CONTIENDA ELECTORAL

*Y la guerra aún no comienza

Los señalamientos de actos de corrupción cometidos presuntamente por el presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán; la renuncia a fracciones parlamentarias de algunos políticos a partidos políticos en el Congreso y la aparición cotidiana de muchos rostros relacionados con la política, son las primeras señales de la contienda electoral que se avecina para julio del 2021.

De pronto, muchos aspirantes a cargos de elección popular han encontrado pretextos para promoverse en diversos espacios; particularmente vía las redes sociales, que se vienen convirtiendo en la principal plataforma del activismo electoral, pues han dado muestra de su rentabilidad y eficacia en los procesos similares del pasado reciente.

Lamentablemente, más que hacer hincapié en propuestas y compromisos serios ante el electorado, en caso de llegar a algún espacio de representación, este tipo de contiendas en nuestro país y desde luego en el estado; se usan para exhibir a los adversarios, en una especie de «guerra sucia» que suele escalar niveles de ofensa y agresión.

En este contexto podríamos ya incluir el escándalo suscitado en torno al alcalde de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán, ante la presunción de enriquecimiento inexplicable; a partir de que la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Corrupción, en Morelos, le abriera una investigación por supuestos desvíos de recursos que podrían estar por encima de los 60 millones de pesos.

Son apenas las primeras señales de lo que viene; pronto seremos testigos de una descarnada lucha de “todos contra todos”, en un escenario que abona en el desprestigio de una clase política local y nacional, que enfrenta casi el repudio popular porque cuando se les ha dado la oportunidad de «servir» se han servido, pero para su beneficio personal y en exceso.

Ya en medio de la confusión y de los dimes y diretes no se tiene cabal certeza de la veracidad de los mutuos señalamientos, y lo único que se logra es sembrar más desconfianza entre los electores, que tampoco hacen mucho esfuerzo por analizar las escasas propuestas de campaña y acaban votando en función de apoyos, dádivas y ayudas superficiales; que a la postre se las cobran con acciones de rapiña al presupuesto público.

En ésta ocasión las posiciones a disputar son presidencias municipales, diputaciones federales y locales; porque se trata de una elección intermedia, que no contempla ni la gubernatura, ni el senado y tampoco la Presidencia de la República; están en juego sin embargo posiciones bastante atractivas como la alcaldía de Cuernavaca.

Y es aquí precisamente en donde hay mínimamente una docena de aspirantes al cargo de alcalde, de todos colores, tamaños y capacidades; sí habrá pues opciones, sólo habría que saber elegir bien.

Aquí hablaríamos de quienes, por su experiencia y formación; tanto política como académica, pudieran representar una verdadera opción, y serían entre otros: José Luis Urióstegui Salgado, quien ya contendió en el 2018 por ese cargo y se quedó a un pasito; Matías Nazario Morales, que igualmente la buscó en el 2012; Javier Bolaños Aguilar que por la vía panista, estuvo a milímetros también de lograr ser el edil en la capital morelense.

Otro que ya se mueve es Juan Pablo Adame Alemán, hijo del ex gobernador Marco Adame Castillo, y quien fuera legislador federal y apuntado está igualmente el actual diputado federal Jorge Argüelles; aunque a este último le vemos pocas posibilidades porque no es residente de la capital, ni del sector empresarial local (aunque tiene otros apoyos nacionales), se menciona a Juan Pablo Rivera Palau, pero la lista puede seguir con muchos otros nombres, ya que apenas se está conformando.

Desde luego que desde el Congreso local quien también se está apuntando es la coordinadora del grupo parlamentario de Morena, Alejandra Flores, quien por ahora y por dicho partido se antoja la más perfilada, pero no se sabe.

La Ciudad de la Eterna Primavera está casi destruida, financieramente colapsada. Villalobos Adán es seriamente cuestionado y aunque no lo quieran se dice de Morena; se necesita esta vez que sus habitantes hagan un esfuerzo y se decidan a favor de quien les garantice un desempeño siquiera regular para detener el deterioro, de otra manera el quebranto sería lo único seguro para la capital morelense.

Pero, los actores se van a dar con todo. El fuego cruzado está por comenzar y la experiencia reciente nos ha mostrado que suelen llegar no los más aptos y comprometidos con la ciudad, sino aquellos que con dinero propio o del mismo pueblo, regala más gorras, despensas, lonas, bolsas y lo que usted ya sabe o que se cuelgan de personajes nacionales; ojalá que ésta vez sea diferente, en verdad lo necesitamos.

ARGÛELLES Y FLORES

*¿Aves de paso?

A pesar de la intensa crítica que enfrenta el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el hombre sigue haciendo el esfuerzo por cambiar de fondo algunas estructuras gubernamentales, armadas por sus antecesores para delinquir y abusar del ejercicio del poder.

Sin embargo, esta batalla parece no reflejarse en la mayoría de quienes -por designación directa o por su peso político- han sido beneficiados por él, y su comportamiento para nada difiere de rufianes del reciente pasado que le hicieron tanto daño a este país.

No es la primera vez que lo referimos pero hay que insistir, aunque a nadie parezca importarle, menos a los propios aludidos, pero seguimos expresando que el “dizque súper delegado”, Coordinador de las delegaciones federales en Morelos o lo que ha quedado de ellas; Hugo Erick Flores Cervantes, sigue siendo una figura decorativa en dicha posición.

Hoy, en estos días de tanta carencia y desventura para muchos, se tendría que observar un enorme esfuerzo de su parte; la suma de voluntades de todas esas instancias de la federación para apoyar al estado en su recuperación económica, por los daños ocasionados por la pandemia del coronavirus, pero se nota perfectamente que al tipo “le vale” como dicen por ahí, el sufrimiento y la angustia de los empresarios, comerciantes, campesinos, obreros y trabajadores en general o quienes hasta han perdido el empleo, simplemente “no ata ni desata”.

Se supone que continúa al frente de la dirigencia del Partido Encuentro Social (o lo que queda de él), que bien podría perder el registro que aún tiene en algunos lugares gracias a Morena, porque donde más obtuvo triunfos en la elección pasada fue por el frente que hicieron con Morena y su candidato López Obrador y por la figura del actual gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, de otra manera no habrían figurado.

Y otro personaje que igualmente es beneficiario de ambas figuras políticas es el diputado federal Jorge Arguelles Vitorero, el señor está “echado a la calle”; anda moviéndose por todos lados porque quiere ser candidato, precisamente del PES, a la alcaldía capitalina de Morelos.

Para comenzar, no es ni oriundo de Cuernavaca ni tiene la residencia que se necesita, viene del norte del país y se instaló en la región sur de la entidad por alguna propiedad, pero además carece de arraigo y cercanía con el electorado; o sea, por donde se le quiera ver se nos antoja que “está frito” y sí llegara a ser abanderado de ese partido no tendría posibilidad alguna para dar la pelea.

Aprovechando la pandemia, él como otros politiquillos buscan congraciarse con el pueblo a partir de la entrega de algunos apoyos y despensas, pero la ciudadanía ya no se deja manipular tan fácil, por eso sostenemos que al menos para esta elección que viene no le vemos “patas para gallo”.

Además, ¿quién sabe para qué se viene instruyendo en el manejo de las armas? porque fue captado en una imagen en plena práctica de tiro con revolver. ¿No lo cree?

SI NO ESTÁN CUANDO SE DEBE,

*¿Para qué los queremos?

El ejercicio de la política, en su original concepto, es la actividad humana orientada a servir a los demás; palabras más, palabras menos. O sea, un trabajo orientado a servir a los demás sin distingo de razas, religiones, niveles sociales ni militancias partidistas.

Lamentablemente y, sobre todo en México, quienes se dicen políticos y han basado su vida en la búsqueda de posiciones de gobierno; ya sea de representación popular o en cargos públicos, han distorsionado todo.

En este país lo que el ciudadano común, ese de a pie; piensa cuando se habla de política y de quienes viven de ella, es que es algo relacionado con la perversidad, la corrupción, el engaño o la demagogia; porque en eso se transformó tan noble tarea humana.

Hoy que los mexicanos, donde nos incluimos los morelenses, pasamos por esta situación jamás experimentada; en la que millones de connacionales casi mueren de hambre por la parálisis económica y productiva generalizada, es cuando tendríamos que ver a esos «vividores» del presupuesto público, de nuestro dinero. Tendrían que andar volcados en las calles, en los pueblos y comunidades llevando un poco de aliento a los más desfavorecidos.

Sí, hay algunos diputados locales, federales o los presidentes municipales obligados por ley a hacerlo como funcionarios del gobierno estatal, que vienen entregando apoyos en zonas de mayor índice de pobreza; pero igualmente apreciamos la ausencia de otras muchas figuras que gozan o han gozado por años de privilegiada economía, y no porque la ganaran con el sudor de su frente, sino porque se benefician de la ocupación de espacios gubernamentales que son pagados por el erario y muy bien, sin contar con los negocios propios que muchos han emprendido a costa de esa posición.

Hay ausencias notorias; la mayoría de legisladores federales no se han visto ofreciendo ayuda a la gente; lo decíamos recientemente, el más activo es Jorge Argüelles que ni arraigo tiene en la zona que representa, y por ahí alguno más en cierta región; pero muy tibiamente, y en lo que se refiere a los senadores pues francamente parecieran estar escondidos o acuartelados so pretexto del «Quédate en casa». Cuando, tomando las debidas precauciones, tendrían que andar recorriendo el estado y llevando algo de comida a los marginados y más desfavorecidos.

¿Y qué decir de muchos funcionarios de dependencias federales? con la excepción de los responsables de la Secretaría de Desarrollo Social, que debido a que por los programas sociales tienen que dispersar recursos a nivel de créditos en los sectores productivos, el resto tampoco están.

¿Y el súper delegado Hugo Erick Flores Cervantes, dónde andaba? apenas apareció ayer tal vez porque ya se había decidido nombrar otros enlaces que sean más efectivos en los estados.

La responsabilidad de Flores Cervantes en ésta pandemia tendría que ser crucial, precisamente para mover a sus «coordinados» a fin de que participen en acciones de solidaridad con los morelenses en la dispersión de los programas que puedan ayudar a paliar en algo esta crisis; sin embargo, se antoja que ni en el estado se encontraba.

¡Ah! pero ya verá usted que una vez superado el grave problema del coronavirus la mayoría de ellos regresará a tocar puertas, a solicitar con humildad nuevamente su voto, porque ahora sí ya se convirtieron en políticos bondadosos y preocupados por la gente, y serán quienes pretendan ser sus representantes ante cualquier necesidad o contingencia para hacerse notar.

Si hoy que tanto se les requiere no dan la cara, jamás lo harán, así que como electores, como ciudadanos responsables, es buen momento para ir arrinconando a todos esos sujetos malagradecidos y oportunistas, lacras del dinero público, y no les démos un sólo voto si quieren continuar viéndonos la cara.

Que se integren a la iniciativa privada o al esfuerzo de quienes con su trabajo hacen posible que el país y el estado sigan caminando; para ver si deveras saben lo que es ganarse un peso fuera de la administración gubernamental.

Mientras no aprendamos a elegir a nuestros senadores, diputados locales, federales, presidentes municipales, gobernadores y también presidentes de la República; no nos lamentemos de las injusticias, corruptelas y actos de “vende patrias” que vemos, porque como dice esa expresión popular y muy a modo: “cada país tiene el gobierno que se merece”, porque somos incapaces de defender hasta nuestro honor. ¿No le parece?

PIDE PES CONDONAR EL PAGO DE LUZ

El coordinador del Grupo Parlamentario de Encuentro Social (PES) en la Cámara de Diputados, Jorge Argüelles, el diputado federal por Morelos reconoció la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de apoyar a las familias mexicanas condonando el pago de luz eléctrica cuando el consumo doméstico exceda de la tarifa domiciliaria que venían pagando, durante esta contingencia sanitaria, pero dijo que hace falta más.

El también presidente estatal del PES destacó que aunque no es suficiente es un buen comienzo, aunque lo socialmente correcto sería la condonación total del pago, medida que dijo no es imposible de realizar.

“Lo decimos porque hemos insistido en este tema, por diversos medios y en diferentes momentos”, incluso dijo que la propuesta ha sido expuesta al Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, en un encuentro en la Cámara de Diputados. “Para Encuentro Social condonar el pago total de la luz, durante el tiempo de esta contingencia y hasta que se normalice la actividad, es un acto de responsabilidad y solidaridad social. No estamos pidiendo imposibles, sabemos que puede hacerse”, concluyó.

¿AHORA SÍ SE VA SANZ?

*Se analiza en palacio

Luego de que en una conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) Santiago Nieto Castillo, sin mencionar nombre, se refiriera al Jefe de la Gubernatura de un estado que está bajo investigación por transferencias millonarias; se ha mencionado a José Manuel Sanz Rivera como el funcionario bajo investigación, localmente han surgido una serie de especulaciones que dan por hecho su responsabilidad y posible salida del gabinete del gobernador en Morelos Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Lo anterior, desde luego, no significa que el señor sea culpable o no; sino que bajo esas circunstancias de especulación, política y legalmente para el gobierno lo más sensato es que se separe del cargo, al menos mientras se le da seguimiento al caso.

Se habla incluso de otros funcionarios en la investigación sin embargo es casi seguro que sea únicamente Sanz quien deje, al menos temporalmente, el equipo de trabajo, y muy posiblemente eso se anuncie antes de que termine la semana en curso.

Es decir, el aún funcionario podría ya no llegar a la comparecencia en el Congreso local con motivo de la glosa del primer informe de gobierno, que debió ser el pasado 10 de los corrientes, pero que por haberse presentado una protesta en la cámara la fecha fue transferida.

Cuauhtémoc Blanco y el propio Sanz saben que políticamente, y ante lo dicho por Nieto Castillo lo más sano es facilitarle las cosas, para que de ser verdad el señalamiento sobre  el tema se aclare, porque no dudamos que un empresario del ámbito del fútbol como lo fue Sanz hasta hace unos años pueda hacer transacciones de ese tipo.

Y, a pesar de que en torno al tema CBB sólo pidió esperar al deslinde del propio auditor, no ha tomado una posición pública, pero se advierte que es cosa de días para que este asunto sea abordado de manera definitiva.

Consideramos que esta misma semana por los pronunciamientos que ha hecho también Jorge Argüelles, diputado federal y dirigente estatal del PES, quien se ha convertido en otro de los aliados del mandatario.