DESIGUAL DESEMPEÑO

Mediocres, regulares y aceptables

Como en cada trienio, el trabajo de los alcaldes en el estado muestra desigual desempeño. Los hay con un trabajo francamente inaceptable, unos ahí la llevan con tropiezos y muy pocos hacen la diferencia.

Lamentablemente, alcaldías con alta densidad poblacional como Cuernavaca, Temixco, Cuautla, hasta ahora, con nueve meses de gestión, aparecen con muy poco esfuerzo.

En lo que se refiere a la capital estatal, Antonio Villalobos Adán, no traía el nivel necesario; la formación, ni experiencia, como para gobernar a una ciudad de tal tamaño y necesidades. El cargo le llegó de refilón y camina sin rumbo ni proyecto, mientras la basura, la falta de agua, baches que parecen cráteres y nula obra pública, dan fe de una administración de fracaso.

Jazmín Solano López, presidenta municipal de Temixco, tampoco encuentra cómo revertir el enorme rezago en obra y servicios públicos y programas que reclaman sus «gobernados», y los niveles de inseguridad, igual que en Cuernavaca, la rebasan.

Cuautla, con Jesús Corona Damián, va por el mismo camino; trae un desgarriate interno y hacia afuera la situación se ve descompuesta. No encuentra solución a sus conflictos y anda enfrentado hasta con sus trabajadores y hay conflictos entre regidores y los funcionarios.

Con regular esfuerzo aparecen, entre otros, el edil de Jojutla, Juan Ángel Flores Bustamante, a quien vimos hace unos días encabezar un grupo de ediles del país para exponer los problemas que ocasionó el recorte del Ramo 23, que se supondría que serían canalizados por otra vía para los ayuntamientos.

Como dice el dicho a él le tocó «bailar con la más fea”, porque sus antecesores le dejaron un cochinero, el ex gobernador Graco Ramírez y su pandilla de ladrones se robaron casi todo el dinero que llegó para rescatar a cientos de familias afectadas por el terremoto del 19 de septiembre del 2017, y sigue buscando cómo ayudar. No hay mucho de dónde agarrarse, pero ahí la lleva.

Puente de Ixtla, Amacuzac, andan sumidos en el crimen; la propia maña gobierna de manera directa, ya imagina usted la situación.

Con mejor desempeño se observan a los ediles de Jiutepec, Rafael Reyes Reyes; Fernando Aguilar Palma de Emiliano Zapata y Alberto Sánchez Ortega de Xochitepec, de acuerdo a sus propios gobernados.

Los dos últimos vienen de una reelección y traen experiencia, control de sus respectivos territorios, aunque en ambos municipios, la delincuencia organizada no tiene límites ni control; no se han sabido casos de alguna irregularidad mayor ahí.

En lo que toca a Jiutepec, Rafa Reyes, sí parece estar empeñado en borrar la negra etapa de uno de los ex alcaldes más corruptos que haya tenido el municipio. La inseguridad es sólo un factor de la herencia de su antecesor Manuel Agüero Tovar, quien por cierto con el apoyo de Graco, le robó el triunfo en el 2015. Pero con todo y eso, ya ha invertido en obras como para el agua potable, alumbrado o pavimentaciones; es de lo mejorcito que se ve a nivel de ayuntamientos y la población es quien puede confirmar estas apreciaciones.