CORONAVIRUS: DESHUMANIZADA HUMANIDAD

*¿Los golpes del imperio?

Entre muchos inconvenientes de las redes sociales, por el elevado contenido de datos y opiniones poco serias o veraces que circulan; hay algo muy positivo, difícilmente se puede hoy guardar secretos por mucho tiempo.

Esta vía de comunicación ha hecho posible que nos enteremos, casi al momento, de sucesos que acontecen en cualquier parte del mundo, y es de considerar que en torno al coronavirus no ha sido la excepción.

¿A qué nos referimos? al hecho de que cada vez es más evidente que de laboratorios de los Estados Unidos surgió lo que hoy se ha catalogado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una pandemia, y que el fin principal de esta situación mundial fue detener los alcances económicos de China; que se venía situando de forma rápida por encima de los gringos, había que buscar una estrategia para impedirlo.

La unión americana ha permanecido como una nación poderosa en muchos sentidos a partir de la Segunda Guerra Mundial y su fin no es otro que más dinero, y ahí no hay sentimientos ni compasión. Si se llegan a sentir amenazados no les importa aniquilar a la mitad de los habitantes de éste planeta y, si conocemos un poco de su historia, veremos cómo inventan guerras para adueñarse de los recursos naturales y riquezas en cualquier parte del mundo.

¿Es un recurso reiterado? sí, acusar a esos países de terroristas a fin de declararles la guerra e ir hasta su territorio a despojarlos de lo poco que tienen o tomar el control, especialmente de petróleo y otros valiosos recursos.

Tampoco tienen consideración de su propia gente, si bien es cierto que en conflictos bélicos buscan utilizar primero y principalmente a ciudadanos nacionalizados procedentes de otros países; incluyendo por supuesto México, desde luego no les es suficiente, y también hay una mayoría de combatientes estadunidenses de zonas pobres o campesinas.

Literalmente, los mandan a morir dizque en defensa de su país; pero la realidad es otra, van a pelear a fin de que los ricos, los dueños del dinero, de las empresas, del poder en esa nación del norte; sigan conservando privilegios y dominando a la mitad o más de los humanos del planeta, porque va más allá de sus fronteras, amplían su dominio sin consideración mínima.

Mediante redes sociales y otros conductos de información mucho se ha insistido en que lo del coronavirus es una más de éstas tretas a las que ha recurrido la Casa Blanca para mantener su dominio universal, y si llegara a probarse simplemente los sabremos culpables de todo lo que estamos viviendo; aunque no nos sirva de nada, su dominio sobre México es tal que más vale guardar silencio, si no queremos enfrentar peores escenarios.

¿Cuántos seres humanos en el resto del orbe aniquilará éste perverso plan? pudieran ser millones, pero eso a los gringos como el presidente Donald Trump, responsable directo de ésta tragedia, no le interesa, él va por lo suyo y llegará hasta donde sea necesario para consumar malévolos intereses.

Todo indica que lo de la pandemia es lo de menos; como lo dijimos ya hace tiempo en DAD, en el caso de nuestro país y nuestro estado las consecuencias económicas serán lo más delicado, tardaremos años para poder recuperarnos de éste golpe diabólico.

Al igual que otros hermanos de todos los confines de la tierra que hoy han sido alcanzados por esta maldad, presuntamente generada por seres que no deberían existir, porque son una amenaza para el resto de los que habitamos en este hermoso planeta azul que estamos destruyendo.

La Casa Blanca es implacable y no se toca el corazón cuando siente que puede ser desplazada de su papel hegemónico mundial, aunque mucho tiene que ver el comportamiento del presidente en turno. Hay mandatarios que se han distinguido por ser más nobles, menos agresivos y dañinos hacia el exterior; entre ellos, John F. Kennedy, Clinton, Barack Obama.

Pero el actual gobernante de EUA pareciera no tener límite en cuanto a su maldad y ambiciones, de ello ha dado muestras sobradas, pero encaja muy bien con el pensamiento de una casta dorada y ultra derechista, cuya postura es vivir del trabajo y la riqueza que no les pertenece, y que o la logran por la buena o por la mala como pareciera ser en éste momento.

DAD consultó uno de muchos artículos interesantes y que se antojan bastante lógicos en donde se sostiene la teoría de la perversidad de Estados Unidos detrás del coronavirus, y se analizaba por ejemplo el hecho de que China dejó pasar algunas semanas para dar a conocer al mundo los primeros casos de la enfermedad en su entorno.

Consideramos que los asiáticos no son para nada tontos; a lo mejor se enteraron rápidamente de dónde había surgido el golpe mortal y lo guardaron en secreto ante el resto del mundo, sobre todo frente a los gringos, para por lo menos devolverles la copa, quizás trasladar a alguna parte de nuestros vecinos, a California o Nueva York el virus para que tampoco se fueran limpios de todo esto.

Ojalá nos equivocáramos, pero hay bastantes evidencias de que lo aquí expuesto podría ir convirtiéndose en una verdad absoluta; que el imperio volvió a hacer de las suyas dando muestras de una deshumanizada humanidad, de unos cuantos poderosos, claro.