CABEZAS DE LA FISCALÍA, SIN EXÁMENES DE CONTROL

Acusa diputado Casas

Violando las normas elementales en la materia, en su oportunidad, el ex gobernador de Morelos Graco Ramírez Garrido Abreu nombró -en complicidad con la legislatura local anterior- a Uriel Carmona Gándara como Fiscal General de Justicia del estado; no obstante, que se asegura no cuenta con los exámenes de Control y Confianza, requisito “indispensable” para los altos mandos en el área de seguridad, según lo asegura un diputado local.

Quizás usted esté enterado de que la semana pasada se dio a conocer que el señor fiscal estaba siendo investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y otras autoridades a nivel federal, por la presunta comisión de delitos como terrorismo, tráfico de armas y otros asuntos de suma delicadeza que nos ponen en alerta.

También se supo que vía esas instancias se pidió al Congreso de la Unión desarrollar el procedimiento respectivo para retirarle el fuero a fin de que pueda ser procesado por las instancias competentes, al respecto el diputado José Casas González dijo que en caso de que avance el tema será el Congreso local el responsable de concluir el mismo.

Claro, lo anterior a partir de que la UIF inició las indagatorias y pidió a los legisladores federales actuar al respecto; eso es por un lado y por el otro está el asunto de que no presentó resultados de los exámenes de Control y Confianza, requisito que está contemplado en el artículo 111 constitucional y sin él diría el diputado no puede desempeñar un cargo en el que lleva ya varios años.

O sea que el funcionario en referencia está ahí cumpliendo con un compromiso con el ex gobernador para impedir que avancen los procesos legales en su contra y otras investigaciones en contra de ex funcionarios de su sexenio por actos de corrupción. Pero sin ni siquiera cumplir con los requisitos fundamentales para tal efecto, algo muy grave.

Pero no sólo eso, Casas González también asegura que tampoco Adriana Pineda, Fiscal Antisecuestros en la entidad, cuenta con tales exámenes. Entonces esto es un auténtico cochinero, «servidores públicos» que no cuentan con los perfiles para sus respectivos cargos, presuntos delincuentes investigados por la federación y en manos de ellos está el dizque el combate a la delincuencia en todos los sentidos.

Esto no tiene perdón y quienes tenían la responsabilidad de verificar el cumplimiento de normas sobre el asunto son los actuales legisladores locales, pero ahí mismo hay cómplices del fiscal, y han impedido cualquier avance esa materia; el diputado recuerda que al empezar la legislatura se logró sacar el acuerdo para destituir a Uriel Carmona, pero tras haber sido aprobado el punto se congeló en la Junta Política del Congreso.

¿Adivine quién estaba de presidenta de la Junta Política en ese momento? Pues sí, la diputada y dirigente estatal del Partido del Trabajo, Tania Valentina Rodríguez Ruiz, una de las cómplices y colaboradora de Graco.

Si hubiera algo de decencia por parte de la mayoría de los integrantes de la cámara local, y sobre todo compromiso con Morelos; así fuera tarde deberían resolver esto, pero habría que ver cuántos integrantes de dicho «cuerpo colegiado» están en complicidad con el ex gobernador y con el fiscal, que no podría ni haber tomado protesta al cargo sin los exámenes correspondientes y tampoco haber sido ratificado ya en esta Legislatura.