PROPUESTAS A LA SECRETARÍA DE OBRAS

Habrá que esperar posición del gobernador

Luego de que Fidel Giménez Valdez presentó su renuncia a la Secretaría de Obras Públicas del gobierno de Morelos; hace unos días desde el ámbito social y de algunas organizaciones de profesionistas relacionados con la materia surgieron propuestas para ocupar esa responsabilidad.

La posición más insistente va en el sentido de que el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo tome en consideración las sugerencias y designe a algún profesional morelense que cumpla con el perfil, capacidades y conocimientos como para desarrollar una labor positiva al frente de esa dependencia, que la mayoría de las ocasiones se ocupa no por ingenieros o profesionistas con experiencia en ese rubro.

Por lo menos hasta este momento; son dos figuras las que parecen contar con mayor respaldo del gremio de constructores, ingenieros civiles y arquitectos: Lucio Ramírez Brugada, un excelente perito y Alejandro Rosas Pérez, éste un ingeniero civil, ex presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Morelos y actualmente consejero nacional de tal cuerpo colegiado.

Hay un denominador común entre ambos, son a decir verdad profesionales con prestigio y presencia en la materia; si bien no han tenido cargos relevantes en el terreno de la administración pública, han mostrado compromiso y eficiencia en la iniciativa privada, cosa nada fácil de conseguir y sobre todo reconocimiento entre los profesionistas del ramo.

Siendo honestos son muy buenos elementos, morelenses y con identidad total en el entorno local; políticamente generarían un buen ambiente y harían equipo con otros funcionarios morelenses de origen, y eso ayudaría a fortalecer la imagen del propio jefe del Poder Ejecutivo. Sin embargo, la decisión es absolutamente del gobernador, la ley lo faculta para hacer las designaciones de manera directa, y ya será Blanco Bravo quien decida hacer caso o no a las opiniones y sugerencias de los interesados, porque sólo son eso; recomendaciones.

¿Y A CUERNAVACA QUIÉN LOGRARÁ SALVARLA?

*El edil, hombre de baja estatura

El primer año de administración del Ayuntamiento de Cuernavaca está expirando y el desempeño del presidente municipal, Antonio Villalobos Adán, es mucho más que mediocre; dada su ínfima estatura política y de compromiso con la ciudad difícilmente podrá ofrecer algo interesante en lo que resta de su periodo.

Ante el abandono en el que tiene a la capital morelense el gobierno estatal ha tenido que salir al quite y desarrollar algunas tareas de recuperación de calles con pavimentaciones, alumbrado público y otras mejoras; a través de la Secretaría de Obras Públicas.

Y pues resulta que en lugar de agradecer el apoyo, el bajo edil ha respondido con “campañas negras” en contra del titular de esta dependencia, Fidel Giménez Valdez, y éste último respondió a través de su cuenta de Twitter.

El secretario le envió algunos mensajes precisamente reclamándole la omisión que en particular se deja ver en reclamos por falta de alumbrado público y otros servicios en torno al parque Melchor Ocampo; que el “lobito” como se hace llamar, donde pretendía presentar un proyecto para convertir el parque en negocio de familia con la instalación de restaurantes privados y múltiples espacios para venta.

Giménez Valdez anunció que mejorará la red de alumbrado público precisamente en calles cercanas al parque, como son la avenida Leandro Valle, zona anteriormente concurrida y peatonal que últimamente se ve desolada.

El funcionario se quejó de que también se ha proyectado remozar calles del primer cuadro de la ciudad, pero el alcalde no lo ha permitido, hasta ahora.

Entre ambos se traen ganas, eso se nota, porque en su oportunidad Villalobos, con información falsa declaró cosas poco correctas contra el funcionario de gobierno estatal y éste inició una denuncia por difamación.

Ahora, le exige al alcalde ponerse a trabajar y dejar de andar “sacándose fotos barriendo calles”, que para eso hay un área específica con su personal; y en lugar entregar resultados haciendo declaraciones alegres como la de instalar parquímetros, cuando precisamente se retiraron por tanta irregularidad y corrupción que generaban.

En fin, aquí siempre dijimos que el personaje en cuestión no tenía la formación política, ni carácter y menos honestidad para gobernar una metrópoli como Cuernavaca, que requiere de mentes brillantes y comprometidas, no de advenedizos individuos y caza fortunas.

Y como dice aquel viejo dicho: «no es lo mismo ser borracho que cantinero», porque cuando en la época del ex edil, Jorge Morales Barud se le dio el cargo de jefe de inspectores de la comuna, se la pasaba efectivamente borracho y extorsionando a los cantineros; pero cuando eso se supo lo despidieron por las quejas de los empresarios del ramo.

Y, aunque usted no lo crea, piensa en la reelección u otro cargo; esperando que su «madrina» política la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevsnky, otra vividora de Morena lo tome en cuenta.

EN PROYECTOS DE ALTO IMPACTO

Busca Morelos inversiones por 15 mil mdp

A partir de negociaciones con la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, vía Conago, en una reunión que se realizó hace tres semanas aproximadamente, el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo y el presidente Andrés Manuel López Obrador hicieron varios compromisos en coordinación con el gobierno del Estado de México; para trabaja en la consolidación de diversos proyectos de alto impacto con una inversión promedio de 15 mil millones de pesos.

Fidel Giménez Valdez, titular de la Secretaría de Obras Públicas del estado reconoció que la escasa disposición de recursos públicos para el desarrollo de obras ha impedido resolver algunos compromisos del gobernador, contraídos con la ciudadanía, por lo que se trabaja en lo más urgente; sin embargo, hay algunas acciones a desarrollar desde principios del 2020.

Entre esos objetivos se encuentra un acceso que conectará el puente Apatlaco de la zona conocida como el Polvorín hacia el aeropuerto Mariano Matamoros de Temixco, que en una longitud de 8.5 kilómetros a cuatro carriles, requiere de unos 900 millones de pesos.

Con el Estado de México se empuja la construcción del Arco Norte-sur, que conectará a la Ciudad de México, parte del Estado de México y la autopista Siglo XXI, a la altura de Alpuyeca que representara unos 23 kilómetros en el territorio estatal, construcción que se iniciará por el rumbo de Palpan, municipio de Miacatlán y otro tramo irá de ahí a la autopista Tenancingo-Tenango del Valle, también del Estado de México, para llegar a la capital del país.

El presupuesto requerido para esa obra ronda los siete mil millones de pesos, estimó Jiménez Valdez, quien explicó que distribuido entre las tres entidades, se puede hacer posible en Morelos.

Una acción más que se consensa con empresas de transporte foráneo es la Central Camionera para la zona centro norte de la entidad, que estaría ubicanda al noreste de Cuernavaca; para la cual ya hay compromisos amarrados, aseguró.

La intención de la administración federal, de acuerdo al funcionario estatal, es concluir la ampliación de la autopista La Pera-Cuautla, ya que lleva más de 10 años de intentos pero sigue inconclusa por resistencia de algunos grupos de Tepoztlán, pero estimó que con los acuerdos y consensos adecuados puede presentar condiciones para su continuidad.

El funcionario admitió que las circunstancias, tanto federales como estatales, no han sido las mejores para propiciar la inversión y el desarrollo en Morelos, pero aseguró que el año que viene el panorama será muy diferente; porque el propio presidente de la República ha acordado con Blanco Bravo apoyar al estado.