CNDH: DUDOSO DESEMPEÑO

*Martínez Cruz, cargo efímero

Para Morelos fue una excelente señal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que se incorporara a José Martínez Cruz como Director General de la Primera Visitaduría; conociendo los antecedentes históricos de trabajo del buen Pepe, entendíamos que esa institución viviría momentos distintos, de mayor defensa de los derechos humanos y sociales.

Martínez ha dedicado casi toda su vida a luchar por los derechos de los demás a través de la Comisión Independiente de los Derechos Humanos de Morelos (CIDHM), y su designación en tal responsabilidad era implícitamente un reconocimiento a su labor de años, pero lamentablemente su estadía duró sólo ocho meses.

José Martínez no ha dicho directamente cuáles fueron las causas que lo llevaron a presentarle su renuncia a Rosario Piedra Ibarra, pero no hace falta hacer mucho esfuerzo de reflexión para considerar que debieron darse algunas diferencias en la toma de decisiones respecto a casos muy delicados como el de los estudiantes desaparecidos de la Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, mismo que se registró empezando el sexenio pasado de Enrique Peña Nieto.

Es decir, la presidenta de la CNDH y seguramente algunos de sus más cercanos colaboradores, estarían prestándose a aceptar o tomando decisiones no muy loables respecto al trato de casos delicados en la violación de los derechos de las personas, y eso llevó al luchador social morelense a dejar el cargo para no validar circunstancias inaceptables.

Se dice que el próximo reporte sobre el caso de los estudiantes desaparecidos podría ser el detonante, aunque en su carta de renuncia -de la cual tenemos copia- no lo precisa.

Lo primero que se intuye es que, como ha ocurrido siempre, la CNDH sigue obedeciendo instrucciones de instancias superiores de gobierno, para ser más precisos, de la Presidencia de la República; apartándose de su deber y de la función para lo cual fue creada que es investigar y presentar los hechos violatorios de los derechos humanos, de manera clara y sin sesgos.

Si nuestras sospechas resultaran ciertas, pues sería una decepción que en éste gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que ofreció cambiar muchas cosas particularmente en el ámbito de la justicia y legalidad, las cosas sigan igual que en el pasado; creando elementos de prueba donde no los hay o tratando de inculpar a alguien con tal de obtener un resultado.

Frente a tantas injusticias, violaciones, crímenes de Estado y de grupos de poder a lo largo de los años; es que se consideró darle vida a un organismo que -con vida independiente a los poderes públicos- salvaguardara los derechos de los individuos o instituciones, pero los hombres del poder en el país siguieron manoseando determinaciones y torciendo las leyes por encima de la institución, que como casi todo nos cuesta a los mexicanos.

Muy malas señales, porque lo anterior nos indica que por más esfuerzos que se hacen se continúa favoreciendo y validando la impunidad, las atrocidades; que son un cáncer que ha afectado al pueblo casi de forma histórica.

SE INCORPORA MARTÍNEZ CRUZ A LA CNDH

El hasta ahora vocero de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos (CIDHM), José Martínez Cruz, anunció su retiro de esta responsabilidad para incorporarse a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a invitación de su titular, Rosario Piedra Ibarra.

No es cosa menor para Pepe, como lo conocemos todos aquí, es una distinción e incluso deferencia para los morelenses porque sin duda es un personaje ligado a la lucha nacional por los derechos humanos desde mucho tiempo; sin embargo, está obligado a demostrar con hechos que luchará con todo desde tan importante instancia, para defender lo que hasta ahora parece imposible; y apoyar a salvaguardar las garantías y derechos de los ciudadanos en cualquier parte del territorio nacional.

El hombre lleva la mayor parte de su vida en esa tarea, conoce perfectamente el tema; son más de 40 años de lucha, pero la tarea a enfrentar es gigantesca en el estado de Morelos, el país entero vive momentos casi de terror y miedo.

Enfrentar así sea a partir de recomendaciones a autoridades y violadores de derechos humanos es pelear con un monstruo de mil cabezas.

Ojalá que Martínez Cruz le ponga atención especial a nuestra entidad, y desde la CNDH genere presión a instancias como la Fiscalía General de Justicia y la Comisión Estatal de Seguridad, para que desarrollen realmente sus tareas al respecto; no es posible que cerca del 97 por ciento de los delitos graves en materia de derechos humanos queden impunes.

No están haciendo su trabajo, por el contrario, más bien parece que son parte del problema. Pepe iría a la Primer área de la Visitaduría, para atender casos de mucha trascendencia, bien por él y esperemos que por todos.