YA ERA HORA

*Reactivan diligencias de fosas en Jojutla

Luego de mucho tiempo de escándalo en torno al hallazgo de cientos de cuerpos en fosas irregulares, tanto en el panteón de Tetelcingo de Cuautla como en Jojutla, poco se ha avanzado en la investigación de esos cuerpos depositados en ellas.

Acaso se usó el tema, en su momento, con tintes político-electorales y luego cayó en el olvido. Sólo los familiares de algún desaparecido de cuando en cuando vuelve a denunciar el caso y exigir el cumplimiento de autoridades.

Ayer, el subsecretario de Derechos Humanos de México, Alejandro Encinas, estuvo de visita en Cuernavaca y sostuvo un encuentro con el gobernador, Cuauhtémoc Blanco Bravo; así como con el alcalde de Jojutla, Juan Ángel Flores Bustamante.

Lo interesante es que se anunció que se reiniciarán las diligencias e investigaciones, y se buscará identificar a los cuerpos que se exhumaron con irregularidades y entregarlos a cada familia de las víctimas, si aparece en el padrón nacional de desaparecidos que se está integrando, lo cual nos parece correcto, porque es algo que sigue pendiente.

Pero, si bien es cierto que tanto en Tetelcingo como en Jojutla se ignoraron reclamos de quienes pedían indagar el destino de muchos desaparecidos en el gobierno anterior, queda algo igualmente importante de resolver, castigar a quienes permitieron semejante barbarie con esas fosas comunes.

Es decir, es loable que gobierno estatal y federal le den seguimiento al caso para, al menos, entregar los restos de esos cuerpos a sus familiares; pero hay que ir por los victimarios y poner orden en las instancias competentes.

Ahí hay evidencias de que algunos de los cuerpos fueron muertos a manos de la delincuencia organizada, pero otros parece que fueron crímenes de Estado, que podrían ser víctimas de los cuerpos policiacos por detenciones arbitrarias o casos de tortura.

Dentro de esos casos sospechosos habría que deslindar responsabilidad, y ver quiénes estuvieron a cargo, quiénes fungían como fiscales, incluyendo al actual, que ya estaba en la dependencia y al propio ex gobernador Graco Ramírez.

Así que, si se le escarba, la lumbre podría llegarle al tabasqueño ahora sí.