NO DEJARON TÍTERE CON CABEZA

En verdad desearíamos empezar a darle vuelta a esa página negra heredada por el gobierno anterior, encabezado por Graco Ramírez; sin embargo, a cada paso que se da sigue apareciendo más podredumbre.

Decimos esto porque en la inauguración de la alberca semi olímpica, ubicada en el estadio centenario al norte de Cuernavaca, por parte del gobernador Cuauhtémoc Blanco, al explicar las razones del retraso del funcionamiento de dicha obra se dijo que debió concluirse hace más de dos años pero salieron los inconvenientes. No podían faltar.

Resulta que al entrar este gobierno se tuvo que iniciar un juicio legal en contra de la Comisión Nacional del Deporte (CONADE), porque exigía la devolución de 55 millones de pesos que eran para concluir cabalmente la alberca, pero que se los robaron.

Faltaba más, no podían finalizar un proyecto sin rasurarlo. O sea, que esta administración estatal debía regresar ese recurso “hurtado por el cártel de los gracos”.

Al final, de acuerdo a lo declarado por el director general del Instituto Estatal del Deporte, Osiris Ramos, después del litigio y comprobar que el dinero fue saqueado hace un tiempo, devolvieron sólo cerca de 380 mil pesos.

Igualmente, explicó que la Contraloría tiene observada la obra, y se deberán seguir las investigaciones respectivas.

Durante la inauguración, Blanco Bravo dio el arranque al primer evento simbólico de competencias de natación, y confesó que a pesar de haber sido un ídolo en el deporte del fútbol no sabe nadar, igual que otro ex profesional y colaborador suyo, Isaac Terrazas.