¿REALIDAD O PERVERSIDAD?

*El debate sobre el coronavirus

En torno al tema del coronavirus hay en medios de información formales e informales un intenso debate y posiciones; cual si fuera política.

Sentimientos y versiones encontradas en un sentido u otro, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la enfermedad se convirtió en una pandemia, y que se extenderá prácticamente a todo el mundo.

Esa posición, de un órgano de alcance mundial tan importante, basa sus decisiones en  lo que ha pasado en China; donde se supone apareció el primer caso de coronavirus que se extendió primero a los países vecinos como Japón y Korea, para posteriormente llegar a Europa, particularmente a Italia en donde ha causado estragos y ha alcanzado a Estados Unidos y desde luego a México con más de 90 casos, por citar algunas referencias.

“A groso modo” esa la versión oficial que se hace acompañar de algunos datos que buscan darle credibilidad y certeza; como aquello de que apareció primero en animales en un mercado de venta de carnes exóticas y que fue transmitida a los humanos.

Pero si bien todo lo anterior está soportado por gobiernos e instituciones de diversas naciones en el orbe; hay desde el comienzo de dicho fenómeno otras versiones que también ofrecen una serie de datos y referencias, en las cuales se busca, sustancialmente, validar la hipótesis de que el coronavirus Covid19 es otro de los atentados de grupos “mafiosos”, tanto de poder económico como político.

Dueños del dinero en el mundo que con esto obtendrán ganancias incalculables, a costa del sacrificio de cientos de miles, quizás millones de vidas humanas y, desde luego, de sumas monetarias por ellos seguramente ya calculadas.

Esa teoría insiste en que el perverso plan, en el que aparecen magnates del dinero como uno de los hombres más ricos del mundo Bill Gates, de Estados Unidos, tuvo su origen en un laboratorio de la Unión Americana.

Ahí se dice se creó el virus e incluso también se tiene ya la vacuna como remedio. De lo anterior hay un video que abunda en nombres de esos perversos personajes que sumaron criterios de exterminio, para buscar algún propósito; el primero, orientar riquezas hacia sus propios intereses y segundo, incidir en una baja del índice poblacional.

Y es que cuando hablamos del dinero tendrían que aplicar aquella expresión matemática relacionada con la materia, que refiere: «la materia no se crea ni se destruye, sólo experimenta cambios».

Y cuando el peso se devalúa como ahora y las bolsas en el mundo se desploman, el petróleo baja drásticamente de precio, ¿hacia dónde van las ganancias de quienes tienen pérdidas? porque esa riqueza no desaparece del planeta, no se va al espacio, sigue existiendo pero alguien absorbe  el producto de esos descalabros financieros ¿no le parece?

Ahora bien, de que el virus es real, seguramente que sí, porque esa teoría es que fue creado por científicos que se prestan a todo, sin ética ni moral. ¿Puede, en efecto ser mortal? también, pero si la segunda teoría en el sentido de que se trata de algo muy planeado por el poder económico y político del mundo ¿el gobierno mexicano sabe cuál es el fondo y la real intención?

Es de considerar que sí, desde esos niveles del ejercicio del poder se tiene la posibilidad de conocer cosas que para los simples mortales no están al alcance.

Pero, si usted reflexiona muy serenamente sobre el asunto encontrará con que en nuestro país los medios informativos formales y las redes sociales se han adelantado mucho, y con un pronóstico de desastre a la posición oficial.

Vía todos esos canales se ha sembrado miedo, terror, incertidumbre en la población en general, mientras que institucionalmente a nivel federal se mantenía la calma y se comienza a tomar ciertas medidas orientadas a detener una posible pandemia, principalmente empujados por decisiones adelantadas de instituciones privadas o estados de la federación.

Llama mucho la atención que en México, por ejemplo, donde hay cientos de muertos a diario por el crimen organizado; asesinato de mujeres al por mayor y otros, se le venga a dar toda la atención a un tema que si bien puede ser complicado, hasta ahora no significa prácticamente nada. ¿No le suena extraño?

Por todo eso, es que deberemos estar muy atentos, desde luego no desestimando sugerencias y acciones para evitar ser contagiados, pero rastrear cualquier dato que pudiera ir confirmando que estamos frente a un fenómeno creado por el ser humano para hacer daño a sus semejantes y despojar a millones de personas de lo poco que tienen, a fin de que los más ricos sigan siendo aún más acaudalados.

Porque del mismo modo se encuentran innumerables datos respecto de que no es la primera ocasión que se pone a caminar una estrategia mundial, con el mismo propósito, mediante mecanismos diferentes, claro.