LA LUCHA HA COSTADO Y COSTARÁ MUCHA SANGRE

*México ¿un narco Estado?

Lo que los mexicanos estamos viviendo en estos momentos en la cúspide de la política y el gobierno nos lleva a considerar que desde hace mucho vivimos en un narco Estado; donde no se sabe quién es quién entre los delincuentes, los que se dedican al crimen de alto impacto y los políticos que cometen crímenes.

El espectáculo se ha prolongado mucho ya, y los personajes centrales de dicha trama son Genaro García Luna, ex jefe policiaco en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa y Emilio Lozoya, ex Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX).

Sí, se trata de sucesos históricos; de acontecimientos que quedarán ahí para la historia porque ambos son el testimonio vivo de que nuestro país entró en un camino torcido a partir de que desde la presidencia de la República se hicieron pactos con los mañosos, entregando la paz y la seguridad de los ciudadanos a cambio de dinero, mucho dinero.

Hoy, ex mandatarios, como Calderón y Enrique Peña andan desesperadamente buscando de qué manera evitar ser llamados a enfrentar las acusaciones que tanto García Luna como Lozoya les han endilgando, y además con videos en los que se constatan hechos verdaderamente alarmantes.

Claro, al sentirse tocado Calderón, aliado con algunos «periodistas» que acostumbran servir a quienes les ofrecen dinero, reaccionó con otros videos; pero en una de esas que le salta otro golpe al hígado, aquello de que su hermana «Cocoa», Luisa María Calderón Hinojosa, en arreglos con uno de los más peligrosos capos del narcotráfico en Michoacán «La Tuta», y ya imagina usted cuál debe ser su estado de ánimo.

Pero ahí, en otros elementos periodísticos y por confesión de los mismos delincuentes, están los testimonios respecto al caso de «Cocoa», y pues la cosa está que arde porque lo menos que apreciamos es que aquellos que se consideraban todo poderosos y dizque honorables figuras de la política y del poder; realmente han andado entre la bazofia desde hace muchos años.

¿En qué va a terminar todo éste circo? lo más congruente es que por primera vez en nuestra historia se comience a aplicar la ley a quienes la han violentado y faltado al respeto a los ciudadanos; es decir, que se les llame a cuentas y si la deben pues “al tambo”, porque es ahí donde merecen estar, y no disfrutando de poder y riqueza mal habida.

Todos ellos y muchos más de quienes se han coludido con la maldad son los responsables de los ríos de sangre que se siguen derramando entre grupos antagónicos del crimen organizado y que, además han alcanzado a la población que nada tiene que ver.

Muy doloroso es advertir que la mayoría de esos cientos de miles de víctimas son jóvenes que merecerían haber tenido un mejor futuro, formación académica y profesional que apoyara los esfuerzos de desarrollo de México como país; pero no, han acabado en la tumba a consecuencia de esos perversos servidores públicos para quienes la vida de los demás no vale nada, porque sus intereses están por encima de todo.

Así, conforme a lo que venimos observando, vivimos desde hace más de dos décadas, sí por lo menos de forma muy cruel por acciones despreciables de aquellos que, sin escrúpulos, pasaron de ser servidores públicos a delincuentes de cuello blanco.

De probarse la complicidad de esos ex presidentes, ex funcionarios de primera línea, políticos de todas clases con la delincuencia organizada, sería muy lamentable que hubiera mexicanos bien nacidos que no desearan verlos en la cárcel. Y si algunos hasta los apoyan es porque igual que aquellos se beneficiaban o se continúan beneficiando de la corrupción.

La cosa es que se siguen defendiendo como leones enjaulados como fieras que se sienten heridas,  y en ese momento cuando reaccionan con la mayor visceralidad posible; intentando salvar el cuero generando más daño a quienes consideran son culpables de que se les haya evidenciado.

El tema no es para nada fácil de resolver porque en éste momento vemos en las grandes ligas de la política el embarradero de sujetos apátridas, pero la red de complicidades es enorme y pudiéramos sostener que en toda la República; en cada uno de los estados desde las gubernaturas, presidencias municipales, diputaciones locales y federales, además de senadurías, hay células de politiquillos que sirven y se benefician del narcotráfico.

Al menos en Morelos podríamos señalar a legisladores locales, federales, alcaldes, con serias sospechas de que o son “mañosos de forma directa” o sirven a éstos, que es lo mismo, de ahí que sostengamos que acabar con esa peste va a costar mucha sangre y más vidas.

PREPARAN REUNIÓN NACIONAL DE ANÁLISIS

En lo que pareciera una reunión de consenso nacional de análisis y propuestas diversas a la materia de salud; se resumió ayer la conclusión de la sesión semanal de la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud y los integrantes de la Conago.

Durante la conferencia diaria sobre el coronavirus Covid-19 se le cuestionó al subsecretario de Hugo López Gatell sobre el encuentro y las presuntas rispideces con los gobernadores a lo que respondió que no hubo desacuerdos, simplemente se habló de los resultados que ha dado el semáforo sanitario a nivel nacional y las diversas opiniones de los mandatarios estatales en el sentido de visualizar más sus realidades locales para ir aplicando un desconfinamiento diferenciado.

Esto sería en resumen que algunos estados, preocupados especialmente por la situación económica que priva en sus territorios, han manifestado sus inquietudes por el desconfinamiento y los controles del semáforo sanitario; cosa que fue calificada por el gobierno federal como válida y acertada, pero también peligrosa.

“No hay que perder de vista que esta situación que se vive es derivada de un fenómeno biológico totalmente desconocido a nivel mundial, cuyas dimensiones se han visto a lo largo del mundo y que como consecuencia hay que tratar con precaución. Si hay desconfinamiento acelerado hemos visto ya en la experiencia de otros países habrá rebrotes de la enfermedad, por ello pretendemos ser cautelosos e ir midiendo los efectos de manera paulatina”, expresó el funcionario.

Destacó que el Semáforo Sanitario del país continúa como se acordó hace un mes con los gobernadores de los estados, para cambiar cada 15 días independientemente de que se les dé a conocer el análisis de este cada semana. Además, se hará un foro para abordar e intercambiar puntos de vista fuera de la agenda de Salud, para compartir y replantear las implicaciones económicas, sociales y en otros aspectos fuera del ámbito técnico de la salud.

Enfatizó que para el gobierno federal el balance fundamental en esta crisis es mantener la salud y la vida de la población, tomando en cuenta los factores económicos que el confinamiento obligado genera; por lo que es importante que se mantengan los criterios técnicos fijados para el semáforo, que no es ni está sujeto como se ha querido insinuar a presiones o cambios.

El funcionario federal mencionó que existe mucho respeto para el papel que están jugando los gobernadores, que son la autoridad sanitaria en sus territorios, aunque insistió en que los lineamientos generales son responsabilidad del gobierno federal como lo marca la ley.

REPRENDE LÓPEZ GATELL A TODOS

El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López Gatell, vocero del Consejo Nacional de Salud hizo ayer varios regaños o llamados de atención hacia los ciudadanos y las propias autoridades sanitarias estatales, ya que las cifras de esta semana sobre todo en algunas entidades muestran que empiezan a registrarse rebrotes.

Al comenzar su conferencia diaria sobre la enfermedad del Covid19, el funcionario federal dio un mensaje de preocupación por lo que está pasando a nivel de algunos estados que empezaron el desconfinamiento, donde las reaperturas han sido demasiado rápidas, sin orden, sin cuidar o respetar las medidas de seguridad sanitaria (algo que se había advertido); pero que tampoco ha sido cuidada lo suficiente por los municipios y los estados.

“Hoy quiero dar un mensaje de preocupación, preocupación por lo que está ocurriendo a nivel subnacional, situación que se verifica con los datos… No se está involucrando lo suficiente a la población y hay barreras de comunicación entre el gobierno y los ciudadanos, con los municipios y no se está cuidando adecuadamente los límites de los semáforos”, precisó.

A 40 días de la Nueva Normalidad los ciudadanos no han entendido, a pesar de que se ha insistido que no se puede regresar a lo de siempre, a lo que se hacía antes; a hacer lo que antes se hacía, porque estamos en medio de una epidemia mundial que no ha terminado, y se encuentra aún en su fase alta y América es precisamente la zona con mayor número de casos en la actualidad.

“Todos los días y todas las horas del día tenemos que cuidar lo que hacemos, como lo hacemos y esto es para cuidar que no nos contagiemos y que no contagiemos a otros. Esto es una responsabilidad individual, es una decisión que todos los ciudadanos y ciudadanas tienen que tomar todos los días, pero los municipios tienen una responsabilidad también de cuidar que los lugares que no deben estar abiertos no estén abiertos, que se cumplan las condiciones del semáforo o que haya los volúmenes de gente que debería haber por el color del semáforo”, recalco.

Enfatizó que ver y hacer que se cumpla eso es también una responsabilidad de los estados, para coordinar los esfuerzos con los municipios si no se está haciendo porque ellos también tienen el carácter de autoridad sanitaria por atribuciones federales, y el gobierno federal los ha proveído de los recursos y la planeación para hacerlo, así como la ampliación hospitalaria que en algunos casos no se ha concretado.

El funcionario federal pidió también que se deje de polarizar el discurso o que se fomente el ataque de quién está bien o mal, porque eso ha distorsionado el discurso importante que ahora debe ser que como nación enfrentar el problema no depende de una persona. Los casi 35 mil muertos que se han registrado en el país no son responsabilidad de una sola persona sino de todos los componentes del estado nacional que son el gobierno, los ciudadanos y su territorio.