AMPUTAN A GRACO

Red de desestabilización

Es un secreto a voces que para buscar impunidad y protección a tanto robo, perpetrado contra el estado durante su sexenio, el ex gobernador Graco Ramírez armó toda una estrategia que sobrevivió intacta hasta hace unos días.

Compró toda clase de conciencias, financió candidatos a diputaciones locales, incluyendo a más de uno de los que contenían por la coalición integrada por PT-Morena-PES; todo para continuar teniendo control en el Congreso local.

Con todas esas componendas sin mucho esfuerzo logró que la pasada Legislatura le otorgara poder supremo para nombrar a los fiscales, el General de Justicia y el Anticorrupción, pero con autonomía financiera, altos sueldos y por muchos años de inamovilidad.

En Cuernavaca, diseñaron toda una estrategia con la complacencia de Morena y la misma líder nacional de ese instituto político, Yeidckol Polevnsky, para que quedara un afín en la presidencia municipal, hoy a cargo de Antonio Villalobos Adán. Ahí, nunca fue claro qué papel jugó Gerardo Borbolla frente a Gilberto Alcalá, pero sí la intervención de Rabindrahath Salazar.

Si usted lo nota, son las cuatro extremidades del maléfico cuerpo, Congreso, presidencia capitalina de Morelos, Fiscalía General de Justicia y Anticorrupción.

¿Alguien duda hoy día de que uno de los dos brazos es el que encabeza la diputada del PT, Tania Valentina Rodríguez, promotora del «Frente Progresista de Mujeres»?.

Bueno, con la remoción de Tania de la presidencia de la Junta Política y de Gobierno en la cámara de diputados parece que le amputaron una de esas extremidades, con las que la rata de Graco opera la campaña de desestabilización hacia el gobierno actual.

Diputadas del PRD, Morena, Panal, PSD, PT y ex PES conformaron el Frente Progresista de Mujeres en el Congreso de Morelos.

El tabasqueño seguramente estará bastante preocupado, porque derivado de lo anterior igualmente removieron al titular de la Entidad Superior de Auditoria y Fiscalización (ESAF), instancia donde sus serviles diputados le validaron créditos por seis mil millones de pesos, que nadie sabe dónde quedaron. La sospecha es que casi todo se lo robó.

Y no sólo eso, debe tener temor de que ya sin la mayoría de legisladores de su lado, sólo Tania Valentina y sus cómplices, también pudiera caminar ahora sí la destitución de sus fiscales, y eso lo pondría en riego de ser descobijado en muchos frentes. Con las fiscalías, el Congreso y la ESAF sin el control de incondicionales, “le puede caer la voladora al ex gobernador”.

Sin embargo, como fieras heridas el «Frente Progresista» surgido de la frase dominguera del sátrapa ex gobernador, siguen lanzando zarpazos contra quienes son sus principales obstáculos.

El diputado José Casas González cometió un grave error al ver la descomposición en Morena, irse al PT invitado por Tania Valentina, quien lo usó y cuando le estorbaba lo denostó y obligó nuevamente a renunciar a ese partido, despojándolo de las comisiones que tenía y con una saña y rencor inauditos.

Por eso seguramente con un enojo acumulado contra la graquista lanzó algunas expresiones poco afortunadas en contra algunas diputadas de ese grupo (Frente Progresista de Mujeres), y ya sabe usted que, con dinero quizás hasta del tabasqueño, se le fueron a la yugular aprovechando el control y los contactos que aún tiene el ex gobernador y sus empleados en algunos medios de comunicación, principalmente nacionales.

Por eso las declaraciones de la líder morenista Yeidckol contra el chaparrito Pepe Casas tampoco son novedad, porque ella igualmente exhibió en su oportunidad complicidad con Graco y el hijastro Rodrigo Gayosso, a través de su relación con Rabindranath, sobre todo cuando se presentó a la toma de protesta del presidente municipal de Cuernavaca.

Así las cosas en el Congreso, por lo pronto todo nos lleva a pensar que le cortaron un brazo al monstruo armado por Ramírez Garrido para protegerse y seguir haciendo hacer daño a su enemigo, ahora en el gobierno estatal.