aplicación de operativos en regiones como el sur poniente y el oriente, donde el «pirataje» alcanzó niveles alarmantes, incluso propiciado por las mismas autoridades del a SMyT en el pasado reciente.

De acuerdo con Mercado Salgado, hay más de 10 mil unidades entre taxis y combis circulando sin permiso alguno o con permisos falsos, derivado de los acuerdos perversos que hicieron las administraciones del ramo en el tiempo del ex gobernador Graco Ramírez, quien intentó, mediante la promesa de entrega de concesiones, inducir el clientelismo electoral de ese sector a favor de su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda, quien aspiró a la gubernatura pero perdió.

Hoy esos deshonestos «permisionarios» que se prestaron a la distribución de permisos inexistentes, son quienes realizan bloqueos, plantones y manifestaciones; exigiendo que les cumplan lo que las ratas del sexenio anterior les ofrecieron por su voto, y oponen resistencia a someterse a la legalidad.

Pero tampoco es sólo eso, en torno al sistema del transporte surgió un negocio paralelo, aquel que a través de casas u oficinas de gestión en toda clase de servicios relacionados con la venta y expedición de permisos falsos, licencias y trámites de Morelos, que alimentan las irregularidades porque venden permisos de circulación, licencias de manejo, o tarjetas de circulación, general o presuntamente emitidas por el gobierno del vecino estado de Guerrero.

Se auto denominan “casas de gestoría vehicular”, pero operan también sin ninguna autorización oficial; es decir, son «coyotes» que engañan a sus clientes, dan todo tipo de facilidades a los delincuentes para hacer “trámites”, a fin de que puedan conducir autos de dudosa legalidad, muy posiblemente robados o con identidades y placas falsas.

Hace unos días se aplicaron cateos en 21 oficinas de esa naturaleza en diversos puntos del estado, y el resultado fue el esperado, se encontraron toda clase de documentos apócrifos, entre éstos, láminas para la venta de placas.

Entendemos que sólo se trató del primer paso y que al igual que los operativos para ubicar transporte pirata, se irán extendiendo esas inspecciones en todo el estado, porque existen cientos, quizás miles de lugares de trámites que son cómplices de la delincuencia.

El titular de la SMyT es un funcionario que conoce muy bien al monstruo por dentro, porque ha estado en el puesto más de una ocasión, si el gobierno estatal le permite y lo apoya para que se ponga orden, tiene todo para hacerlo, parece que lo quiere lograr.

Se avanzó con el reemplacamiento porque igualmente el padrón vehicular estaba súper abultado; siguió con el «pirataje» y ahora sigue esta revisión a «casas de gestión» y seguramente al final se trabajará a fin de ordenar los derroteros, que están hechos un caos porque los mismos permisionarios los han ido ampliando y cambiando a conveniencia.

Hay por lo menos una decena y media de rutas de transporte que cruzan por el primer cuadro de Cuernavaca, por ejemplo, que sólo ocasionan tránsito lento y problemas de exceso de velocidad porque quieren “ganarse” el pasaje.

Era algo urgente y necesario porque reiteramos, en algunas regiones sobre todo el sur poniente de la entidad; particularmente el sistema del servicio de taxis, está ampliamente penetrado por la delincuencia organizada, son halcones o vehículos al servicio de los mañosos. La limpia deberá seguir.

DELINCUENCIA ORGANIZADA, EN EL TRANSPORTE

Como delincuentes organizados, algunos concesionarios del servicio del transporte público en la región orienten de Morelos, circulan con duplicidad de placas; clonación de permisos y en algunos casos -por sus pantalones-; de plano sin documento alguno, e hicieron un llamado a la violencia y a “armarla de p…» si los quieren someter al orden o los detienen.

Ese fue el caso de manera reciente, cuando decenas de unidades colectivas de Cuautla y diversos municipios de aquella zona de la entidad; llegaron al centro de Cuernavaca para exigir la liberación de sus automotores, llevados al corralón precisamente por no contar con los permisos correspondientes para trabajar, y que fueron retenidos en el reciente operativo de la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMyT).

Pero como entre ellos si hay quienes cuentan con todo en regla y no comparten esa anarquía, lograron grabar algunas de las indicaciones que les giraron por parte de los supuestos dirigentes transportistas; entre ellos el ex Director General del Transporte en esa parte de Morelos, Noé Sandoval, y otro personaje igualmente metido en toda clase de negocios irregulares en materia del transporte, Mauro Rivera de la Cruz.

En esos audios, ambos instruyen a sus huestes con expresiones como «no se dejen, no sean pendejos, cuando vean que detuvieron a alguno de los compañeros, luego luego hay que rodear a los inspectores y hacerla de P», se puede escuchar en la grabación.

Noé Sandoval, ex funcionario del área, y quien por cierto fue liberado recientemente tras haber sido detenido por la venta de concesiones y otras acciones de corrupción; les señala que… «en cuanto vean que vienen -los del operativo- avisen a todos, y luego hay que hacer el relajo, ir sobre ellos». Se insiste en que «hay que dar el cerrón, todos de la mano, para impedirlo».

O sea que bajo la instrucción de esos vivales el «servicio público» del transporte se ha generado una verdadera mafia, que parece dispuesta a retar a las autoridades y a operar por encima de la Ley y sin reglamento alguno.

Las instituciones del Estado no pueden permitir que esto comience a multiplicarse más, las normas en esa materia son bastante claras y a quien se pase de listo; pues se le tendrían que dar el encerrón, y si el ex director anda otra vez haciendo de las suyas, pues se le deberá regresar al penal.

Es este país es urgente comenzar a aplicar mano dura, porque la complacencia nos ha llevado a vivir en medio del caos y la ausencia del orden y la disciplina. En ninguna sociedad del mundo, que se jacte de vivir en medio del derecho, el respeto y la armonía se permitiría lo anterior.

La SMyT tendrá que aguantar todas esas valandronadas y proceder con rigor ante quienes alimentan el desorden y como viles delincuentes, que llegan hasta la capital estatal afectando los derechos de terceros.

Eso tiene que terminar, con la Ley en la mano y mediante la fuerza. Respeto a todos aquellos permisionarios que trabajan dentro de la legalidad y que son la absoluta mayoría. De esos mexicanos queremos.