DERECHOS Y JURISDICCIONES

Desde que vivimos la contingencia provocada por el coronavirus Covid-19 han surgido diversas reflexiones y cuestionamientos sobre hasta dónde llegan nuestros derechos como ciudadanos y la jurisdicción de las autoridades federales, estatales y municipales; en un periodo extraordinario de tiempo declarado como emergencia.

Vemos a alcaldes -principalmente- aunque también a algunos gobernadores; tomando determinaciones e implementando restricciones como incluso la prohibición al derecho del libre tránsito, al ejercicio de las actividades lícitas para ganarse la vida, la portación obligatoria de los cubrebocas aún en vía pública o el vehículo, etc. etc.

Esto nos ha hecho consultar a varios especialistas en el Derecho para argumentar que en efecto muchas de esas determinaciones son irregulares y hasta anticonstitucionales, y no corresponden a los ámbitos de su competencia o que la ley y la situación de emergencia les confiere.

Si bien es cierto, como nos comentó el doctor Jorge Morales Barud, que la situación que vivimos es tan inédita y que tal vez por primera vez se aplican algunas atribuciones de emergencia como el establecimiento de un Consejo Nacional de Seguridad Sanitaria; también lo es que hay una inquietud válida por apoyar o incluso rigorizar las medidas que se han implementado a nivel federal, y por eso vemos gobernadores que adelantaron la suspensión de clases o de actividades.

Sin embargo, el reciente fallo de un Tribunal Colegiado de Circuito en Oaxaca, a favor de un amparo promovido por una organización no gubernamental para defender los derechos de los comerciantes indígenas a vender sus productos en la capital del estado para subsistir; bajo la amenaza de que serían encarcelados y sometidos al pago de una sanción monetaria, podría sentar un precedente para la autoregulación de otro tipo de autoridades.

No estamos en contra de que los gobiernos municipales y estatales participen en la supervisión y hasta imposición de medidas que ayuden al cumplimiento de las disposiciones del Consejo Nacional de Salud, pero eso es muy distinto a que violentando derechos quieran imponer medidas restrictivas que incluso vayan por encima de los derechos y garantías individuales del ciudadano.

Si no existieran los diferentes ámbitos de competencia ¿qué sería de todos aquellos que no tienen dinero ni manera de estar pagando los cubrebocas que pretende exigir el alcalde de Cuernavaca a los ciudadanos que caminan por las calles o entran a un establecimiento a comprar víveres?

¿Esa autoridad que exige el cumplimiento de una disposición tiene la obligación de proporcionar -los tapabocas en este caso- para que los ciudadanos puedan cumplir con su disposición?

Creo que esta época de contingencia la experiencia deberá dejarnos muchas reflexiones como ciudadanos; para pensar en quién nos debe representar como autoridad local, en pueblos y colonias, en el municipio, estado y la federación.

¿Qué características debe reunir un político que llega a un puesto público, no sólo por su preparación académica sino también por su “don de gente”, de empatía para con sus conciudadanos, porque sobre todo no deben de olvidar que son eso “conciudadanos” que temporalmente tienen un cargo público que no los hace dueños de la verdad absoluta y que tienen que respetar un orden establecido y sólo hacer aquello para lo que tienen facultades y les permite la ley. ¿No lo cree?