SUS DERECHOS, VULNERADOS

*La lucha es de todos

Los gritos, las protestas y las exigencias de las mujeres no han sido suficiente para para hacer valer sus derechos.

Son muchas las injusticias que se cometen en su contra y, sobre todo, los actos imperdonables de violencia, que en la mayoría de los casos se realizan por quienes son sus parejas sentimentales.

 Y es que no ha sido fácil combatir costumbres, cultura y prácticas poco humanas contra las mujeres, practicadas durante siglos.

Si bien en las zonas urbanas se ha podido avanzar un poco en la igualdad y la equidad de género; todavía aquí mismo en Morelos podemos constatar el sometimiento y la violencia que sufre la mujer.

En pueblos pequeños como Xoxocotla el trato a ellas es de discriminación y sometimiento, pero sin embargo en diversos aspectos es de carácter igualitario cuando se trata de trabajar para traer otra parte del ingreso a la familia.

El piso sigue siendo disparejo; ellas son menos en cargos públicos, en el trabajo ganan menos y en lo que se refiere a la violencia contra ellas, la cosa es lamentable.

Si hay mucho por hacer, pero tampoco podemos dejarlas solas, todos venimos de una mujer y la mayoría buscamos su compañía para la vida; contamos con hijas y, por donde queramos ver el tema, sus problemas también son nuestros.

Por todo ello, en esta lucha deben contar con nosotros, y juntos hay que ir contra aquellos que se atreven a causarles daño. ¿No le parece? Así que este 8 de marzo, todo nuestro apoyo.

EN DEFENSA DE SU GÉNERO…

*Mujeres en la lucha

Se aproxima el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer y un movimiento de alcance mundial, millones de féminas de preparan para reclamar sus derechos y sobre todo, el mal trato en su contra.

Dada la situación que priva en México; con tanto feminicidio y números crecientes, es de esperarse protestas masivas.

Este delito hace crisis y parecieras no haber capacidad de la autoridad para enfrentarlo, todos los días hay casos escandalosos.

Pero, de acuerdo con las estadísticas, el homicidio -asesinato- en general, es siete veces más alto, y en ese sector no vemos inquietudes importantes de los hombres exigiendo al gobierno el cumplimiento de su deber.

A lo que vamos es a advertir que son las mujeres quienes, de unos años a la fecha, están destacándose por una mayor fuerza hacia la defensa de su seguridad, sus derechos y la igualdad; ante una inexplicable pasividad varonil.

Incluso ellas se han lanzado a las calles casi sin el apoyo de nosotros.

A decir verdad nos ponen el ejemplo y son más organizadas, cosa que es de valorarse.

Y si bien acá en México el conflicto es por los crímenes en contra de ellas, principalmente, por los niveles que estamos viendo; en otras naciones como Europa o Asia, luchan por la discriminación, la igualdad y el sometimiento del «sexo» débil.

Pero, en lo que a los hombres se refiere, sí que nos faltan pantalones, por no decir otra cosa, para reaccionar ante tanta inseguridad y masacres.

¿Qué nos pasa? ¿Hemos perdido la hombría?

Somos muchos más los buenos ciudadanos que los malosos, pero no hacemos mucho por hacer valer la ley y el derecho; estamos acabados y también sometidos.